Opciones: mucho más que una alternativa a la Renta Fija en un mundo de represión financiera

19 de mayo, 2017 4
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de formación, y he trabajado en BBVA (gestora de pensiones y gestión de activos de la... [+ info]
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de... [+ info]
7º en inB
7º en inB

Desde la crisis de 2008 hemos entrado en lo que parece un nuevo mundo. Lo inimaginable durante más de 100 años ha ocurrido: los tipos de interés han entrado en terreno negativo, y son los inversores los que tienen que PAGAR dinero por prestarle dinero a los prestatario. Es decir, son los fondos de pensiones los que le pagan al Estado Alemán (por ejemplo), por prestarle dinero. El colmo del absurdo.

c8431d28d7b12d6ca02ada9384d72d5df5d7f207

Desde el último trimestre de 2016 parece que el absurdo se ha corregido, pero todavía existen no pocos activos cuya rentabilidad FIJA es negativa. De hecho el BCE mantiene su política de represión financiera, con unos tipos de corto plazo negativos al -0,40%, lo cual se repercute a todo el sistema financiero.

Tanto los grandes inversores como los inversores particulares se encuentran ante un problema nuevo: los ahorros no rinden, y como te descuides, incluso bajan ligeramente en términos nominales. Pero es todavía peor a medida que la inflación no solo es positiva, sino que además sube, como vemos en el siguiente gráfico (IPC Zona euro).

cfce03e64e74f6b2056799c6f0b0ff1dde8882da

Unos tipos al 0% y una inflación al 2% significa que los tipos REALES están en el -2%. Es decir, tu dinero pierde poder adquisitivo todos los años. Y esto explica la preocupación de muchos inversores conservadores, que no quieren asumir riesgos en mercados volátiles como la bolsa (y menos después de 9 años de ciclo alcista en EEUU), y tampoco quieren invertir en Renta Fija justo ahora, con el riesgo de subida de tipos (que se traduciría en precios de los bonos a la baja). Es decir, no les parece interesante comprar bonos porque no ofrecen rentabilidad y además ofrecen el riesgo de caída en el precio (que tiene su importancia si los quieres vender antes del vencimiento).

Parece que no hay solución a esta encrucijada, y por eso muchos inversores empiezan a pensar en la bolsa como inversión “inevitable”, o simplemente asumen la erosión lenta y segura del poder adquisitivo de sus ahorros. Es decir, asumen en silencio y pasivamente, que no pueden evitar perder, puesto que eso es lo que les está ocurriendo.

El mundo de las Opciones.

Hay algunos fondos que se “venden” como una alternativa a la renta fija, ofreciendo una rentabilidad superior a cambio de una volatilidad inferior a la de la renta fija. Y lo hacen gracias al uso de las Opciones.

Vamos a repasar 3 estrategias básicas con opciones que utilizan estos fondos, y que explico en mi curso de opciones:

1. Collars

2. Venta de PUTs muy OTM

3. Indices y Estrategias PUTWRITE

1. Collars

Un collar es un túnel bajista teniendo subyacente. Me explico.

Un túnel bajista es una estrategia básica con opciones donde realizamos dos patas:

Venta de Call OTM + Compra de Put OTM

El gráfico a vencimiento tiene este aspecto: (gráfico sacado de la calculadora de opciones que forma parte del material que distribuyo en mi curso de opciones):

c9ba3130fd43854120e5cac1ee78bc3b15ebbec0

Esto significa que si sube el mercado por encima de un determinado precio, entras en pérdidas, mientras que si el mercado (o tu valor) cae por debajo de un determinado nivel, entras en beneficios. Lo interesante es cuando tienes además ese valor en cartera (al contado) o tienes una cartera invertida en ese mercado. En este caso, si el mercado sube, ganas con tu cartera, pero si sube más allá de determinado nivel, lo que pierdes con el túnel se compensa con tu cartera, así que ni ganas ni pierdes. En cambio si el mercado cae, a partir de cierto nivel, lo que pierdes con tu cartera lo recuperas con el túnel, así que ni ganas ni pierdes. ¿Ventaja? Pues te cubres de riesgos mayores, pero le dejas recorrido al alza a tu cartera (hasta ese nivel en que el túnel y la cartera se compensan).

Con un ejemplo se ve mejor:

Imaginemos que Telefónica (TEF) cotiza a 10€. El túnel consiste por ejemplo en vender una CALL 11€ y con el dinero ingresado, comprar una PUT 9€. Analicemos cada pata:

Con la Call vendida, ingresamos por ejemplo 0,50€. ¿Qué ocurre? Pues que la persona que nos ha comprado esa CALL (opción de compra), ejercerá su derecho de comprar acciones de Telefónica a 11€ si TEF cotiza por encima de los 11€. Y si ejerce su derecho, nosotros tenemos la obligación de venderle acciones de TEF a 11€. Si por ejemplo TEF sube a 12€, nosotros le tendremos que vender las acciones a 11€, y si no las tenemos, las tendremos que comprar en el mercado a 12€, por lo que perderemos 1€/acción.

La Put vendida nos cuesta 0,50€, que financiamos con la venta de la Call, es decir, la estrategia nos sale “gratis”. Si TEF cae por debajo de los 9€, ejerceremos nuestro derecho de vender a 9€.

Pues bien, esta estrategia puede ser especulativa si no tenemos acciones de TEF, pero es de cobertura si tenemos acciones de TEF en cartera. En este caso, si desde los 10€ actuales suben hasta los 12€, lo único que pasa es que dejamos de ganar la subida desde 11€ hasta 12€. En cambio, si TEF cae con fuerza, nuestra pérdida máxima está limitada a 1€.

Esta es la estrategia que algunos fondos USA realizan sobre la multitud de acciones que tienen amplia liquidez en el mercado de opciones. Algunos vigilan precios de Calls y Puts, buscando acciones con “asimetría”, es decir, precios de Calls más caros que las Puts (lo que se da poco, pero se da a veces). Además, lo hacen en empresas con tendencia alcista, de forma que lo más probable es que sigan subiendo: el objetivo real de la estrategia es ganar un 5-7% con la subida de las acciones en cartera.

Es una forma interesante, aunque para mí un pelín sofisticada (para depender íntegramente de ella), porque depende de la habilidad de encontrar esas asimetrías y de la habilidad de utilizar acciones con más probabilidad de subida. El mejor ejemplo ahora mismo sería Apple, y la estrategia consistiría en comprar acciones de Apple por ejemplo a 150$, y a la vez vender una CALL 160$ y comprar una PUT 140$.

Nótese también que si se produjera el evento más desfavorable, por ejemplo, una caída de Apple desde 150$ hasta 120$, nosotros perderíamos solo 10$ (de 150 a 140, porque desde 140 hasta 120 estamos cubiertos por la PUT comprada), pero nada nos impide conservar las acciones de Apple en cartera, y de hecho es lo que suelen hacer este tipo de fondos: conservar la acción en cartera… ¡y volver a repetir la estrategia Collar! Por ejemplo, vender una CALL 130$ y comprar una PUT 110$. También puedes limitarte a vender la CALL 130$ si confías en la acción Apple y crees que después de una caída desde 150$ hasta 120$, es muy probable que tarde o temprano rebote. En ese caso ingresas un dinero por la venta de la CALL 130$ y si la acción sube, ganas doblemente: ganas desde 120$ hasta 130$ y además le sumas los 5$ que has ingresado por la venta de la CALL (porque ese dinero ya siempre es tuyo).

Como veis, hay muchas variantes y muy interesantes.

Veamos ahora la sencillez de las PUTs vendidas.

2. Venta de PUTs OTM.

Aquí es donde está la chicha en mi opinión, y dependiendo del vencimiento y precio de ejercicio elegido, se puede generar una rentabilidad de entre un 2% y un 8%, con una volatilidad muy baja.

Se puede en realidad elegir el binomio riesgo-rentabilidad, o más bien rentabilidad-volatilidad. En mi caso, ese no es el foco, sino el precio en que estoy dispuesto a invertir en bolsa. Cuanto más ha subido la bolsa en los últimos 6 meses, menor será la rentabilidad. En cambio, después de caídas de bolsa, la rentabilidad por venta de PUTs puede superar incluso el 6-7%.

La filosofía es clara: ingresar dinero mientras esperamos que las bolsas corrijan de verdad, para poder invertir en renta variable con más confianza.

Este es mi enfoque, el que ponemos en práctica en JDS Capital, y el que explico en mi curso de Opciones: pensar en qué nivel estás dispuesto a invertir con los ojos cerrados, y utilizarlo para vender PUTs (preferiblemente sobre grandes índices, mejor que sobre valores), y si tienes cartera, pensar en qué nivel recogerías beneficios con los ojos cerrados y utilizar ese nivel para vender CALLs (estrategia Collar).

Es importante comprender que el subyacente aquí es la renta variable (acciones de bolsa) y no la renta fija, por lo que las implicaciones son muy distintas. Pero recuerden dos cosas: 1- la renta fija no es "fija", y de hecho puede llegar a fluctuar más que la renta variable, y 2- las acciones (la renta variable) es el mercado más rentable y más seguro, por lo que en realidad debemos alegrarnos de usar opciones sobre renta variable, y concretamente de vender puts. Si por un casual la bolsa cae fuerte, tendremos la oportunidad de ganar mucho más. Por eso digo que a pesar de tener PUTs vendidas, y que eso significa que si la bolsa cae esas PUTs subirán de precio, en realidad lo que más nos interesa es que la bolsa caiga, para poder invertir más y mejor.

Otra ventaja de las opciones respecto a la renta fija es que cuando inviertes en bonos y le prestas tu dinero a una empresa o un gobierno, asumes el llamado “riesgo de contrapartida”: si quiebra, puedes no recuperar tu dinero. Y esto con las opciones no pasa: el riesgo de contrapartida desparece gracias a la cámara de compensación y liquidación.

En mi caso, quiero invertir en bolsa porque es de lejos el mercado más rentable y seguro, pero quiero hacerlo a precios atractivos, y por eso vendo PUTs, mientras espero que el mercado corrija de verdad.

Aunque en realidad hay más. Hay un “secreto” que explico en el curso de Opciones: cuando vendes PUTs, en realidad nunca llegas a invertir… salvo que quieras hacerlo realmente (pero es una decisión independiente de la venta de PUTs). Lo cual nos lleva al último punto: los índices PUTWRITE, con sorprendentes resultados.

3. Indices o Estrategias PUTWRITE

En un artículo que escribí hace unos meses (ver más abajo), detallo en qué consisten estas estrategias PUTWRITE. Es algo tan sencillo como vender todos los meses, una PUT que esté tan sólo un 2% OTM. Por ejemplo, si el IBEX está en 10.000 puntos, entonces vendemos una PUT 9.800 de vencimiento el mes que viene. Ingresamos un dinero, y esperamos. Si el IBEX cae por debajo de los 9.800 puntos, vamos a perder dinero. Pero si sube, o cae menos de esos 200 puntos, lo ingresado por la venta de la PUT se convierte en beneficio.

Pase lo que pase al vencimiento (el tercer viernes de cada mes), se repite la estrategia automáticamente, es decir, no se llega a invertir nunca realmente: si hay pérdidas se asumen (por ejemplo, si el IBEX cierra en 9.400 puntos, asumimos los 400 puntos de pérdida),y se renueva automáticamente la estrategia, vendiendo una nueva PUT que está un 2% OTM (por la que podemos ingresar por ejemplo 300 puntos).

Los resultados a medio plazo son sorprendentes (ver mi post: "Un método fácil con opciones que bate ampliamente al mercado y con menos volatilidad"). Esta estrategia ofrece mucha menos volatilidad que el mercado, y genera más rentabilidad durante las fases que no son fuertemente alcistas o bajistas, como ha ocurrido durante muchos años desde 2009. No es por lo tanto una estrategia milagro porque en caso de mercado alcista fuerte, se queda muy atrás, pero sirve para poner de relieve que las PUTs cotizan caras, y la estrategia de venta de PUTs es muy atractiva.

En resumen, las opciones son una excelente herramienta para combinar lo mejor del mundo de la Renta Fija (generar una especie de “dividendo”) y lo mejor de la Renta Variable (la rentabilidad superior que se obtiene a largo plazo). Las opciones son tan versátiles que cada cual puede adaptarlas a su perfil de riesgo vs volatilidad. Y en un mundo de represión financiera, con los tipos de interés al cero, y las bolsas en máximos, las opciones son en mi opinión una excelente alternativa de inversión para casi todo el mundo.

---

El próximo martes 23 de mayo - ¡ QUEDAN 4 DÍAS ! - empieza una nueva edición de mi Curso de Opciones online. Si te interesa descubrir el apasionante mundo de las opciones y todo lo que pueden hacer por tí (cuando las sabes utilizar bien), no lo dudes: apúntate a mi curso. Seguro que te gustará. Consulta aquí el temario y las opiniones de ex-alumnos.

Artículos donde explico qué son las opciones, por qué me encantan y las utilizo como herramienta principal de inversión, y qué podéis esperar de mi curso de opciones:

Aprovecha el potencial de las opciones: te cuento por qué mi curso es diferente y único.

El fabuloso mundo de las opciones: no hay nada igual.

Fecha de caducidad en las opciones: una gran ventaja que no tienen los otros activos.

Venta de PUTs muy OTM: si sale bien, gano poco. Si sale mal, puedo ganar mucho más.

Por qué todo el mundo debería utilizar y tener opciones en cartera.

También puedes repasar el LISTADO COMPLETO de artículos que he publicado sobre opciones.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
tengo una duda respecto del Putwrite, si por ejemplo al 4 mes de vender Put OTM el mercado corrige con fuerza, dices que hay que asumir la pérdida. No es mejor cerrar la posición con una pérdida probablemente más modesta?
20/05/2017 06:59
En respuesta a alfonso aniel quiroga
uy perdona, se me pasó responderte en el momento...
Pues en realidad no. Porque en un índice Putwrite "no piensas": simplemente aplicas una rutina, un automatismo. Ese índice refleja el resultado de esa operativa. Si hubiera subjetividad ya no sería un índice, sino un fondo de inversión...

Y por otro lado, ¿cómo sabes hasta dónde va a caer el mercado? Igual cierras pensando que viene una caída más fuerte, y el mercado rebota antes del vencimiento (para caer otra vez después quizá...). Estás proponiendo una gestión activa, y eso es otra cosa... (no sirve para demostrar nada sobre las opciones, sino para mostrar tu propia gestión...).

Lo interesante del Putwrite es mostrar que no debes tener miedo a esa caída (siempre que no estemos en un entorno abiertamente bajista como 2008). Algún mes saldrá mal, pero a la larga, si lo repites durante 50 meses seguidos, el saldo es positivo... (pero insisto, ¡ ojo con los mercados bajjistas !)

Saludos !
22/05/2017 09:03
En respuesta a J K L M
Es similar en la medida en que tu beneficio es limitado y tu pérdida también. Pero en un bull spread tienes un desembolso inicial (compras CALL 11€ y vendes CALL 12€ por ejemplo), así que si el mercado no se mueve, tendrás una pérdida (el coste de la estrategia). En cambio en un collar, si el mercado no se mueve, no pierdes nada, te quedas como estás.

Por otra parte, si el bull spread está más o menos ATM, es decir, si por ejemplo TEF cotiza a 10€, y tú compras la CALL 10€ y vendes la CALL 11€, imagina que TEF cierra en 10,5€: ganarías con esta estragia 0,5€ menos el coste de la estrategia, mientras que con el Collar ganarías 0,5€ (el coste es cero).

Así que hay cosas en común (pérdida y beneficio limitado) pero una diferencia conceptual de partida. Lo interesante es tener el subyacente, porque se supone que es una empresa que te gusta mucho y en la que confías mucho (por ej Apple).

Saludos !
22/05/2017 09:11
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad