La economía de la Eurozona necesita un mejor publicista

23 de mayo, 2017 Incluye: IBEX35SX5ESXXP 2
Fisher Investments España es la denominación comercial de Fisher Investments Europe Limited, sucursal en España que opera bajo el nombre de... [+ info]
Fisher Investments España es la denominación comercial... [+ info]
29º en inB
29º en inB

¡Atento fan de los datos! Ya se ha publicado el PIB del primer trimestre de tres de las mayores economías globales. Desde el último hasta el primero: EEUU creció un 0,7% anualizado, el Reino Unido un 1,2% y la Eurozona un 1,8%. Sería lógico pensar que los inversores celebrarán cada dato en proporción a cómo creció cada país o región. Pero las percepciones son volubles y precisamente el dato del Reino Unido fue el menos celebrado. El dato de la Eurozona fue recibido con más optimismo, pero no con un “¡guau! sí que está creciendo”. En Estados Unidos, sin lugar a dudas los expertos señalaron la desaceleración, pero la mayoría de los titulares han indicado que se trataba de factores estacionales. Esto es un solo el último signo de un sentimiento que es más positivo hacia las acciones norteamericanas que a las del resto del mundo desarrollado, lo que hace que estas últimas tengan un mayor muro de preocupación que escalar. Mientras la realidad supere a las expectativas en Europa, sus acciones deberían hacerlo bien.

Hace unas semanas, el fundador de Fisher Investments, Ken Fisher, posteó una divertida encuesta en twitter preguntando a sus seguidores cuántas veces los Estados Unidos creció más rápido que el Reino Unido y la Eurozona en los últimos 16 trimestres. Algo más de la mitad de las respuestas señalaron que EEUU creció más rápido en al menos 12 de los últimos 16 trimestres. ¡Viva EEUU! pero la respuesta correcta, que recibió solo el 25% de los votos, era 7. Sí, en los últimos 16 trimestres hasta este primer trimestre de 2017, la economía de EEUU lideró el crecimiento menos de la mitad del tiempo.

¿Por qué esta divergencia entre percepción y realidad? Una interpretación sería que los inversores sin quererlo están comparando medidas que no son exactamente las mismas. El Reino Unido, la Eurozona y otras naciones difunden datos del crecimiento del PIB trimestral sobre el anterior trimestre (también publican la variación anual del PIB, la diferencia de los últimos cuatro trimestres). Pero EEUU, Japón y algún que otro país difunden sus datos del PIB trimestral anualizado: se toma el PIB del primer trimestre, se realizan una serie de ajustes estacionales y luego se multiplica por cuatro para saber cómo sería el PIB anual si el ritmo de crecimiento se mantuviera. La diferencia entre el PIB estacionalmente ajustado y anualizado del primer trimestre de 2017 y el cuarto, es la tasa anualizada de crecimiento.

Los medios, lógicamente, se hacen eco de los números ofrecidos por las oficinas estadísticas de cada país. Así, en el Reino Unido se escribe sobre el crecimiento del 0,3% en el primer trimestre sobre el anterior en vez del 1,2% que resultaría de la figura anualizada. Mientras, en la Eurozona se habla del crecimiento del 0,5% de este último trimestre sobre el anterior. Como resultado, el observador casual puede acabar exagerando la fuerza relativa de la economía norteamericana, lo que da la impresión de que otros países están consistentemente creciendo a un menor ritmo. Esto es lo que muchas personas ven según los datos que salen publicados:

Gráfico 1. PIB trimestral del Reino Unido y la Eurozona y trimestral anualizado de EEUU

exhibit-1-coverstory-5-9-2017.png



Fuentes: Office for National Statistics, Eurostat y Bureau of Economic Analysis, a fecha 4/5/2017. 1º trimestre de 2009 – 1º trimestre de 2017. Presentado en dólares de EE. UU. Las fluctuaciones del tipo de cambio entre el dólar de EE. UU. y el euro, pueden dar como resultado rentabilidades de inversión mayores o menores.

Sin embargo, si hacemos una comparación entre iguales utilizando cifras anualizadas para las tres economías, veremos que el liderazgo del crecimiento cambia.

exhibit-2-coverstory-5-9-2017.png

Fuente: FactSet, hasta 3/5/2017. Tasas del crecimiento anualizadas del PIB de EEUU, Reino Unido y la Eurozona, 2º trimestres de 2013 – 1º trimestre de 2017. Presentado en dólares de EE. UU. Las fluctuaciones del tipo de cambio entre el dólar de EE. UU. y el euro, pueden dar como resultado rentabilidades de inversión mayores o menores.

La historia reciente también influye en cómo se cubre periodísticamente los datos a un lado y otro del Atlántico. Europa consiguió sobrevivir a la crisis financiera global de 2008, pero luego sufrió una recesión y un mercado bajista a nivel regional entre 2011 y 2013, debido a la crisis de deuda soberana que avivó el miedo a que llegara el fin de la unión monetaria. Casi media década después, el meme de la “frágil Europa” persiste: los titulares aún destacan la amenaza de la deuda soberana y las corrientes populistas para la economía europea. Es llamativo que la palabra “recuperación” aún sea la dominante en los titulares sobre el crecimiento europeo, aún a pesar de que el término no sea técnicamente preciso desde 2015, cuando el PIB de la Eurozona superó el máximo anterior a la crisis.

De igual manera, los titulares en el Reino Unido siguen dominados por el Brexit, además de la ocasional advertencia de una recesión que estaría garantizada así como una salida masiva de inversiones. Evidentemente no se ha producido recesión o éxodo. El Reino Unido aún es parte de la Unión Europea y, al menos, se necesitarán dos años de negociaciones (con las dos partes incentivadas para mantener los lazos económicos) que solo han empezado. Pero los medios recogen los datos, que han sido mayoritariamente positivos desde el referéndum, con cautela. Se ha asociado el PIB del primer trimestre que mostró un crecimiento inferior en el sector servicios -creciendo solo 0,3%- como evidencia de una libra débil y una inflación creciente que estarían lastrando a los consumidores y tal vez presagiando una recesión. Como hemos analizado en otra ocasión, inflación y una libra más débil no son realmente negativos para la economía del Reino Unido, pero alimentan los temores hoy en día.

Compara la experiencia en el Reino Unido y Europa con la de EEUU, en la que una recesión dolorosa ha sido seguida por ocho años de mercado alcista, el cual ha aniquilado los continuos temores, muchas veces absurdos, de todos estos años. Pistas sobre la fortaleza de la economía se encuentran por todos lados (aunque muchas veces percibidos de forma errónea o con datos que no cuentan nada del futuro): la FED está normalizando su política monetaria, se están subiendo los tipos de interés, se está sopesando cómo reducir el balance de la FED y la economía está básicamente en el pleno empleo. De esta manera, los inversores y los expertos hablan más del crecimiento en EEUU. Mientras la Eurozona está empezando ahora a sacudirse la mentalidad post-crisis, lo que EEUU ya hizo hace algunos años.

Esta diferente perspectiva aumenta las probabilidades de que las acciones de la Eurozona lo hagan mejor. Los mercados se mueven en el margen que existe entre expectativas y la brillante y cada vez mejor realidad económica de Europa que está batiendo a los temores pasados. 16 trimestres seguidos de crecimiento ¡son muchos! También es un crecimiento extendido: en los ocho trimestres de 2015 y 2016, de media se contrajeron solo 2 países de los 19 miembros de la Eurozona. Este crecimiento sostenido, ha pillado a muchos por sorpresa. El índice Citigroup Europe Economic Surprise Index, que mide la fortaleza o debilidad de los datos económicos con respecto a los pronósticos de los economistas, sigue en sólido terreno positivo, mientras que la versión estadounidense de este indicador cayó en territorio negativo el mes pasado. La economía en EEUU lo está haciendo bien, pero las expectativas son demasiado optimistas. La Eurozona tiene un obstáculo más fácil de sobrepasar al ser las expectativas más bajas, además de que la incertidumbre política se ha disipado después de las elecciones francesas y de que los indicadores económicos más adelantados señalan crecimiento. Así, la región parece destinada a seguir sorprendiendo al alza.

Para leer más sobre nuestras perspectivas de los mercados haga clic aquí y descargue nuestra guía.

Fisher Investments España es la sucursal española de Fisher Investments Europe Limited, compañía propiedad de Fisher Investments. Fisher Investments es una gestora de inversiones privada e independiente. Fisher Investments Europe delega la gestión de carteras a su empresa matriz. Este artículo refleja la opinión del equipo editorial de Fisher Investments. Dicha opinión puede cambiar en cualquier momento. Se proporciona la información sobre los mercados de valores con fines informativos. Este artículo no debe considerarse una recomendación de inversión para que compre o venda valores concretos.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
Great as always!
But I think GPD is blackguard looking and sentiment has not use to invert in the long run.
EU has unsettled affairs and any country has is own interest..... Problems will back...
23/05/2017 13:02
En respuesta a Ramón Sánchez
Todo vale para invertir a corto, a medio y a largo plazo. El asunto es encontrar nuestro todo, porque, efectivamente, los problemas siempre vuelven.
Y ya aprovecho y me pongo rococó: no problems, no solutions. -)) S2.
23/05/2017 23:15
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas

Publicidad