El sentimiento de los inversores se ha moderado, y eso puede ser bueno para la bolsa

21 de enero 3
Fisher Investments España cree que un buen asesoramiento financiero puede ayudar a los inversores a sentirse más seguros, cómodos y preparados... [+ info]
Fisher Investments España cree que un buen... [+ info]
15º en inB
15º en inB

El sentimiento de los inversores -la percepción general que los inversores tienen sobre el mercado bursátil- fue declinando poco a poco desde el pasado otoño. Tras el incipiente optimismo y la especulación de principios de 2021, muchos inversores han vuelto a descontar potenciales peligros a la vuelta de la esquina, basándose en preocupaciones llamativas, como las nuevas variantes de COVID, la ralentización del crecimiento económico, la escasez de productos, los problemas de la cadena de suministro y la inflación, entre otros. 

afe63212a247acfd994a03992a04f35b59c19589.jpg

En contra de lo que dicta la intuición, la moderación del sentimiento de los inversores puede ser un factor positivo para la renta variable, si esa moderación ayuda a evitar que los inversores sucumban a la euforia y lleven los precios de la renta variable a niveles inflados que la realidad no podría soportar, poniendo en riesgo el mercado alcista. En este artículo, Fisher Investments España analizará cómo ha evolucionado el sentimiento en 2021 y lo que esto podría significar para los inversores de renta variable a largo plazo.

El sentimiento de los inversores se enfrió durante gran parte de 2021

Tras el mercado bajista de marzo de 2020, la confianza de los inversores mejoró rápidamente en la segunda mitad del año hasta principios de 2021, mucho más rápido de lo que cabría esperar tras un mercado bajista. Según la encuesta de confianza de los inversores de la eurozona del instituto de investigación económica alemán ZEW, las expectativas de los inversores europeos sobre el mercado de valores cayeron hasta un mínimo histórico en junio de 2020, para recuperarse y alcanzar su máximo en diciembre de 2020. En EE.UU., la encuesta de sentimiento de la Asociación Americana de Inversores Individuales (AAII) tocó fondo el 30 de julio de 2020, con sólo un 20% de encuestados que afirmaban ser alcistas -u optimistas- sobre los mercados de cara al futuro. El 8 de abril de 2021, esa cifra había subido hasta el 57%.  

Algunos nichos de mercado incluso mostraban signos de especulación y euforia en 2021. Por ejemplo, las ofertas públicas iniciales (OPVs) y las sociedades de adquisición con fines especiales (SPAC) de «cheque en blanco» se dispararon. Después de recaudar unos modestos 14.000 millones de dólares a nivel mundial en 2019, las OPVs de SPAC se dispararon hasta los 81.000 millones de dólares en 2020.  Luego, solo en el primer trimestre de 2021, recaudaron 95.000 millones de dólares, casi la mitad de todos los ingresos de las OPVs a nivel mundial. Los inversores también se lanzaron a por inversiones alternativas como las criptomonedas y los tokens no fungibles (NFT) -una nueva forma de coleccionables digitales-, mientras que muchos inversores minoristas recorrían los foros online en busca de la próxima «acción meme» de moda con la que especular.

Sin embargo, a medida que avanzaba el año 2021, el sentimiento se fue enfriando. Los temores comenzaron a resurgir cuando se empezó a hablar de los planes de los bancos centrales para reducir los programas de flexibilización cuantitativa (QE), las nuevas variantes de COVID, el aumento de los precios de la energía, los problemas de la cadena de suministro, la inflación y otros temas. El 16 de septiembre, la encuesta de sentimiento de la AAII mostró que sólo el 22% de los inversores estadounidenses eran alcistas con respecto a la renta variable para los próximos seis meses, la lectura más baja desde julio de 2020. Muchas de las áreas más calientes del mercado también se enfriaron a lo largo del año. En concreto, la actividad de las SPAC parece haber caído en picado. Algunas SPAC de alto perfil, como Lordstown Motors y Nikola, se enfrentaron a acusaciones de fraude en Estados Unidos, mientras que las preocupaciones legales y regulatorias se cernían sobre muchas SPAC estadounidenses. De abril a noviembre, los ingresos globales de las OPVs de SPACs se moderaron hasta un total de 57.000 millones de dólares. 

Se podría pensar que el enfriamiento del sentimiento es una mala señal para la renta variable, pero Fisher Investments España cree que en realidad puede ser todo lo contrario.

El enfriamiento del sentimiento inversor es una buena señal, por ahora

El legendario inversor Sir John Templeton dijo: «Los mercados alcistas nacen en el pesimismo, crecen en el escepticismo, maduran en el optimismo y mueren con la euforia». Esto no significa que el sentimiento se mueva en línea recta, sino que a menudo fluye en un sentido y otro. El retroceso del sentimiento de 2021 puede dar mayor margen para que el actual mercado alcista continúe su marcha, al alejar la fase de euforia y la probabilidad de que se produzca un techo de mercado. 

Fisher Investments España cree que los mercados bajistas -las caídas del mercado impulsadas por los fundamentales de un -20% o más- comienzan de dos maneras: como un muro o como un golpe sorpresivo. Un golpe se refiere a un acontecimiento negativo de gran magnitud e imprevisto (como una guerra mundial) que puede reducir el crecimiento económico mundial en billones de euros. El muro se refiere al final del «muro de preocupaciones» (o «wall of worry» cómo se le suele denominar en inglés) que los mercados alcistas suelen superar en su camino al alza. Los mercados bajistas suelen llegar cuando se está en la cima de ese muro de preocupaciones, cuando los inversores eufóricos no ven los posibles riesgos del mercado y siguen apostando por la renta variable a pesar de que los fundamentales económicos comienzan a deteriorarse.

A lo largo de un mercado alcista, el miedo de los inversores está siempre presente, pero tiende a disminuir a medida que avanza el ciclo del mercado. Ocasionalmente, el miedo de los inversores se dispara durante un mercado alcista, lo que puede provocar correcciones del mercado, es decir, caídas del mercado impulsadas por el sentimiento de entre un -10% y un -20%. Aunque suelen ser incómodas para los inversores, estos retrocesos temporales del sentimiento son una característica normal y saludable de los mercados alcistas. Pueden ayudar a reducir las expectativas de los inversores, lo que puede permitir que se incremente el margen para que se den sorpresas alcistas en bolsa y que con ello se prolongue dicho mercado alcista. 

Cuando los inversores dejan de temer el final del mercado alcista y, en cambio, temen perderse enormes beneficios, podría ser una señal de que la euforia está cerca o incluso que se ha llegado plenamente a ella. Algunas de las señales que vimos a principios de 2021 -como la especulación de los inversores, los titulares cada vez más optimistas de los medios de comunicación y una serie de OPVs de baja calidad- suelen coincidir con la euforia de los inversores. Aunque la euforia de los inversores puede ser una señal de que el final del mercado alcista no está demasiado lejos, no es un desencadenante inmediato de un mercado bajista (ya que la euforia necesita desarrollarse durante el tiempo suficiente para que se alcance el punto en el que las expectativas sean tan elevadas que cualquier pequeño contratiempo de corto plazo pese en las cotizaciones). Por ello creemos que el retroceso del sentimiento de 2021 probablemente se sienta en las áreas más calientes, pero que a su vez deje margen para que el mercado alcista pueda continuar su marcha. 

Por el momento, Fisher Investments España cree que los inversores deben seguir siendo disciplinados con sus estrategias de inversión a largo plazo, evitando la tentación de buscar rentabilidades en los segmentos más calientes del mercado o de vender sus acciones antes de que el mercado alcista llegue a su final. Si le resulta difícil hacerlo, puede beneficiarse de trabajar con un profesional de la inversión que le conozca a usted y a su situación financiera y que pueda ayudarle a navegar por los numerosos altibajos de los mercados.  

No se pierda las últimas noticias y perspectivas de los mercados de Fisher Investments España:

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,   (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en calle Junta de Castilla y León, 8, 28660 Boadilla del Monte (Madrid), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327, y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con Sucursal en España, con el número 126.

El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments España y Fisher Investments Europe, y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal, ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No existe garantía alguna de que Fisher Investments España o Fisher Investments Europe sigan sosteniendo estas opiniones, que pueden cambiar en cualquier momento a partir de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información aquí contenida no pretende ser una recomendación o pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en este documento. Invertir en los mercados financieros implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. La rentabilidad pasada no garantiza ni indica los resultados futuros de manera fiable. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de ellas están sometidos a la fluctuación de los mercados financieros mundiales y de los tipos de cambio internacionales.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 3 comentarios
Estoy de acuerdo con lo que se dice, aunque yo tengo más dudas que las expuestas en el artículo. Cabría la posibilidad que la euforia haya estado más tiempo sostenida de lo que pensamos si miramos las gráficas. Las criptomonedas han tenido una euforia desmedida y sostenida durante mucho tiempo que empieza a tambalearse ahora, tras unos meses de dudas. Lo mismo ocurre con muchos valores en el Nasdaq y otros sectores relacionados con la inversión. Por el contrario, hay muchas acciones que llevan corrigiendo desde marzo pasado, ahí la euforia llevo al pánico y ahora mismo el sentimiento es neutro ante la falta de estímulos y el pesimismo de los que han quedado enganchados o salieron con pérdidas cuantiosas, ahí es donde puede haber ahora oportunidades de compra, pero hay que ser cuidadoso y aquí cada uno ha de tirar de su argumentario o preyección particular.



Yo cuando miro las gráficas de muchas de las acciones que soportan con gran peso los índices lo veo bastante complicado, todas apuntan a una temible caída que puede prolongarse mucho tiempo... o no... pero no veo el ánimo del inversor como para subirse a un carro que dibuja una gráfica de clásica caída burbujera temporal.



Pero no hay dolor, la cuestión es que si el mercado baja hay que ponerse en corto y abrir posiciones de venta y la vida del inversor puede continuar plácidamente mientras se mantenga esta inercia, podría tener el fin la próxima semana si somos optimistas, pero si se rompen algunos soportes y la caída sigue, podemos seguir viendo caídas en acciones que siguen estando muy altas, igual que las criptomonedas... pero también pasa a materias primas ojo ¿Dónde estaba el Bitcoin a principios de 2019 y Tesla, Apple, Amazon? algunos como Twitter están aproximándose a mínimos, PayPal sigue acercándose, pero otros todavía están muy lejos de acercarse a esa situación precovid y tienen mucho margen de caída y algunos tienen mucho peso en los índices... esto son tecnológicas, pero tienen sus iguales en otros índices.

Mi estrategia ahora es huir de todo lo que muestre una gráfica en el comienzo de un derrumbe o que ha estado rompiendo máximos durante meses, mantener mi inversión en mercados devaluados y trabajar con posiciones de venta de muy corto plazo, en los 10 últimos días el 100% de estas operaciones han sido positivas al cierre en un corto plazo de tiempo, pero es importante mantener la cautela, es cierto que el mercado puede cambiar y tampoco son tiempos de meterse a todo trapo, pero estas dos últimas semanas solo hay una forma de operar con éxito: En corto, ya sea con criptomonedas, con índices o con acciones, la apuesta es clara: Las que todavía no han sufrido mucho castigo pero empiezan a dibujarlo y con la prudencia de trabajar en un corto plazo de tiempo en las operaciones.

Un saludo.
22/01/2022 05:16
En respuesta a Keki Trance
De hecho hay un pensamiento general de que el sentimiento eufórico por si solo es un indicador contrarian. Pero lo que realmente importa es la dupla liquidez y sentimiento, es decir, un sentimiento eufórico con liquidez suele traer fuertes subidas. El problema viene cuando el sentimiento se vuelve negativo y encima hay una disminución de liquidez, que es el caso actual lo cual trae fuertes correciones.
Por eso en marzo de 2020 cuando se anuncia liquidez infinita con un sentimiento extremo de pánico el precio se disparó, pero la situación actual no es igual, sentimiento negativo+ disminución liquidez= inestabilidad que irá a más conforme aumente una de las dos variables.
22/01/2022 16:32
En respuesta a Mister killer
Estoy de acuerdo con lo que dices...ayer exitió rebote, la semana es larga, veremos los misterios que nos guardan los guardianes del casino... yo.. no me fio, ha habido demasiado disparate.
25/01/2022 07:45
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas