Más ideas: fortaleza en el Petróleo y agotamiento del EURUSD (suelo del dólar). El Oro, en observación

14 de enero 2
NikoGarnier.net - Actuario de formación, he trabajado en BBVA (gestora de pensiones y gestión de activos de la aseguradora), he sido gestor de... [+ info]
NikoGarnier.net - Actuario de formación, he trabajado... [+ info]
3º en inB
3º en inB

Hace unos días hablé del posible agotamiento del cobre, y una de las ideas que expuse es el famoso “reflation trade” que podría no ser como se le espera (hablaré de ello en un próximo post). En el caso del petróleo, el reflation trade podría tener continuidad, sin perjuicio de consolidaciones -o pequeños recortes- de corto plazo.

El velón blanco del pasado 5-enero es un velón de arranque de movimiento, después del amago de fallo alcista que tuvo el día anterior (ver recuadro de fondo amarillo en el siguiente gráfico de velas diarias). Desde entonces, encadena más sesiones de subida, y la consolidación del pasado 11-ene, que en el caso del cobre (ver post anterior) se tradujo en un velón negro grande y técnicamente relevante, se quedó en poca cosa en el caso del petróleo. Es decir, sigue habiendo fortaleza aquí (lo cual, como siempre, no debe hacernos excluir la posibilidad de que esa debilidad aparezca “de repente”, es decir, hay que ser siempre comedido en nuestra actuación).

6a1241a59a5d7b21032042de46202023c04a98cf.png


A muy largo plazo no necesitamos plantear una tendencia alcista. Podría volver a niveles de 65-70$ y nada más. Lo que sí es importante es que el crack de 2020 (cuando llegó a cotizar en negativo) es, técnicamente, una forma de asentar o apoyar un movimiento alcista mayor. Y aquí el reflation trade, es decir, la apuesta estratégica para 2021 según la cual la inflación y el crecimiento están de vuelta y van a apoyar -gracias a los bancos centrales- subidas generalizadas en diversas clases de activos, tendría mucho más sentido en el petróleo que en el cobre.

En el siguiente gráfico en velas mensuales vemos el contexto: aunténtico crack en el año 2020 (con un cisne negro en forma de cotización del futuro del petróleo en negativo, y no por poco...), rebote vertical, consolidación, y vela blanca grande (velón de noviembre) que marca una reanudación alcista.

87758ed9e22da3b75f2df63fc9f991c184af4c4f.png


Si proyectamos al alza un segundo impulso alcista (tras el velón de noviembre) de amplitud similar al rebote previo, nos vamos al entorno del techo del canal bajista de largo plazo, y zona de resistencia horizontal en torno a los 65$. Como digo, esto no excluye consolidaciones ni volatilidad. Pero mi perspectiva es alcista de fondo para el petróleo.

EURUSD

Tanto el cobre como el petróleo son materias primas, y eso significa que están muy relacionadas con la evolución del dólar. En teoría (porque esto no es ciencia exacta), cuando sube el dólar (es decir, cae el par EURUSD), las materias primas (commodities) deben caer de precio, y al revés, cuando baja el dólar suben las materias primas. Esto último es lo que lleva ocurriendo unos meses, y por eso la hipótesis de un fallo -o al menos un alto en el camino- de la tesis del "reflation trade" ganaría puntos si vemos que el dólar deja de caer (o el euro deja de subir). Cuando hablo del dólar, en realidad es más que el par EURUSD, puesto que el dólar index es una cesta del dólar frente a otras divisas mundiales (como el yen y la libra), pero en realidad está muy relacionado puesto que la principal ponderación en el Dólar Index es el Euro.

Por eso, un agotamiento alcista en las materias primas tiene sentido en la medida en que veamos también un agotamiento en la inercia alcista reciente en el EURUSD (o agotamiento bajista en el Dólar en sentido amplio). 

La idea que me planteo, viendo el gráfico del petróleo, es que a diferencia del cobre y otras materias primas "menores" (porque el petróleo, por su importancia, es casi una "categoría" aparte), pudiera no flojear, o al menos no cambiar de tendencia (o no retroceder con fuerza). Al menos por ahora, esta es la idea.

En definitiva, hablamos de un escenario donde las materias primas en general flojearían, con la excepción del petróleo, cuya inercia alcista de fondo todavía le daría margen para subir por encima de los 60$. Todo ello vendría apoyado y corroborado por un repunte del dólar (subida del dólar index, bajada del par EURUSD en concreto, que podemos utilizar como activo operativo).

ebbb79713a0bb3fc6c84c0f1089d158afab613b1.png

En el gráfico anterior del EURUSD en velas diarias se aprecia una tendencia alcista, y un canal cuyo techo tiene tres apoyos. Los máximos locales que venía marcando las últimas semanas cada vez se llevaban el precio menos arriba con relación al máximo local anterior. Es decir, el mercado ha ido perdiendo inercia... hasta que ha llegado una ruptura de soporte, pero eso sí, de corto plazo. Todo esto no tiene por qué provocar un cambio de tendencia ni una debacle, pero sí podríamos ver un retroceso Fibonacci de todo el tramo alcista desde marzo-2020, que nos llevaría de nuevo por debajo de 1,20.

En el último post de Alejandro Coll podemos ver su vídeo-análisis de sucanal de YouTube, donde nos muestra un dato importante que apoya esta tesis de agotamiento de la caída del dólar: los posicionamientos especulativos bajistas sobre el dólar index están en niveles extremos (panel inferior en el siguiente gráfico).

Es decir, estando el dólar index (panel superior) en zona de mínimos de 2018 (soporte), y después de caer en vertical desde hace muchos meses (desde niveles superiores a 100), resulta que los operadores están posicionados a la baja (cortos) como nunca desde finales de 2009.

e19f3392406f78e13c3772094e1486bd87fbf3c4.png


Y ya sabéis que para ganar hay que salirse de la masa, hay que oponerse a los consensos -pero solamente en determinados momentos...y ahí radica toda la complejidad-, y cuanto más fuertes sean esos consensos, mejor. Esto no es ciencia exacta, pero normalmente cuando un activo como el dólar index está sobrevendido (es decir, acumula una caída reciente muy significativa y muy rápida) y existe un consenso general bajista, las probabilidades están a favor de una subida. Es en estos momentos en los que tiene sentido, siempre con la necesaria cautela (ponderaciones bien medidas, y stops de pérdidas), oponerse a la tendencia previa.

Para terminar, os dejo con un vídeo-análisis que publiqué ayer en mi canal de YouTube donde comento más detalles técnicos sobre la situación chartista del cobre, el petróleo y el dólar (más un comentario final sobre el ORO).



Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos