Rafa Nadal, Mourinho, Guardiola y la Psicología Inversora

12 de enero, 2014 4
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons Momentum) Profesor del Experto de Bolsa de la Universidad de Alicante Autor libro "El... [+ info]
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons... [+ info]
2º en inB
2º en inB

Este fin de semana el Financial Times ha publicado una entrevista que le han hecho a Nadal. Al posarme en la noticia pensé ¿quién quiere otra entrevista a un deportista? 


Pero la leí porque Rafa Nadal tiene credibilidad como personal normal y de valor que es. Hice bien, la entrevista es excepcionalmente interesante. El periodista ¿coautor? del libro de memorias de la estrella del tenis incide en preguntarle y cuestionarse a si mismo sobre una de las características más célebres del jugador balear: su humildad.

Nunca he entendido del todo el concepto de humildad y, de hecho, no hay nada que me moleste más que la falsa humildad. Ponedme a un arrogante al lado antes que a un falso humilde. Tal vez para eso soy poco español y más anglosajón. En cualquier caso, en los últimos años me estoy reencontrando con este concepto porque no tiene los tintes tradicionalistas y religiosos que yo pensaba, sino que la humildad es una buena estrategia funcional para una mejor vida profesional y personal

Tal vez España, como país católico que es y por muchos motivos históricos y culturales, es el país del mundo donde el concepto de humildad es más determinante. Al fin y al cabo, buena parte de la intensa batalla que durante años entablaron los entrenadores del Real Madrid José Mourinho y del F.C. Barcelona Josep Guardiola, fue en el terreno de la comunicación y la estrategia del primero fue la falsa arrogancia  y la del segundo la falsa humildad. José Mourinho, a pesar de ser portugués, jamás entendió el carácter español: para triunfar en España tienes que ser o aparentar ser humilde. Al arrogante (con o sin razón) se le hunde, machaca y lincha. Al humilde (falso o no), se le respeta, escucha y alienta. Guardiola, muchos más sabio en el terreno de la comunicación, entendió esto a la perfección. El resultado continuo fue mucha presión para el técnico luso y todo los parabienes para el catalán. Presión y parabienes que repercutieron de forma directa en sus equipos.

Nadal, que no es un actor como los mediáticos dos entrenadores, sin embargo, sí es humilde de verdad. No sé cuál es el origen de su humildad (religioso, familiar, cultural, etc) pero no me importa su vida privada. Lo que me interesa es su humildad deportiva y cómo practica la humildad para conseguir sus metas. Traduzco -libremente- de la entrevista:

RN - "Mira, es verdad que al máximo nivel hay jugadores super arrogantes y super seguros de sí mismos, pero no es el único camino. El mío es este: cuando crees que todo te va a ir bien porque eres quien eres y porque eres buenísimo, ese el momento en el que te vuelves descuidado y dejas de trabajar duro y dejas de luchar por cada punto. Pierdes la intensidad y si es verdad que las cosas te pueden ir bien durante un tiempo porque estás en una buena racha, esta en realidad no durará. Bajas las guardia cuando dejas de tener dudas sobre ti mismo. Yo siempre dudo de mi, nunca he creído que soy bueno ni tampoco lo creo ahora"

JC - ¿Qué no eres bueno? ¿no puedes hablar en serio?

RN - No, no, no, lo digo en serio. Es evidente que mis números dicen que soy bueno, es verdad. Sé que soy el número 1 porque los números lo dicen. Pero no me veo de esa manera. 

JC - ¿Eres una suerte de impostor? ¿No sientes que te mereces estar donde estás?

RN - Sí, algo como eso. Me refiero, por ejemplo, cuando voy a la pista no me veo capaz de ...¿cómo lo explico?...veo muy difícil ganar el Abierto de Estados Unidos, Roland Garros. Siento que es muy muy difícil ganar estas cosas ¿me entiendes? Mira Tiger Woods, cuando lo veo jugar y dar un golpe pienso que la va a meter porque es muy bueno y él sabe que es muy bueno. Miro a Federes o a Djokovic y siento lo mismo. Pero cuando se trata de mi, y a pesar de que la racionalidad me dice que ellos me ven de la misma manera, realmente tengo dudas. Estoy a punto de empezar un nuevo año y una nueva temporada y no tengo ni idea de si voy a ganar algo. Sé que cuando llegue a Australia va a ser muy duro para mi porque es difícil ganar allí. Una vez que ya estoy en la pista, entonces, todo es diferente. Estaré preparado para competir y sabré que en los momentos de mayor presión responderé adecuadamente, pero nunca pienso que voy a ganar porque sea mejor que ningún otro jugador. Nunca lo pienso. 

Invirtiendo ocurre lo mismo. Hay un dicho que es un axioma en Wall Street y que dice: "eres tan bueno como tu última operación". Y así es, a la hora de invertir no solo tenemos que conocer la psicología del mercado sino la nuestra propia. La humildad, te guste o no, es absolutamente necesaria porque es funcional. No somos nadie por haber acertado la última, dos últimas o tres últimas operaciones. Pronto la tendencia cambiará o al menos se tomará un respiro lateral y volverás a tener que empezar un nuevo partido. Si cuando llegan las nuevas circunstancias éstas te pillan pensando en el pasado o en lo bien que lo hiciste, entonces estás fuera. No eres el mejor cuando aciertas varias operaciones, no eres el peor cuando te equivocas muchas seguidas. Eres el resultado de múltiples operaciones a lo largo de un extenso periodo de tiempo y de como reaccionaste emocionalmente a cada uno de los vaivenes de la diosa fortuna. Mantén tu cabeza fría cuando ganas, respira profundo cuando pierdes y mira hacia adelante porque agua pasada no mueve molino.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
Recuerdo que Federer hacía declaraciones que hay personas que interpretan como arrogantes. Decía que el ganar o perder dependía exclusivamente de cómo jugase él y no los rivales, es más, que en función de como se sentía en la pista sabía que iba a ganar o no. Llegó a decir que ganar en tierra batida para él era muy sencillo excepto con Nadal y el top5, no tenía nada de complicado para él y no le resultaba exigente pasar la primera parte del cuadro, a diferencia de otras superficies.

Difícil el tema de la arrogancia/humildad. Si Usain Bolt cree que es el mejor, es arrogante? Si cree que no, es un falso humilde? O es que tiene prohibido por completo tener una opinión sobre quién es el mejor. Mourinho decía que se consideraba el mejor entrenador del mundo y le llamaban arrogante, pero viendo su currículum no es nada descabellado considerar esa opción.
12/01/2014 20:07
antiguo usuario
Hola Hugo, está claro que "No hay que confundir tendencia con cerebro" y que a pesar de usar el cerebro, como decía el pollito Calimero: "No todo puede salir bien" (por cierto, kalimerá es buenos días en griego y lo que suelen decir cuando contestan el móvil, o te desean suerte)
Saludos
12/01/2014 21:16
No sé, no sé, Hugo... cuando dices que en España lo que vende y a quien se escucha es al humilde... pues no sé que decirte.

Un país con un Orgullo descomunal entre los ibéricos, desde el 'no tienes huevos' al 'por mis huevos', o el me 'vas a comer los huevos'. Siempre expresiones de carácter testicular que evidencian ese orgullo tan español. Un país repleto de nacionalistas y fascistas, en el los que en ambos se sublima la cultura, la lengua, o la etnia, como medio de imposición, o superiorioridad a otros... pues no sé, Hugo. No lo veo un país de humildes, precisamente.

En España vende mucho la chulería y la altivez, y el listillo de turno. Que Guardiola adoptara la postura de humildad como arma social para convencer a la mayoría y aganarse al 'entorno', siendo como dices una falsa humildad, es porque se lo podía permitir. Pep podía ser humilde sabiendo que era el entrenador con mejores números de la historia (1a temporada en Primera: 6 títulos de 6); cuenta con el que tiene todos los números para ser le mejor jugador de la historia; fomenta un fútbol revolucionario que no tiene rival alrededor del planeta, y es la base para que España gane los 3 campeonatos mundiales consecutivos.

Macho! Como no te muestres humilde así, pues eres un depravado, y un subnormal social.

Mourinho no es que no entendiera Espana, ni el senorio del Real Madrid, o de modales, o de humildad. Mourinho es un gili-pollas, y punto. Mourinho es el mayor gili-pollas de la Galaxia. Y no sólo de la blanca.

Nadal es un campeón. Otra vez, sólo los N.1 pueden mostrarse realmente muy humildes. Los demás (entre los que me incluyo) debemos de ser un poco arrogantes para que nos hagan caso.

Por cierto, Nadal en el Rio Open a finales de febrero. A ver si me saco unas entradas...
20/01/2014 00:46
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos