El sector energético y minero no es la única fuente de ideas para inversores en valor - Mis propuestas de búsqueda en la Cartera Value

3 de abril, 2018 1
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la historia del pensamiento económico y los ciclos... [+ info]
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en... [+ info]
11º en inB
11º en inB

Muchos inversores en valor están considerando las apuestas de Cobas y AzValor en sectores castigados como las materias primas y otras mineras. El enfoque más clásico suele observar el problema como una cuestión de retorno a la media: los sectores que lo han hecho bien y que tienen grandes expectativas van a decepcionar y los sectores que lo han hecho mal y que nadie quiere es probable que sorprendan por el lado positivo.

La verdad es que no estoy en total desacuerdo con este enfoque siempre y cuando no se razone así por sistema (a veces lo que ha ido bien, sigue yendo bien), sobre todo ahora que en ciertos sectores se ha llegado a un punto extremo de expectativas. Sin embargo, creo que el inversor particular tiene más limitaciones o problemas para monitorizar compañías mineras y de materias primas al no poder seguir su rastro de forma directa. También es difícil de seguir la verdadera situación de empresas encargadas de proyectos de construcción de infraestructuras asociadas. La dificultad para saber cómo es la relación con sus clientes, que no suelen ser consumidores o empresas sencillas, se añade a la enorme dependencia que algunas de ellas tienen de unos pocos clientes.

Comprender lo que sucede en esos sectores no es fácil y la mayor parte de la información que los inversores españoles tienen sobre ellos proviene de las tesis de Francisco Paramés o Álvaro Guzmán. Está muy bien escucharles y ver sus puntos de vista, pero en muchas ocasiones es difícil llegar a sus mismas conclusiones de forma independiente. Esto me ha sucedido cuando han presentado la tesis de inversión de alguna compañía que conozco mínimamente, no puedo estar de acuerdo en la metodología y estimaciones a las que llegan.

La ventaja de los mercados financieros es que las opciones no son pocas, de forma que no tenemos que cerrarnos a determinadas ideas o grupos de activos. Es decir, si uno considera que en el sector del software es cada vez más difícil encontrar ideas de inversión, no tiene por qué irse al sector minero / energético. La misma idea de buscar sectores / compañías castigados con malas expectativas puede aplicarse a otros sectores donde la comprensión y seguimiento de la huella de la empresa en el mundo real es relativamente sencilla.

Desde mi punto de vista, alguien que solo considera al sector energético/minero/transporte de materias primas castigado es que no ha buscado demasiado. A continuación muestro una lista de grupos de compañías donde he logrado encontrar ideas de inversión en los últimos dos años para la Cartera Value, donde el inversor particular tiene herramientas y contexto suficiente para seguir lo más básico de las mismas. Creo que la mayoría de inversores en valor podría encontrar ideas de inversión en estos sectores, incluso utilizando metodologías diferentes ("cada maestrillo tiene su librillo"):

  • Automóvil y proveedores: El viernes pasado mostré mi escepticismo sobre el impacto de la disrupción del motor eléctrico, que junto con la conducción autónoma son temas que provocan el castigo de los inversores a diferentes compañías de este sector. En el caso de proveedores de componentes el castigo es menor debido a que muchos también serían proveedores de vehículos eléctricos, pero también hay cosas interesantes. A pesar de la falta de transparencia en muchas de las compañías del sector (no destapan por completo sus planes), es una industria muy cercana a cualquier europeo para hablar con ingenieros del sector o conocer la dinámica de la cadena de valor. La perspectiva del cliente y del producto también es fácil de entender, ya que la mayoría tiene o aspira a comprar un vehículo en el futuro.
  • Hardware y componentes: Esta es una etiqueta muy amplia, pero lo que une a muchas de estas compañías es la sencillez para entender algunos de los productos, ya que son tangibles y las necesidades que cubren son intuitivas. El seguimiento de la huella de la compañía no es complicado ni es necesario ser un gran profesional, hay multitud de artículos sobre lanzamientos de productos, características y opiniones de gente conocida. La perspectiva del cliente no es complicada de obtener, además las necesidades y fenómenos de los negocios no son demasiado complicados. En los segmentos más tradicionales como ordenadores para escritorio o impresoras, las marcas más importantes se han estabilizado. Algunas de ellas ofrecen un perfil de compañía con descuento, gran generación de caja y oportunidades de crecimiento lento y gradual. Otros segmentos y modelos de negocio son más nuevos, pero además de crecer se gana dinero desde el comienzo. Cuatro ideas de inversión de la Cartera Value las incluyo en este cajón de sastre.
  • Distribución al por menor / bienes básicos: Amazon parece que va a eliminar a todos los distribuidores si uno lee la prensa. Sin embargo, hay compañías que siguen haciendo cosas muy bien al estilo tradicional sin dejar de innovar y mejorar el negocio. También hay alguna cosa interesante en compañías con marcas reconocidas de bienes básicos (al estilo Cocacola o Pepsico), aunque no es el sector más atractivo en general. Las marcas globales no están teniendo su mejor década y tampoco cotizan con un descuento muy elevado.
  • Sector bancario / asegurador: En el caso europeo los inversores son pesimistas para bancos y aseguradoras, quizás con razón en algunos casos. Aún así, me parece un sector relativamente atractivo sobre todo para las compañías que mejor se han posicionado y que operan en países/mercados lejos de una situación de aumento de la morosidad. Ideas como que con la conducción autónoma no habrá negocio de seguros para coches o la cuestión de los tipos de interés deprimen las cotizaciones de aseguradoras de forma injustificada. La perspectiva del cliente es fácil de obtener y uno puede encontrar mucha información sobre estos negocios. La idea de que los bancos no pueden ser analizados me parece un error, personalmente me parecen más difíciles las infraestructuras y mineras. 
  • Plataformas online de reservas: La clave aquí es que algunas no son tan conocidas por el consumidor americano y no están tan de moda en bolsa. Sin embargo, aquí se puede aplicar perfectamente el esquema de economías del e escala y grandes ganadores tan habitual en la industria del software. Muy probablemente hayas utilizado alguna de sus plataformas alguna vez, directa o indirectamente. Actualmente, la Cartera Value mantiene dos posiciones con este perfil de compañía.
  • Pequeñas compañías industriales europeas: Siempre hay compañías cuya cotización ofrece descuento por desconocimiento del negocio y por ser pequeñas. También son a veces poco líquidas, lo que no gusta a los fondos. Además en una bolsa europea que no se ha revalorizado tanto como la americana, el descuento puede ser mayor aún. El problema aquí es que a veces no es fácil comprender bien la compañía o detectar tendencias que podrían soplar a su favor durante muchos años, pero nunca hay que tirar la toalla y merece la pena rebuscar de vez en cuando en los índices. 
  • Software: Sí, a pesar de que hay grandes sobrevaloraciones en algunas compañías clasificadas como tecnológicas, hay otras interesantes. En el fondo, no se trata tanto de si es software o no, sino de cómo se percibe el modelo de negocio por parte de los inversores. Actualmente les gusta ver alto crecimiento en ingresos y se olvidan por completo de los beneficios o la rentabilidad, los modelos de negocio con crecimiento más gradual y más antiguos no son los favoritos. En este grupo me parece algo más complejo seguir el negocio de algunas compañías, pero aún así, para un inversor relativamente joven siempre va a ser más accesible que una compañía minera de oro en Australia.

az35s3fks6g2DB72z_XydZWZIe_AHDW57YXYWsXQfNgBFHGswl3zpySoDDPvRwXMffMoaziF2WoYxoQ-DUjDjWmL0va5MDl7zIbk5EaahD_AGYeRFuhI5VKS5K3eF-V55fArhEJY

Considero un error concentrar la atención y el análisis sobre uno o varios sectores que parecen atractivos. Una comparativa con otras compañías con diferente perfil siempre permite ganar mayor perspectiva. Hay que seguir investigando incluso en los sectores más calientes, ya que a lo mejor un buen negocio que descubres está barato dentro de 3 años y ya tienes gran parte del trabajo cualitativo adelantado. Una idea de inversión no debe compararse solo con las compañías de su sector, sino también otro tipo de valores y activos que compiten entrar en nuestra cartera. Mirar en todos los grupos de empresas permite comprender mejor y dar coherencia a las decisiones que toma el inversor.

Para ello hay que calibrar lo mejor posible las expectativas de crecimiento a largo plazo (facilidad para introducir nuevas líneas de negocio), rentabilidad que se obtiene sobre el capital y la gestión del capital por parte de la compañía. Para calibrar bien hay que estudiar la historia y entender los diferentes fenómenos que surgen en las industrias. El retorno a la media no siempre se produce y hay compañías que logran tendencias de crecimiento duraderas.

El seguimiento de la huella de la compañía para comprobar que la información que nos llega sobre la empresa tiene sentido me parece esencial. Esta es la argumentación que realicé en uno de los informes de la Cartera Value hace unas semanas sobre una compañía que fue cuestionada hace unos meses, y al mismo tiempo, es una de las empresas cuya huella en el mundo real es más accesible de observar:

Peter Lynch también elaboró su checklist, aunque es algo más anecdótico y simple. De hecho, el proceso de evaluación de Peter Lynch era más abierto e intuitivo, sin grandes sofisticaciones. Eso sí, un punto había en común a prácticamente todas sus ideas de inversión: conocía el producto, el cliente y seguía la huella que iba dejando la compañía en el mundo real. Así, muchas ideas de inversión le surgieron observando a su mujer e hijos en el centro comercial.

Este es para mí uno de los elementos de control más importantes a la hora de contrastar nuestra tesis de inversión. Ir siguiendo la huella que deja la empresa en la sociedad es algo muy difícil de manipular por parte de la compañía. El inversor también es consumidor, va preguntando a conocidos, busca testimonios totalmente independientes del canal de comunicación de la empresa, se plantea cuál es el sentido del producto, por qué la empresa ofrece mejores precios, etc. No siempre es posible realizar esta comprobación, a lo mejor la empresa es española pero su mayor negocio está en la construcción de autopistas en Argentina.
Al revés, hay compañías norteamericanas cuyos productos inundan Europa, y concretamente, España. A pesar de la lejanía de su sede, seguir la huella de las empresas cuyos productos y servicios conocemos de forma directa permite entenderlas mejor.

Está claro que luego hay que observar la cuenta de resultados y ver cómo de rentable es la empresa, si gana dinero o cuál es su valoración bursátil. Estas observaciones realizadas tienen que ser puestas en relación con otros datos que ofrece la compañía. Aquí estamos refiriéndonos más a la capacidad que tenemos de comprobar ciertas informaciones y puntos de partida.

Informe 'Checklist de comprobación' (23/02/2018)

kvja4JoUkGaXDpdidddeNALwY0UbUmH0pJoFw8QCBCgtr_OrZbdbU8i9Gn34Fby8wqiX_N4oLyFBKupNiQRZLo0HUl-B4M5WRdg1Fgdi8Sob5UsH4CeNQO8UdB-AtDGnpADdAfjH

Cartera Value: Si está interesado en el análisis de compañías desde una perspectiva de largo plazo, no dude en visitar la página de información de la Cartera Value.

En los próximos meses confirmaremos las fechas y los contenidos del Curso de Análisis Fundamental en inBestia (habrá novedades con respecto a la edición anterior), el cual tengo previsto impartir por completo a partir de mayo. Si desea recibir información directa sobre el curso en su momento, puede contactar por correo electrónico: enrique.garcia@inbestia.com.

Contenidos relacionados:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Totalmente de acuerdo Enrique. La tesis de ambas gestoras me resulta convincente y seguramente les de buenos rendimientos en su momento, pero para el inversor particular me parece bastante complicado. Solo hay que escuchar los argumentos sobre como han seleccionado mineras en sus respectivas conferencias para que, al menos para mí, queden completamente fuera de mi circulo de competencia.

Por eso, como me parece convincente la tesis sobre esos sectores pero no me veo capacitado para ello, tengo posiciones importantes en ambos fondos y las he incrementado recientemente, mientras yo me dedico a ver empresas de otro tipo.

Además, como ellos insisten en que las tecnológicas no las entienden y precisamente a mí me parecen más abordables, en estos momentos me parece un complemento ideal.

Un saludo
04/04/2018 14:49
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos