Riesgo alto de que el actual rebote bursátil sea una “trampa alcista”, según Nordea

26 de enero Incluye: SPX 8

A finales de 2018 los mercados bursátiles globales corrigieron en torno a un 15% - 20%. Este es el nivel objetivo que manejaban los analistas de Nordea desde mediados del pasado año, cuando estimaban que podría haber una repetición de lo sucedido durante los años 2015 y 2016. Dicha corrección ya se ha producido y desde finales del año pasado los mercados están experimentando un fuerte rebote, pero ¿es sostenible? ¿Hasta qué punto es válido el paralelismo con el escenario de 2015 - 2016?  

Los analistas de Nordea apuntan que por el lado positivo cabe destacar que la Reserva Federal parece estar apuntando hacia un cambio en su política monetaria (pausa en las subidas de tipos de interés) y que las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos están progresando. Sin embargo, por la parte negativa, existen varios indicadores líderes de crecimiento económico que están deteriorándose, la liquidez de los bancos centrales tiende a la baja y los costes salariales continúan aumentando.  

El paralelismo con el escenario correctivo de 2015 - 2016  

Una repetición del escenario 2015 - 2016 era la opción más probable barajada por los analistas de Nordea. Por aquel entonces el MSCI World cayó cerca de un 20% al tiempo que el crecimiento económico se ralentizaba y los beneficios empresariales decepcionaban. Del mismo modo, las valoraciones bursátiles también descendieron (el PER del S&P 500 cayó de 17x a 15x) antes de que la economía y los mercados se estabilizaran. En la actualidad, la corrección de los índices bursátiles ha sido muy similar y el PER medio se ha reducido sustancialmente hasta situarse en 14x, justo por debajo de la media de largo plazo (15x). Por ello, desde Nordea se preguntan si no debería ser esto suficiente.  

El rebote que se está viviendo en los mercados ha hecho que algunos inversores estimen que la caída es suficiente y apuesten por una vuelta a la senda alcista. Sin embargo, desde Nordea consideran que la comparación con los años 2015 y 2016 no es del todo válida, siendo el escenario actual más negativo desde el lado macroeconómico, lo que les hace ser más cautos.  

Para empezar, señalan que cuando los mercados hicieron suelo en 2016 (posteriormente índices como el S&P 500 se anotaron una subida del 50%), los bancos centrales habían inundado las economías y los mercados con liquidez. Sin embargo, en la actualidad los balances de los bancos centrales se están reduciendo y el crecimiento de la masa monetaria (M1) se está ralentizado significativamente, aspectos que podemos ver reflejados en los dos gráficos inferiores. Históricamente, la evolución interanual de la masa monetaria global ha estado íntimamente correlacionada con la evolución de las bolsas, por lo que si la historia es una guía, en los próximos meses deberíamos asistir a más caídas en los mercados de valores.

(Fuente: Nordea)    

Asimismo, los indicadores adelantados sobre el PIB en la eurozona se encuentran, como podemos ver en los dos gráficos inferiores, más deteriorados de lo que estaban en los años 2015 y 2016. Así por ejemplo, en dicho período se estimaba un crecimiento del 2% para la eurozona mientras que en la actualidad está advirtiendo de un crecimiento cercano al 0%. Del mismo modo, en Estados Unidos el indicador apunta en la actualidad a un crecimiento de tan sólo el 1%

(Fuente: Nordea)    

En relación con China, el segundo motor económico mundial, estos analistas señalan que su hipótesis de que el crecimiento de su economía debería ser más fuerte que en 2015 y 2016 ha cambiado, tanto desde la perspectiva de la guerra comercial como por las dudas con respecto a la efectividad que generan las nuevas medidas de estímulo implementadas por el gobierno. Además, el crecimiento de la masa monetaria del país se ha desplomado en el último año, lo cual sugiere que las importaciones del país seguirán cayendo en los meses venideros. De este modo, y aunque no esperan una recesión global (y tampoco un crash de mercado) debido a los bajos de tipos de interés reales, apuntan que los riesgos han aumentado y que las previsiones de crecimiento de las ventas a nivel global deberían revisarse a la baja.

(Fuente: Nordea)  

También apuntan que los riesgos de una recesión de beneficios se han incrementado debido a la ralentización del crecimiento así como al incremento de los costes salariales, fruto de una mayor madurez en el ciclo económico en EEUU. Los salarios se están incrementando mucho más rápido que en 2016 y según los modelos que manejan desde Nordea, éstos seguirán subiendo en los próximos meses. De este modo, un crecimiento económico más lento y una mayor presión salarial se traducirá en una mayor probabilidad de recesión de beneficios a lo largo de este año, algo que sus modelos ya están señalando.  

En el gráfico inferior se puede apreciar la evolución del modelo de beneficios empresariales de Nordea para las principales regiones económicas (Norte América, Europa y Asia). Como vemos, desde comienzos de 2018 se ha producido una fortísima ralentización sincronizada en los indicadores de revisión de los beneficios empresariales. 

1b0465e983f50d07f82ad9612e6f16341563155e.

(Fuente: Nordea)  

Visto lo visto, los analistas de Nordea estiman que una desaceleración en el crecimiento de los beneficios ya ha sido puesta en precio, pero sin embargo no creen que los mercados hayan descontado la posibilidad de una recesión global de beneficios. Dado que sus indicadores macroeconómicos señalan que se está produciendo un incremento de la probabilidad de asistir a un evento de este tipo, recomiendan cautela con los activos de riesgo. Es por ello que en su opinión consideran que el actual rebote bursátil es probablemente una trampa alcista y recomiendan, tal y como advirtieron en diciembre, aprovechar los momentos de fortaleza del mercado para reducir posiciones en activos de riesgo y esperar precios más atractivos. En la exposición a renta variable, recomiendan sobreponderar el estilo value.  

Otros artículos relacionados publicados por el equipo de inBestia:  

Puedes consultar todos los artículos de este blog en el siguiente enlace: aquí

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 8 comentarios
Cada vez estoy más del lado de Nordea y voy posicionando mi cartera en ese sentido, en el sentido de acumular liquidez y estar preparado para la confirmación de un posible nuevo escenario bajista.

Si las expectativas empiezan a ser negativas, el precio lo descontará (si no lo está descontando ya) antes de que esa realidad se instale entre nosotros.

En caso contrario, y si continúa la fiesta (superación de máximos y aguante de nuevos soportes) nos volvemos a sumar al lado alcista.
26/01/2019 16:35
En respuesta a Toni Bofill
Los analisis de Nordea son de lo mejor que hay. No es mala idea acumular liquidez siempre que la aprovechemos posteriormente para comprar a mejores precios que los actuales. Aunque los niveles actuales, especialmente en Europa, empiezan a ser más que interesantes.
26/01/2019 17:27
Pues como dicen algunos predicadores ¡¡arrepentios pecadores que el fin del mundo se aproxima¡¡ y no les falta razon, pues cada día que pasa queda un dia menos de subida del ciclo, de nuestra vida o para el fin del mundo. Y mientras llega el fin del ciclo, lo que tenemos que hacer es ir aprovechando los movimientos que detectemos, según nuestra rapidez operando.
27/01/2019 11:13
Algunas empresas han caído mucho a lo largo del 2018 y están para más que un pequeño rebote.
La guerra comercial, el Brexit y hasta las tensiones sociales pueden quedar atrás pero la burbuja de la deuda continuará (riesgo medio plazo).
Mientras tanto a intentar recuperar lo perdido desde septiembre 2018: Invertir contrarian en empresas y sectores que han caído en exceso, (por reversión a la media y tener un margen de seguridad).
BMW y DAIMLER cotizan con una PE para 2019 por debajo de 7.
Yo cerré mis pocas posiciones cortas en Diciembre y de momentovno encuentro nuevas ideas bajistas.
Además de Europa occidental se puede encontrar valor en europa del Este (muy olvidado por los inversores desde la crisis del 2007), Rusia y las small caps de Brasil se pueden beneficiar de la salida de las crisis en este país.
27/01/2019 14:26
En respuesta a Enric Vert
Aunque el rebote parece muy fuerte, todavía no se han alcanzado niveles de hace muy poco, y mucho menos algunos fondos. La caída fue muy intensa y abrupta, sin mucho sentido aparente, por lo que el rebote también puede serlo, eso sí, con los descansos y pullbacks pertinentes e incluso con un amago de retest...

Buen punto Enric sobre Rusia y Brasil. Comenté brevemente sobre ellos aquí: https://inbestia.com/analisis/rusia-y-brasil-dos-mercados-que-baten-al-todopoderoso-s-p-500-en-los-ultimos-6-meses-por-que
Son dos mercados y economías que han sufrido mucho en los últimos años, a diferencia de otras economías como EEUU o Europa que han mantenido buen ritmo. Así que si se consolida esa recuperación pueden dar alegrías. Una ventaja de mirar globalmente, que rara vez TODOS los mercados y economías van al unísono. 2017 fue así en sentido positivo, parte de 2018 lo fue tb pero en sentido negativo. A ver qué nos depara el año actual
28/01/2019 08:58
Todavía no es alcista a pesar del gran segmento alcista en un espacio corto de tiempo,jajaja
Después de un gran segmento a la baja...
Mientras se producen segmentos... Pues eso ... Son machos o hembras los ángeles ...jajaja
Benditos sean los segmentos jajaja
Todavía es" bajista"
Una pauta bajista y otra vez abriendo cortos ...
Pero sigue alcista desde mínimos, pero también es bajista desde máximos...jajaja
28/01/2019 11:42
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad