El enorme I+D de Amazon es un cajón de sastre que incluye gastos corrientes y los medios exageran su significado

26 de junio, 2018 Incluye: AAPLGOOGAMZN 4
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la historia del pensamiento económico y los ciclos... [+ info]
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en... [+ info]
12º en inB
12º en inB

Amazon ha sido una compañía de éxito en las últimas décadas, principalmente en la industria del software (Amazon Web Services) y en la distribución online, no hay dudas. Nunca tuvo necesidades de capital estratosféricas para hacer crecer su negocio, al menos en relación a los ingresos que iba logrando. En los años en los que produjo pérdidas, se trataba de cantidades asumibles para un negocio con elevadas economías de escala y que estaba invirtiendo en proyectos importantes.

Desde hace años me he fijado que la cobertura de Amazon en los medios es algo diferente a la de otras compañías como Alphabet o Apple, las cuales tienen importancia pero cuyas decisiones y proyectos no suelen ser adulados por la opinión periodística. Sin embargo, con Amazon todo es “la gran amenaza al resto de empresas”, “va a destrozar la competencia en este nuevo sector” o “se va a comer el mundo”.

Para opiniones los colores claro está, pero cuando se trata de datos objetivos se ve cómo se exagera y tergiversa todo lo que rodea a Amazon. Varios medios financieros señalaron recientemente que ‘Amazon ya invierte en I+D más que España’ o ‘que invierte en I+D el doble que Apple’, por supuesto ‘Amazon lidera el ranking de inversión en innovación’. Dos cualidades que se consideran virtudes por mucha gente están en estos titulares: tamaño (lo grande impresiona) e innovación (lo nuevo es siempre bueno).

Viendo las cifras de las noticias, enseguida se observa que han trasladado la partida de gasto ‘Technology and Content’ de la cuenta de resultados, que se traduciría por ‘Tecnología y Contenido’. Curiosamente, esta notación es diferente a la que utilizan la mayoría de compañías cuando hablan de I+D, que en inglés suele aparecer como ‘Research and Development’ o ‘Product Development’. Y si nos vamos a la nota explicativa de este apartado en el informe anual de Amazon se entiende bien por qué la notación de Amazon es algo más genérica y menciona la palabra ‘Contenido’:

Technology and content costs include payroll and related expenses for employees involved in the research and development of new and existing products and services, development, design, and maintenance of our websites, curation and display of products and services made available on our websites, and infrastructure costs. Infrastructure costs include servers, networking equipment, and data center related depreciation, rent, utilities, and other expenses necessary to support AWS, as well as these and other efforts. Collectively, these costs reflect the investments we make in order to offer a wide variety of products and services to our customers.

Technology and content costs are expensed as incurred, except for certain costs relating to the development of internal-use software and website development costs, including software used to upgrade and enhance our websites and applications supporting our business, which are capitalized and amortized over two years.

Los costes de tecnología y contenido incluyen salarios y gastos relacionados para los empleados que se dedican a la investigación y desarrollo de nuevos productos y servicios existentes, desarrollo, diseño y mantenimiento de nuestros sitios web, arreglo y muestra de productos y servicios disponibles en nuestros sitios web, así como el coste de la infraestructura. La infraestructura incluye servidores, equipos de redes, la amortización de la inversión en centros de datos, alquiler, aprovisionamientos y otros gastos necesarios para soportar AWS, así como otros esfuerzos. Colectivamente, estos costes reflejan las inversiones que hacemos para ofrecer una gran variedad de productos y servicios a nuestros consumidores.

Los costes de tecnología y contenido son devengados en el mismo momento en el que se realizan, a excepción de ciertos costes relacionados con el desarrollo de software de uso interno y los costes de desarrollo de la web, incluyendo el software utilizado para actualizar y mejorar nuestros portales web y aplicaciones que soportan nuestro negocio, que son capitalizados y amortizados durante dos años.

Informe anual de Amazon 2017

Como vemos, es un cajón de sastre donde también se incluyen costes que yo considero directos de su negocio, sobre todo de AWS y de la categorización de productos en Amazon. Precisamente, la principal función como distribuidor es categorizar, organizar y soportar una web que permita una buena experiencia de usuario. Algunos de esos costes están relacionados con la actividad ordinaria del negocio y no con nuevos proyectos o productos. No podemos saber qué proporción de la magnitud de 23.000 millones de ‘Tecnología y contenido’ se dedica a I+D puro o simplemente gastos corrientes actuales.

Esta clasificación contrasta con la de Apple o Alphabet, que aunque no explican de forma directa en su informe la partida de ‘Research and Development’, claramente se identifica siempre al I+D y los costes de desarrollo con los esfuerzos enfocados al diseño y lanzamiento de productos, avance en la tecnología y proyectos en fase de pruebas. Del informe de Apple extraemos párrafos como este:

The Company continues to develop new technologies to enhance existing products and services, and to expand the range of its offerings through R&D, licensing of intellectual property and acquisition of third-party businesses and technology. Total R&D expense was $ 11.6 billion , $ 10.0 billion and $ 8.1 billion in 2017 , 2016 and 2015, respectively.

La compañía continúa desarrollando nuevas tecnologías para mejorar sus productos y servicios existentes, también para ampliar el abanico de servicios a través de I+D, patentes propiedad intelectual y adquisición de negocios de terceras empresas y tecnología. El gasto total en I+D fue de 11.600 millones $, 10.000 millones $ y 8.100 millones $ en 2017, 2016 y 2015, respectivamente.

Informe anual de Apple 2017

El halo de éxito sobre todo lo que rodea a Amazon y su imbatibilidad a la hora de hacer negocios se deja notar incluso cuando se habla de cifras objetivas. Nadie se preguntó si cuando comparamos el I+D de Amazon, Apple o Alphabet estamos hablando de lo mismo, no digamos ya la nula comparabilidad de estas cifras con las estadísticas a nivel nacional en España.

Este tema es de especial importancia porque la comunidad de inversores considera y trata al I+D como una inversión y no un gasto, por lo que estiman que el verdadero poder de generación de beneficios de Amazon es mayor del que parece a primera vista en su cuenta de resultados. Sin embargo, es un claro error considerar que la cantidad total de esa partida está exclusivamente dedicada a nuevos proyectos o tecnología, como ya hemos visto.

Y es que en las compañías que ya son grandes los ajustes que debe hacer el inversor sobre el I+D como gasto no deberían ser muy grandes. Solo en una fase inicial del negocio tiene sentido considerar que esa inversión en I+D está deprimiendo radicalmente el verdadero beneficio de la compañía, tal vez también en alguna otra situación extraordinaria y puntual.

Esto supone una matización a este artículo que publiqué hace dos años, explicando el impacto que tenía el I+D en una compañía de éxito que está en una fase más inicial de negocio. Cuando hablamos ya de un tamaño más grande y un negocio más consolidado, la amortización de la inversión en I+D comenzaría a acercarse al gasto que presenta la compañía en su cuenta de resultados, sobre todo si en esa partida se incluyen gastos directos de la actividad ordinaria como es el caso de Amazon:

B7Pf7EoFudNcJFwYBL0ovpYBB3_Z6NRuF4k2zIaP9kbpqW3Kh7u-CAJwEyhE5d3Ek7Jj1-zeiBODX6HAJmOfuqIdfEHBeUDShvwRgFbG26VQYb5EyajTiBfRMsjmWYwn8V14KXzi

Cuando el I+D crece constantemente al mismo ritmo que los ingresos, se acaba convirtiendo prácticamente en un gasto recurrente similar al que se generaría si fuese amortizado como una inversión más duradera. Las inversiones también generan gastos por amortización, por lo que hay que tener cuidado de no hacerse trampas al solitario. Los más optimistas sobre compañías constructoras se fijan en el EBITDA para descontar un gasto real como la amortización, y en la tecnología ahora se hace magia contable con el I+D, la compra de contenido o el gasto en marketing. El mal de fondo no es esta cuestión en concreto, sino esa costumbre de automatizar (descontextualizar) y fijar las métricas relevantes para valorar los problemas.

*Cartera Value: Si está interesado en el análisis de compañías desde una perspectiva de largo plazo, no dude en visitar la página de información de la Cartera Value.

Contenidos relacionados:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
En respuesta a Luis y Gloria Mayoral
Esa idea de que están bonificando gastos corrientes como I+D es suponer que la compañía está haciendo fraude fiscal en ese aspecto, y lo dudo. Por esa razón no lo llaman I+D, sino 'Tecnología y contenido'. Una cosa es lo que se presenta a los inversores y otra lo que te permite pasar la agencia tributaria.

Un saludo.
26/06/2018 18:31
En respuesta a Antonio Valderrama Díaz
A mí no me parece mal cómo presenta las cuentas Amazon, solo creo que los inversores están perdiendo un ángulo importante a la hora de interpretar sus cuentas. Consecuencias de simplificar y automatizar, nada más.
26/06/2018 18:36
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad