Cameco (gran posición de azValor) celebra con un +15% una resolución favorable de los tribunales sobre su litigio fiscal

28 de septiembre, 2018 Incluye: azVICCOHVI 1
Editor Jefe de inBestia. Profesor en el Centro de Estudios OMMA y el Título de Experto en Bolsa y Mercados de la Universidad de Alicante.... [+ info]
Editor Jefe de inBestia. Profesor en el Centro de... [+ info]
3º en inB
3º en inB

La minera de uranio cotizada más grande del mundo, Cameco Corporation, y en la que azValor Internacional ha confiado su segunda posición (más del 7% del fondo), se disparó ayer un 15,4%. No por nada que tuviera que ver con su actividad principal ni con el mercado del uranio, pero no por ello era menos importante. En ocasiones, aspectos fuera del núcleo del negocio de una compañía y sus estados financieros pasan a tener una gran influencia, dado que ésta no opera en un vacío, sino en un marco institucional y social determinado.

N_5bauRYldHAtIduGOT7h3zQOviOo9KBwSSxUcEu5XIq9mayYNc2z_5TBQveL5U8rA5ubPx9aki5l3GMjzKIZ6zHUXtPvm_Dp1fNnqx7ouE48rDPGokAn8M32DnhwutsOf7O5-vs

En este caso, lo que hizo que la compañía canadiense se disparara fue una resolución favorable (enlace al documento oficial de 300 páginas) del Tribunal Fiscal de Canadá acerca de una disputa que viene de muy largo con la Agencia Tributaria del país (CRA en sus siglas en inglés) y que ha mantenido en vilo a la compañía y sus inversores en los últimos años.

En concreto, la CRA reclamaba a Cameco una suma muy importante de dinero por un supuesto fraude fiscal en sus operaciones. El mayor caso de este tipo de la historia de Canadá, se dice, con más de 2.000 millones de dólares “evadidos” según la Agencia Tributaria canadiense. Básicamente, por la estructura internacional de ventas que había establecido la compañía a finales de los 90, según la cual el uranio que producía lo vendía en la matriz canadiense a un precio muy bajo (de 10$/libra, sin beneficio) a una subsidiaria en Suiza mediante un contrato de 17 años. Ésta a su vez lo vendía a sus clientes a un precio generalmente muy superior, generando un beneficio que era gravado según los impuestos más reducidos del país suizo y que en los años de precios altos del uranio (llegó a los 140$ en 2007) alcanzó sumas muy importantes. Es una práctica conocida como transfer pricing, también llevada a cabo por otras empresas del sector, como Wheaton Precious Metals que tiene pendiente un caso similar.

Según la CRA este mecanismo era una forma clara de evadir impuestos, incumpliendo las leyes fiscales de Canadá. Cameco, por el contrario, alegaba que no había nada de ilegal en esta práctica, posición que ha sido validada por los tribunales.

F4GlTIshFFEXcauhKquxbmmQu-oAUS0X3KhaVEotht7p3PIi4ngQwBN_wM1CqUY7UbSW4H_5jCIk7ZA8HlxAIUhWYD9R-4Ac6XK0ouWBVkbEgQv8QQgqoB9dMwHMoQWH3SjjzKW_

Fuente: Presentación de la Conference Call de Cameco hablando sobre la resolución, 27 de septiembre

Pero aquí no acaba todo, ni mucho menos. Mientras que la demanda de la CRA aplicaba a los años 2003 a 2012, la resolución solamente falló sobre los años 2003, 2005 y 2006, quedando todavía un largo proceso por delante. Además, esta decisión puede ser apelada por la CRA, que tendría 30 días para hacerlo. Aun así, en la conferencia que ofrecieron a inversores y analistas, la compañía se mostró “absolutamente encantada con la decisión”, interpretándola como una resolución “clara, decisiva e inequívoca” en su favor, basada en un análisis “minucioso de los hechos” y que sentará precedente para los años restantes. Cameco pedirá la devolución del dinero que ya habían pagado por los impuestos de estos años, además de compensación por sustanciales costes derivados del proceso legal.

Afirmaron también que como resultado de la incertidumbre legal que ha rodeado esta disputa, han tenido que tomar decisiones complicadas para hacer frente al riesgo de perder en los tribunales, restándoles flexibilidad operativa y financiera en un contexto de prolongado y duro mercado bajista del uranio. “Deseamos volver al negocio de la minería”, decía la última línea de la presentación de ayer.

El mercado del uranio

Un negocio, el de las mineras de uranio, que parece haber pasado ya lo peor tras sufrir grandes penurias en el último lustro, especialmente tras el desastre de Fukushima. Pero los precios aún se mantienen deprimidos, en torno a 27,35$/libra habiendo llegado a estar a 18$ a finales de 2016.

sIDZH1BgPqXruBnZcHWyLN5lKqsXaYrhA-XfQvTXz_tsG893zi6UoHU17mv_JAYjXrDc8Nkne8N-ngeDnDOqhNcby0q0E9t8NwzPnyU-VRy5YKcs4eV6LKYeS9gsbVg8oW6Mdqbm

Un precio que está muy por debajo de los costes medios de producción de la industria (se estima que en promedio estarían aproximadamente en los 50$). Por esta razón se han producido en el último año importantes anuncios para recortar la producción. La misma Cameco anunció a finales de julio que suspendía indefinidamente la paralización en la que mantenía temporalmente una de las minas más grandes del mundo, McCarthur River. Decisión que llevó a un fuerte aumento del precio del uranio como ilustra el siguiente gráfico:

jjnZZSokgjNQbS4LIAHvERW5x-yvZjM-0rKh9cAGDp6onC12WrflmQw4xQbGl-LslPKH-zrV2roWkxF9SEM0I-YBOTOQ8B-NwhmikjX9wwquPrf9aglcOYXLvU5hpU1V-cSK8kJ5

Esta reducción de la oferta, combinada con el crecimiento de la demanda por los reactores nucleares que se planean instalar en el mundo (especialmente en China, mientras países desarrollados los reducen), ha atraído a diversos inversores y gestores de fondos al sector, como contamos en un anterior artículo. Los primeros en España fueron Álvaro Guzmán y Fernando Bernad de azValor, con su decidida apuesta por Cameco. Más tarde siguieron otros, como los gestores de Horos que también apostaron por la empresa canadiense.

Pero mientras el precio del metal ascendía gradualmente, la cotización de Cameco sufría. Podía ser por la estrategia parcialmente cubierta a los precios del uranio, dado que tiene que acudir al mercado para comprar parte del uranio que tiene comprometido con los clientes tras paralizar alguna de sus minas. Pero como parece haber demostrado la acción del precio con la subida de ayer del 15,4%, los inversores descontaban un resultado adverso de la decisión judicial. Una cuestión que seguramente ha pesado de forma significativa sobre la cotización y que, ahora que con esta resolución favorable el panorama parece más halagüeño, podría suponer la entrada de nuevos inversores que apuestan por una recuperación a largo plazo del sector del uranio. Una nota publicada ayer por los analistas del broker canadiense Eight Capital tras la noticia aumentaba el precio objetivo de Cameco en un 20%, que recoge parte de la subida de la cotización.

Artículos relacionados:

Otros materiales:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Buenas.

Cameco de momento no ha roto el lateral y lo de ayer huele a que las zonas de 12 $ le va a costar mucho superarlas, de hecho la empapelada de primera hora no pinta bien, aunque los fundamentales parecen estar cada vez más a su favor.

Suerte.
28/09/2018 10:14
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad