Daimler, Volkswagen, Renault y PSA superan la nueva regulación de emisiones WLTP, pero les sale algo más caro

30 de octubre, 2018 Incluye: RNOUGVOWDAI 3
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la historia del pensamiento económico y los ciclos... [+ info]
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en... [+ info]
8º en inB
8º en inB

A principios de octubre conocimos los datos de entregas de vehículos de los principales fabricantes de automóviles, una observación interesante de cara al impacto de la nueva normativa de certificación de emisiones WTLP. Es evidente que este cambio regulatorio ha tenido impacto sobre las cadenas de producción de las grandes compañías, que mostraron un descenso del total de vehículos entregados.

Ahora ya tenemos algunos datos más completos ya que algunas de ellas han presentado resultados del tercer trimestre. Estos son más interesantes ya que no solo muestran el impacto en las ventas (no muy grande), sino que además reflejan los gastos extraordinarios que han tenido que sufragar para adaptarse a la nueva regulación. Me voy a centrar en algunos fabricantes europeos: Daimler, Volkswagen, Renault y PSA. Los dos últimos solo aportan datos de ingresos, es común que entre las compañías francesas solo publiquen resultados a mitad y final de año. Todavía no tenemos datos de resultados de BMW.

Daimler

Los ingresos se mantuvieron estables. La ligera caída de ventas de automóviles fue compensada por los segmentos de vehículos pesados (autobuses y camiones). Sin embargo, el resultado antes de impuestos se vio claramente perjudicado, mostrando un descenso del 29,1%. El impacto en el conjunto del año también fue relevante ya que en el primer semestre de 2018 tuvo que hacer frente a gastos extraordinarios en relación a la actualización del software de algunos modelos diésel:

Wl7KkPi3gRV-cbqrQMGjm5914fgvUfvGaOkJ2uSJ9uFrrvkzSpSzEsWbGfsG5yLAQOBT4R5sCA3Mr3Lm5sA-r4hJ4Q4PrmDOmFEagDVBdfmmhryStwMrKXluApaPgjWZeqo4D2W6

Parece razonable que en el cuarto trimestre volvamos a ver esos gastos extraordinarios y caída del resultado, ya que la nueva regulación entró en vigor en septiembre y a lo mejor en octubre y noviembre todavía arrastran algunos problemas para cumplir con la normativa. De hecho, el impacto no solo se debe a gastos operativos extraordinarios, sino a un aumento de la inversión en I+D que pasó de 4.509 millones a 5.107 millones en los 9 primeros meses del año.

Daimler espera terminar 2018 con un ligero aumento de entregas de vehículos, por lo que se entiende que la compañía espera superar el problema de la nueva regulación de certificación de vehículos. También tienen claro que los mayores gastos operativos continuarán durante el cuarto trimestre, por lo el resultado descenderá en 2018.

Volkswagen

El grupo Volkswagen es comparable a Daimler por el hecho de que también fabrica vehículos pesados, mientras que se diferencia en su problema particular del escándalo de emisiones que arrastra desde 2015-16.

El número de unidades entregadas descendió un 1,3% en el tercer trimestre, aunque los ingresos aumentaron un 0,9%. En el resultado operativo también se observa el impacto de la nueva normativa WLTP, ya que antes de extraordinarios cae un 18,5% en el 3er trimestre. En este caso, el efecto de la nueva normativa no parece incluirse como un extraordinario, que está más bien referido a los gastos en relación al escándalo diésel y la posterior gestión de los vehículos retirados. Considerando esos extraordinarios, el año 2018 está mejorando el resultado de 2017.

1NIf3TexJSu-yqskIyrKwuFWbMtuIJhpFN7aJxhKFwN-dJiKxIktjZgSE0TcVRtbNi8XkRk89rqAVhrtNfeIui8VQ4p3KVq9CeXSswuqc35fUu4vl7uzb9e9B1rYff4ajfgfQ_fo

La directiva de Volkswagen reafirma sus expectativas de acabar 2018 con un aumento de las entregas de vehículos, lo que indica cierta confianza de cara a la superación de la nueva normativa WLTP. Al mismo tiempo, descuentan que seguirá habiendo mayores costes en el cuarto trimestre ya que esperan que el margen antes de extraordinarios descienda en el conjunto del año 2018 con respecto a los 9 primeros meses.

Renault

Los ingresos de Renault descendieron un 6% en el tercer trimestre de 2017. En los datos de entregas se observa cómo la compañía aprovechó agosto para hacer una gran liquidación de inventarios, por lo que las entregas aumentaron un 20%. Lógicamente, en septiembre cayeron casi en igual proporción.  

En los 9 primeros meses de 2018, los ingresos están prácticamente planos con un descenso del 0,8%. Los datos de entregas de vehículos muestran un ligero crecimiento, curiosamente aumentaron en Europa en perjuicio de Oriente Medio, África y Eurasia.

DIRSytBwt_5a-8HuWYH40HovtREz275vby493-m6SMKWNMDpkQUuOHgdtJqY3qfa4cv4sMgwAjk--XUYnfxn2W5wtnpHmJLTlPaoz1cue3NUcTM6l_Cv8vB097lL-LeauPr5NNVx

Informe de 3er trimestre 2018 de Renault

El problema es que no tenemos datos de resultados, solo de ingresos como es costumbre en algunas compañías francesas. Solo desglosan resultados concretos en el informe semestral y anual.

PSA

Este fabricante adquirió Opel en 2017 y por eso muestra un crecimiento espectacular en ingresos. Ajustando por este fenómeno, los ingresos en el 3er trimestre de 2018 aumentaron un 2,88% en los 9 primeros meses y un 0% en el tercer trimestre de 2018. Por regiones geográficas el patrón no es muy diferente al de Renault, crecimiento en Europa y descenso en el resto de regiones geográficas.

Sin embargo, en el número de vehículos entregados sí se observa un descenso importante del 16,9% en el tercer trimestre. Hay que tener en cuenta que PSA también posee el fabricante de componentes Faurecia y su buena evolución ha podido compensar la caída de las entregas de vehículos finales.

Conclusiones

Las dos principales observaciones son:

  • Las compañías están superando los retos de la nueva regulación de certificación de emisiones desde el punto de vista técnico. Están logrando certificar un porcentaje muy elevado de vehículos y las entregas de unidades han caído sólo ligeramente. Esperan terminar el año creciendo en número de vehículos entregados.
  • Aunque técnicamente los fabricantes son capaces de cumplir, económicamente les está saliendo algo más caro. Aún así, el impacto de mayores gastos para adaptar las cadenas de producción no está siendo extremo, por lo que el resultado de Daimler y Volkswagen está empeorando entre un 20% y un 30%.

El impacto de la regulación WLTP no está afectando significativamente a la cuota de mercado de los fabricantes, aunque sí está perjudicando temporalmente su rentabilidad.

*Cartera Value: Si está interesado en el análisis de compañías desde una perspectiva de largo plazo, no dude en visitar la página de información de la Cartera Value.

Contenidos relacionados:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 3 comentarios
El mercado del automóvil es demasiado importante en Europa para dejarlo caer. Los Estados incorporarán nuevas ayudas para la renovación de los coches antiguos por lo que creo que aún les queda recorrido.
30/10/2018 10:45
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad