Tres Enemigos del Especulador: el Público, los Amigos y los Expertos

20 de noviembre, 2013 15
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons Momentum) Profesor del Experto de Bolsa de la Universidad de Alicante Autor libro "El... [+ info]
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons... [+ info]
2º en inB
2º en inB

Uno de los temas clave que siempre trato en mi blog, es el pensar de forma totalmente independiente, libre e individual. Nadie nos puede sustituir a la hora de pensar, ni a la hora de entrar o salir del mercado. Además, si acertamos sabremos el porqué hemos acertado y, si nos equivocamos, podremos analizar nuestros fallos para mejorar.

Un operador puede dejar de ser independiente de distintas formas. Puede cometer el error de dejarse llevar por el sentimiento general del público, puede seguir la recomendación de un amigo que trabaja en una oficina bancaria (p.e.) o puede -y ésta es la peor manera- hacer caso a aquéllas fuentes con apariencia de autoridad pero que se equivocan tanto o más que el amigo que trabaja en el banco o que el público en general. 

1. Que el público se equivoca, especialmente en los grandes puntos de giro, es un clásico. Y aunque no siempre hay que contradecir al público, si es necesario pararse a reflexionar dos veces cuando nuestras opiniones coinciden con la de la muchedumbre inversora, ya que el público generalmente invierte mal. Dos artículos clásicos de este blog hablando sobre esto son: "Tranquilo Carlos Sánchez, cuando se ríen de ti, es que tienes la razón. La bolsa española subirá" y "Documental: el juego de la muerte".

2. Sin embargo, la segunda categoría, sobre la recomendaciones de amigos, o de amigos de amigos o, incluso, información confidencial de alguien que conoce al director financiero de la cotizada X, no la he tratado en este blog. Tal vez es porque considere que los que trabajan en un banco -incluso si son nuestros amigos- son tan público como cualquier hijo de vecino, o porque en mis primeros pasos en bolsa, recibí una información confidencial que resultó no tener el resultado bursátil esperado. Ahí aprendí que el mercado subirá o bajará diga lo que diga cualquier "insider" o director de una compañía. Por supuesto, si un insider de una compañía farmacológica sabe de antemano que un medicamento va a ser aprobado por la autoridad sanitaria, eso tiene valor. Pero si un director financiero de una cotizada sabe que va a haber un incremento del dividendo o cualquier otra cosa parecida, hay que que ignorar la información, ya que el efecto no es tan evidente como en el supuesto de la farmacológica. Además la información confidencial es delito.

3. La tercera categoría es la peor y cuya influencia es más difícil de erradicar de nuestra toma de decisiones. Es fácil identificar al público como una masa, como una manada de ovejas a punto de tirarse por el abismo, porque a todos no es fácil dejarnos seducir por el pensamiento de que somos diferentes ¡y hasta mejores! que los demás. Es fácil pensar que estamos fuera de la manada porque nuestro ego nos ayuda a ello, pero, la realidad, muestra que es extremadamente difícil pensar fuera del consenso. 

¿Pero cuál es la tercera categoría?

Es fácil pensar que somos diferentes que los demás, pero cuando escuchamos la opinión bursátil de alguien con autoridad, prestigio y/o amplio seguimiento, empiezan nuestros complejos a jugar en nuestra contra. Con el concepto de "público" nos sentimos cómodos, pero, con el de autoridad mundial, empezamos a reducirnos en nuestros interior.

Al escuchar a las grandes autoridades surgen pensamientos como estos:

- "Si el premio Nobel de economía dice que es alcista y yo soy bajista ¿como voy a tener más razón que un premio Nobel?"

- "Si el gran economista que predijo la pasada crisis dice que todo va a caer ¿quién soy yo para pensar que va a subir?"

- "Si Goldman Sachs dice que el euro va a desaparecer ¿cómo puedo yo pensar otra cosa con mis limitados medios?"

- "Si el inversor más legendario de todos los tiempos tiene una opinión en sentido contrario ¿qué será de mi posición?"

Cuando no se tiene experiencia o se es un crédulo completo, estas preguntas aterrorizan el alma del operador. Pero si uno aprende a ser un sano escéptico, empieza a estudiar la historia y a observar la realidad, poco a poco puede sacudirse esta lacra de preguntas y empezar a pensar de forma libre e independiente.

Con este objetivo, para ayudarme a mí mismo y a los demás que me leen, hago ejercicios de repaso histórico e intento pensar con lógica para hallar si hemos de sentirnos acongojados -o no- al escuchar las opiniones de los expertos. Y así es como razono:

a) La opinión bursátil de un premio Nobel de economía se desacredita fácilmente. El premio Nobel de economía es algo completamente aleatorio. Este año la fundación que los da, ha querido reconocer este hecho dándole el premio a dos personas: a una que cree que los mercados son eficientes y a otra que cree que los mercados son altamente ineficientes. Esto es como si el premio Nobel de Ciencias, se lo dieran a un científico por haber demostrado la teoría de la evolución y a la vez a otro científico por haber demostrado la teoría creacionista. Un completo sinsentido.

Pero el auténtico descrédito de un premio Nobel como asesor bursátil o especulativo, lo tenemos desde que en 1998 Myron Scholes pusiera a los mercados financieros mundiales contra las cuerdas, solo un año después de ganar el codiciado premio. Myron Scholes es un fraude. La fórmula por la que fue agraciado con el Nobel no fue inventada por él, sino que simplemente oficializó una fórmula que ya utilizaban muchos operadores de opciones. Cristalizó con precisión matemática lo que muchos ya hacían a la luz de la práctica diaria. Pero saber cristalizar el trabajo de los demás en fórmulas precisas o mejoradas, no es equivalente a especular. Y por eso en 1998 falló estrepitosamente. Y casi arrastra al sistema financiero internacional consigo mismo.

b) Luego están los economistas. Les "hemos dado" por arriba y por abajo en este blog. No me fío de un economista que no invierte. Me fío de Keynes porque invertía, pero no me fío de todos los que hablan y no se juegan su capital. El problema de la mayoría de los economistas, es que crean un modelo "de arriba a bajo" que tiene que explicarlo todo, pero que al final acaba siendo un modelo demasiado teórico y poco anclado en la realidad del día a día de los mercados.

Un especulador debe simplemente observar como son las cosas, sin plantearse si esas cosas coinciden con una visión keynesiana o austriaca de la economía (por poner dos ejemplos). El especular observa. De hecho, la etimología de la palabra "especular", es "observar desde la atalaya". El especulador debe estar libre de teorías que lo compriman. No tiene como objetivo no contradecirse, sino ser rentable. Ve lógicas bursátiles y las intenta aprovechar. A veces las lógicas cambian completamente de sentido. Y cuando los hechos cambian, el especulador cambia su modelo. 

El ejemplo de Nouriel Roubini, que al igual que un reloj averiado que da la hora correcta dos veces al día, tuvo la fortuna de adelantar la gran crisis financiera de 2008, es más que suficiente para entender que no hay que hacer caso a los economistas que una vez acertaron algo. Sí, acertó la crisis financiera de 2008,  pero, desde los 900 puntos del S&P 500, estuvo alertando de una segunda recesión y de caídas bursátiles. Pero las caídas, más allá de la volatilidad de corto plazo, nunca llegaron y hoy el S&P 500 se encuentra cerca de los 1.800 puntos. Si uno repasa las previsiones de la enorme mayoría de economistas, fácilmente llega a la conclusión de que no tienen nada que aportar en términos bursátiles.

c) Luego está el caso de los grandes bancos de inversión y/o firmas financieras. Goldman Sachs, Citigroup, UBS, JP Morgan. ¿Qué puede hacer un solitario inversor cuando ve que la opinión bursátil de estas casas es tan clara y rotunda? ¿Hacerles caso? ¡Jamás! Hace nada, un alumno de mi curso de bolsa, me preguntaba que cómo es posible que no haya que hacerles caso ya que son empresas de mucho éxito. La razón es sencilla. Estas grandes entidades son exitosas porque tienen muchas unidades de negocio exitosas. Hablamos de asesoramiento en varios ámbitos como fusiones y adquisiciones, reestructuraciones, salidas a bolsa o de compraventa de todo tipo de instrumentos financieros en favor de los clientes, gestión de activos tradicional, menos tradicional y un enorme etcétera de actividades financieras. 

Luego, aparte de todo esta estructura, tienen el servicio de análisis, normalmente dependientes del "estratega jefe" de la casa. Estos análisis, principalmente tienen un doble objetivo. Por un lado alimentar a sus clientes con información de interés para invitarles a operar con la mayor frecuencia posible. Nada como un buen informe para hacer que los clientes compren y vendan haciendo crecer los beneficios de la unidad de intermediación. Y, por otro lado, los análisis que emiten, suelen ser reproducidos por todos los medios del mundo, lo cual sirve como herramienta claramente publicitaria. Pero en el fondo, los análisis no sirven de mucho a la hora de predecir. Tienen la misma validez que la de los premios Nobel y los economistas. De hecho, quienes emiten estos análisis para estas grandes firmas de inversión, también suelen ser economistas que gustan de extrapolar en el tiempo lo que está sucediendo ahora. Si la cosa va bien, dirán que seguirá yendo bien. Si la cosa va mal, dirán que seguirá yendo mal o peor. Después, cuando se equivocan piden perdón y se quedan tan tranquilos:


2762983f00b0b303b3c864f431b03936.jpg

d) Pero decir que un premio Nobel, que un economista estrella-do o que un interesado banco de inversión no tienen ningún criterio bursátil, es fácil decirlo porque es evidente -a quien quiera ver los hechos y repasar la historia- que no suelen acertar mucho. Pero ¿qué hay de esos casos en los que un legendario y reputadísimo inversor tiene una opinión contraria a la nuestra?

Podría decirte simplemente que uno no debe fiarse de lo que dice ese inversor legendario, porque si ese inversor cambia de opinión no te va a mandar un SMS para decirte que ha cambiado de idea. También podría decirte que hay que tener en cuenta que los horizontes temporales de ese inversor y los tuyos, pueden ser completamente diferentes. O podría decirte que, tal vez, la opinión que emite un gurú sólo es una opinión sobre una de las 300 posiciones que el gurú tiene en cartera. Podría convencerte de muchas maneras de que pienses por ti mismo, pero la mejor manera, es recordándote que los inversores increíblemente buenos, las leyendas que pasarán a los anales de la historia, no son ni siquiera capaces de acertar más del 70% de las veces. Los grandes también se equivocan.

Un hombre debe creer en sí mismo y en su propio juicio si espera sobrevivir en este juego. Es por eso por lo que no creo en consejos bursátiles. Si compro acciones por un consejo dado por Smith, cuando llegue la hora de vender también necesitaré a Smith. Quedo bajo su dependencia. Supón que Smith está de vacaciones cuando ha llegado la hora de vender ¿qué haces? No señor, nadie puede especular con éxito basándose en hacer lo que los demás dicen que tienes que hacer. Sé por experiencia que nadie puede darme un consejo o una serie de consejos que acaben produciendo más dinero que utilizando mi propio juicio. 

                                                            (Jesse Livermore)


Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 15 comentarios
En el caso de la inversión value veo cierto seguimiento acrítico en muchas ocasiones de Bestinver por ejemplo. En mi opinión en la inversión value se presta demasiada atención a qué tiene quién y qué no tiene.

Cuando comencé a mirar compañías simplemente cogí el mercado continuo, las ordené por PER de menor a mayor y comencé a mirar sus informes. Una búsqueda con un componente aleatorio importante.

Posteriormente comencé a mirar las compañías que tenían Bestinver u otros inversores, ya que se hablaba mucho de ese tema y ocupaba gran cantidad de comentarios en Twitter o en artículos. Una búsqueda sesgada por lo que otros ya han descubierto o decidido.

En retrospectiva, las mejores ideas de inversión y los artículos más interesantes que me han salido (en términos de valor de la info) fueron en la búsqueda aleatoria (Prim, REE). Introducir aleatoriedad en la investigación suele ser mucho más productivo (aunque más costoso).
20/11/2013 13:29
Por otro lado la gente copia las decisiones y no el proceso. Lo que más me impresiona de Buffet, Peter Lynch y Bestinver no es sus aciertos (que también) sino las aproximaciones que tienen. Son simplemente brillantes. Lo mismo para otros tipos de inversión.
20/11/2013 13:33
Aunque completamente de acuerdo con la idea general del post y en que no debemos tener ideologías al invertir/especular y pensar independientemente y ser escéptico, creo que estas cometiendo algunos errores, basados precisamente en la “sabiduría y mitos popular” que no debemos perpetuar. Lo escribo sin acritud.
Por ejemplo:
1.- Ser un poco más escéptico y crítico y no creer todo lo que dice la Wikipedia que contiene muchos errores. Hay que buscar en varias fuentes.
2.- Si bien algunas personas como Ed Throp ya utilizaban una fórmula similar a la B&S , el mérito de B&S (que son dos personas) fue “homologar” o hacer un “de facto stardad” de algo que estaba muy disperso, además de hacerla mas “intuitiva” y mas “eficiente” para el corto plazo . Además hay que saber que la formula de B&S realmente llevaba poco mas de dos décadas de existencia y aplicación fuera del mundo académico funcionando muy bien y haciendo dinero (algo que casualmente pocas veces se menciona). El error de LTCM no fue la formula como popularmente (y equivocadamente) se cree, el problema fue el exceso de apalancamiento y rangos históricos pequeños (7 años tops). Si el error fuese la formula entonces antes de la quiebra de LTCM (cuando varios traders y bancos de inversión ya utilizaban la formula creada en los70s) o después (hasta hoy que la muchos la siguen utilizando), entonces habría pérdidas millonarias cada día, algo que no ha sucedido. Repito, el problema de LTCM fue el exceso de apalancamiento (algo que no estaba en control de Scholes) y un backtest histórico muy corto, y no la formula per se. Es mas, el apalancamiento es tan peligroso que (incluso sin fórmulas matemáticas sofisticadas) Rick Guerin (inversor value y partner de inversiones de Buffett) tuvo que vender sus acciones a Buffett en el bear market de los 70s porque callo en margin calls.
3.- Te has dejado llevar por la “sabiduría popular” acerca del premio Nobel de Fama y Shiller. Compararlos con los evolucionistas y los creacionistas es un error que tergiversa los hechos. No son agua y aceite una vez que se leen con detalle los papers. Ambas teorías tienen fallas (todas las teorías las tienen), pero no fue por eso que les dieron el Nobel sino porque Fama ayuda a demostrar (y no sólo mostrar de forma anecdótica) lo que incluso tú has comentado en tu blog, (i)que la mayoría de los active managers no baten al mercado y que es muy muy difícil batirlo (ii)y que en el corto plazo es un sinsentido estar adivinando qué dirección tomara el mercado. Uno podrá estar o no estar de acuerdo con las teorías, pero está mal utilizar metáforas que en el mejor de los casos confunden y en el peor son falsas.

Saludos
20/11/2013 18:13
Shiller demuestra que en el Largo Plazo las probabilidades de mayor o menores rendimientos dependen mucho de la sobrevaluación o subvaluación del mercado. Hasta él mismo ha dicho que su CAPE no es una herramienta de market timing y que el mercado puede estar mucho tiempo sobrevaluado o subvaluado. También demuestra algo que tu ya has comentado en tu blog, que después de caídas los mercados tienden a revertir y que empíricamente tienden a subir en el largo plazo.

Ambas teorías son "obvias", Buffett las descubrió y aplicó décadas antes. Hoy es "obvio" que nadie puede adivinar la dirección del Mercado en el corto plazo constantemente o que es difícil batir los índices constantemente o que es "obvio" que un activo subvaluado tiene mayores probabilidades de mejor rendimiento que uno sobrevaluado. Hoy es "obvio" porque se han hecho muchos estudios para tratar de demostrar empíricamente esas verdades y ese es el mérito de los Nobels, la demostración empírica de algo que antes sólo era "obvio" para las mentes brillantes como Buffett o Fisher (papa)

20/11/2013 18:27
Hola Gaspar, te respondo brevemente usando tus números. No hay problema en la crítica, es bien recibida.

1. Puse el link a Wikipedia porque encontré ahí algo que ya sabía de otro lugar.

2. La primera parte de tu punto 2 parece confirmar lo que digo, que la fórmula ya se usaba. Sobre la segunda parte, en ninguna parte de mi artículo digo que LTCM quebrara por la fórmula. Sé/sabemos porqué quebró, pero estaba hablando de las habilidades de un premio Nobel como especulador.

Mira bien lo que dije porqué se ve que no lo relaciono :)

3. Mi punto sobre Fama y Shiller, si quieres demasiado resumido y dado a la demagogia en el fondo lo defiendo. Solo son dos teóricos sin valor alguno desde mi punto de vista.

Saludos

20/11/2013 20:27
El CAPE de Shiller es un completo fraude intelectual desde mi punto de vista.

¿Cuál es el sentido de apostar hacia el futuro teniendo en cuenta el PER "ajustado" de diez años? Además ajustado a los beneficios reducidos de dos recesiones con lo cual da un nivel de sobrevaloración totalmente fantasioso.

No señor, no me gustan los teóricos. Prefiero leer a los inversores aunque sea a Hussman :)
20/11/2013 20:29
El CAPE de Shiller es un completo fraude intelectual desde mi punto de vista.

¿Cuál es el sentido de apostar hacia el futuro teniendo en cuenta el PER "ajustado" de diez años? Además ajustado a los beneficios reducidos de dos recesiones con lo cual da un nivel de sobrevaloración totalmente fantasioso.

No señor, no me gustan los teóricos. Prefiero leer a los inversores aunque sea a Hussman :)
20/11/2013 20:29
1.- Sí, pero wikipedia esta incompleto. No hablas de LTCM directamente, pero pones un link de wikipedia precisamente refiriéndose a LTCM cuando dices: ""Myron Scholes pusiera a los mercados financieros mundiales contra las cuerdas, solo un año después de ganar el codiciado premio"". La verdad completa (que no aparece en wikipedia) es realmente que no fue Scholes y su formula quien puso a los mercados contra las cuerdas, porque su formula se sigue utilizando hoy y no pone a nadie contra las cuerdas. El problema fue el apalancamiento (algo de lo que Scholes no tenía control directo), no la formula ni él. No estoy justificando a LTCM ni a Scholes, pero quiero aclarar que no es válido decir que él (o su fomula indirectamente) causó un caos o que no es válida o que es un fraude, porque eso no es cierto. Scholes no puso a nada contra las cuerdas, el apalancamiento fue. La fomrula de B&S se sigue usando hoy y funciona en la mayoría de los casos y no causa problemas, y no los causa porque ya nadie se apalanca tan bestialmente como lo hizo LTCM.

2.- La formula que me refiero en mi punto (2) es precisamente la formula de B&S. Esa formula es la que ya se usaba porque fue publicada, las otras no. Tal vez no me explique bien, pero después del paper de principios de 70s de B&S, la formula fue adoptada por JPMorgan y GoldmanSachs quienes manutvieron un "monopolio" de la estrategia por casi dos décadas hasta que apareció LTCM. Es decir, la formula de B&S fue utilizada por mucho tiempo con buenos resultados sin que nada grave pasara, pero claro ni JP ni GS se apalancaron tanto como LTCM.

Había otros que usaban una formula similar, pero no era tan intuitiva como la B&S ni publicada. La que Throp utilizaba tiene cosas bastantes distintas a la de B&S. Vamos que cayendo en el error de los simil, es como valuar por DCF y por comparables. Las formulas son diferentes aunque buscan lo mismo y por eso decir que B&S no inventaron su formula no es correcto. Ellos inventaron la suya que es la que muchos utilizan hoy, mientras otros como Throp inventaron la suya y nunca la compartieron. Siendo extremistas podemos decir que el inventor fue Bachalier, porque fue el primero que descubrió y relaciono el movimiento browniano aleatorio con los mercados, pero analizando a detalle vemos que las formulas son diferentes aunque buscan lo mismo.

3.- Podrán no tener valor para ti y para muchos y concuerdo en que los economistas no son buenos inversores generalmente, pero no fue por eso que ellos hicieron su investigación ni fue por eso que les dieron el Nobel, sino fue por demostrar empíricamente algo que parecía obvio para algunos hace un par de décadas y que gracias a sus investigaciones ahora no sólo es obvio sino demostrable.

EL CAPE tiene muchas fallas y el plazo es una de ellas, pero decir """¿Cuál es el sentido de apostar hacia el futuro teniendo en cuenta el PER "ajustado" de diez años?""", es precisamente el error que muchos cometen. El CAPE no sirve para hacer apuestas, Shiller ya lo ha dicho muchas veces. No sirve para saber cuando entrar y cuando salir, no es una herramienta de market timing ni de asset allocation, ni nada de eso. No dice nada del futuro, sólo son valuaciones pasadas que se pueden representar en una distribución de probabilidades. Lo único que el CAPE dice es que el PER del SP500 (que no es todo el mercado ni es una empresa individual) tiende a revertir a la media (en términos de probabilidades) y que entre mas sobrevaluado esté el sp500 los rendimientos serán menores que cuando está subvaluado, pero en términos de probabilidades no en términos absolutos, algo que es muy importante recordar, porque un 60% de probabilidad de éxito también significa un 40% de probabilidad de fracaso, y es esta última la que muchos olvidan.

No te podrán gustar las teorías ni estarás de acuerdo con ellas, pero eso no significa que sus teorías no hayan demostrado algo que antes era "obvio". Algunos sabían hace siglos que la mente del ser humano es manipulable, pero tuvieron que llegar los psicólogos experimentales del siglo XIX y XX a demostrarlo y aun así hay muchos que piensan que sus experimentos son fraudes, pero eso no les quita ni disminuye su demostración.

Saludos
20/11/2013 21:49
El problema de Scholes o LTCM fue un problema de principiante, de jugador.

No es exactamente lo que dices de que la culpa fue del apalancamiento, que fue condición necesaria para la ruina, sino que pensaron que un evento no sucedería y sin embargo sucedió. Y como tenían tanta confianza en que era altamente improbable, se apalancaron hasta los dientes.

El fallo fue un análisis de lo que era probable totalmente fallido. Un buen especulador tendría en cuenta que lo inesperado pasa y hay que estar preparado para ellos.

Repito. No he asociado en el artículo la crisis financiera rusa y LTcM con la fórmula.

S2
21/11/2013 02:17
Jejeje ese problema de "principiante y jugador" se llama overconfidence, greed&hubris, y ese problema lo han tenido (y hemos tenido) grandes inversores desde Livermore que se arruinó un par de veces, Dimon con su London whale, etc, you name it. Esos bias no son endémicos de los economistas ni expertos, aunque tal vez son mas amplificados con ellos (por su exposición de "celebridad") y por lo tanto sus resultados son mas desastrosos.

Creo que un mejor ejemplo para tu post hubiera sido Irving Fisher o Jeremy Siegel y no tanto Scholes (aunque es mas llamativo), porque quienes siguieron/imitaron las ideas de los dos primeros sí que se arruinaron; mientras que quienes siguieron/imitaron las ideas (y no sus bias) del último siguen teniendo buenos resultados.

Saludos
21/11/2013 16:27
Digamos, que es normal arruinarse o hacerlo muy mal en un momento dado y que es un paso necesario para hacerlo mejor y no liarla a lo grande.

Scholes, decidió saltarse la fase de aprendizaje y pensó que con la teoría bastaba.

La práctica te enseña que tienes que operar esperando lo inesperable.

s2
21/11/2013 17:30
Lo del experto eso si que tiene su aquel no hago ningún caso salgo pitando cuando los veo, es la experiencia la que me lo ha dicho. Gente que se dedica a escribir, a la venta de palas y mapas, de métodos, cuando la bolsa sabiendo da para hincharte.

Bestinver es un ejemplo, no están todo el día en los medios , en plan experto vendiendo sus teorías, la aplican y se forran, porque tiene su mérito, no es una cartera como podemos hacer nosotros de 5 valores que podemos seleccionar, es que son 60 valores, por lo que sus resultados son la media ponderada de tantas acciones según su ponderación y baten a los índices pero con mucho. .

Cuando se habla a veces de ellos siempre me recuerda el chiste del follador, (disculpar si es grosero y machista, lo es mucho), eso les pasa:

Se apostaron unos amigos en una casa de citas, que uno haría el amor con 40 mujeres seguidas, llegaría con todas, le llamaron fanfarrón.

Empieza con 10 y destrozadas, otras tantas, a la 38 no podía más, pero lo culminó y con la 39 también, ya no sabían donde meterse los contrarios, Con la 40 ya aquello no levantó.

Entonces los amigos empezaron a gritarle : maricón, maricón!!, ;). Les pasa con algunos a Bestinver (perdonad "la ligereza del chiste").

En cuanto a los amigos, yo sí me fio de mis amigos ;), me explico. No los tengo que sepan de bolsa por lo menos como a mi me gusta a largo (otra es que hablen de bolsa) o sean insiders fiables, y para mi son los Bestinver, los Metagestion, etc. me dan señales, otra cosa es que no todas comparta o que no entendiéndolas sabiendo que seguramente seré el equivocado, no las considere.

Pero amigos lo que se dice amigos, el que considere en general al director del banco de la esquina para inversiones o un directivo al que conoce, eso tiene delito y le estará bien empleado seguir sus recomendaciones, que le van a dejar tiritando.
20/11/2013 18:21
Interesante discusión...

Yo creo firmemente que la bolsa no se inventó ni para canalizar el ahorro a la inversión, ni para captación de capital, ni tan siquiera para hacer más ricos a los propietarios. La bolsa se creó para forrarse con el dinero de los demás.

El Smart Money se forra del Dumb Money; los bancos, las corretoras, e instituciones de inversión se forran a comisiones, y especular con tu dinero, mientras tienen unas normas laxas de cuanto capital deben mantener, o cual es el nivel de apalancamiento; luego toda la prensa salmón, los gurús y economicistas, y también las tvs como bloomberg o CNBC que se dedican a marear la perdiz y cobrar por publicidad y abonos.

Finalmente está el fraude en su completa expresión con los esquemas de Ponzi tipo Madoff, o la insider information, que Gekko mostraba a un joven Charlie Sheen.

Que el 98% de los inversores en bolsa acaben perdiendo, es un dato bastante evidente que es una industria del fraude.

Hay que tener las ideas muy claras para saber como ganar dinero en bolsa de manera consistente en el tiempo. Algo que parece que Hugo domina, y Scholes era un cocainómano con exceso de confianza que tomaba demasiado riesgo.

Me preguntaba hace poco un cliente cuanto dinero está bien ganar en un ano en bolsa? Y no le dije lo del clásico y evasivo 'depende'. Le contesté 'Si no sabes casi nada de bolsa ni mercados, y tienes alguna inversión en bolsa; ten una cosa clara: cuando lleves un 10% de rentabilidad, vende!"
22/11/2013 03:21
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos