¿Se parece al IBEX de 2012 al IBEX de 2009?

23 de abril, 2012 0
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons Momentum) Profesor del Experto de Bolsa de la Universidad de Alicante Autor libro "El... [+ info]
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons... [+ info]
2º en inB
2º en inB

Durante la última semana he expresado mi opinión de que ha llegado la hora de ser salvajemente alcista en el Ibex y porque creo que la renta variable europea continuará subiendo desde los mínimos marcados en verano (ver: el caso alcista para Europa, saliendo de la recesión). Se puede decir que este artículo cierra la serie de análisis sobre la renta variable europea y española en particular. Si hasta ahora he hablado prácticamente del cambio de la tendencia macroeconómica que percibo en Europa y en España, hoy vamos a hablar en términos de trading y market timing que no de inversión (y espero que sea del gusto de aquéllos que demandan análisis más concretos y “menos macro”).

Lo primero de todo, observo cierta similitud entre el final del mercado bajista de 2007-2009 y el actual mercado bajista del Ibex: 

Imagen

¿Estoy diciendo que va a ocurrir igual tal y como pudiera parecer de lo que señalo en el gráfico  y la  opinión que he expresado los días pasados? Rotundamente no. Las analogías están bien como ejercicio intelectual  pero hay que cogerlas con pinzas. De hecho, en agosto, muchos analistas decían que el mercado americano estaba comportándose igual que el principio del mercado bajista de 2007 y que estábamos abocados a la hecatombe. Pero el consenso se equivocó: 

Imagen

Lo que me interesa de esta aparente analogía en el IBEX, es que me hace recordar como viví los eventos del final del mercado bajista de 2007-2009 en el mercado americano y que lecciones se puede extraer en términos de trading, market timing y psicología para la situación que el IBEX enfrenta estos días de desasosiego.

Todos recordamos el fuerte mercado bajista global de esos años de plomo bursátil y especialmente el crash bursátil de finales de 2008 que se sucedió tras la quiebra de Lehman Brothers y que fue la guinda del pastel de la burbuja inmobiliaria norteamericana:
 

Imagen
Cuando ese crash estaba ocurriendo y, finalmente cuando llegó el primer rebote del gato muerto, el sentimiento negativo era extremo, pero a los que nos gusta mantener una mentalidad contraria, que en el fondo no es que seamos tan pocos, ya que recuerden que por cada vendedor hay un comprador, “sabíamos” una cosa: todos los mercados bajistas tienen un fin, toda recesión acaba y cuando el mercado entra en “modo crash” es probable que el giro esté muy cerca en el tiempo, así que vale la pena “cambiar el chip” y empezar a mantener una mentalidad alcista buscando giros en las condiciones macroeconómicas y giros del mercado cuando esas condiciones económicas empiecen a rebotar.

Evidentemente, cuando uno cree que el gran potencial está al alza, no espera que el mercado empiece a subir como un cohete. Una cosa que siempre explico, es que normalmente la formación de un suelo es proporcional a la intensidad y la duración de la caída. Creer que el potencial está al alza, no significa creer que el mercado inmediatamente va a empezar a subir. Eso lo vimos durante el pasado verano. Insistí que el potencial del S&P 500 era hacia arriba, pero no nos vinimos abajo o impacientamos porque el mercado estuviera 4 meses prácticamente plano antes de subir como un cohete. Sin embargo, entre finales de 2008 y principios de 2009, el mercado americano no fue tan noble en la creación del suelo como el pasado verano. No. Que se necesitara tiempo para formar el suelo era de esperar, pero las cosas no serían nada fáciles. Inmediatamente después del crash, el S&P 500 se negoció en un rango lateral con una falsa rotura de 4 días incluida:

Imagen

Y mientras se desarrollaba este rango lateral (con sesgo bajista si se quiere) algunos datos macroeconómicos adelantados empezaron a girar al alza. Los primerísimos datos macro en girar fueron en noviembre y otros fueron girando durante los siguientes meses, especialmente en febrero y marzo. A continuación vemos el indicador líder agregado de EEUU desarrollado por la Reserva Federal de San Luis y que giró en marzo pero, como digo, otros indicadores líderes ya estaban avisando de la posible vuelta al alza de las condiciones económicas y por eso, en mi caso, ya era alcista (o como a mi me gusta decir, salvajemente alcista) para febrero de 2009: 

Imagen

Pero ¿qué ocurrió? Simplemente que desde el mismo febrero y hasta el 9 de marzo el mercado entró en una especie de psicosis descendiendo violentamente e instalando la desidia en la grandísima mayoría de los operadores. Por aquél entonces ser alcista era ser un hereje, un aturdido mental o un idiota.  

Imagen


Y he aquí el punto de la cuestión de hoy. Las tendencias macroeconómicas duran normalmente años. Las expansiones duran años y las recesiones algo más de un año. Años. Sin embargo, el mercado que a corto-medio plazo sigue las tendencias macroeconómicas, a muy corto plazo puede hacer lo que quiera, porque no hay razón fundamental alguna que lo gobierne sino sola pura psicología de masas. Por eso predecir una tendencia macroeconómica de medio plazo es relativamente fácil comparado con discernir porque las masas un día lloran y otro ríen sin ningún cambio importante de fondo. En la primera tienes unos datos objetivos, sí, que hay que interpretarlos, pero en el segundo caso no tienes ningún tipo de dato objetivo, es todo pura subjetividad. Cuando alguien grita fuego en el teatro, no hay lógica, solo un “sálvese quien pueda”. 

¿Entonces cómo aunar todo esto? ¿Cómo conjugar una visión macro con buscarle puntos de entrada precisos al mercado y a la vez intentando en la medida de lo posible evitar coger cuchillos que caen cuando la histeria de las masas gobierna el corto plazo?

Lo primero de todo, pensando con rigor. Es imposible seguir o operar con éxito el mercado en todas sus oscilaciones. De hecho, eso es lo que muchos aparentan saber. Son unos “maestros” del market timing y sobre cada movimiento de corto plazo tienen una opinión clara, a pesar de que el corto plazo es puro ruido sin sentido o dicho de otro modo: es aleatorio. 

Segundo, aceptando que aunque se está intentando “comprar una recesión” para “vender en el boom” es altamente improbable acertar a comprar justo en el último mínimo. Y si se logra es pura suerte porque no hay forma humana de saber jamás si el último mínimo lo es o no. (Aquí es donde mucha gente confunde la filosofía Contrarian con otras cosas). Una metáfora. Imagine que usted cree que el mercado inmobiliario de su ciudad va a cambiar de tendencia, pero ¿de verdad cree que puede registrar la compra más barata en ese punto de inflexión de medio-largo plazo? ¡Sería una locura pensarlo y proponérselo! Pero la gente en bolsa vive obsesionada con eso y con los movimientos a pocos días o pocas semanas.

Lo tercero, no teniendo mentalidad de cerdo. Hay un dicho que dice “los toros ganan dinero, los osos ganan dinero y los cerdos son sacrificados”. Y es una gran verdad. Uno, cuando observa el mercado tiene que tener criterio, sea alcisa o bajista, pero criterio. Sin embargo el típico jugador de bolsa es un cerdo, que sigue al mercado. “Si mañana cae soy bajista, si mañana sube soy alcista”. Suena hasta lógico, prudente y sabio, pero al final acaban comprando arriba y vendiendo abajo, es decir, acaban siendo sacrificados. Muchos me dicen “sí, opino como tú el gran potencial está alza por X y por Y, este mercado acabará subiendo, pero yo vendo porque esta cayendo”. Y me lo dicen como si no tuviera ojos para ver que el IBEX cae. Pero si vendiera lo que creo que ha de subir, estaría siendo un cerdo, estaría confundiendo mi mente y estaría sobreoperando sin ningún sentido. Cuando eres alcista y el mercado cae, te esperas a que empiece a girar al alza, por mucho que creas que el potencial está bestialmente al alza, ni vendes ni compras. Ni vendes porque iría en contra de tu idea de mercado, ni compras porque solo un suicida compra cuchillos que caen. 

Te esperas a que al menos haya un giro del mercado. Y es aquí donde yo propongo operar el mercado, no solo a favor de las tendencias macroeconómicas sino hacerlo cuando técnicamente el mercado gire a favor de la tendencia macroeconómica percibida por el operador. Para detectar esos giros, una herramienta muy útil son las velas Heiken Ashi. Estas velas no cambian de bajistas a alcistas si realmente el cambio de precios no es significativo. También hay que decir que, al final de un mercado bajista, es mejor observar estas velas en gráficos semanales para filtrar mejor el ruido del día a día:

Imagen

Observen como se comportó el IBEX al final del anterior mercado bajista de 2007-2009. En diciembre hubo un primer giro. Si el operador consideraba que la tendencia macroeconómica ya era alcista, era una primera oportunidad para buscar largos en el índice u acciones españolas. Si no tenía convicción alcista en lo que a la tendencia macroeconómica se refiere, lo mejor era ignorar el giro alcista. En todo caso, el segundo giro, ya en marzo de 2009 fue el giro válido.

¿Sencillo? sí. Y lo sencillo siempre es superior. ¿Usar este método para encontrar el suelo definitivo? un error grave. Pero sí es un buen método cuando uno detecta la tendencia macreoconómica correcta, porque, normalmente, si el primer giro en velas heiken ashi semanales no funciona, es altamente probable que el segundo o tercero funcione. Y a partir de ahí, ya todo es disfrutar los largos mercados alcistas que suelen ser propios de la bolsa.
 

¿Qué está ocurriendo estos días en el IBEX? Yo personalmente pensé que el doble suelo en velas heiken ashi semanales formadas durante el verano funcionarían. Pero lamentablemente si mi análisis ha sido correcto para EEUU y para Europa, no lo ha sido para el IBEX. De hecho, ese doble suelo roto no se dió con una condiciones macroeconómicas al alza en España, pero juzgué que los demás índices “tirarían del carro” español. En cualquier caso, eso es pasado y como he analizado recientemente, ahora sí que la tendencia macro ha empezado a girar al alza, tanto en Europa como en España, por eso el próximo giro en semanal en velas heiken ashi, me parece de sumo interés.  

Imagen

Por último, no quiero decir que esta forma de analizar y operar el mercado es para mercados bajistas, no. Es para todas las ocasiones. Observe el Eurostoxx 50 que lleva subiendo desde verano y del que espero que siga subiendo porque creo que Europa está saliendo de la recesión: 

Imagen

En los últimos días ha caído porque, primero, los mercados fluctúan y segundo porque el mercado ha disfrutado de unos días de psicosis con la vuelta de los europroblemas. Cuando se produce una oscilación a la baja importante, sea en este caso de un indice que ya viene subiendo o sea en el caso de un índice que viene bajando y del que cree que la tendencia macroeconómica es alcista, puede aprovechar los giros en velas heiken ashi semanales para tomar posiciones. Esto es el mismo Eurostoxx con algo de zoom: 

Imagen

Para mí luce como un buen intento. Y cuando el IBEX ofrezca algo similar, creo que será un buen intento y que por fin se podrá materializar (al menos por primera vez) mi idea de que ha llegado la hora de ser salvajemente alcista en el índice Ibérico. 


Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos