Por qué los jóvenes deberían desear que la bolsa se desplome

22 de febrero Incluye: SPX 7

Quizá suene contraintuitivo, pero no por ello deja de ser cierto: las personas jóvenes racionales, estén hoy invertidas o no, deberían desear que la bolsa sufriera un gran desplome. De esos que quedan señalados en la historia de los mercados.

A principios de este mes de febrero hemos sufrido una de las típicas correcciones que se producen habitualmente en las bolsas. Los mercados cayeron con gran verticalidad más de un 10% en cuestión de pocos días. La volatilidad se disparó como hacía tiempo que no sucedía y algunos inversores fueron presa del nerviosismo típico que se produce en estos episodios.

Si ante una corrección del 10% nos invade el nerviosismo, ¿qué pasaría ante una caída de las grandes (-50%), por ejemplo? El nerviosismo se convertiría en pánico atroz. Entonces, ¿cómo se puede desear que suceda algo así? Vayamos por partes.

No hay ninguna duda de que sufrir un mercado bajista como los que han ocurrido en las últimas dos décadas (tras los pinchazos de la burbuja puntocom y la subprime) es una experiencia sumamente desagradable (y en ocasiones traumática) para el inversor. Sin embargo, más que entrar en pánico y desesperación, el inversor sensato debería ver dichas caídas como una excelente oportunidad que le brinda el mercado para comprar buenos activos a precios más baratos. Obviamente, decirlo es mucho más fácil que hacerlo pero, si uno lo tiene claro en la teoría al menos, es más probable que lo consiga hacer en la práctica. A medio plazo, comprar en momentos de crisis suele proporcionar unos retornos más que satisfactorios.

Michael Batnick, director de investigación de Ritholtz Wealth Management LLC, reflexionaba recientemente sobre los diferentes caminos que puede tomar el mercado para llegar al mismo destino. En el gráfico inferior se muestran tres posibles caminos que puede seguir una cantidad inicial (en este caso 10.000 $) si se invierte a un interés compuesto del 2% anual durante veinte años hasta alcanzar una cantidad final idéntica en los tres casos. Suponiendo que compras y mantienes la inversión hasta el final, el camino tomado no debería importar, dado que el resultado final será el mismo en los tres casos. Pero la experiencia y las emociones experimentadas serán muy diferentes dependiendo del camino que tomes.

YIW38vSBDPH_CEt6WeMeRH2GWUPS_J24M-8tNBzWFoDfc0jjIBVUyYjnKAjZ1EETCIjWAskQNryXjLmkkb7qEz_IKtQlxQhcaR39gnwWzGZBwoy07-MTWb5thFugvYW1N4uKKpkM

(Fuente: The Irrelevant Investor)

El primer camino (color rojo) es relativamente constante y no experimenta correcciones superiores al 15%. El segundo camino (color negro) experimenta una fuerte caída en la primera mitad de la serie (aproximadamente durante los cinco primeros años), mientras que el tercer camino (color gris) sufre una fuerte corrección después de haberse revalorizado un 100% durante los diez primeros años. En el gráfico inferior puedes apreciar claramente las correcciones (caídas de máximo a mínimo o “drawdowns”) sufridas a lo largo de estos veinte años en función del camino escogido.

UfIYbWZlnjaJCGGz3UtVDDkJcIeogL4eZmYQK0gvnnlf1QA8FvKePrRTjuXoJgiOfrcjt2reAS9o_tNsV1wY_DT2jdKqUj4EIBDQhOOpZ4wlVuJOY2KyATXQHew1Dm-Z4XpZPTig

(Fuente: The Irrelevant Investor)

Batnick señala que los jóvenes inversores deberían desear que sucediera un crash bursátil, ya que esto les permitiría comprar a precios más bajos. Como este comentario puede resultar controvertido, Batnick utiliza un ejemplo para demostrarlo.

El gráfico inferior muestra que tener la oportunidad de poder comprar unidades adicionales a precios más bajos en las primeras etapas de un ciclo de inversión (en este caso veinte años), permite disponer de más tiempo para capitalizar y rentabilizar esa inversión. En el ejemplo señalado se han invertido 100 $ adicionales cada mes durante los siguientes veinte años. Si consigues hacerlo siguiendo el camino marcado por la línea de color negro, aquella que sufre una caída cercana al 35% en los primeros años, al final del ciclo de inversión tendrás un 45% más de dinero que si sigues el camino de la línea gris (se revaloriza inicialmente un 100%, pero posteriormente sufre una caída cercana al 40%).

N1Ve_0XgxjS1rktHmBxi9l2wgrJoo4sAlejYpWjq8X5cI7erAHdFHl2aIuUOAKok81ErDgy8DbHwMf73lEVs4hNWyCDCasApHPbeJSowVkrhbOiyZHdgs-tI7OzMt_h6zBS3J2M5

(Fuente: The Irrelevant Investor)

Supongamos ahora que las acciones van a tener un pésimo comportamiento durante los próximos veinte años. Existe una forma de salvar esta situación y obtener unos rendimientos más que sobresalientes. Si inviertes 100 $ mensuales y aumentas la inversión un 1% cada mes, es decir, el primer mes inviertes 100 $, el segundo mes 101 $, el tercer mes 102 $ y así sucesivamente, la rentabilidad final que vas a obtener va a ser más que interesante. Si has escogido el camino marcado por la línea negra, esto es, la que mejor rentabilidad final aporta, obtendrías una 250% más de rentabilidad que si mantienes tus aportaciones fijas (es decir, cada mes aportas la misma cantidad de dinero, como en el gráfico anterior). Esto que señalamos se puede apreciar visualmente en el siguiente gráfico.

ZOS2McGg85_jARWf1NtpWFNyNBroW5-oQGKmBWJ_ikFLa8y23lyWUKL65WNl6Skuoc_r2F45S9jRbDKNCB-O1bugndc9EIcbgjSo3XyABDBz39AXkdJIbvSOfVUpprTJTvQIuGpB

(Fuente: The Irrelevant Investor)

Tu tasa de ahorro es probable que tenga un impacto en tu riqueza patrimonial tan grande como la rentabilidad proporcionada por el mercado. Tal y como podemos ver en el gráfico inferior, con sólo aumentar tus ahorros un 1% cada mes, el patrimonio final (en este período hipotético de veinte años) será un 1.000% superior a tu inversión inicial. Este aumento del 1.000% en tu riqueza eclipsará lo que haga el mercado en los próximos veinte años. Por ello, Michael Batnick considera que marcarse este objetivo (aumentar un 1% cada mes nuestra tasa de ahorro) es un objetivo realista que puede animar a la gente joven a ahorrar.

a3Ax36xeG93nwpDvK9NnqWH3qpvm-z__aWErBHvbMIViOoT1d09BdO4HxzyQ8pKojay9xpvVjRSHewbINy3-q7LWGwOBsPp8dKBeWX5Fm-x7KJsd1wNaeP09nabc8AW3zV8Xpok2

(Fuente: The Irrelevant Investor)

Es un error muy habitual entre los inversores pensar que para ser un inversor de éxito se deben evitar las caídas del mercado. Pero la realidad es que cualquier inversor puede lograr extraordinarias rentabilidades si se tiene la disciplina suficiente como para ver las caídas del mercado como un regalo, en lugar de verlas como algo aterrador de lo que hay que huir. Sin ir más lejos, Warren Buffett, considerado por muchos como el mejor inversor de la historia, ha sufrido a lo largo de su historia grandes caídas, como muestra la siguiente tabla. La volatilidad y los periodos de caídas son parte inherente de la bolsa.

Hsun_w2nIkvFglESFCiVpiiGwTdvC2njtHZe9V3urvOk8y0X9Iwwvwf0b8QP4AjmwfbcPM11yQrkkO9Q1kwY9PWR_FdrfHAvoNpnKKBkktKLWFJKJStJ8CrTjkfRRQypZ9z_zBEC

(Fuente: A Wealth of Common Sense)

Los inversores también deben tener en cuenta que la bolsa se comporta de manera muy distinta en las subidas y bajadas. Generalmente, las subidas son lentas mientras que las correcciones son rápidas y fuertes, sin apenas dejar tiempo al inversor para reaccionar. Las implicaciones de esto son claras: el tiempo que tarda en recuperarse el mercado después de una corrección es mucho mayor que el tiempo de caída. Pero el inversor que pueda invertir tras las caídas (asumiendo que no logrará acertar con el suelo) obtendrá una gran recompensa en el largo plazo.

Otros artículos relacionados publicados por el equipo de inBestia:

[Nota: Este artículo es parcialmente una traducción del original publicado por Michael Batnick en The Irrelevant Investor. El lector puede seguir al autor en Twitter.]

Puedes consultar todos los artículos de este blog en el siguiente enlace: aquí

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 7 comentarios
Me quedo con la frase del ultimo párrafo que dice: las subidas son lentas mientras que las correcciones son rápidas y fuertes. Y añado que mientras las subidas hay que dejarlas correr hasta que se agoten, en las bajadas tenemos que salir enseguida, precisamente para hacer lo que dices mas arriba de comprar mas barato cuando las cotizaciones lleguen a un suelo, porque si no has salido a tiempo no puedes comprar mas barato salvo que vendas tu casa o busques liquidez adicional por otro camino.
22/02/2018 18:45
En respuesta a Antonio Fajardo
Hola Mister Antonio, aunque yo no soy del tema fundamental, miro el precio que no es más fácil ni más difícil, simplemente es diferente.
El caso es que si tiene usted algo de tiempo, le animaría a hacer una entrada hablando de inditex desde el punto de vista exclusivamente fundamental.
un saludo.
23/02/2018 13:32
antiguo usuario
La juventud no tiene paciencia y tampoco memoria, solo es carnaza,jajaja
23/02/2018 09:19
La juventud no suele tener dinero para mercados, y los pocos que no estan en paro, bastante tienen con sobrevivir, y si nos vamos a la segunda juventud 30 a 40 años, bastante tienen con pagar la hipoteca y demas, deudas. La juventud solo es caldo para engañarlos con el cuento de que con poquito dinero apalamcado te haces millonario, y acaban perdiendo todo.
23/02/2018 09:42
En respuesta a Juan A Beño Mateos
Cierto. Mucho ojo con las plataformas que aparecen para hacer trading intradía con apalancamiento. Son el caldo de cultivo para los jóvenes valientes que aspiran a ser "boys de Wall Street".
25/02/2018 13:22
Caída. ¿Aguantar sin vender? supongo que no. Se deben tomar plusvalías y entrar de nuevo cuando hayan caído más. Eso sería lo idóneo.
Creo que un dato crucial es como estás de liquidez o lo contrario, apalancamiento. Con liquidez tienes más holgura, crédito. Apalancado, a lo peor no tiene más remedio que vender, si te vencen deudas.
Joder, yo no lo veo tan claro. Ahí interviene la sapiencia, intuición y sangre fría de cada uno.
Jugar a corto es tan arriesgado o más que lo contrario, por eso de que la bolsa sube despacio y cae en flecha, y rebota en flecha. Joder.
18/10/2018 12:40
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad