¿Y si los riesgos que todo el mundo tiene en mente se resuelven favorablemente? 5 sorpresas que harían dispararse a las bolsas

24 de enero Incluye: SPXSX5E 8

Al final y principio de cada ejercicio bursátil, los analistas y estrategas elaboran sus escenarios para el año entrante. Lo que suele captar mayor atención son los pronósticos pesimistas y aquellos que alertan sobre los mayores riesgos que se ciernen sobre el mercado. Este año 2019, con las recientes caídas acontecidas durante el último trimestre del año anterior, el sentimiento es más negativo y estos riesgos están más presentes que de costumbre.

Sin embargo, precisamente en este tipo de contexto es cuando más merece la pena analizar las posibilidades de que ocurra lo contrario, que el mercado recupere los máximos y continúe subiendo. ¿Y si los riesgos que todo el mundo tiene en mente se resuelven favorablemente? Jeffrey Kleintop, jefe de estrategias globales de inversión de Charles Schwab, hace este ejercicio y apunta a cinco posibles sorpresas positivas que podrían generar un escenario alcista para los mercados.

Sorpresa nº 1 - No se produce una inversión de la curva de tipos de interés

Uno de los temas que más atención acaparó el pasado año fue la inversión de la curva de tipos. A estas alturas, la mayor parte de los inversores es consciente de las negativas implicaciones que tiene una inversión de la curva de tipos para los mercados bursátiles (suelen ser indicadores anticipados de una recesión económica y, consecuentemente, de mercados bajistas). Lo que descuenta actualmente el mercado es que la curva de tipos actual se invertirá en los próximos meses (lo que teóricamente implicaría entrar en recesión a finales del presente año o en algún momento de 2020). Si bien es cierto que en la actualidad nos encontramos muy cerca de dicho escenario, todavía existe la posibilidad de que no se produzca tal inversión.

7fba298471eedec83c1ecc145f65530f31acd6d7.

(Fuente: Charles Schwab)

Podría suceder como en el año 1998, en el que la curva de tipos de interés estuvo a punto de invertirse, pero repentinamente se amplió el diferencial entre la rentabilidad de las letras a 3 meses y el bono a 10 años y las acciones rebotaron con fuerza. Finalmente, la economía demoró su entrada en recesión hasta el año 2001, después de que la curva de tipos de interés finalmente se invirtiera en el año 2000.

Si la Reserva Federal hace una pausa en su política de subida de tipos, la inflación permanece bajo control y las condiciones financieras se relajan, el diferencial entre la rentabilidad de las letras a 3 meses y el bono a 10 años podría ampliarse nuevamente, y el mercado bursátil iniciar un nuevo tramo alcista tras despejarse este miedo.

Sorpresa nº 2 - Se produce un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos

El mercado continúa muy pendiente de las novedades sobre las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China. En las últimas semanas, China ha tomado algunas decisiones para abordar las preocupaciones de Estados Unidos, como la compra de soja y reducción de aranceles para la venta de automóviles estadounidenses, entre otras. Pese a estos atisbos de progresos, sigue existiendo bastante escepticismo de que se logren acuerdos definitivos antes del 1 de marzo (a partir de esa fecha entrarían en vigor nuevos aranceles que hasta la fecha han sido pospuestos).

Sin embargo, de resolverse favorablemente, el fin de la guerra comercial impactaría directamente en las cotizaciones de las empresas multinacionales que más han estado afectadas por este asunto. Además, un acuerdo comercial entre ambos países también tendría un impacto significativo sobre el sentimiento económico, lo que redundaría en la mejora de determinados indicadores macroeconómicos que se han desacelerado en últimos trimestres.

Sorpresa nº 3 - La economía china se recupera

Las perspectivas económicas del gigante asiático, según el consenso, son bastante sombrías. Especialmente al calor del titular de que el crecimiento en 2018 registró su tasa más baja de los últimos 28 años, de las recientes noticias de Apple sobre la debilidad del iPhone en China o la caída del PMI manufacturero por debajo de 50 (el nivel 50 establece la frontera entre la expansión y la contracción económica). La economía china es actualmente el segundo motor más importante del crecimiento mundial, justo por detrás de Estados Unidos, por lo que su ralentización ha afectado directamente a las perspectivas de crecimiento económico y de los beneficios a nivel mundial, tal y como se puede apreciar en el gráfico inferior.

eb099dd3d48ed88d78518e6e6ef29589c49d4fd4.

(Fuente: Charles Schwab)

Pero los responsables políticos chinos no son ajenos a este deterioro, y desde hace unos meses están tomando medidas de estímulo fiscal y monetario con el objetivo de estabilizar la economía. Si son efectivas y además se producen avances significativos en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la combinación de estos dos factores podría proporcionar un empujón importante para la renta variable así como una mejora en la economía (tanto de China como del resto del mundo).

Sorpresa nº 4 - No se produce un Brexit desordenado

En estos momentos es difícil pronosticar qué puede suceder en relación con este aspecto. Lo que están descontando los mercados en la actualidad es que finalmente se producirá el Brexit, pero existen muchos otros escenarios posibles: desde un acuerdo parcial, hasta un segundo referéndum o un hipotético acuerdo por el que no se produzca el Brexit. Teniendo en cuenta lo que está puesto en precio en los mercados, cualquiera de las otras posibilidades mencionadas afectaría de forma clara y directa a los mercados, con un fuerte repunte de la libra así como de los índices bursátiles.

Sorpresa nº 5 - Cambios en el liderazgo del mercado

El indiscutible triunfador del último ciclo alcista bursátil iniciado en 2009 ha sido el sector tecnológico. Tanto es así que las compañías más grandes del mundo son los grandes gigantes tecnológicos (Amazon, Apple, Google o Microsoft). En este sentido, podría parecer que para que los índices bursátiles (al menos los estadounidenses, que representan más de la mitad de los índices globales) recuperen el camino perdido, son las acciones tecnológicas quienes deberían liderar la recuperación, lo que ha llevado a algunos inversores a creer que sin el liderazgo de estas empresas, el mercado está condenado a caer.

Sin embargo, un cambio en el liderazgo del mercado podría generar un impulso alcista. Esto no es algo novedoso, ya que la rotación en el liderazgo sectorial del mercado es algo que sucede con frecuencia. De hecho, la historia muestra que en las últimas etapas de un ciclo económico y bursátil (generalmente un año antes de que comience la recesión), el liderazgo del mercado cambia. Si observamos el gráfico inferior, podemos ver que en los dos últimos techos de mercado hubo un claro cambio en el liderazgo (las empresas “growth” o de crecimiento cedieron el testigo a las “value”), tal y como parece estar sucediendo en estos momentos.

911031432f8b1387c33b8a9299820ab08d904d92.

(Fuente: Charles Schwab)

En el año 2000 el cambio de liderazgo se produjo justo en el techo, mientras que en el 2007 este cambio se produjo meses antes de que se alcanzara el techo. Por ello, no sería descartable que este cambio de liderazgo que se atisba en estos momentos en favor de las acciones “value pudiera generar un nuevo impulso al alza que ayude al mercado a escalar posiciones, antes de que termine el ciclo expansivo.

Reflexiones finales

Pero no sólo los expertos de Charles Schwab lanzan un rayo de esperanza tras las caídas bursátiles y la debilidad de los datos macroeconómicos. Hugo Ferrer, por ejemplo, señalaba hace unas semanas que tras el crash de finales de 2018, es alcista en Estados Unidos. Argumenta que aunque el ciclo económico está maduro, todavía no presenta señales significativas de deterioro, ya que indicadores líderes como el crédito y el dinero en circulación siguen creciendo, en un contexto de sentimiento negativo que da oportunidad contrarian y una Reserva Federal menos restrictiva.

Por ello, a pesar del miedo que infunden sobre los inversores las caídas recientes que vimos en diciembre, no deberíamos dejarnos llevar por el pesimismo. Lo más prudente es tener una cartera de activos diversificada de forma adecuada a la tolerancia al riesgo de cada uno, de forma que pueda beneficiarse de alguna de estas sorpresas positivas potenciales, pero al mismo tiempo esté razonablemente preparado por si se produce algún evento inesperado que impacte muy negativamente a los mercados.

Otros artículos relacionados publicados por el equipo de inBestia:

Puedes consultar todos los artículos de este blog en el siguiente enlace: aquí

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 8 comentarios
Efectivamente será muy interesante ver cómo se resuelven estas cuestiones y será revelador la reacción del mercado.

Porque si se resolvieran positivamente y aún y así los índices no reaccionara al alza ( o lo hicieran brevemente para volver s caer) significaría q nos vamos hacia el Sur.

O al contrario, si acaban mal y con eso no bajamos sensiblemente, podremos estar seguros que aún le queda gasolina al lado alcista.
24/01/2019 18:20
En respuesta a Toni Bofill
Efectivamente... o puede también incluso que el evento que mueva los mercados (al alza o a la baja) no sea ninguno de los que están puestos actualmente en precio...
24/01/2019 18:42
Lo mas dificil es resolver el Brexit, ya que los ingleses no van a reconocer que se dieron un tiro en el pie con el ya conocido referendum y los europeos no tienen ningún iteres en facilitarles una salida honrosa. Por lo tanto, el problema se puede encallar por mas tiempo del que nos gustaria.
24/01/2019 22:46
Pues no pasa nada cuando rompa pues entraremos largos todos total si no pasa nada todos los días hay oportunidades y las ganas que tengo de ponerme corto en el Dax. Ya toca. Casi casi.
25/01/2019 18:11
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad