El optimismo bursátil se desmadra, pero esto no significa que debas vender

1 de febrero, 2018 Incluye: SPXSX5E 0
Editor Jefe de inBestia. Profesor en el Centro de Estudios OMMA y el Título de Experto en Bolsa y Mercados de la Universidad de Alicante.... [+ info]
Editor Jefe de inBestia. Profesor en el Centro de... [+ info]
2º en inB
2º en inB

Estamos ante una fase de optimismo bursátil. Parece que de eso no hay duda. Muchos indicadores así lo indican. Uno de ellos es el de las expectativas de la gente sobre lo que va a hacer la bolsa. ¿Piensan que va a subir o que va a bajar? Hoy el porcentaje de estadounidenses que piensan que la bolsa del país va a subir está en el nivel más alto desde que tenemos registros.

Esto podría asustar, por la teoría de la opinión contraria: "cuando la mayoría es optimista, deberías tener cuidado". O si lo preferimos en palabras de Warren Buffett: “sé agresivo/codicioso cuando los demás tienen miedo, y sé temeroso/cauteloso cuando los demás son codiciosos” (queda mejor en inglés: “be fearful when others are greedy and greedy only when others are fearful”)

Ahora bien, ¿qué dicen los datos? ¿Es este un buen punto de partida para invertir? ¿Deberíamos vender cuando la mayoría es optimista? Veamos este gráfico de las expectativas sobre los precios bursátiles recogidos por la encuesta de confianza del consumidor de la Conference Board.

ZRUrk31scOhA7yMaBug4RNgi6LBgqa4Cukf4GwTD

Como ilustra el gráfico que compartió Urban Carmel, este indicador no es muy predictivo de lo que va a hacer la bolsa en el futuro. Niveles altos de confianza sobre los retornos futuros han existido en unas 9 ocasiones en los últimos 30 años. Unas veces (3) antes de fuertes caídas, pero el resto de ocasiones (6) la bolsa ha continuado su marcha alcista. Y este indicador falló en predecir el mercado bajista de 2007-2009. No sabemos qué ocurrirá a partir de ahora, pero basarnos en este indicador para predecir una cosa o la contraria, no sería muy inteligente.

Vamos a por otro indicador que puede también estar señalando un elevado optimismo bursátil. Este quizás es más interesante, porque no se basa en una encuesta, sino en lo que la gente está haciendo realmente. Se trata de los flujos de dinero a fondos de renta variable. 2018 ha comenzado con un dato record desde 2007, como vemos en el siguiente gráfico.

vcxT7H7aP9Gt3Ubg3eHOFEHmpl7uoJ6cNmg_Sx3S

Pero, ¿qué utilidad tiene este indicador? ¿Es negativo porque cada vez queda menos gente por entrar a la bolsa? Si echamos la vista a 2013, también se produjeron entradas bastante fuertes de dinero a fondos de acciones. Y ese año fue muy bueno en rentabilidades. Esto lo comentaba Hugo Ferrer en Twitter el otro día:

Detectar el sentimiento nunca es fácil. Este mes ha habido récord de flujos hacia fondos de acciones. ¿Bajista? El anterior récord es de enero de 2013...un año que fue espectacular. El sentimiento es útil, cuando se aleja fuertemente de la macro.

Ahora bien, la comparación 2018 vs. 2013 puede no ser muy acertada: el mercado está mucho más arriba que entonces, las valoraciones también, como vemos en el gráfico inferior de Yardeni.

3WM7nQTz_9fCQI1MqvzfhyIDfWVx0maXFUyMsFDJ

Pero ya sabemos que altas valoraciones no predicen nada en el corto plazo. A corto plazo suele mandar el momentum. Y este es bastante positivo, como sugiere esta tabla que también compartía Hugo el otro día: “Cuando el RSI del S&P 500 está por encima de 80, las probabilidades de más beneficios a 3, 6 y 12 meses son muy altas”.

PxZPUx6uI3RN9pNe8h8n-rQRTvw8Ii4qfRRHKszj

Cierro con una idea que escuché del analista de Bloomberg Mark Cudmore (en el podcast Macro Voices), que me pareció interesante y acertada. Según él, son tres los principales impulsores del mercado alcista: el crecimiento económico, los beneficios empresariales y la liquidez. En la actualidad, estos tres factores son positivos: el crecimiento económico acelerándose a nivel global y haciéndose más sincronizado, los beneficios también creciendo a tasas sólidas, y aunque la Reserva Federal esté empezando a restringir su política monetaria, el BCE y el Banco de Japón todavía están muy expansivos. Hasta que alguno de estos tres elementos no falle, la tesis alcista de medio-largo plazo seguirá vigente. Por supuesto, esto no impide que haya correcciones de cierta intensidad (¿10%?) por el camino, quizá añadiría con una probabilidad relativamente alta dado el nivel de sentimiento alcista y el tiempo que el mercado (el americano al menos) no ha experimentado ninguna caída mínimamente significativa.

Artículos relacionados:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad