Valoración de empresas

7 de septiembre 0
Bienvenido al espacio de Value School, un proyecto educativo y de divulgación con el que aprenderás a ahorrar y a invertir de forma reflexiva e... [+ info]
Bienvenido al espacio de Value School, un proyecto... [+ info]
14º en inB
14º en inB

Seguimos con nuestra "Ruta Value". En ella por el momento hemos ido recorriendo algunas de las principales temáticas de la inversión que consideramos más relevantes, empezando desde los conceptos básicos pero esenciales de ahorro e inversión y mercado, pasando por las nociones de la escuela austriaca de economía, la existencia de diferentes tipos de activosproductos de inversión y estrategias, desembocando en las claves de la inversión Value.

El tema de este mes de septiembre es la valoración de empresas, sobre el que versará nuestro próximo evento con Horos Asset Management. A continuación dejamos nuestro editorial, con algunas pinceladas que el lector debe conocer sobre el arte de valorar empresas, y en próximos días profundizaremos en algunas de estas cuestiones.


thumb0_34e96e78d48cf7d055e885db3eda53bb.jpg

La valoración de empresas es una condición necesaria de toda inversión value. Se trata de una tarea tan decisiva como ineludible. De hecho, la capacidad para valorar correctamente una empresa es el factor clave, determinante, de su rentabilidad futura.

Ahora, ocurre que la empresa no es una realidad estática, quieta, sino un entramado vivo de personas, decisiones y procesos cambiantes. Una empresa, además, existe en un entorno igualmente vivo, complejo y variable.

Se trata, pues, de una tarea muy exigente, sólo al alcance de personas con tiempo y capacidad. Esta es, no en vano, la tarea esencial y distinta que un gestor o analista value hace por nosotros. 

La valoración de una empresa tiene dos componentes fundamentales: lo cuantitativo, los datos; y lo cualitativo, la historia, el relato. Pero frente a cualquier realidad viva y compleja, elegir cuáles son los datos importantes, los significativos de verdad, los decisivos, y elegir qué aspectos de su naturaleza particular van a determinar su futuro a largo plazo, no es ya una capacidad, sino un arte. Un arte que mezcla curiosidad, inteligencia, memoria, sensibilidad y una visión global.

Después de valorar correctamente una empresa, verificando que existe un margen de seguridad, una diferencia sustancial entre precio y valor, llegará, no obstante, lo más difícil: juntar el temple y la convicción para invertir, para comprar… para creer.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad