Las emociones mueven el mundo. Una reflexión práctica tras el pánico de dic-2018

13 de febrero 17
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de formación, y he trabajado en BBVA (gestora de pensiones y gestión de activos de la... [+ info]
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de... [+ info]
3º en inB
3º en inB

Desde la revolución francesa y el iluminismo, desde las revoluciones científicas e industriales de estos últimos siglos, se ha instalado en nuestras sociedades occidentales la idea de que el ser humano es racional. Tales son los estragos de esta creencia que toda la economía y las finanzas del s.XX han estado basadas en esa racionalidad del ser humano, dando por hecho que tomamos decisiones lógicas y racionales que van en nuestro beneficio. Todo el capitalismo está basado en la creencia de que como individuos buscamos maximizar nuestro bienestar y nuestra felicidad con decisiones racionales, y que ese egoísmo individual es lo que beneficia al grupo.

En el futuro, dentro de varios siglos o quizá milenios (si llegamos), imagino que nuestros descendientes serán capaces de explicar cómo personas supuestamente superiores han podido basar extensas teorías “científicas” sobre algo tan evidentemente falso. Es cómico pensar que se han atribuído premios nobel y se han basado políticas económicas sobre este supuesto tan ridículo. En cuanto a los mercados financieros, para mí es un misterio inexplicable que la teoría según la cual los mercados son “eficientes” haya podido no solo tener un mínimo eco, sino imponerse como el paradigma de los últimos 50 años. Es un claro ejemplo del hombre (ser humano) que se toma demasiado en serio a sí mismo...

Es a todas luces evidente que el ser humano es tremendamente irracional. ¿Cómo iba un ser racional a montar dos guerras mundiales y aniquilar a más de 100 millones de seres humanos en nombre de teorías o principios tan estúpidos como la superioridad racial? La irracionalidad es la norma, no la excepción. Las pasiones mueven el mundo, ya sea política, economía o deportes. Y la bolsa no es una excepción. Las emociones mueven los mercados, y el que no lo tenga claro, está condenado a vivir una y otra vez situaciones “inexplicables y sorprendentes, incluso absurdas”.

Somos capaces de razonar, pero esa capacidad de raciocinio está totalmente prostituida al servicio de las emociones, las pasiones, los prejuicios, las ideologías, los miedos, etc. A la razón se le puede hacer decir cualquier tontería, y de hecho, es precisamente ese sometimiento de la razón al sentimiento el que explica las guerras y otras miles de barbaridades que el ser humano ha cometido y sigue cometiendo hoy día. Recuerden estas sabias palabras de Einstein, que a buen seguro no dijo a la ligera:

“Hay dos cosas infinitas en este mundo: el universo y la estupidez humana. Y de lo primero no estoy seguro”.

La facilidad con la que el ser humano se “extravía” es pasmosa. Seguramente, es precisamente su gran capacidad de raciocinio la que “le pierde”. Razonar es un arma muy poderosa, y la utilizamos casi siempre para justificar y vez de para buscar. Es decir, ya sabemos lo que queremos, lo que deseamos, ya sabemos a dónde queremos llegar. La razón es lo que usamos para justificar ese resultado final o esas decisiones tomadas. La razón es por tanto una herramienta, y el uso que el ser humano hace de esa herramienta es con gran frecuencia bastante deficiente. La inmensa mayoría de razonamientos que se hacen y escuchan a diario, son parciales y sesgados, y un análisis más exhaustivo pondría rápidamente de manifiesto inconsistencias e incoherencias. Pero eso llevaría mucho tiempo...y mucha energía, porque cada objeción sería rebatida para "defender" la tesis inicial.

Todo esto en bolsa, tiene hondas consecuencias. Porque la objetividad pura no existe. Todos estamos contaminados en mayor o menor medida, aunque hay una gran diferencia entre ser consciente de esa tendencia innata e inevitable a “autoengañarnos”, y no ser consciente de esa realidad. Ahí radica la clave: ser consciente, poner los medios y luchar por la mayor transparencia y objetividad posible en nuestros razonamientos, o dejarse llevar por las emociones sin freno.

Psicología de masas.

Los mercados financieros, como lugar de confluencia de millones de personas, reflejan la psicología de masas de la que habló Gustave Lebon en su libro “Psicología de masas”, un libro de lectura obligada. Dice Lebon que el ser humano, cuando se siente parte integrante de una masa, es pura emoción. Las masas no tienen racionalidad. Se dejan llevar y pierden toda noción de autocrítica y pensamiento independiente. Se imponen las ideas más sencillas y gráficas, que se pueden expresar mediante imágenes simples e impactantes.

En este artículo de hace unos años, Hugo Ferrer nos habló de Edson Gould, bautizado como “el mejor analista de la historia”. Gould estuvo muchos años estudiando los mercados bajo diversos ángulos. Como dice Hugo en su artículo: “Se volvió obseso con la idea de descubrir el factor clave que movía la bolsa, más allá de las políticas monetarias o de las condiciones económicas del momento.” Parece que esa búsqueda dio sus frutos cuando encontró el libro de Gustave Lebon, “Psicología de masas”, que Lebon había publicado unas pocas décadas antes, en el año 1898. Gould descubrió entonces que el secreto de la bolsa es la psicología de masas, es decir, las emociones, el sentimiento. Gracias a eso, se puede decir que durante décadas “clavó” sus predicciones, lo cual no deja de ser igualmente sorprendente y misterioso. Pero me quedo con la idea principal, expresada por el propio Gould: la clave de los mercados son las emociones (lo que se viene a llamar el “Sentimiento de mercado”).

Lo que mueve la bolsa son por lo tanto las emociones. Pero la lógica, una vez más, no es la que parece: no se trata de comprar cuando haya optimismo y vender cuando haya pesimismo. Ni siquiera se trata de anticiparse y comprar cuando “preveamos” que va a haber optimismo, y vender cuando “preveamos” que va a haber pesimismo. La lógica es en realidad mucho más aplastante:  cuando el sentimiento generalizado es -o ha sido- de miedo y pesimismo, y eso dura varias semanas o meses, y se marcan niveles récord, ¿qué tiene sentido que ocurra después? Piensen en algo muy básico, que los analistas técnicos llevamos innato: el precio sube cuando hay más presión compradora y cae cuando hay más presión vendedora. Por lo tanto, cuando el pesimismo es -o ha sido- extremo, la interpretación correcta es que “la presión vendedora está detrás nuestra, no delante”. Y al revés con el optimismo: cuando existe euforia, la presión compradora queda detrás nuestra, y salvo que llegue “savia nueva”, el mercado tendrá difícil seguir subiendo puesto que la presión compradora máxima ya se alcanzó.

En mi post del pasado 7 de enero estuve repasando las lecturas extremas de pesimismo que se habían alcanzado en diciembre de 2018, que se suelen ver en suelos de largo plazo, momentos en los que el mercado lleva cayendo meses, incluso años y acumula caídas superiores al 40% desde máximos. Lo extraordinario es que esta vez se alcanzaron esas cotas de pesimismo en menos de 3 meses después de marcar máximos históricos (en septiembre) y a una distancia del 20% de máximos. En ese post repasé diversos indicadores y lecturas extremas. Pero quizá la mejor forma de observar ese enorme pesimismo de diciembre es fijarnos en los FLUJOS de fondos y ETFs, es decir, las entradas y salidas de dinero (liquidez) de los fondos y ETFs, que alcanzaron cotas brutales durante este breve e intenso periodo. El siguiente gráfico es demoledor.

9j37gVPhWKm5fCPvHWPJKmeTObOJCy62p5OfOPBdeY3WmAv3z8yq3dszCj5Z1RwRQU_lTl7QWg3nQFq8XO-8XIaM5Udae48p7dIkm-iuF7G_5osBtlDiPIWbX8aA14RYXNmpYSHx

Fuente.

La línea roja en el panel inferior muestra las salidas de flujos en fondos y ETFs de acciones (suma acumulada de las 4 semanas anteriores), según Lipper. Llama la atención igualmente el pico de entradas en enero de 2018, un año en el que habremos vistos extremos récord en las dos direcciones. ¿Significa esto que los inversores están actuando cada vez más “en masa”? Tendría sentido en la medida en que la gestión pasiva no para de ganarle terreno a la gestión activa. Recordemos que la gestión pasiva en realidad no existe. La gente compra fondos o ETFs que replican índices (gestión pasiva), pero los venden cuando van mal, igual que hacían antes con los fondos “activos” en general.

Como digo, en diciembre de 2018 vimos cotas de pesimismo extremo que normalmente se ven en fases finales de ciclo bajista. Es para mí la “anomalía” más llamativa y sorprendente de estos últimos años. ¿Qué está pasando en el mercado para ver algo así? Es algo así como si de repente tuviéramos temperaturas bajo cero en verano…

En el siguiente gráfico vemos las salidas de flujos de acciones y bonos combinadas, que alcanzaron en diciembre de 2018 niveles similares a los del suelo de 2008. Increíble.

6MeQl3n7RCPma4NZEOjUZ7KDap1wxIDyCE3qozeFReATeFFm93OSy1naq0j36EJTOy98eH1QZkp1d15fjOWd3kIINPaJXjTv4W5196hbKK7irNavHqiY_9zrKEMG98cG1OlJ5jB9

Fuente.  

Pensemos de nuevo con lógica: después de que “todo el mundo” haya vendido, ¿es más lógico pensar que el mercado se va a desplomar o que va a subir? Sea o no sea acertado el motivo por el que los inversores han vendido en masa, lo cierto es que si “la masa de los inversores” ha estado vendiendo, ¿quién queda por vender para seguir empujando los precios hacia abajo? Piensen que hablamos de índices (no de acciones concretas). Una empresa en problemas serios puede quebrar. Pero la bolsa, en su conjunto, no.

Sentimiento, macro y fundamentales.

A largo plazo, los fundamentales macro (la economía global) y micro (las empresas en particular) son los que mandan. La bolsa sube si empresas y economía crecen y generan riqueza. Pero en horizontes de tiempo menores, la bolsa puede tener comportamientos muy dispares, a veces incluso opuestos a la macro y la micro. Y cuando digo “horizontes de tiempo menores” estoy pensando en meses, un año, e incluso hasta dos años.

En el escenario actual, después de haber marcado cotas de pesimismo muy similares a los vistos en los grandes suelos de largo plazo de 2003 y 2009, es perfectamente razonable pensar que la bolsa pueda subir un 30% sin que acompañe un flujo de noticias especialmente positivas, ni a nivel macro ni a nivel micro, porque lo que empuja ahora el mercado es la ausencia de vendedores y las prisas por recomprar de bajistas y antiguos vendedores arrepentidos. Como dije en mi último vídeo de youtube, son fases especulativas que desconciertan a la comunidad inversora y que pueden ser muy suculentas, y vale la pena acompañarlas en mayor o menor medida.

Dos tipos de “error”: 1- la bolsa cae y estoy dentro (“pierdo” dinero), o 2- la bolsa sube y estoy fuera (dejo de ganar). ¿Cuál es más grave?

¿Queda todavía recorrido alcista? No lo sé, no tengo bola de cristal, pero en realidad esa pregunta no me parece que sea una buena pregunta, puesto que en realidad nadie conoce el futuro. La pregunta que todo inversor debe hacerse en todo momento es: ¿qué error sería “menos grave” ahora mismo y cuál estoy dispuesto a asumir? Los errores son básicamente dos:

1- comprar y que el mercado caiga (me podré recuperar si más adelante sube),

2- no comprar y que el mercado suba (me podré recuperar si más adelante cae, y vuelve al nivel actual o por debajo).

Es decir, el error de tipo 1 implica perder, y el error de tipo 2 implica dejar de ganar. La mayoría de la gente dirá que es mejor dejar de ganar. Es la respuesta fácil y evidente. Pero si nos consideramos inversores, dejar de ganar puede llegar a ser mucho más grave que perder. "Dejar de ganar" es un error que puede convertirse en definitivo, mientras que "perder" es un error que con el tiempo, posiblemente tenga solución.

En bolsa, a largo plazo, es mucho peor “dejar de ganar”, que “perder”.

Cuando decides que quieres invertir en bolsa a largo plazo, significa que quieres beneficiarte de la expansión y desarrollo económico. Por lo tanto, tu posición “por defecto” es estar invertido. Intentar ser “muy listo” y librarte de caídas de corto plazo o recortes más importantes es un riesgo del tipo “dejar de ganar” pero que en realidad es PERDER, porque es dinero que no tendrás para afrontar futuras caídas, dinero con el que en realidad “contabas” en tu plan de largo plazo cuando “diste por hecho” que por lo menos sacarías ese 7-8% que ofrece la bolsa de media anual.

Todo lo que dejas de ganar, es rentabilidad que dejas de ingresar en un mercado que sabes que es alcista a largo plazo, y sabes que estás aquí para ganar al alza. Por eso, insisto a menudo que en contra de lo que parece -y este es uno de los secretos peor comprendidos por los inversores-, el “riesgo alcista” es muchísimo peor que el riesgo bajista. Por riesgo alcista se entiende tanto el riesgo de estar fuera del mercado como el riesgo de estar corto (todavía más imperdonable) y que el mercado se ponga a subir fuerte. Los inversores que se han perdido tramos alcistas significativos son inversores que difícilmente podrán batir al mercado a largo plazo, porque además existe una realidad muy simple: el que intenta “librarse” de caídas y recortes de corto plazo, no lo va a intentar una sola vez. Esto no es un juego que haces “una vez y ya está”. Intentar evitar grandes caídas es algo que engancha, y por lo tanto es muy probable que esa "filosofía de inversión" termine dejándote fuera del mercado en las mejores fases alcistas.

Otra forma de verlo: cuando inviertes en índices a largo plazo (que es de lo que hablo aquí), si te bajas del tren y el tren sigue su marcha, corres el riesgo de no poder volver a subirte ya (o hacerlo en muchas peores condiciones). O sea, tu plan inicial era acompañar el tren de largo plazo, y resulta que en un momento dado te has bajado del tren y ya no sabes cómo volver a subirte. Y este es el error que realmente es imperdonable. En su día decidiste jugar a un juego: invertir en empresas a largo plazo, y resulta que por miedo o desconfianza, a la primera de cambio ya no estás jugando…

En cambio, si decides quedarte en el tren, y llega una corrección fuerte (caída del 20-30% por ejemplo), sabes que tarde o temprano el tren reanudará su marcha, por lo que es un “error” subsanable (aunque en realidad ni siquiera es un error…). Si estás dentro y “te comes” una corrección o caída fuerte, el factor tiempo está a tu favor. Si estás fuera y el mercado da un salto al alza sin tí, el factor tiempo lo tienes en contra. Y recuerda: las bolsas, igual que la vida, no son lineales y a menudo se mueven “a saltos” (y no solo a la baja, también al alza, aunque de nuevo esta es una realidad ignorada por la mayoría de los inversores, que solo guardan en la memoria esas caídas que pasaron a la historia). Como dije en este post de hace unos meses, el riesgo de perderse alguna(s) de las diez mejores sesiones del año es altísimo.

Conclusión.

Las emociones son clave, en bolsa y en la vida. Son los ciclos de pánico y euforia los que explican realmente los movimientos de la bolsa. En diciembre de 2018 hemos visto un pico de pánico relevante, y lo normal después de un pico de pesimismo de este tipo, es que el mercado suba fuerte después. Es pura lógica: tras ventas masivas, el mercado ofrece poco potencial bajista remanente, y mucho potencial alcista a poco que el flujo de datos y noticias sea relativamente neutro. Sabiendo esto, ¿estamos dispuestos a asumir el riesgo alcista, permaneciendo fuera del mercado, a cambio de protegernos del riesgo bajista? Esta es la pregunta que cada cual debe hacerse.

En mi opinión, a pesar de que probablemente estemos en la fase final de ciclo, sería un error estar fuera del mercado (y peor, tener posiciones bajistas). No sé si el mercado subirá, y si en caso de hacerlo, no veremos primero alguna recaída en forma de susto de corto plazo. Me cuesta imaginar una vuelta a mínimos, y considero que cualquier recorte es oportunidad de entrar. Mi escenario principal es que en cualquier caso el riesgo bajista se ha reducido grandemente y el suelo de diciembre es fuerte e importante bajo la perspectiva del largo plazo. Sobre ese escenario trabajaremos nuestras estrategias y movimientos tácticos de corto plazo.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 17 comentarios
antiguo usuario
Parece una invitación muy sutil y seguramente nada interesada a entrar con el objetivo de qué el largo plazo siempre gana dinero. Artículos optimistas son muy buenos y qué quieres que te diga yo corto desde ayer aunque la trampa está clarísima. Llega la hora de la verdad
13/02/2019 21:28
En respuesta a fran valderrama
Recuerda que también vengo comentando que probablemente hemos entrado en la fase final de ciclo, que implica alguna corrección mayor de aquí a 12-36 meses. No se trata de ser optimista ingenuo sino como digo, de ser lo más objetivo posible, con los datos históricos en la mano y teniendo en cuenta los indicadores ahora mismo.
Tus cortos pueden resultar acertados en operativa de corto plazo. Un recorte podría llegar en cualquier momento. A priori sería oportunidad de entrar o reforzar. Veremos ;)
Saludos!
13/02/2019 21:44
antiguo usuario
De todas formas todo se reduce a lo de siempre puede subir o puede bajar la cuestión es estar del lado correcto
13/02/2019 22:05
A mi el primer gráfico de flujos más bien invita al pesimismo. El principio de todo mercado bajista -la primera caída verdadera de magnitud- comienza con una fuerte salida de dinero...luego viene el rebote y continua el mercado bajista.

De hecho, prácticamente en 2000-1 y 2008 se batieron récords. En su día, como ahora eran récords porque este es un valor nominal que ha crecido con el tiempo porque hay más volumen.
13/02/2019 22:12
antiguo usuario
En respuesta a Hugo Ferrer
Yo lo veo igual de hecho en el suelo del rebote me puse largo y tenía que haberme quedado tranquilito 5 semanas por lo menos y así son las cosas

Ahora toca después de tantas semanas al menos intentar ponerse corto pero esto del yonki te cambia las cosas de un día para otro con una manipulación que es ya hilarante.
13/02/2019 22:18
antiguo usuario
En respuesta a Hugo Ferrer
El yonki con su manguerazo también interviene la macroeconomía, además de los mercados financieros, las divisas, los tipos de interés y lo que les de la gana. El pseudocapitalismo que interviene controla todo y distorsiona hipertrofiando los mercados.
13/02/2019 23:26
En respuesta a Hugo Ferrer
Cierto, son valores nominales, destinados a ser batidos en cada ciclo. Aunque en 2008 no se batió el record de 2000, y en 2015, 2016 y 2017 se marcaron niveles extremos similares, y la tendencia continuó.
En cualquier caso, el récord de 2018, prácticamente el triple que lo anterior, me parece exageradísimo. A medio-largo plazo, el ciclo se agota probablemente...pero el rebote que podría haber entre medias, podría implicar nuevos máximos históricos. Ya hemos tenido un primer rebote vertical, mal llamado « vuelta en V », porque una vuelta en V es una pauta de suelo y cambio de tendencia, y por lo tanto no puede ser que esa figura tenga una amplitud de más del 50% de la tendencia bajista que pretende girar... Después de este primer rebote, podría venir una recaída (¿retroceso Fibo 38% del rebote?) y después una segunda pata alcista, para configurar una onda B (que se descompone en 3 sub-ondas). En esa segunda pata alcista, se marcaría un nuevo máximo histórico, que se confundiría con una reanudación de tendencia cuando en realidad formaría parte de una gran estructura de techo...
A veces me pongo a imaginar demasiado jeje ;)
Saludos !
14/02/2019 08:14
Buen artículo. Dices muchas cosas en las que en buena parte estoy de acuerdo y además me parecen importantes.
La apuesta q haces sobre q meterse en el rebote tarde a riesgo de comerse un mercado bajista es mejor q no operar hasta esperar más oportunidades es polémica. Contradice una de las “leyes” de la inversión , con 3 normas que dicen q la norma 1 es no perder dinero. La segunda es no perder dinero. Y la tercera ídem.
Pero bueno, se puede debatir los detalles.
Sobre las nuevas reacciones tan extremas que vemos en el mercado me parece interesante xq estamos empezando a vivir una era mixta de inversión robots/personas. Y como dices, puede verse nevar en verano. El resultado de un Trading de masas combinado con los algoritmos de ordenadores nadie lo sabe y hasta ahora no se había dado. Y cada día evolucionará más . Por lo que puede que las referencias históricas de patrones de comportamiento del mercado dejen de ser tan fiables ...
En resumen , muchas cosas interesantes has expuesto.
Gracias!!
13/02/2019 23:02
En respuesta a Reina Hortensia
Interesantes reflexiones ! Totalmente de acuerdo en que se debate y se rebate jeje. Te diría que « no perder dinero » hace referencia a « perderlo de forma definitiva », es decir, no cometer grandes errores « sin solución ». En cuanto al tema de los robots, creo que no es tan grave ni incierto como dicen. Detrás de robots hay personas que los programan, según unas pautas bien claras. Unos robots apostarán a una cosa, y otros a otra. No creo que eso modifique la esencia de los mercados, que seguirán reflejando la psicología de masas. Hay una tendencia a pensar que al ser robots nos superan, que no tendrán sesgos, etc. De nuevo, se podría debatir mucho. Mi opinión es que es una moda, un tema comercial, pero no va a suponer ninguna revolución. Es una ilusión más de « cambio », de « nuevos tiempos », « nueva era », etc.
Saludos y gracias por la aportación !
14/02/2019 08:19
De todas formas el largo plazo es algo del pasado y siempre está por ver ...jajaja
Mientras tanto te va quedando menos en este mundo,jajaja
El IBEX está como hace 20 años .. si invertiste a con 30 años ahora con 50 estás igual o palmando ,a pero están los dividendos que hay que restar lo de Hacienda, y luego está la ponderación de la cartera puede pasar que estés perdiendo de largo respecto al índice y ni siquiera el dividendo después de impuestos ganes,
Te encuentras con una cartera que con las acciones pierdes pero que pagas impuestos... jajaja
En realidad te lo dan y te lo quitan o lo peor te lo quitan y como ya no hay no te lo dan ,jajaja
Es todo una ilusión yo diría que piramidal , y que 2 más 2 nadie lo sabe ,
Todos son presos del sentido común y de la racionalidad,jajaja
pero en el mundo de la avaricia se acude con sentido común ? o es en realidad una tapadera o un parecer inteligente, porque en este universo parece que hay que parecerlo ...jajaja
14/02/2019 06:53
En respuesta a Pepe Mary
Hay que aportar sabiduría en un mundo de locos, y no dejarse llevar por la avaricia y otros pecados capitales ;)
Sabiduría es también invertir globalmente, no solo en el Ibex o en España en general, porque eso es acotarse mucho. En última instancia, invertir es participar en el proceso de creación de riqueza, de progreso y desarrollo de la humanidad. Por eso, invertir en el s.XXI debe implicar necesariamente tener participaciones en empresas de internet, en las FANG, en Biotech, robótica, etc. La forma más simple y segura de tener esa exposición es usar grandes índices como el SP500, el Nasdaq, o incluso el MSCI World, donde desde hace poco están incluidas las empresas chinas. Posiblemente el futuro Tech ya no estará tan centrado en EEUU y Asia tendrá cada vez mayor protagonismo.

Por otra parte, invertir según la filosofía Value es comprar empresas infravaloradas. Eso también se puede hacer, y ahí importa menos que sea España o Irlanda, siempre que realmente compres activos con valor a precios de saldo...

Saludos !
14/02/2019 08:24
Ya! pero yo soy una rata y la inteligencia y la sabiduría ... pues eso...jajaja
Se monta una empresa entran los inversores y luego entran inversores a los que le venden el papel y estos tienen que pensar que están contribuyendo a la creación de la riqueza y del progreso ...
Pero la riqueza se lo llevan los primeros los otros tienen que pagar un precio por contribuir al progreso y a la riqueza,jaja
14/02/2019 08:50
Mientras los bancos centrales impriman moneda y la dediquen a comprar activos, no sirve ningún análisis. Estamos en un mercado intervenido. Creo que lo único que hay que estudiar es en que puede acabar esto y como debemos actuar. Si alguien lo sabe, creo que daría para un artículo y un debate muy interesante.
Saludos
14/02/2019 09:54
En respuesta a Manolo G J
El que esté intervenido es magnífico es más fácil ,yo siempre digo que está manipulado porque no se nos puede dejar al libre albredio somos masa y nos tienen que reconducir ,
Por ejemplo el último mínimo que coincide con todos los índices del mundo,es manipulación y ese es clave, la perdida de ese mínimo es a nivel mundial y por lo tanto relevante y ya sabemos dónde está el manipulador ,si vuelve a ese nivel y el manipulador se retira pues otro tramo bajista...
Ese apoyo del manipulador va soltando el papel al alza...
Y si no existiera el manipulador o el intervencionista que más dà ,jajajsja
14/02/2019 10:13
Creo que es muy sabio el artículo de Nicolas, más allá de lo que pueda ocurrir en próximos meses. Es una reflexión hacia nuestra vida como inversores sin ceñirse al resultado de una única operación, ni de las próximas 5. Esto es una carrera de fondo.

Buen artículo, Nicolas.
14/02/2019 16:28
En respuesta a Alberto Garcia Merino
Gracias Alberto. Totalmente de acuerdo con lo que dices, esa era la esencia de lo que quería transmitir, más allá de que en este preciso instante se produzca un semi-retest a mínimos, una pequeña consolidación de corto plazo, o un nuevo tirón al alza. ;)
Saludos !
14/02/2019 17:55
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad