¿Fin de la burbuja del miedo? El oro y los bonos corrigen y vuelve el apetito por el “riesgo”

11 de septiembre Incluye: SPXSX5EGOLD 1

Si algo ha caracterizado este mercado alcista de más de diez años de duración ha sido el permanente miedo de los inversores a la repetición de una nueva crisis como la que sucedió en los años 2008 y 2009 (con caídas del 50% en los principales índices bursátiles). Esto, unido a la intervención sin precedentes de los bancos centrales con el objetivo de reducir los efectos de la crisis, ha originado que veamos situaciones impensables hace unos pocos años. Uno de los efectos más evidentes de este miedo y búsqueda de la seguridad ha sido la compra en cantidades masivas de bonos, lo que ha originado que sus rentabilidades sean próximas a cero o incluso negativas (sí, ahora ya tenemos que pagar por prestar nuestro dinero).

Pero, ¿quién en su sano juicio compraría renta fija con rentabilidades negativas? Mucho se ha debatido acerca de esta cuestión, y la respuesta no parece sencilla. Pero si vemos el gráfico inferior, los mayores tenedores de deuda con rentabilidad negativa son actualmente los bancos centrales (BCE, FED, BOE, BOJ, etc.), seguidos por los fondos de inversión. Cuando la situación se normalice y las rentabilidades vuelvan a situarse en terreno positivo, los tenedores de estos activos sufrirán pérdidas latentes que, en determinados casos, podrían llegar a ser muy abultadas (de ahí el riesgo que corren los partícipes de muchos fondos de renta fija).

37ff05bb3851c996f81def9f1a0ff235fe22e278.

(Fuente: Shaquille B'onDeal)

El oro y los bonos, los cuales guardan una estrecha correlación en determinados momentos, suelen comportarse como activos refugio en momentos en los que los inversores esperan que el crecimiento económico se frene (los malos datos macroeconómicos de los últimos meses han justificado en parte esta situación). Esto es lo que hemos visto en los últimos meses, especialmente desde mediados del año pasado, momento en el cual el oro inició un potente rally alcista que le llevó a anotarse subidas cercanas al 30%. En el mismo período, el volumen de emisiones de renta fija con rentabilidad negativa se disparó.

cc9d4a81a4a589fb80484bfb6c2d62654c26cc0b.

(Fuente: Holger Zschaepitz)

Sin embargo, en estas últimas jornadas estamos viendo que la situación parece que empieza a normalizarse. En la sesión del lunes y martes hemos visto una clara rotación hacia las compañías “value” en detrimento de las “growth” (aquellas compañías con altas expectativas de crecimiento y que generalmente suelen cotizar a unos múltiplos más elevados). Al mismo tiempo, estamos viendo que tanto el oro como los bonos están empezando a corregir, en un movimiento que podría interpretarse como de reducción del miedo por los inversores.

Evolución del precio del oro en los últimos días

2f18321bb0585784d208170f4d2b91d175d0fd1c.

(Fuente: Jeroen Blokland)

Evolución de la rentabilidad del bono alemán 30 años

4f04a396d2efbee61bc842533c09e404b0be1f64.

Aun así parece pronto para saber si este movimiento de teórica vuelta a la “normalidad” es algo puntual o el inicio de un movimiento más sostenido en el tiempo. Esta hipotética normalización beneficiaría a algunos gestores que están apostando por ello como Luis Bononato, gestor del fondo Global Allocation, que mantiene fuertes posiciones cortas en el bono alemán (es decir, apuesta por una subida de las rentabilidades). Pero no sólo gestores con una fuerte visión macro como Bononato se verían teóricamente beneficiados. Los gestores value patrios, que llevan años apostando por compañías totalmente olvidadas por el mercado, parece que están empezando a cosechar los primeros frutos (algunas de estas compañías acumulan rentabilidades de dos dígitos en las últimas sesiones).

Otros artículos relacionados publicados por el equipo de inBestia:

Puedes consultar todos los artículos de este blog en el siguiente enlace: aquí

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos