El programa de gasto público en infraestructuras de Trump sería nefasto a medio plazo

23 de enero, 2017 38
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la historia del pensamiento económico y los ciclos... [+ info]
Director de la Cartera Value de inBestia. Inversión en... [+ info]
14º en inB
14º en inB

Hay un gran consenso entre economistas y analistas sobre las consecuencias perniciosas de una política profundamente proteccionista por parte de la administración Trump. El enfoque es correcto, pretender revertir los actuales flujos comerciales vía aranceles o medidas similares no será beneficioso para el conjunto de la economía, sino todo lo contrario.

Sin embargo, a muchos economistas les gusta el programa de gasto público y de infraestructuras de Donald Trump (algunos solo lo ven así desde el punto de vista del corto plazo bursátil). El consenso en este aspecto no es tan amplio como en la cuestión anterior, ya que siempre ha habido una gran discusión entre defensores de los programas de estímulo y otras corrientes que consideran estos una mala política económica. Es imposible analizar ampliamente todos estos detalles en un solo artículo, ya que sería necesario hacer un repaso a la teoría económica y a los diferentes puntos de partida de ambas corrientes.

Sin embargo, es sencillo analizar una serie de consecuencias que tendría un amplio programa de gasto público en infraestructuras en Estados Unidos en estos momentos, una economía que tiene una tasa de desempleo en mínimos históricos, que acumula casi 8 años de expansión económica y donde los salarios han comenzado a repuntar de forma generalizada. Algunos analistas se han estado llevando las manos a la cabeza durante todo este ciclo, exagerando los problemas económicos, negando las estadísticas de mejora del empleo, prediciendo recesiones en cada pequeña desaceleración, etc. Tampoco hay que olvidar el alarmismo de una parte de los analistas cuando la economía americana y europea entró en deflación menos de un año con la caída del precio del petróleo. Hoy, una parte de ellos ya son más optimistas porque ven posibilidades (habrá que ver la política económica de Trump) de mayores inversiones en infraestructuras y lo que ellos consideran un empuje o gran impulso. Además, el precio de las materias primas se recupera y la inflación repunta.

Este enfoque alimenta el optimismo bursátil de la última fase del ciclo económico con un optimismo sobre la economía. Van a la contra, mirando el retrovisor. Era difícil encontrar un economista pesimista en 2006, con una inflación acelerándose y el desempleo en mínimos históricos en muchos países. Igualmente, hoy empiezan a cambiar la dirección de sus perspectivas y ya no son tan pesimistas.

Vamos a continuación con los factores y puntos clave que ignoran las consecuencias de estos programas de impulso de inversiones en infraestructuras. Las consecuencias de esta política no son muy diferentes de las consecuencias de la expansión monetaria, de hecho son prácticamente equivalentes. Lo único que sucede es que al ser decisiones políticas, el coste de los errores puede ser aún más elevado:

1) Rentabilidad de estos proyectos: Como siempre, un proyecto de inversión merece la pena si los rendimientos que va a proporcionar son elevados en relación a otras inversiones y el coste de financiación. Este punto siempre es difícil de valorar para infraestructuras públicas, ya que una gran parte de los beneficios se dirigen al entorno social de la infraestructura. Si construimos un puente en una comarca y cobramos un peaje, es posible rentabilizar financieramente el proyecto. Pero además, pueden aparecer (o no) un conjunto de nuevas posibilidades para la economía local que antes no estaban, como por ejemplo negocios locales que ahora sí encuentran suficiente cuota de mercado. Resumiendo, el cálculo coste - beneficio es complicado, y este punto corresponde evaluarlo a las instituciones locales, las compañías que pueden explotar las concesiones, etc. A mí modo de entender, si había proyectos de este tipo rentables hace un año, se habrían llevado a cabo igualmente con o sin Trump. Que Trump gobierne no va a elevar la rentabilidad de estos proyectos por arte de magia, aunque obviamente puede empeñarse en ejecutar proyectos de menor rentabilidad por una simple decisión política. El mundo está lleno de personas que piden más obras y luego se rasgan las vestiduras cuando con el tiempo se acaba demostrando que muchos proyectos eran absurdos e inviables (en España no sería necesario mencionar ejemplos, hay demasiados).


2) Pelea entre el sector privado y el sector público por los factores de producción: Este aspecto es especialmente importante en la situación actual de la economía norteamericana, ya que el desempleo se encuentra en mínimos y los salarios han comenzado a repuntar. ¿Qué significaría un mayor número de proyectos de inversión a lo largo de todo el país? Elevaría la demanda de factores de producción, principalmente materias primas y mano de obra. Este efecto sería una presión adicional de mayores subidas de salarios en Estados Unidos. Todo esto parece de momento muy bonito, ¿quién puede estar en contra de que suban los salarios? Que suba el precio del combustible ya no es tan popular, tampoco que suba el precio de la electricidad. Aquí estamos partiendo de la base de que el resto del sector privado no abandona su actual ritmo de inversión, en ese caso simplemente se produciría una expulsión del sector privado por el sector público. La pregunta relevante sería entonces, ¿qué proyectos obtenían mayor rentabilidad: los del sector tecnológico/industrial o las ideas de los políticos nombrados por Trump? Seguro que intuye la respuesta. Ya señalé hace más de un año que este este fenómeno de escasez de factores de producción que provoca subidas salariales y de materias primas estaba produciéndose en Estados Unidos. En este sentido, esta política de inversiones gubernamentales sería más leña al fuego.


  • Subida del salario medio por hora EEUU 230117.png

3) Aceleración de la tasa de inflación: Debido al punto anterior, los efectos se multiplican. Los trabajadores y empresas que reciben esas nuevas rentas de los factores de producción no ahorran más que antes, sino que siguen consumiendo en la misma proporción (aquí se podrían realizar matizaciones). Por lo tanto, aumentará la demanda de bienes de consumo más que proporcionalmente que la oferta actual de esos bienes. Los precios al consumo comenzarían a subir y sectores como la hostelería o el comercio al por menor se verían muy beneficiados inicialmente.

Hasta aquí muchos no verán dónde está el problema. Pero comienza a ser evidente que algo no cuadra. ¿Es posible multiplicar los panes y los peces sin ningún tipo de problema? Desde el mismo momento que sabemos que los recursos de la economía son escasos, más aún si cabe cuando el desempleo está en mínimos, es obvio que no es posible ejecutar un mayor número de proyectos de inversión si no se han ahorrado más recursos o entra capital extranjero. Inmediatamente, el proceso económico comienza a desarrollar un proceso para revertir el desequilibrio que se ha producido entre inversión y ahorro, que se manifiesta en un aumento desmedido de salarios y precio de materias primas, así como una aceleración de la inflación. Estos dos efectos castigan a los nuevos proyectos de inversión, y de forma conjunta, pueden tener un gran impacto.

Por un lado, un mayor coste de los factores de producción provoca un descenso de la rentabilidad de los proyectos de inversión que los emplean, aunque pueden hacer florecer a los negocios que se encargan de ofrecerlos en el mercado (compañías petroleras, mineras, etc). Por otro lado, la aceleración de la inflación empieza a suponer un gran problema para nuevos proyectos de inversión, ya que reduce la rentabilidad real esperada. Los inversores y empresarios invertimos para obtener rendimientos reales, preferimos un rendimiento nominal del 5% con una inflación del 1%, que un rendimiento nominal del 6% con una inflación del 4%. En este punto comienza a debilitarse la inversión en proyectos nuevos a largo plazo, o mejor dicho, ha sido expulsada por las inversiones anteriores. Esto suele coincidir con una subida de los tipos de interés a corto plazo, a medida que la Reserva Federal comienza a preocuparse por la aceleración de la inflación.

El resto del proceso lo describí en un artículo hace varias semanas, explicando por qué se invertía la curva de tipos de interés antes de cada recesión, señal que ha sido prácticamente infalible para detectar todas las recesiones en Estados Unidos desde los años 50. El resumen es simple, hay un límite al número de proyectos de inversión que se pueden llevar a cabo según el ahorro de la sociedad, solo sobrevivirán los de mayor rentabilidad. Muchos proyectos de baja rentabilidad acabarán fracasados, habiendo supuesto un derroche y malgasto de recursos que podrían haberse realizado en otros proyectos de inversión más interesantes. Los fenómenos que hemos descrito anteriormente solo son síntomas de este proceso.

Hay que recordar que un plan de infraestructuras no sería la causa única de todo lo anterior, de hecho, ese mismo proceso ocurre en el sector privado cuando se producen expansiones monetarias, es un proceso endógeno del sistema económico. En este caso solo hablamos de acelerar el proceso y que la crisis económica llegue antes. El plan de infraestructuras de Trump solo es más leña al fuego, más daño y más problemas en el futuro. Resulta curioso que aquellos que se autodenominan keynesianos pidan estímulos en la recesión (coherente con su modelo económico), pero que también pidan estímulos cuando la economía crece con fuerza en la mayor parte del mundo, como sucede actualmente. Esto último demuestra que no son ni keynesianos ni nada parecido, solo quieren estímulos en cualquier momento.

La gran mentira de Trump es que Estados Unidos haya perdido su grandeza (al menos desde el punto de vista económico), con una de las economías más dinámicas y donde se llevan a cabo los proyectos con más rentabilidad esperada a nivel mundial (sector tecnológico). Cierto es que ha habido perdedores, sobre todo trabajadores de baja cualificación y en ciertas zonas que se han quedado completamente atrasadas. Pero no van a volver los años 60, la única forma de solucionar ese problema es que esos actuales perdedores acaben integrándose en la nueva estructura productiva. Volver a darles trabajo en los sectores del pasado solo retrasará su reconversión, como hizo el Plan E en España. Los inversores y analistas que consideran que esta política sería beneficiosa para la economía americana están completamente equivocados. Sería meter más presión a un ciclo ya avanzando, quien quiera comprobarlo, puede ver como todos los ciclos económicos acaban con un repunte inflacionario y una inversión de la curva de tipos.

Tasa de inflación normal y subyacente EEUU enero 2017.png

La única opción de que este programa no fuese un desastre es que los chicos de Trump sean unos genios y sean capaces de iniciar proyectos con una rentabilidad estratosférica que compense la subida de la inflación y los tipos de interés. ¿Confiaría usted en eso? Yo no.

Finalmente, no hay que olvidar que esta política aún no se ha llevado a cabo y es posible que se centre más en otras medidas. No podemos conocer de antemano las medidas políticas a corto plazo que están en la cabeza de un grupo de políticos que no han gobernando nunca. Pero si es por el programa de gasto público que han prometido, no espere nada bueno a más de dos años. Si invierte a largo plazo, no debería aumentar su confianza en la bolsa en su conjunto por algo así, más bien lo contrario. Actualmente, por circunstancias como estas y muchas otras, la zona euro parece un destino mucho más atractivo para los inversores en términos generales, más allá de las características particulares de cada compañía.

Cartera Value: Si está interesado en el análisis de compañías desde una perspectiva de largo plazo, no dude en visitar la página de información de la Cartera Value.

Artículos relacionados:

- El significado económico de la inversión de la curva de tipos de interés

- El modus operandi de la Reserva Federal: pisar el acelerador y alargar el ciclo

- ¿Cómo enfocar la inversión de la curva de tipos de interés? No hay señal de recesión en Estados Unidos a día de hoy

- El Efecto Ricardo y la Teoría Austriaca del Ciclo Económico

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 38 comentarios
Además, al encarecimiento del factor mano de obra habría que añadir la disminución esperable de esta debido a las políticas de control de la emigración, uno de los argumentos favoritos de la campaña de Trump. Esto acabará con el ciclo económico mas rápidamente, pero antes tendríamos un buen calentón en bolsa americana!
23/01/2017 17:41
En respuesta a Rafael Manzano
Eso ya entra dentro de la política proteccionista, que agrava los problemas de encarecimiento de factores de producción. Uno de los frenos al encarecimiento de los factores de producción es la posibilidad de importarlos en el mercado internacional, de forma que las subidas de precios son menores y más lentas. Esto permite un alargamiento en el tiempo de esos desequilibrios macro. En el caso de España, tenía un déficit por cuenta corriente gigante, mientras que aunque la inflación era alta, no pasaba del 5% aproximadamente.

Un saludo.
23/01/2017 17:45
Hola Enrique,:Genial,desconozco la politica americana,pero dicen...que si no es como en Epaña,osea que el presidente no puede hacer lo que quiera,de hecho,dicen...que si la reforma sanitaria de Obama fue parada por los de su partido¿Puede ocurrir algo igual?gracias y genial
23/01/2017 18:10
En respuesta a alberto devesa sobrino
Sí. Pero en el caso de las medidas proteccionistas son competencia el presidente (aranceles, tarifas, acuerdos comerciales). A lo mejor los acuerdos comerciales deben ser ratificados por el poder legislativo (no estoy seguro), pero el presidente tiene competencias para poner aranceles o tarifas.

En el caso del programa de gasto público, necesitaría elevar el techo de deuda/gasto y eso debe ser aprobado por las cámaras. Todos los conflictos han sido resueltos a favor de elevar el techo de gasto, pero quién sabe si esta vez están dispuestos a cerrar el gobierno de forma permanente.

Lo que mencionas es importante, pero el presidente tiene un amplio poder discrecional sobre muchas competencias.

Un saludo.
23/01/2017 18:16
Un motivo más para estar atentos. De todas formas, si no fuera por Trump, sería por otra causa; los ciclos económicos y las recesiones se suceden de forma periódica.
Nosotros hemos de aprender a convivir con eso y que no nos cause más miedo del necesario.
23/01/2017 19:22
Magnífico análisis en lo fundamental.
El problema que tiene el capitalismo es la asignación de renta. Este es el punto crucial. La lucha por la plusvalía.
Un saludo.
23/01/2017 19:39
En respuesta a Rafael Losada
google o apple no son más que historias de éxito de gente creativa, visionaria a veces y que toma riesgos y crean empleos sostenibles, eso que los políticos nunca hacen y/o desconocen. LLamar a esto imperialismo es algo atrevido aunque como siempre me puedo equivocar. Son multinacionales sometidas al poder político. Basta que ver los cambios repentinos en sus planes de inversión de cías USA bajo las recientes amenazas de Trump. O el famoso "expropiese del dictador Chávez" etc

Que alguna no ha pagado impuestos como es debido? es probable, pues habrá que forzarla a que pague pero trampas hace todo el mundo, empezando por partidos, funcionarios y sindicatos y a estos se les perdona casi todo.

El problema que puede existir es que dañen la competencia en el caso de tener cuotas de mercado excesivas. Esto si es nocivo.
24/01/2017 08:48
En respuesta a alfonso aniel quiroga
Hola,
El rasgo principal del imperialismo es la sustitución de la libre competencia por el dominio de los monopolios. Estos someten a su arbitrio el aparato del Estado y lo utilizan en beneficio de su enriquecimiento.
Un saludo.
24/01/2017 09:12
Ahora ya se empiezan a leer noticias como, el mejor radiotelescopio fabricado en China, el primer satélite cuántico, etc. Trabajan como chinos y japoneses. Cómo compites con esta gente si tienen más tecnología que tü y salarios basura?
23/01/2017 21:02
antiguo usuario
En respuesta a Rafael Losada
Acabamos de fabricar piel
24/01/2017 12:45
antiguo usuario
En respuesta a Rafael Losada
No te fies de China que mienten mucho,jajaja
Lo de la piel para transplante los españoles con una impresora,jajajs
24/01/2017 12:49
antiguo usuario
En respuesta a Rafael Losada
Es piel humana para transplantes, pero ya que hablas de Viscofan es una buena idea imprimir piel para hacer chorizos,jajaja
24/01/2017 17:57
En España en años venideros lo vamos tener crudo. En esta crisis nos salvó el petróleo, turismo y automóvil ( 15% empleo, USA. 4% ). El automóvil dependerá sofware etc. (Amazon, Google, Apple, etc) sector rezagado. Ya hay una lucha por fabricar nuevos modelos entre las distintas plantas de la misma fábrica.
23/01/2017 22:05
Buena explicación.
Pongo el foco en este matiz (aludido, pero no remarcado): Trump aún no ha hecho nada..., por lo que tampoco habría que adelantar acontecimientos ...
Y..
Tampoco se puede afirmar (en general) que escenarios sombríos no puedan ser idóneos para la inversión... sólo hay que acertar en el tipo de activo, en el sector, o en la empresa....

Del paisaje que dibuja Enrique, yo podría sacar estas conclusiones: Parece razonable suponer que (en escenario USA) sectores económicos alejados del consumo podrán vivir momentos de gloria en los próximos meses, igual que el inmobiliario comercial.
También parece razonable suponer que a medio plazo (para que sean otros los que digieran el tránsito a tipos más elevados) la RF volverá a ser una opción atractiva para acumular el resultado de las inversiones en esos sectores alejados del consumo.
Alternativamente, posiciones en divisa Euro frente a dolar (que podría caminar hacia una devaluación -frente al euro-) para posteriormente trasladarse a dolar y/o Corporaciones USA.
Ya se que es una simplificación, pero -a lo que voy- un escenario es blanco o negro, según para qué. Y, de momento, Trump es sólo un proyecto, aunque haya dado algunos pasos.
Así, eliminar toda subvención federal a los programas sobre cambio climáticos o la acción de esa asociación 'parenthood' es una desgracia para quienes hayan apostado por esos sectores (se quedan sin su principal nutriente económico y supongo que mucha gente de esa irá al desempleo). En este punto mi opinión personal sería ésta: considero que esos proyectos son conceptual y teleológicamente malos y no deberían de haberse iniciado. Por lo tanto las malas noticias para ellos, son buenas noticias para mí.
Similarmente podría ocurrir con el s¡resto de sectores, o industrias o activos.
Concluyendo, comparto el cuerpo del artículo de Enrique, pero no creo que la política de Trump haya dado aún paso alguno por el que haya de ser juzgada. Si acaso elogiarla por ésto: todo negociador DEBE empezar desde una posición maximalista. No sé por qué hay tanta gente sensata que se están dejando abducir por los miedos preventivos de opinadores profesionales del mainstream.
Keep calm and Don't Panic!
24/01/2017 08:59
En respuesta a Antonio Amusategui Batalla
El artículo pretende aclarar esa idea completamente errónea de que un programa de gasto público de esas características vaya a ser fantástico para la economía global. La bolsa subió en parte por esas ideas tras las elecciones. Por lo demás, a esperar.

Un saludo
24/01/2017 10:07
En respuesta a Enrique García Sáez
Y vamos a estar de acuerdo en ello.
Mas, dos cosas: (1) que lo que es malo para un mercado es bueno para otro, y (2) que aun percibio un mal escenario a futuro, durante algún tiempo (seguramente breve), se vivirán momentos de auforia que es muy legítimo aprovechar.
No es para construir posiciones a largo, estables, muy poderosas, etc.. pero,... hay estarán... oportunidades.
24/01/2017 11:22
En respuesta a Enrique García Sáez
totalmente de acuerdo, el plan E me viene a la memoria, dinero tirado pero como el gobierno no lo trabaja ni genera pues le da igual. Algunos politicos hacen obras porque si para dar empleo a 24 meses o 36 como mucho y ganar votos. Obras generalmente innecesarias. Adelante con las que respondan a criterios económico y financieros y que aporten valor a la economía regional o nacional, de las otras ni una.
24/01/2017 11:51
El programa de gasto público en infraestructuras, cuando es necesario(las infraestructuras son escasas), ayuda a mejorar bienestar social y promover desarrollo economico, pero cuando no es necesario(las infraestructuras ya son suficientes), como ha dicho el autor, esa estimulación va a expulsar las inversiones del sector privado, causar inflación e incluso mal gastar el dinero.
24/01/2017 09:35
antiguo usuario
A mi me parece la politica de Trump una especie de incesto economico,jajaja
Al final es lo que representa,
Y ademas es muy listo, un pais que el que no trabaja es porque no quiere, bajo nivel de paro, y encima tiene un gran colchon con los hispanos, si hay que despedir personal tiene 60 millones de hispanos y encima no engrosaria en las listas del paro por lo que representa su politica,todos los anglosajones a trabajar,jajaja
Lo que no entiendo con un paro tan bajo pasen estas cosas,jajajsja
No le perdonan al negro,jajaja
24/01/2017 09:47
antiguo usuario
En respuesta a Antonio Amusategui Batalla
Yo como especulo al intradia y al cortisimo plazo pues me descojono,jajaja,
Y como mi coeficiente intelectual es bajo pues con mas razon,jajaja
Es que si nó seria un value investing,jajajaja
24/01/2017 12:35
antiguo usuario
Yo observo que el liberalismo español no le hace ascos al presidente Trump, con lo intervencionista que es ,
No veo insultos no sé como Zapatero le acusaron de intervencionista y le insultaron desde el primer dia
Veo al liberalismo español muy comprensible, a pesar del atentado al capitalismo antiliberal de este hombre,jajajajs
24/01/2017 18:35
No adelantemos acontecimientos y vamos a dar un voto de confianza a un señor que está de presidente en un país más democrático que el nuestro y con gente en general más preparada que aquí, por favor no seamos tan listos, saludos.
24/01/2017 20:10
veo un error frecuente útimamente, cometido por corrientes de izquierdas. Asocian el liberalismo con Trump lo cual es falso y fácil de demostrar. El liberalismo, humanista y cristiano, no es Trumpiano, no podría serlo. Basta con saber de verdad que es el liberalismo y contrastarlo con el programa de Trump. Bajar impuestos es liberal, disparar el gasto público al tún tún no es liberal, gastar en demasía en el ejército no es liberal, no preocuparse por el déficit público y la deuda no es liberal, atacar el comercio no es liberal, el proteccionismo no es liberal, atacar a la gente de otros paises o razas y lenguas no es liberal etc etc etc. En fin, que asociar a los escasísimos liberales que hay en España con Trump es un error de bulto fruto de la falta de análisis o el desconocimiento.
26/01/2017 10:24
antiguo usuario
Las politicas sociales tampoco es liberal, por eso Trump cae bien en el liberalismo español a pesar de lo antiliberal que es este hombre,jajaja
26/01/2017 12:46
antiguo usuario
En respuesta a Pepe mary El chucho de Colastani
En reslidad Trump es un liberal, lo que pasa es que primero hay que limpiar con politicas intervencionista, y una vez conseguido seria un liberal implacable, jajaja
26/01/2017 12:51
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad