Invertir bien es aburrido (por eso poca gente lo hace). Algunas pautas clave a seguir

18 de enero 4
OPTIONS CENTER: https://bit.ly/2VMhlz9 También conocido como Niko Garnier, soy actuario de formación, y he trabajado en BBVA (gestora de... [+ info]
OPTIONS CENTER: https://bit.ly/2VMhlz9 También... [+ info]
4º en inB
4º en inB

Lo dicen todos los grandes gurús, empezando por Warren Buffet, que comenta que el dinero se hace siendo "perezoso". Y es una conclusión al que todo trader o inversor experimentado llega tarde o temprano. Invertir bien es aburrido porque si vienes a divertirte es que las emociones dominan a la razón, y al final te estrellas, porque esto no es un juego.

Observemos por ejemplo este gráfico de Transdigm (TDG), una empresa que descubrí gracias a Alex Estebaranz (True Value) en su canal de youtube, y que fue una de las 3 principales ideas técnicas que expuse en mi Curso de A.T. online de finales de 2018 (como ejemplo de destacada fortaleza técnica apuntando en la misma dirección que los fundamentales).

4c4fb183daa3b88a5b7581284383f14828e285bb.jpeg

Una vez que has encontrado una buena idea, y el mercado te va dando la razón semana tras semana, ¿para qué complicarse la vida? Se trata de acompañar la tendencia de fondo, y esperar tranquilamente. El problema es que el "ruido" del mercado no cesa, tanto en los sustos (pequeños) que de vez en cuando da este valor, como en las oscilaciones mucho más fuertes que vemos en otros valores o en la bolsa (índices) en general. Constantemente tenemos tentaciones de todo tipo, los medios y nuestro entorno nos incitan a movernos, porque "si no te mueves es que no haces nada". La pasividad no vende, y sin embargo, como dice Buffet, el dinero de verdad se hace quedándose quieto.

Pero claro, ¡ estarse quieto es muy aburrido ! Y no hay peor enemigo en la vida que el aburrimiento. Se han hecho guerras por aburrimiento (es una frase quizá chocante, pero con un gran trasfondo filosófico). La vida podría ser tranquila y aburrida, pero preferimos que sea alborotada y excitante. Lo mismo ocurre con las inversiones. Y el problema es por tanto mucho más profundo de lo que parece a priori: ¿cuál es el sentido de la vida? ¿Se trata de disfrutar a tope, de pasárselo bien, de hacer cosas nuevas todo el rato? La misma pregunta nos podemos hacer con las inversiones, y la respuesta es importante.

Podríamos darle muchas vueltas, pero prefiero quedarme con la conclusión, que es el mensaje principal de este post. Invertir bien implica huir de las oscilaciones emocionales intensas. Cuanto más intensas sean tus oscilaciones emocionales, más probable es que estés haciendo algo mal.

Nuestro principal enemigo somos nosotros mismos.

Hay mucho vendedor de humos que explica que la psicología en el trading lo es todo. Y tienen razón...pero olvidan decir que sin principios de inversión correctos y sin una metodología probada y razonada, no tiene sentido hablar de psicología. Y desgraciadamente la mayoría de los inversores no conoce las grandes verdades de la inversión (o del trading), por lo que de nada sirve controlar las emociones si no sabes lo que tienes que hacer.

Las grandes verdades de la inversión son principios generales que se aplican a todo inversor o trader de éxito, sea cual sea su método o filosofía de inversión. Por ejemplo, un principio universal es que los ganadores a largo plazo son los defensivos. Esto es algo contraintuitivo porque además, la teoría financiera nos dice que cuanto más riesgo (es decir, volatilidad), más beneficio cabe esperar. Lógicamente con esa afirmación, la mayoría de la gente piensa: "bien, pues asumamos más volatilidad para ganar más". El problema es que esta teoría financiera está equivocada.

Paradójicamente, solo el enfoque defensivo (cuya prioridad es medir y vigilar todo el rato el riesgo) consigue ganar dinero de forma consistente a largo plazo. Y como digo, "defender es aburrido".

En definitiva, lo primero es tener el conocimiento teórico-práctico correcto, lo cual ya puede ser un mundo para muchos. Es sorprendente la cantidad de gente que está totalmente perdida, a pesar de llevar incluso años estudiando y siguiendo los mercados. El criterio personal en bolsa y en la vida, resulta clave a la hora de hacer elecciones. Lo segundo, suponiendo que ya tengamos una base sólida y correcta, es aprender a aplicar y respetar esos conocimientos, esos principios generales. Y ojo: huyamos de la perfección, porque no existe. A pesar de todo lo dicho, vamos a cometer errores constantemente, así que nuestro objetivo no es evitar cometer errores, sino intentar reaccionar rápido cada vez que nos demos cuenta de que hemos cometido uno. Es decir, rectificar y ajustar todo el rato, manteniendo a raya las emociones que lo distorsionan todo y centrándonos en el largo plazo (que es otro de los principios universales clave para invertir bien).

Como veis, estudiar la teoría es aburrido. 

Empezar a practicar con cantidades muy pequeñas, tanto para comprobar lo aprendido como para ir constituyendo un colchón de beneficios poco a poco, también es aburrido. Es increíble la cantidad de gente que quiere empezar a ganar dinero YA y en grandes cantidades. 

También es aburrido pensar siempre en las pérdidas que podemos tener (poner el foco en el riesgo) en lugar de lo que queremos ganar. Esto es el enfoque defensivo (aburrido), y más del 93% de la gente se focaliza en lo contrario: en lo que pueden (y quieren) ganar, es decir, son agresivos (ver mi post sobre el sesgo del optimismo y el sesgo del exceso de confianza).

Igualmente es aburrido pensar a largo plazo porque le quita toda la excitación al corto plazo. A todos nos gusta pegar pelotazos...pero ese no es el camino, desgraciadamente para los que buscan emociones intensas en los mercados.

Afortunadamente, también he de decir que cuando consigues conocer y respetar esos principios y sabes que estás actuando correctamente (que no “perfectamente”), la sensación es agradable. Es decir, aburrido no significa desagradable. Incluso las emociones son también positivas, pero no extremas. Eso sí, siempre hay una dosis de sufrimiento inevitable. Aburrimiento y sufrimiento: son dos características que no se pueden suprimir si quieres invertir bien, y precisamente la clave para un proceso inversor correcto es conseguir gestionar bien esas dos cosas de forma que no interfieran en nuestra racionalidad. Todo un reto.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos