Ni Apple, ni Facebook, ni Google. Esta es la empresa más rentable del siglo XXI

13 de noviembre 2
El dato del día, una cuenta gestionada por el equipo de inBestia
El dato del día, una cuenta gestionada por el equipo de... [+ info]
6º en inB
6º en inB

Las FAANG han sido las “niñas bonitas” de los inversores durante este último ciclo alcista. Quien haya invertido en ellas en estos últimos años habrá obtenido suculentas plusvalías. Y quien no lo haya hecho probablemente estará lamentándose de la oportunidad perdida. Pero a pesar de que las rentabilidades que han generado han sido estratosféricas, hay compañías que han pasado totalmente desapercibidas para el gran público (inversores, analistas, medios de comunicación, etc.) y que sin embargo han logrado rentabilidades muy superiores a las obtenidas por las FAANG. 

Encabezando esta lista de exitosas empresas se encuentra Monster Beverage, compañía estadounidense dedicada a la fabricación de bebidas energéticas como Monster Energy o Burn. Desde el 1 de enero del año 2000 hasta la actualidad se ha revalorizado cerca de un 65.000%, por lo que 100€ invertidos en aquellas fechas se habrían convertido hoy en casi 65.000€. Para que puedan visualizar el tamaño de la hazaña protagonizado por esta compañía, en el gráfico inferior se compara la evolución de Monster Beverage frente al S&P 500 y al Nasdaq 100.

En segunda posición se coloca Netflix, una de las cinco empresas que forman parte de las FAANG. Su salida a bolsa se produjo el 23 de mayo de 2002 (a 15$ por acción) y a día de hoy, y a pesar de que en los últimos meses su cotización está sufriendo de forma importante, acumula una revalorización superior al 25.000% (cotiza cerca de 300$ por acción). Sin embargo, y a pesar de que su rentabilidad durante estos años ha sido extraordinaria, la comparativa con Monster Beverage es odiosa, ya que está bate por goleada a la compañía de entretenimiento estadounidense.

El resto de compañías que forman parte del top 10, con la excepción de Apple y Mastercard, son compañías mucho menos conocidas para los inversores: Equinix (multinacional estadounidense especializada en conexión a internet y centros de datos), Tractor Supply Company (cadena estadounidense de tiendas minoristas que ofrece productos para mejoras en el hogar, agricultura, mantenimiento de jardines y jardines, cuidado de ganado y mascotas) o Intuitive Surgical Corporation (compañías estadounidense dedicada al desarrollo, fabricación y comercializa de productos robóticos para hospitales) son alguna de ellas.

Además, es muy importante poner en contexto estas revalorizaciones y tener en cuenta que se han producido durante unos años en los cuales los mercados bursátiles globales han sufrido dos de las crisis más devastadoras de todos los tiempos (la explosión de la burbuja tecnológica en el año 2000 y la gran crisis del sistema financiero de los años 2008 y 2009).

(Fuente: Marketwatch)

Sin embargo, es importante no extrapolar y pensar que situaciones como las que acabamos de ver son frecuentes. La realidad nos muestra que estas situaciones son absolutamente excepcionales. Y aun en el hipotético caso de que hubiéramos tenido la fortuna de tener alguna de estas compañías en cartera, la pregunta que debemos plantearnos es si hubiéramos sido capaces de mantenerlas en cartera durante todo este tiempo para así poder capitalizar toda la subida. Probablemente las habríamos vendido mucho antes de alcanzar estas rentabilidades, ya que el vértigo que produce subidas bursátiles de tal magnitud fuerza a muchos inversores a deshacer rápidamente la posición por el miedo a perder todo lo ganado.

Otros artículos relacionados publicados por el equipo de inBestia:

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
En respuesta a Benjamín Palacios
Es verdad, pero lo realista será reconocer (como también se dice hacia el final) que desde hoy hasta dentro de 15 años seguramente no las tendríamos en nuestro poder, salvo que fuéramos parte del accionariado que la constituyó o del equipo gestor de este momento y nos mantuviéramos allí quince años después.
Esas cosas te las encuentras (como un e-wallet que se te olvidó dónde estaba, que resulta que recuerdas la clave de acceso y que conservaba Bitcoins dentro), pero no tiene sentido ir buscándolas, no merece la pena el esfuerzo (volviendo al ejemplo de la e-wallet, resulta que te haces rico porque eres un despistado y no sabes dónde tienes la cabeza, que diría tu madre -o tu esposa-; en resumen, es algo que te ocurre más por serendipia, que por perseverancia).
16/11/2019 09:58
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos