La preparación del inversor para las tendencias del futuro en la Cartera Value

26 de enero, 2018 0
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la historia del pensamiento económico y los ciclos... [+ info]
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en... [+ info]
11º en inB
11º en inB

Esta semana he dado a conocer a los suscriptores de la Cartera Value (con vídeo resumen incluido) un proyecto de software muy ambicioso que está llevando a cabo un gigante industrial estadounidense. No es solo una idea, es ya una realidad que se está ejecutando como modelo de negocio (este punto es importante resaltarlo). Aunque a día de hoy no es fácil elaborar una idea de inversión en torno a este activo tan especial, el inversor tiene que ir abonando el terreno para el futuro y conocer los temas y las tendencias con mayor impacto en los negocios a largo plazo. Precisamente, este un aspecto del que he hablado en varias ocasiones, como en esta reseña sobre el libro 'Innovation and its enemies' o esta entrevista que me hizo Ángel Martín Oro:

R: [...] Hay negocios a los que el ciclo económico les afecta muy poco, también empresas que son globales y no tienen una exposición excesiva a ningún mercado. Al mismo tiempo, hay sectores completos que podrían desplomarse debido a su ciclicidad. Si uno es inversor en compañías no debe obsesionarse en exceso con estas cuestiones, tan solo tenerlas en cuenta. Hay otras tendencias en el mundo social y empresarial más importantes y duraderas que a menudo son ignoradas.
P. ¿Cuáles son para ti estas tendencias clave que pasan desapercibidas?
R: Algunas no son tendencias desapercibidas, sino más bien ignoradas o infraponderadas cuando se realizan los análisis. Otras son más difíciles de detectar, aunque tienen también un gran impacto. Sobre este tema he hablado en más de una ocasión en el blog. Por ejemplo, es evidente que el mayor crecimiento del comercio online frente al comercio tradicional es una tendencia de largo plazo y estructural, independientemente de si el cliente recoge sus productos en la tienda o prefiere que se los envíen a casa. Tanto la elaboración de la cesta de la compra por Internet como el pago online sin tener que esperar en la cola son dos mejoras que añaden valor a muchos clientes. Por lo tanto, una compañía como Paypal que domina la intermediación de pagos online puede beneficiarse durante muchos años de esta tendencia. Para que nos entendamos, este fenómeno supera al ciclo económico que puede durar entre 6 o 10 años (depende un poco de las circunstancias), y la mayor penetración de Internet en los hábitos de los consumidores puede considerarse una tendencia de varias décadas. Cuando llegue la próxima recesión, la cifra de negocios de Paypal no se desplomará, sino que a lo mejor crece durante un par de años a un menor ritmo. Pero seguirá aumentando ya que el comercio electrónico también ganará presencia.
Un ejemplo de tendencia desapercibida por muchos inversores es el gran cambio que se ha llevado a cabo en la estructura de producción de los fabricantes de automóviles. Desde hace ya bastantes años, las plataformas modulares han permitido a los grandes fabricantes administrar de forma mucho más eficiente su infraestructura y capital fijo. Esta es ahora más flexible y hay menos errores de cálculo en las líneas de producción, ya que en la misma línea se producen muchos modelos, frente al sistema antiguo de una línea de producción que correspondía a uno o dos modelos. Al poder administrar de forma más eficiente una infraestructura más grande, las compañías más grandes se han visto beneficiadas frente a las más pequeñas y han logrado reducir su coste medio de fabricación. No extraña entonces que haya habido un proceso de concentración en el sector, como la adquisición de Opel por parte de PSA, lo que significó menos competidores en Europa. Adicionalmente, hay una gran oportunidad para las grandes compañías que tienen otros segmentos para aplicar lo que se ha aprendido en la producción de automóviles a la producción de vehículos pesados (camiones, autobuses) o vehículos ligeros. [...]

Frente a la recurrente actitud de hablar de ratios financieros, múltiplos y las empresas que llevan los gestores estrella, mi propuesta es analizar y describir primero las industrias y las compañías. Por esta razón, en la Cartera Value también estoy dedicando tiempo y recursos a detectar tendencias duraderas con gran impacto en sectores completos, incluso aunque no sean aprovechables de forma inmediata a través de la inversión en una cotizada. A lo mejor más adelante surgen las oportunidades correspondientes, pero antes hay que detectar qué es lo que está sucediendo en las empresas para concluir cuáles tienen mayor potencial de crecimiento y mejora de su rentabilidad. Solo después de haber cumplido esta fase, puede uno valorar si algo está caro o barato.

cbb4aceb0617a4239abcc6c3db8225fc94f1f0e5


Detectar una tendencia duradera en el mundo de los negocios puede ser uno de los mejores activos del inversor. La misma idea puede ser reutilizada durante muchos años en diferentes compañías y en diferentes momentos, siempre y cuando esté infravalorada por el resto de inversores. El entendimiento de estos procesos puede parecer algo sencillo a posteriori, pero en realidad requiere una acumulación de conocimientos disgregados y dispersos bastante importante. Hay que unir los puntos. El inversor no puede dejar los deberes sin hacer y despreocuparse, llegado el momento puede verse en desventaja y descubrir las grandes claves e ideas de inversión demasiado tarde.

Cartera Value: Si está interesado en el análisis de compañías desde una perspectiva de largo plazo, no dude en visitar la página de información de la Cartera Value.

Contenidos relacionados:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad