“Nos encontramos en uno de los momentos más atractivos para invertir en bolsa española de los últimos 10 años”

13 de abril Incluye: AMSSANFCCFEROHL 4
Editor Jefe de inBestia. Profesor en el Centro de Estudios OMMA y el Título de Experto en Bolsa y Mercados de la Universidad de Alicante.... [+ info]
Editor Jefe de inBestia. Profesor en el Centro de... [+ info]
6º en inB
6º en inB

Esta es una de las principales conclusiones del equipo de análisis de RV España de Mirabaud en un informe publicado esta semana. El proceso correctivo que sufren las bolsas globales desde finales de enero han acentuado un comportamiento mediocre de la bolsa española en el último año, no solo en términos absolutos, pero también relativos.

La incertidumbre sobre el proceso independentista catalán lastró las cotizaciones de algunas de las principales compañías españolas frente a sus homólogas europeas en 2017. Hoy ya prácticamente no se habla de eso. La economía española sigue fuerte y la incertidumbre es menor. Aun así, el entorno global y las tensiones geopolíticas han pesado sobre la bolsa española, cuya evolución suele ser parcialmente dependiente de bolsas más importantes como la estadounidense o la europea.

Desde una perspectiva top-down (de arriba a abajo, es decir, mirando los datos de la bolsa en su conjunto en lugar de ir empresa por empresa y “subir” al conjunto), los analistas de Mirabaud sostienen que invertir en España es hoy una gran oportunidad, incluso comparable con la que existió en los momentos finales de la crisis de deuda en 2012. Consideran que las caídas de los últimos tiempos han dejado las valoraciones en niveles atractivos, y que las estimaciones de beneficios son razonables reflejando sólidos fundamentales corporativos y macroeconómicos.

La situación macroeconómica es positiva

Respecto a la macro, señalan que a pesar de la desaceleración que los indicadores adelantados apuntan para Europa, la economía española está resistiendo bien. La incertidumbre por Cataluña ha tenido un impacto económico muy limitado, y así lo reflejan indicadores como la prima de riesgo, que refleja la escasa preocupación de los inversores por este riesgo potencial.

I96tHgbV_Di0JzFB53WtyJLwnCCN1W7cDttxiHPbiolUJdD34KauAZ5vs0BAnYuuXlJWWfsx_6k_SvYfbI0RZNHWOytHKyHlNc_aEOxb4aXStIJyzqKd3PYdW8fgy5l3QD_MCpHY

Además, en Latinoamérica, región en la que las empresas españolas cotizadas tienen una importante exposición, la coyuntura económica está mejorando en términos generales. Brasil es buen ejemplo de ello, si bien la debilidad de Méjico compensa parcialmente esta mejora. Pese a ello, las dos principales divisas de la región tendrán un impacto negativo sobre las empresas españolas en la primera mitad de 2018 en términos de comparación interanual.

Tras años complicados en la región, Latinoamérica podría enfrentar unos próximos años de mejor comportamiento que regiones desarrolladas como Europa. Este escenario sería más probable si las materias primas han dejado atrás lo peor, como sostienen diversos gestores.

Estimaciones de beneficios razonables y valoraciones atractivas

Más allá del entorno macro, desde Mirabaud apuntan que las estimaciones de beneficios de las empresas del Ibex 35 han seguido mejorando pese a las caídas de las cotizaciones. Esta situación no suele ser muy frecuente, dado que normalmente correcciones como las vividas reflejan deterioro en la macro y fundamentales, lo cual lleva a rebajar las estimaciones de beneficios. Pero esto no ha sucedido esta vez, y hace pensar en la credibilidad y solidez de las estimaciones.

qMhrWedtczDkD-8LUTjeQazS8Rc6Ssf5vUEa07xDeYI_Rw-yrC79su0QJM8yPPTMhundvstmZIsX_bCByts7hegp_WGOQ6i6w6yOuvPC06tMrOoc4L4LWKbRQnuD_rKPOhTHrtXV

Así, se observa una divergencia que apoya el caso alcista, al suponer una reducción considerable de los múltiplos de valoración. En opinión del analista de RV española de Mirabaud, esto deja al Ibex en niveles particularmente interesantes. De hecho, afirma que “en los niveles actuales de valoración siempre se ha ganado dinero excepto en el caso de entrar en una crisis económica”.

2a-me9gW75Thmk1RXzFbeSozwwGwyw5KqwdKfKSeMFMnLSNmoWkCK0eUv1woPhVwBf2soH3ujvPwu8ua3momYRo-PEmi0EGtRsoCxZxBoxRO31vRw4ugjT82Cdi1VClJ6UZR43bA

Sectores y compañías más interesantes

Por sectores, se muestran optimistas con el sector bancario, que está cotizando en mínimos de 15 meses. Si bien el escenario de tipos de interés resulta hoy más incierto que hace unos meses (recordemos que los bancos están muy correlacionados positivamente con la expectativa de tipos de interés: tipos más arriba son positivos para sus cotizaciones), las valoraciones son mucho más razonables. De esta forma, en lugar de pagar más por un escenario optimista para la banca como hace un par de meses, que parecía muy seguro pero no se ha cumplido por el momento, hoy se paga menos por no situarse dentro del consenso del mercado. En el sector bancario el valor más interesante para Mirabaud es Banco Santander, entre otras razones debido a su exposición a regiones que tienen mayor margen de mejora como Brasil o Reino Unido.

Otro de los blue chips españoles que ha sufrido un pésimo comportamiento en los últimos años, pero cuyas perspectivas ahora son mejores, es Telefónica. Desde Mirabaud piensan que dado el castigo recibido y el pesimismo existente sobre la compañía, no sería difícil que se produzcan sorpresas positivas que permitan que la cotización suba. Por ejemplo, en materia de desinversiones o buenas noticias desde su exposición en Latinoamérica. Gestoras como azValor, Cobas o Alpha Plus comparten este optimismo con el valor y sitúan a la compañía entre sus principales posiciones en sus fondos ibéricos.

Otras compañías en las que ven valor son Amadeus y Grifols, que pese a su calidad contrastada han sufrido también sus cotizaciones. Pero es en el segmento de pequeñas compañías vinculadas al ciclo donde ven más oportunidades. En concreto, destacan a valores como Applus (con exposición al precio del petróleo), CIE Automotive (expuesta al sector automovilístico), FCC (agua y servicios), Ferrovial (infraestructuras), Meliá y NH (hoteles), Neinor Homes (ciclo inmobiliario residencial) y OHL (desarrollos y construcción).

El panorama parece, desde luego, positivo para la bolsa española. Pero no debemos olvidar que a ésta le cuesta despegarse del comportamiento del entorno exterior, ya sea el europeo o el estadounidense. Si la desaceleración macro europea y global se intensifica, el escenario optimista que dibujan desde Mirabaud podría no cumplirse, aunque las cosas en España siguieran funcionando relativamente bien. Éste es quizá el principal riesgo en la actualidad, que en mi opinión personal, no invalida el mensaje principal de “oportunidad”.

Si quieres adquirir una formación básica pero completa sobre bolsa y mercados, te invito a informarte sobre el curso de 'Bolsa Zero' que acabamos de anunciar.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
Por desgracia, no llego a confiar en las empresas de mi país. Aunque las valoraciones puedan parecer buenas, los bancos por ejemplo, tienen todavía una gran losa por la burbuja inmobiliaria por mucho que pretendan hacernos ver que esto ya ha pasado y la normalidad ha vuelto. Las compañías tienen muchas de ellas aún una gran deuda producto de las visiones faraónicas de los años locos. Y encima, la dirección corporativa de las empresas está muy viciada y con falta de meritocracia y basadas en relaciones y contactos. En fin, me gustaría estar estar equivocado, pero creo que no.
14/04/2018 11:45
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad