¿Qué fue de las grandes salidas a bolsa y ampliaciones de capital en la 1ª mitad de 2019?

11 de diciembre, 2019 Incluye: TSLAUBERBYNDLYFTPINS 0
Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la historia del pensamiento económico y los ciclos económicos.
Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la... [+ info]
28º en inB
28º en inB

En junio publiqué un artículo bastante escéptico sobre la oleada de salidas a bolsa en los sectores más calientes del mercado norteamericano. La recuperación de la bolsa en los primeros meses de 2019 fue vista por muchos fondos de capital riesgo como un momento ideal para obtener mejores condiciones de venta de muchas startups y negocios prometedores. Se intentó equiparar a muchos de ellos a las historias de éxito de Google, Amazon o Apple; pero hay grandes diferencias en cuanto a necesidades de capital y cultura empresarial que indican que no estamos ante casos similares.

La evolución de las cotizaciones a varios meses vista no tiene por qué ser indicativo de la idoneidad de una idea de inversión, al igual que en algunos otros sectores las cotizaciones están siendo castigadas y a lo mejor las compañías siguen infravaloradas. Por lo tanto, los siguientes gráficos son sólo una observación parcial de lo que ha sucedido con la mayoría de estas compañías, no una prueba definitiva de su futuro. El patrón como veremos es claro, la mayoría de salidas a bolsa en 2019 han decepcionado a 6 meses vista.

Pinterest comenzó a cotizar en mayo cerca de los 24$ y durante varios meses se revalorizó considerablemente hasta los 35$ por acción. Pero tras varias presentaciones de resultados ya cotiza cerca de los 18$ por acción.

yxzzk8epBhfCdIvAIYYBCstJgoMDEy-2hulJ3DSK7VWibtVYwDGZjQmyWEOTvszNa1rFmWtyb5LNGmWbeRQpI5lXwJ_UBlreBVT8shIjLZg5VBN6jxX3aSOACVRVu98VwO6563fZ

Slack no realizó ninguna ampliación de capital masiva, pero sí completó su salida a bolsa para que los empleados que reciben acciones puedan venderlas en el mercado. Se lleva el mayor varapalo desde la salida de todas las aquí comentadas: - 50% desde inicio. En este caso, hay que anotar la llegada de fuerte competencia que está afectando a la percepción del futuro de esta compañía.

9fjXTvhsmi-dC7FfsBm4A5oX1YZCexJ2qXBMWA_02O96R02ANu4v2NxiMz5pvHN_hv2mDUNmLgcAZ3ijLQx4xtag1kxtqWGsFgbNsHUEON1TvB5Ov8WfiMwD3YOvmrwZ4wDfnSQ_

Lyft empezó a caer inmediatamente después de la salida a bolsa, y ha continuado siendo castigada hasta los 47$ por acción desde los casi 80$ a los que cotizaba días después de la salida a bolsa.

HyvpmpcHE6O1r-McV40-D5gzxvzVhIRJv6I40B_5RU4vNimckUZE-ZKmdD5XgTvj7NLe0TLnaJZdjbntvy8UDxPDew34TJOlt_OFdxrqTNIrE9QdyZPtsQ3nNPfOgkGFTRgodY8K

Uber no ha salido tampoco muy bien parada, ya que ha perdido alrededor de un 40% desde su debut. Probablemente sea la compañía con mayores necesidades de capital de las aquí comentadas junto con WeWork y Tesla:

JhP0pHubHVGMWgepPWgrKICe8I9J-Z1cm0r85pzN-Sd09Lq4rujjkRrROkf2V7AIaTMuw9cpxwL-W2whlLPbblcGjg-beqWPE3c8b3XemDygtnpfbCG5vOSJC2jUBHV4g9dsnI8g

Beyond Meat es una de las pocas que puede presumir de estar por encima del precio de salida, aún así los que se hayan intentado subir al carro a partir de junio ya están perdiendo. Esta compañía es más anecdótica que las anteriores, ya que el volumen de necesidades de capital y venta de acciones para financiarse no es comparable. Por lo tanto, sólo las expectativas juegan un papel relevante por el momento:

YOgSHjevqFnaRJ1YYCNkSuiZFiIsiRjchAsJUX-Jv5h5J-RXmblF4PmiPeeZLHaKYXfFRzoX8PH8gH4Mo3BxTAx8-q94H5qF303KcFuwf44yfgJWSsQ24bKjy-0siwpRdiK_6VuG

Tesla no es una compañía nueva en el parqué, de hecho lleva cotizando casi 10 años. Se puede comparar con algunas de las compañías anteriores ya que en abril de 2019 también aprovechó de forma oportuna para realizar una ampliación de capital muy importante, que acabó en una venta de nuevas acciones por 847 millones de $ (sin incluir bonos convertibles). A esto habría que añadir las masivas ventas de acciones de consejeros y directivos durante los últimos años, que reciben una parte importante de su remuneración en acciones. Tesla pagó en acciones a sus directivos 617 millones de $ solo en los 9 primeros meses de 2019, cifra que se acercará a los 900 millones de $ en el conjunto del año. 

YD5mPBAOGbIsUnrgpq_pMJ3xjyGcZdW_kQZG4IcCFs8o9mksawkR9Ut2j7DLMMVVNl5lxQXzELpsBCeb6rzYPKyLJnaDcpaoU_LB9O-VRXe4q5FExyFm7jeUx4y8jW-SYb3JmYJO

Resulta curioso que, a pesar de estas emisiones masivas de acciones que incrementan la oferta constantemente, la cotización se haya recuperado tras una primera crisis de varios meses. Además, es otro año en el que la compañía no puede presumir de datos financieros ya que las ventas se han estancado en su comparativa anual (descienden con claridad), y en los 9 primeros meses ha acumulado unas pérdidas adicionales de 967 millones de $. 

Es importante mencionar el fracaso absoluto de la colocación de WeWork, que debido a las constantes filtraciones en la prensa sobre escándalos internos no fue capaz de mantener un mínimo de confianza de los inversores. También las enormes necesidades de capital hicieron que fuese difícil colocarla. De hecho, la principal lección no es sobre si el inversor debe acudir o no a las salidas a bolsa, sino empezar a ver que la oferta de acciones acaba teniendo impacto a lo largo del tiempo. Y acabará importando también en aquellos valores que siguen emitiendo enormes cantidades de acciones para financiarse, aunque sea varios años después. No debemos olvidar tampoco las emisiones de acciones para pagar empleados, que seguro que han tenido impacto en la cotización de Slack.

Otras veces las caídas en bolsa de compañías o sectores se deben a una menor disposición de los inversores a comprarlas, podemos decir que es una cuestión de demanda a pesar de que el número total de acciones no ha aumentado. Sin embargo, las opiniones y percepciones son más cambiantes, mientras que los efectos de la oferta de acciones son un elemento de peso permanente. Las necesidades de nuevo capital y la emisión de acciones o bonos convertibles son algo estructural en muchas de estas compañías, por lo que las caídas responden más a razones de peso y no al sentimiento inversor

Del mismo modo, no podemos valorar igual estas caídas que las de otros sectores en los cuales no se incrementa la oferta de acciones constantemente, sino que más bien son producto de percepciones y sentimiento de los inversores (a veces con razón, a veces sin ella). De hecho, en algunos casos las compañías que caen en bolsa realizan importantes recompras de acciones con su exceso de fondos. 

*Cartera Value: Si está interesado en el análisis de compañías desde una perspectiva de largo plazo, no dude en visitar la página de información de la Cartera Value.

Artículos relacionados:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos