El indicador que alertó del crash de 1929 y la burbuja puntocom vuelve a dar señal de venta

29 de agosto Incluye: SPX 8

El actual mercado alcista es ya el más largo de la historia, un récord que poca gente podría pensar que se iba a alcanzar después de sufrir durante los años 2008 y 2009 una de las crisis financieras más severas de las últimas décadas. Pero a pesar de que la economía estadounidense sigue creciendo a uno de los ritmos más fuertes de los últimos trimestres, no paran de surgir señales de alerta acerca de un posible techo de mercado. Si bien esto no es algo nuevo, ya que señales y alertas de este tipo han venido publicándose desde hace años. Pero las subidas del mercado no duran para siempre, ¿nos estaremos acercando al temido final del ciclo alcista?

En el artículo de hoy, nos hacemos eco de un indicador bastante poco conocido pero que cuenta con un historial de más de 100 años de antigüedad. Tiene un excepcional historial de aciertos a la hora de adelantar los techos de mercado en Estados Unidos. Pero lo que es más importante y nos afecta como inversores: acaba de generar su sexta señal de venta desde el año 1895.

Pero, ¿por qué debería interesarnos prestar atención a otro indicador que señala techo de mercado? En opinión de Mark Hulbert, analista financiero de MarketWatch, porque la mayoría de indicadores con sólidos historiales a largo plazo, como el famoso CAPE (Cyclically Adjusted Price Earnings Ratio), han estado dando señal de venta durante muchos años, lo que ha hecho que la mayoría dejen de prestarle atención e incluso se cuestione si ha perdido su capacidad para pronosticar los futuros retornos de las acciones. El nivel alcanzado por este indicador fue uno de los temas estrella a mediados del año pasado, pero recientemente, y a pesar de que el mercado ha seguido encareciéndose en términos de CAPE, ocupa cada vez menos portadas en los medios especializados.

Pero en línea con la pérdida de capacidad predictiva de ciertos indicadores, conviene recordar las palabras del Robert Shiller en una entrevista concedida a la CNBC a mediados del año pasado, en la que señalaba que los inversores deberían seguir manteniendo acciones en cartera porque el mercado alcista podría continuar durante años y subir un 50% adicional desde aquellos niveles (el S&P 500 cotizaba en el entorno de 2.450 y el CAPE estaba en 29x), algo muy similar a lo que ocurrió en el año 2000, cuando alcanzó ese nivel y después subió un 50% adicional. A día de hoy, podemos afirmar que Shiller acertó en buena medida, ya que el S&P 500 ha continuado su imparable ascenso.

Pero el “indicador sensato de riesgo” (Sound Advice Risk Indicator), en opinión de Hulbert, es diferente. Este indicador es una idea original de Gray Cardiff, autor del boletín Sound Advice desde su creación en el año 1988. ¿En qué consiste este indicador? Tal y como comenta su autor, el indicador mide la relación entre el S&P 500 y el precio medio de una nueva vivienda en Estados Unidos y, por primera vez desde finales de la década de 1990 y por sexta desde 1895, este indicador ha generado una señal de venta para la renta variable. Tal y como vemos en el gráfico inferior, cuando el indicador se sitúa por encima de 2, se genera una señal de venta, algo que ocurrió con anterioridad a principios del siglo XX, justo antes del crash de 1929, en 1937, en 1966 y ahora en 2019.

2f4e4f0a4e1a9743e69681e65efd4885206e5768.(Fuente: MarketWatch)

¿Por qué debemos prestar atención a este indicador en particular?

Mark Hulbert indica que los inversores deben prestar atención al indicador elaborado por Cardiff porque es uno de los pocos asesores que ha batido al mercado bursátil a largo plazo. Durante los últimos 20 años hasta la actualidad, y de acuerdo con los cálculos de Hulbert Financial Digest (herramienta creada por Mark Hulbert y que sirve para medir la rentabilidad de los boletines de inversión teniendo en cuenta aspectos tales como el market timing, las señales de compra y venta proporcionadas en dichos boletines o las comisiones en que incurriría el inversor), la cartera modelo de Cardiff ha superado el rendimiento total del S&P 500 en 2.4 puntos porcentuales anualizados. Y es importante enfatizar que el indicador de Cardiff no se actualiza en retrospectiva para que las señales de venta que proporciona coincidan con los techos del mercado bursátil.

Así, este indicador se ha convertido en una pieza central de su boletín al menos desde principios de la década de 1990, que es cuando Hulbert Financial Digest comenzó a monitorizar su evolución.

El fundamento de este indicador, en palabras del propio Cardiff, es que mide la lucha por el capital” entre las dos principales clases de activos que compiten por el capital en dos de los activos de riesgo más importantes: la renta variable y la vivienda. De este modo, cuando el indicador se sitúa por encima del nivel 2, significa que el mercado de renta variable ha absorbido "una mayor proporción del capital de inversión disponible de los que las condiciones económicas pueden justificar" y, por lo tanto, está en "peligro inminente de caída".

Cardiff apunta que hay que tener presente que este indicador no es una herramienta que nos permita adivinar el techo de mercado a corto plazo, ya que en alguna de las ocasiones en que el indicador se ha situado por encima del nivel de peligro (2.0), las acciones han seguido subiendo durante varios meses o incluso años. Pero, lo que es más importante es que “en todos los casos, después vino un declive importante o crash, que hizo que los precios de las acciones bajarán un 50% o más”. Esto último es lo que pasó por ejemplo la última vez que el indicador generó una señal de venta en el año 1998. El mercado de renta variable no hizo techo en ese momento sino que siguió subiendo hasta marzo del año 2000 revalorizándose en ese período en torno a un 50%. Posteriormente estalló la “burbuja tecnológica”, lo cual se tradujo en caídas del 45-50% para los principales índices bursátiles así como la quiebra de multitud de compañías del sector tecnológico.

Lo que Cardiff indica es que él utiliza este “indicador de riesgo” como forma de identificar los comienzos y los finales de lo que él denomina “super ciclos”, los cuales suelen durar una década o más. El actual “super ciclo”, según Cardiff, comenzó a principios del año 2009, cuando el “indicador de riesgo” alcanzó un mínimo de 0,77. En la actualidad, y con el indicador sobrepasando el nivel 2, en opinión de Cardiff, las acciones tienen un riesgo particularmente elevado mientras que los bienes inmuebles se han vuelto relativamente atractivos.

Los fallos del “indicador de riesgo”

Si bien las señales de venta que ha proporcionado este indicador a lo largo de su vida han sido acertadas (en el sentido de que posteriormente se han producido caídas significativas en los mercados), también ha habido techos de mercado que no han sido detectados con tanta claridad. El ejemplo más claro es la más reciente crisis financiera de los años 2008 y 2009, cuando el indicador no generó una señal de venta en el año 2007 (el indicador se quedó en niveles de 1,6 aproximadamente). Como la mayoría recuerda, posteriormente el mercado sufrió uno de sus episodios bajistas más fuertes que se recuerdan, llegando el S&P 500 a perder un 50% de su valor en apenas año y medio.

¿Por qué no se generó esta señal de venta? Recordemos que el indicador es un cociente entre los precios de las acciones (numerador) y los precios de la vivienda (denominador). Dado que tuvo lugar una burbuja inmobiliaria en la que los precios de los activos inmobiliarios se dispararon (aumento del denominador), el indicador no ascendió a niveles de alerta… cuando toda la economía estaba en modo burbuja, y los activos reflejaban esas condiciones.

Del mismo modo, durante los años 70 el “indicador de riesgo” generó una fuerte señal de compra, manteniéndose el indicador en niveles muy reducidos durante varios años, un período que sin embargo fue negativo para la renta variable estadounidense (más aún si considerarámos la alta inflación de la época), que esencialmente estuvo lateral y durante los años 1973 y 1974 sufrió un mercado bajista de casi un 50%. 

Reflexiones finales

De este modo, nos encontramos ante otro indicador que nos está alertando del peligro potencial que tiene actualmente la renta variable, algo que han venido reflejando otros indicadores en los últimos años (como por ejemplo el CAPE). ¿Significa esto que hemos de vender inmediatamente nuestras posiciones en bolsa ante un inminente desplome de la bolsa? En principio no, porque como apunta el propio autor del indicador, éste sirve para identificar los suelos y los techos de los “super ciclos”. Según él, ahora mismo estaríamos en el techo del “super ciclo” actual, que se inició en marzo del 2009.

Saber que estamos ante un techo en el ciclo económico no implica que los mercados vayan a iniciar la senda bajista de forma inmediata. Como ya hemos analizado, en diversas ocasiones los índices han seguido subiendo durante meses una vez que se ha generado la señal de venta. Además, un indicador que solo depende del sector inmobiliario (por muy importante que éste es) puede tener problemas, como veíamos en el caso de 2008, cuando no sirvió para defenderse contra el gran crash por la burbuja de los precios de la vivienda.

Lo que sí parece sensato desde el punto de vista del inversor particular es ser consciente del punto del ciclo en el que nos encontramos, con un crecimiento económico fuerte pero en desaceleración, con unas valoraciones más que ajustadas en renta variable estadounidense y con una Reserva Federal endureciendo su política monetaria de forma importante. Por ello, y al igual que apunta Hugo Ferrer, es probable que nos encontremos en la parte final del ciclo económico. Puede ser pronto para vender bolsa, pero nunca es tarde para estar alerta.

Otros artículos relacionados publicados por el equipo de inBestia:

Puedes consultar todos los artículos de este blog en el siguiente enlace: aquí

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 8 comentarios
El índice Case-Shiller es el más reputado como medidor del precio de la vivienda en USA, como lo tengo a mano me he entretenido en calcular la relación entre los precios del s&p y la vivienda en las fechas señaladas como señal de venta en el segundo gráfico
1929 6.2
1937 3.4
1965 6.2
2000 16.4
2018 15.3
Independientemente de la escala, las relaciones no coinciden con las del articulo, y por mucho, seguramente en el indicador de Cardiff hay filtros subjetivos,pero entonces estamos hablando de otra cosa
No es la primera vez que ante algún gráfico que hace coincidir la situación de las fechas más señaladas, he calculado con los datos que dispongo y me salen números distintos,
29/08/2018 11:20
En respuesta a Javier Garcia Perez
Bien, el autor del gráfico habrá utilizado otros datos sobre el precio medio de la vivienda para determinar el ratio.

Como todo, es un información que uno puede utilizar si lo considera oportuno o si no, desecharla si considera que no le aporta valor.
29/08/2018 11:23
En respuesta a Jorge Alarcón
Ese es el problema, que hay infinidad de cálculos, índices etc sobre casi todo, en función de lo que nos interese decir podemos escoger los datos de aquí o de allá y sacar las conclusiones que queramos, por eso de forma harto sospechosa todos los indicadores están ahora y también en 2016, 2015, 2013 etc en la misma situación que en los momentos más críticos del pasado
Reconocer que se puede llegar a una conclusión o su contraria en función de adónde queramos llegar es poco serio y muy peligroso usarlo como guía de inversión
Como dije antes el índice Case-Shiller es algo así como el índice oficial sobre la evolución de precios inmobiliarios en USA,
29/08/2018 12:42
Por suerte, tenemos los informes de estos reputados analistas financieros que nos avisan amablemente de que el mercado puede sufrir un crash, algo por lo demás que es inevitable que suceda cada cierto tiempo. Gracias a ello puedo seguir tranquilamente con mis acciones.
29/08/2018 12:07
Tradicionalmente la gente buscaba ganar dinero en los mercados, invirtiendo en ellos, desde la llegada de Internet un porcentaje grande intenta ganar dinero sin arriesgar un euro
Se dedican a crear una fórmula mágica que diga cuando comprar y vender sin riesgo, pero en vez de invertir ellos buscan vendersela a los demás
Para ello cogen cualquier indicador y prueban a aplicar mil filtros hasta que encuentran un resultado que iguala el momento actual con 1929-1987-2000 Y 2007, venden un backtesting maravilloso, pero el backtesting es como los simulacros de incendio de los centros de trabajo, todo el mundo sale tranquilo y ordenado hasta el punto de reunión
Si un día aparece humo, no digo ya llama, la reacción es muy distinta, eso mismo pasa en los mercados, cuando el dinero en peligro es real todo cambia
Yo sólo aceptó consejos de quien se haya hecho millonario en los mercados y siga invertido, aún no he recibido ninguno
29/08/2018 13:34
Lo mismo de siempre otro mágico indicador jeje. ¿Qué ocurriría si el mercado se queda en lateral y el precio de la vivienda se duplica o triplica? que la renta variable no caería y el indicador aquí expuesto bajaría por debajo de 1 indicando compra, pero peligro porque el contexto nos dice nueva burbujón!
29/08/2018 14:24
Jorge:
Me has abierto los ojos sobre estos gráficos que relacionan 2 elementos de comparación, en este caso el S&P 500 y el precio de la vivienda nueva en los EEUU, ya que nunca se me habría ocurrido, reducirlos a una fracción, pero está claro que, al hacerlo de esta manera, quien gobierna la ecuación, es el denominador, xque es quien nos dice de qué tenemos esa fracción, x ej: la 1/2 de una manzana. De modo que, si quien gobierna la fracción, es la burbuja inmobiliaria, lo que podemos tener es un S&P haciendo el ridículo, pues el dinero, se está yendo hacia el ladrillo.
30/08/2018 17:32
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad