Los mercados no son más volátiles que antes. Son los mismos de siempre

6 de marzo, 2012 0
Profesor del Experto de Bolsa de la Universidad de Alicante, docente del Máster de Economía Bancaria de la Universidad de Sevilla, autor libro... [+ info]
Profesor del Experto de Bolsa de la Universidad de... [+ info]
4º en inB
4º en inB

Según como observo los mercados y la realidad, la opinión general está más cerca de pensar que estamos ante un mundo diferente (esta vez es diferente) que de pensar que el mundo es como siempre. Lo que no hay duda es que nadie piensa que estemos ante un nuevo paradigma como ocurría en el año 2000 ¿verdad?

No. Si hiciera una encuesta preguntando "¿crees que los mercados son más volátiles ahora que antes?" la respuesta casi unánime sería que sí.

Pero la gente se deja cegar por el peso del presente que en verdad es fugaz y falaz y olvidan la historia:

Picture

Ese gráfico muestra 108 años de historia de volatilidad del Dow Jones Average. Se obseva que en el corto plazo hemos vivido un repunte de volatilidad, pero nada especial en términos históricos. Crisis bursátiles y económicas las ha habido, las hay y las habrá siempre.

La gran propiedad del capitalismo es que las crisis forman parte de su mecánica: eliminan lo superficial e ineficaz y promocionan lo competente y útil. Una crisis no es un problema, es una oportunidad de regeneración, de catarsis y de mejora. En chino, la palabra crisis significa "problemas" pero a la vez "oportunidad". Vale aquí recordar las palabras de, como diría Mourinho, "un tal Alberto":

"No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresosLa creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”. 

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y las soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisisamenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”.

                                                                                          (Albert Einstein)

El otro día en un link que vi por twitter salía un miembro o profesor del MIT hablándonos de cuán volátiles y diferentes son los tiempos actuales. Vamos, decía lo de "esta vez es diferente". Sin embargo, ahí está la gráfica de la volatilidad. La volatilidad es la de siempre y además no hay riegos nuevos, el único riesgo sigue siendo la  naturaleza del hombre. 

Lo que ahora llaman mercado de derivados, OTC, Mezzanine, HFT, Hedge Funds y lo que se quiera mencionar, no son más que los nombres actuales para algo que nos acompaña desde tiempos inmemoriales: la codicia humana. En 1929 eran otras palabras y productos, pero en el fondo y más allá de sus nombres y sus prospectos técnicos, los productos financieros de entonces, los de hoy y los de mañana, solo son expresión de esa codicia inmemorial. Mismos perros con diferentes collares.

                                                             "Nihil novum sub sole" (nada nuevo bajo el sol)

Como digo, no hay nada nuevo, solo el permanente carácter del hombre. Sus pasiones, temores y pensamientos, son los mismos ahora que tienes un iPad en la mano, que cuando el hombre de Babilonia sostenía un pergamino o Nerón quemaba Roma.

Hay una serie y dos películas que siempre vienen a mi memoria y que son perfectas para ejemplificar lo que cuento. En la película "Regreso al futuro" Marty Mcfly tenía un problema. Cuando alguien le llamaba "gallina" le hacía hervir la sangre y se metía en una pelea, era un reflejo. Aquéllo era un problema genético e inmemorial como descubriría en sus sucesivos viajes al pasado y al presente. Algo que se encontraba generación tras generación porque así lo dictaban sus genes.



La serie de la que hablo, es la de "Érase una vez el hombre" que seguramente habéis visto cuando pequeños o gracias a vuestros hijos. Me hacía mucha gracia que los buenos, los malos y los ruines fueran siempre los mismos, se tratara del hombre de cromagnon o del rey Luis XIV. Desde entonces, siempre que pienso en la natureza de las personas, recuerdo que nosotros somos iguales que nuestros antepasados y que solo las circunstancias parecen cambiar. Pero los resultados son los mismos. Las mismas alegrías, las mismas penas y, sobre todo, las mismas respuestas y pensamientos.

Picture
Este siempre era el malo en la serie Érase una vez el hombre

Y siempre recuerdo este vídeo de la película "El Club de los poetas muertos" en la que el profesor les dice a sus alumnos que miren una foto de sus antiguos alumnos, y que realmente no hay ninguna diferencia entre ellos y los que ya están criando malvas:



Sabiendo que el carácter del hombre es, ha sido y será siempre el mismo, ya sabes como son los mercados. Habrá euforias y habrá crisis de forma cíclica. Cuando la gente diga que estamos ante un "nuevo paradigma" será que estamos en la euforia, como antes ocurrió con las puntocom, los aviones, la radio, los trenes o la Compañía de los mares del sur. Y cuando la gente diga que "ésta vez es diferente" o "los mercados son más volátiles que nunca" entonces sabremos que estamos en épocas de grande oportunidades y es cuando más vale la pena buscar oportunidades al alza. 

Picture
¿Quién lo dijo? Graham o Buffet: "los mercados a corto plazo son una máquina de votar, a largo plazo una máquina de pesar". Los movimientos a tres años del conjunto del mercado no tienen nada que ver con la realidad de las empresas sino con la más pura psicología. Si la psicología es el factor principal, entonces habrá que estudiar a los hombres ¿Y qué sabemos de los hombres? Que pasan del pánico a la euforia de forma cíclica. Éste es uno de los principios más inalterables del universo: el carácter variable y cíclico de las masas. 

Entre la distribución real de las rentabilidades del mercado (campana color naranja) que tienden a estar concentradas en el centro y tener algunas sorpresas negativas de gran impacto (izquierda) y la percepción de las masas (curva negra) hay un gran trecho:
Picture
La percepción de las masas suelen estar muy alejadas de la realidad del mercado.


Sabemos que normalmente el mercado estará fluctuando de manera tranquila y que, cada cierto tiempo, por razones endógenas o exógenas, los mercados entrarán en caída libre. Pero esas caídas libres acabarán y el ciclo volverá a nacer, como siempre.

Sin embargo, la percepción de las masas siempre es deformada y exagerada. Nunca piensan que el mercado no puede hacer nada especial (por eso la curva negra que he dibujado se encuentra en su punto más bajo justo en el centro) y luego están obsesionadas con que, o el mercado está ante un nuevo paradigma (esperan una gran sorpresa positiva, de ahí la curva negra que aumenta hacia la derecha) o están convencidos de que es el fin del mundo y que estamos ante un tiempo completamente diferente (por eso la curva negra aumenta hacia la izquierda). Y es por esto, por esta radical diferencia entre la percepción de las masas y la realidad del mercado, que a veces surgen grandes oportunidades y la teoría de la eficiencia es una tomadura de pelo.

Para acabar, un regla de oro: la forma más sencilla de entender en que fase de mercado estamos, si una de optimismo o una de pesimismo es simplemente preguntarse: ¿la gente de que habla ahora mismo? ¿de "nuevo paradigma" o de "esta vez es diferente"? Si la respuesta es la primera, hay que ser cautelosos. Si la respuesta es la segunda, hay que ser agresivos y buscar todas las oportunidades.


                                       "Es más fácil variar el curso de un rio que el carácter de un hombre?"

                                                                                          (proverbio chino)

   "Los principios del éxito en la especulación de valores se basa en la suposición de que la gente, en el futuro, seguirá cometiendo los mismos errores que se cometieron en el pasado."

                                                                                          (Jesse Livermore)

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos