¿Son para tí las opciones?

20 de noviembre 0
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de formación, y he trabajado en BBVA (gestora de pensiones y gestión de activos de la... [+ info]
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de... [+ info]
5º en inB
5º en inB

Las opciones son un instrumento de inversión tremendamente versátil. Son la única herramienta que permite ganar dinero estando equivocado (ver mi post sobre Venta de PUTs muy OTM: si sale bien gano poco, si sale mal puedo ganar mucho más). Son también el único instrumento que puede llevar incorporado el stop loss (límite de pérdidas), sin que tengamos que meter otra orden u operación adicional, y que además está protegido frente a gaps (huecos o saltos) en el precio del activo. Son la única herramienta que nos puede hacer ganar dinero si el mercado no se ha movido, o mejor dicho, se ha movido mucho para terminar en el mismo nivel en el que empezó. Y son la única forma que tenemos de sacrificar beneficios futuros a cambio de estar cubiertos frente a caídas, es decir, una “fórmula mágica” que nos permite proteger nuestra cartera a coste cero, simplemente sacrificando una parte de las posibles subidas futuras del mercado. Y todo ello sin mencionar el apalancamiento, que para algunos es un demonio y para otros un ángel, cuando en realidad es sólo una herramienta que podemos (y debemos) usar de vez en cuando con mucho control y sentido común.

Por todo ello, a las opciones les ocurre algo parecido a lo que Henry Ford y Steve Jobs dijeron sobre sus productos (el primer coche y el iPhone respectivamente): que satisfacen necesidades que la gente no demandaba previamente, pero una vez que conocen el producto, lo consideran imprescindible y se preguntan cómo han podido vivir antes sin él. Parece una comparación pretenciosa, pero estoy firmemente convencido de que las opciones pueden ayudar a mucha gente que por motivos diversos, todavía no las han descubierto.

Lo que sigue a continuación es una adaptación actualizada de este artículo que publiqué a finales de 2015. Explico qué es una opción, por qué la clave está en la venta de opciones (y no en la compra), y pongo algunos ejemplos a modo de ilustración. No es, para nada, una descripción exhaustiva del potencial de las opciones, porque eso no cabe en un solo post.

Vayamos por partes. ¿Qué es una opción?

Una opción es un instrumento financiero que da derecho a su poseedor acomprar o vender un determinado activo (acciones, índices, divisas...) a un precio fijo en una fecha futura. Las opciones que dan derecho a comprar se llaman CALL, y las que dan derecho a vender se llaman PUT.

Fíjense en que podemos comprar tanto CALLS como PUTS, y de hecho, la primera utilidad de las opciones es comprar PUTS, es decir, adquirir el derecho a vender acciones a un determinado precio en el futuro, lo cual nos otorga una protección frente a caídas del mercado (es decir, cobertura de cartera). Veamos un ejemplo.

Telefónica (TEF) cotiza a 7€, y quiero blindarme ante un riesgo de desplome. Para ello, compro una PUT de TEF a 7€, y eso me va a costar 1€. Eso sí, sólo estaré cubierto durante los próximos seis meses (porque después la opción habrá vencido, es decir, caduca). Si TEF sube hasta 10€, pues muy bien: es como el seguro del coche, he "perdido" el dinero, pero por lo menos he estado seguro (durante seis meses en este caso). En vez de ganar 3€ por la subida de la acción desde 7€ hasta 10€, he ganado 2€ netos, porque a los 3€ que gano teniendo las acciones les tengo que restar 1€ que me costó la PUT (opción de venta). En cambio, si TEF se hubiera desplomado desde 7€ hasta 4€, yo habría ejercido mi derecho de vender mis acciones de TEF a 7€, librándome así de un desplome del 42% en la cotización de la acción.

Seguramente más de uno está pensando ya en la parte especulativa: ¿Y si he comprado esa PUT sin tener acciones de TEF que cubrir? Pues ganas dinero con la caída del mercado, y además puedes ganar mucho. En nuestro ejemplo, la PUT que me costó 1€, valdría al menos 3€ al caer la acción de 7€ a 4€, lo cual significa que puedo especular directamente con el precio de la opción (en vez de la acción), y lo que compré por 1€ lo vendo por 3€. Multiplico mi inversión por 3, pero ojo, porque si estoy especulando con la opción e invierto mucho capital, tengo que saber que lo puedo perder todo (en caso de que TEF suba y la opción de venta que he comprado venza sin valor). Gráficamente se suele representar con este gráfico, donde vemos lo suculentas que son las opciones, ofreciendo un beneficio ilimitado a cambio de una pérdida limitada:

44b05b48424998a12adfdb716bcd79e2e84d7121

Este ejemplo puede ser revelador para muchos, pero en realidad casi nunca vamos a utilizar las opciones de esta manera, es decir, "compras simples", y en mi curso explicaré en detalle por qué. La frase de "beneficios ilimitados y pérdidas limitadas" es muy bonita, pero esconde una peligrosa trampa en la que los principiantes suelen caer. En realidad, el principal atractivo de las opciones reside en la posibilidad de poder ser "emisor de opciones", es decir, vendedor tanto de CALLs como de PUTs (sin haberlas adquirido previamente). Esta característica es la que las hace brutalmente atractivas y poderosas, y aquí es donde se hace necesario conocerlas en profundidad, porque no son conceptos fáciles ni rápidos de entender, aunque una vez interiorizados, es como si hubiéramos descubierto un nuevo mundo.

La venta de opciones es un secreto a voces: algunos lo habrán oído o leído por ahí, pero muy poca gente alcanza a entender por qué es tan importante, ni dónde están los riesgos y las oportunidades (hay que conocer bien las dos caras). Para operar bien con opciones hace falta comprender a fondo qué factores determinan su precio (tanto actual como futuro), cómo se pueden construir estrategias mixtas, y cómo combinar todo esto con un escenario de mercado bien razonado.

Siguiendo con el ejemplo anterior, ¿qué pasa si en vez de COMPRAR la PUT de Telefónica, la VENDO? A más de uno le estará dando un corto circuito en el cerebro. Piensen despacio, pero por favor, piensen bien. Repito: VENDO una PUT, es decir, VENDO UNA OPCIÓN DE VENTA. Es decir, desarrollo una estrategia ALCISTA. Con el ejemplo lo verán mejor.

Telefónica cotiza a 7€. Si yo le vendo a César una PUT 7€ por 1€, César ejercerá ese derecho que tiene de vender, siempre que Telefónica esté por debajo de 7€. Al ejercer César su derecho de vender, me obliga a mí a comprar. Si César ejerce su derecho, yo tengo la obligación de atender su petición. Por lo tanto, si TEF cae por debajo de 7€, yo estaré obligado a comprar acciones de TEF a 7€.

En cambio si TEF sube, da igual que suba hasta 7,01€ o hasta 15€, César nunca ejercerá su derecho a vender TEF a 7€, porque preferirá vender sus acciones en el mercado a un precio superior. Consecuencia: el 1€ que he ingresado al vender la PUT, me lo quedo íntegramente. He actuado como si fuera una compañía aseguradora: le he cubierto un riesgo a César, que para él era peligroso, y por ello he cobrado una prima. Y al igual que con el seguro del coche, esa cobertura tiene un período de validez.

En el curso hablaré de todo esto mucho más en detalle. La cuestión fundamental es que la rentabilidad que se puede obtener vendiendo opciones es realmente sorprendente. A este respecto os recomiendo especialmente este post: Los espectaculares resultados de las estrategias PutWrite, donde analizo los resultados del índice Eurostoxx PutWrite comparado con el propio Euro Stoxx 50. El mercado ofrece unas primas generosas, porque el miedo es una emoción muy fuerte. La clave de todo esto es saber determinar cuándo ese miedo es exagerado (e incluso infundado) y se traduce en primas a ingresar con una excelente relación riesgo/recompensa, que nos permita desarrollar una estrategia consistentemente ganadora en el tiempo.

Y para completar el razonamiento, os pongo un gráfico de Telefónica (ajustado por dividendos) en velas mensuales para ilustrar la base filosófica que hay detrás de la "venta de valor temporal", y que se podría resumir en "vender humo", es decir, vender la ilusión de la vida, la ilusión del movimiento y el cambio, que en la mayoría de las veces es eso, puro humo. ¿Cuántas veces ha estado TEF entre 8 y 10€ en los últimos diez años? Vender opciones (tanto de venta como de compra) en ese rango de precios habría sido un negocio redondo durante estos años, ingresando año tras año mientras en realidad "no ha pasado nada" en el mercado. Esa es la idea clave, aunque insisto en que no es tan fácil como parece, y es necesario elegir bien las acciones -o mejor todavía, los índices- con los que trabajar, y los momentos (el timing) para operar.

muTLm7hU6pDyi3hGjjufnQ3codX20ymZt3dY4clcy4NYygPAlFWHhdm50uyCPRyhIpLkt5IbVK0Yb34u6Joaw4QWDzST9JINmsO1weaDGDn13YR25LNYcDP23AfObZAH7pg9ImcG

Un ejemplo actual: RENAULT cotiza ahora mismo a 57,50€ y acumula una caída del 42% desde los máximos anuales. La PUT 55€ que vence el 21-dic (dentro de 30 días) se puede vender por 1,22€. Echen números: si durante los próximos 30 días Renault “no se mueve”, o mejor dicho, “se mueve mucho pero para no ir a ningún lado”, el que vende esta PUT obtendría una rentabilidad del 2,22% en 30 días, y si extrapolamos este dato en términos anuales, hablamos de una rentabilidad del 26,12% en un año. Este es el poder de "derretimiento" de las opciones, es lo que se conoce como valor temporal de las opciones, y supone una enorme oportunidad (y cuidado, también trampa), que podemos aprovechar en momentos puntuales y de forma muy controlada. Para ello tenemos que dominar los entresijos de las opciones sí o sí. -Nota adicional: ¿qué pasa si Renault sigue cayendo? Lo peor que puede pasar es que nos veamos obligados a invertir en Renault a ese precio, 55€. Si le restamos el 1,22€ ingresados, significa que nuestro precio neto de compra serían 53,78€. Este sería el peor escenario posible: tener acciones de Renault compradas a 53,78€-.

En este ejemplo simple hemos visto el impacto del paso del tiempo, pero eso no significa que sólo debamos vender opciones simples, sin más. El dinero ingresado por la venta de una opción se puede invertir en la compra de opciones, potenciando así el impacto de rentabilidad en nuestra cartera. También es importante destacar que la venta de PUTs se debe hacer OTM (fuera de dinero), es decir, con precio de ejercicio inferior al precio actual de mercado, y personalmente prefiero hacerlo sobre grandes índices (como el Euro Stoxx 50) donde el riesgo de eventos “extremos” está más controlado. A cambio de eso, la rentabilidad también es notablemente inferior, pero a largo plazo considero que es una estrategia más robusta e interesante. Se da la extraordinaria paradoja de que la venta de PUTs es una estrategia defensiva cuando aparentemente es peligrosa, y a priori todo el mundo piensa que vender PUTs tiene mucho riesgo. El objetivo del curso es explicar todo esto en detalle para que los alumnos lo integren a fondo.

Por supuesto también podemos limitar las pérdidas en estrategias de ventas de opciones haciendo lo que se conoce como "spreads", y que consiste simplemente en vender y comprar simultáneamente dos opciones (PUTs en nuestro ejemplo), dando siempre más protagonismo a la opción más cara (por la que ingresaremos más dinero). De esta forma se reduce el beneficio pero también se acota el riesgo potencial. Veremos que casi no hay límites en el mundo de las opciones, y podemos construirnos estrategias totalmente personalizadas a nuestras necesidades de riesgo y beneficio, y en base a nuestro escenario de mercado.

El objetivo del curso es interiorizar bien los conceptos y mostrar una serie de estrategias mixtas para explotar diversos entornos de mercado, y adaptarnos a las necesidades de cada cual. Comprendiendo bien el impacto del valor temporal y cómo protegernos de los peligros de vender opciones, tendremos toda la base necesaria para utilizar las opciones en nuestro beneficio, tanto para potenciar la rentabilidad de nuestra cartera, como para cubrirla en determinadas circunstancias de riesgo, e incluso construir una cartera basada en opciones, es decir, hacer de las opciones nuestra herramienta principal de inversión. De una forma u otra, considero que no utilizar opciones es dejar pasar una oportunidad sencilla de mejorar el ratio riesgo/rentabilidad de nuestra operativa.

La próxima semana empieza mi CURSO DE OPCIONES online (sexta edición). Si te interesa,consulta aquí el temario y el horario, y apúntate ya. Es la última edición a este precio, porque en 2019 subiremos el precio 100€.

Más sobre opciones:

Fecha de caducidad en las opciones: una gran ventaja que no tienen otros activos.

Las opciones son como las armas (y recogida de beneficios en BMW y operativa DAX)

Hay que poner números al peor escenario

Servicio de Estrategias y Cartera de opciones: si estás interesado en la operativa con opciones, tanto a nivel especulativo como a nivel de cobertura de carteras de acciones y fondos, puedes consultar aquí la descripción del servicio o plantearme cualquier duda que tengas.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad