Economía española: Quién no se consuela es porque no quiere

13 de noviembre 7
Inversor particular. Autor del libro: "El Camino hacia el Sol: Economía, Energía, Medio Ambiente y Sociedad"
Inversor particular. Autor del libro: "El Camino hacia... [+ info]
2º en inB
2º en inB

Recientemente se ha publicado un artículo en el País: “La paradoja de la innovación española” , que pretende indicar que la innovación española está infravalorada. Me parece un punto de vista excesivamente optimista en función de lo que expondré a continuación.

La inversión en I+D en España es del 1,41% (datos 2020) , un 39% inferior a la media de la UE. Cuando además, ello no implica que se ejecute toda y su distribución, ya que no son lo mismo ayudas directas que reducciones del coste de financiación.   

El artículo argumenta que a pesar del volumen de inversión el I+D, España es la doceava economía del mundo. El Banco Mundial, con datos de 2021, indica que es la catorceava. La diferencia no es significativa, pero obvia el dato importante, que es el PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo el que condiciona la calidad de vida, ranking en el que España ocupa la posición 40 del mundo (datos 2020), un 14,5% inferior a la media de los países de la OCDE y un 13,2% inferior a la media de la UE, o peor aún, un 17,5% inferior a la media del área euro.

Dato que no debemos excluir que hay que tomar con ciertas reservas, al comprender por ejemplo a países exportadores de petróleo o ciertos “paraísos fiscales”. Algo que por otra parte no evita una caída importante de España en el ranking de PIB/cápita con respecto al del PIB/país.

También se indica que España es una de las economías más abiertas. Las exportaciones de bienes y servicios españolas (año 2021) supusieron el 34,9% del PIB, lo que en datos absolutos puede ser aceptable, pero que sin embargo coloca a España como el tercer país de la UE en el que las exportaciones suponen un menor porcentaje de PIB solo después de Italia y Grecia, y una cifra un 30,7% inferior a la media de la UE.

Si bien, todo ello no impide obtener un superávit de la balanza por cuenta corriente de un 0,9%, un 60% inferior a la media de la UE y el área euro.

En cualquier caso, destaca el artículo la creatividad cultural española, que personaliza en la industria audiovisual, artistas jóvenes como Rosalia y Tangana, o en los deportes, preguntándose que si esto es así ¿Cómo España puntúa tan mal en los ranking de I+D? La respuesta creo que es fácil, para todo ello no se necesita invertir en I+D.

Por otra parte, el artículo incide que la inversión en I+D no capta la innovación que está detrás de la prosperidad española. Y para explicarlo, hace referencia a un libro de Dan Breztniz, que distingue cuatro fases en los procesos de producción.

En la primera hace referencia a las invenciones originales, aspecto en el que no destacamos, aunque si en innovación relacionada con diseño y producción, haciendo mención a Inditex. Un Amancio Ortega que ha contribuido a poner a España en el mundo y creado miles de empleos.

A pesar de lo cual, y de los impuestos que paga su empresa y personalmente, y de las donaciones realizadas, algunos círculos lo tachan de explotador. Sin comentarios. En cualquier caso, la innovación española parece proceder de la innovación y productos de segunda generación, indicando Tomás Ondarra, el autor del artículo del País, que esta innovación no es captada por la métrica convencional de la I+D, lo cual puede ser cierto.

Pero en este aspecto, hace mención expresa a la industria auxiliar del sector del automóvil, que seguro que lo hace muy bien, pero que esconde otros problemas extremadamente graves.

En este, como probablemente en otros casos, subyace un problema importante de la economía española. No existen fabricantes de automóviles españoles. Todas son empresas extranjeras que se instalan en España, entre otras cosas, por ahorro de costes, y entre estos se incluyen las subvenciones públicas.

Estas subvenciones implican la compra de empleo de las administraciones públicas al sector privado, y supone una socialización a través de impuestos de ese coste. Y eso a su vez contribuye a un menor poder adquisitivo de la población, al mismo tiempo que presiona otros costes a la baja, como los salarios.

En definitiva, parece que la innovación no es precisamente la fortaleza del país. Y la apertura de la economía española está claramente exagerada, si bien ello no excluye que las exportaciones contribuyen al PIB. Aunque el hecho no es para echar cohetes, en mayor medida si analizamos un poco más en profundidad el tipo de exportaciones españolas. Los datos permiten demostrar que las exportaciones de alta tecnología españolas suponen solo el 6,8% de las exportaciones totales, un 61,5% menos que la media de la UE-27. Al mismo tiempo que suponen el 2,37% del PIB, un 73,4% menos que la media de la UE-27, dando lugar a que España sea el tercer país por la cola en cuanto a lo que suponen las exportaciones de alta tecnología con respecto al PIB.

61c05cc15572ba2ebd0ddf2148483de37558f197.JPG

Figura.- Exportaciones de alta tecnología (HT) como porcentaje del total de exportaciones y como porcentaje del PIB. Elaboración propia a partIr de datos EUROSTAT. Aquí    y aquí.

En definitiva, todos estos datos hacen pensar que la economía española tiene una serie de problemas estructurales, que se deben solucionar si no queremos que nuestra calidad de vida se vea reducida con los años, lo cual también afectará a las siguientes generaciones.

Mi opinión es que el problema deriva de las dificultades impuestas al emprendimiento y crecimiento empresarial en nuestro país, sin excluir indudablemente la escasa inversión en I+D ni la carencia de capital humano, que condicionan los incrementos de productividad y flexibilidad laboral,  dificultando los procesos de destrucción creativa y la reasignación de recursos.

En este sentido, un reciente trabajo del Banco de España   muestra la distribución de ocupados por nivel de formación, pudiendo observarse que las diferencias se aprecian en cuanto al mayor volumen de ocupados de bajo nivel formativo en España, que se corresponde con un menor número de ocupados de formación media.

2378e6c123223b6b71825f8f8b08a2d8917c3bf7.JPG

Evidentemente, este no es el único problema de la productividad española, también influye el tamaño empresarial (figura siguiente), destacando España por el mayor número de empresas pequeñas, habiéndose demostrado que las empresas grandes son más productivas, ya que invierten más en I+D, exportan más y generan economías de escala. 

ad0c2eb223ac380c8982a76d7e537d2034507b01.JPG

Si bien, también parece que el tamaño empresarial no es el desencadenante de mayor productividad, sino que la causalidad es la inversa. Una mayor productividad induce el incremento del tamaño empresarial. Y en este caso, cabría preguntarse si la regulación española dificulta el emprendimientos y el crecimiento empresarial.

Por tanto, parece evidente que la economía española presenta problemas estructurales cuya solución deriva en gran parte de decisiones políticas, incluyendo el sistema educativo, la regulación laboral, las políticas de gasto público y la regulación de la actividad económica.

Nos jugamos el futuro, y la inacción, derivada de objetivos políticos de corto plazo, no parece que contribuya a mejorar los indicadores que determinan el desarrollo económico y por tanto la calidad de vida del españolito currante.

 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 7 comentarios
En España no es necesario remontarse al Imperio y la Contrarreforma, que hicieron más mal que bien a nuestra economía, ni hacer disquisiciones sobre recursos naturales. Basta con mirar la gráfica de la evolución sectorial de la población ocupada en España desde 1900. Ha dado la vuelta como un calcetín, aunque eso sí, está con muchos agujeros por el desgaste. La economía está terciarizada hoy en un 75%, pero esos servicios en España son básicamente turismo, ocio, administraciones públicas, transporte y abogados. Desde 2008 la construcción ya no tira, el índice de natalidad es negativo, la escasa industria que nos queda está muy robotizada, la minería ni se la ve ni se la deja crecer (¿tenemos recursos naturales?), y la agricultura y ganadería están muy mecanizadas. A los inmigrantes tampoco se les quiere, y el trabajo disponible o bien suele ser el que no quieren los nativos o bien requiere conocimientos de los que no se dispone. Todo ello a pesar de una tasa de paro inaudita en el mundo.
La tecnología avanza tan deprisa y la competencia de otros países es tan fuerte que es muy difícil salir del vagón de cola una vez has venido a caer en él. El sistema educativo español es aceptable en ciencia básica pero no aporta los conocimientos concretos y la experiencia que los empresarios solicitan. A su vez, los empresarios tampoco crean programas de formación adecuados para dar el salto desde FP o la Universidad. No hay visión de carrera profesional. Un pez que se muerde la cola. Y no hablemos del abandono escolar, que no se castiga, o de las resistencias neo-luditas contra el progreso tecnológico. Unimos a todo esto un gasto en I+D+i bajísimo en relación a nuestro tamaño, y que el peso de los salarios en el PIB es cada vez menor mientras que los ingresos públicos se basan fundamentalmente en ellos (impuestos) y sus cotizaciones (SS).
España no es, ni lo suficientemente grande como para darle a todos los palos con éxito, ni lo suficientemente pequeña como para concentrarse en un sector económico. La solución al embrollo sería dotar a las CCAA que lo soliciten de un concierto económico como el vasco, pero a diferencia de éste, debería ser supervisado, con posibilidad de vuelta atrás si no se aplicase bien. Pero no se quiere hacer porque apenas nadie se atreve a afrontar el desafío y los que se atreven lo quieren blindado. El resultado es un barco sin rumbo, más allá del turismo, con pasajeros anestesiados por el buen tiempo, bonito paisaje y buena mesa. Un barco con una tripulación política cortoplacista que pierde energía en discusiones bizantinas absurdas sobre lenguas vernáculas que sólo molestan a los intolerantes, y anda como pollo sin cabeza mientras nacionalistas periféricos aumentan el código legal y la carga burocrática. Así resulta que es el único país de la OCDE donde el sueldo medio del empleo público es superior al sueldo medio en la empresa privada, y las pensiones públicas son de las más elevadas del mundo si las ponemos en relación al sueldo de los jóvenes y el PIB per cápita.
A pesar de todo ello, o gracias a parte de ello, como tenemos mucha playa, buen clima, buena comida, un bonito país y somos hospitalarios, los extranjeros (ricos y pobres) quieren entrar como sea. Pero no tanto para trabajar. La mayoría para vivir en del bienestar, ni que sea en la España vaciada. Un país donde la esperanza de vida es de las más longevas del planeta. Sí. El que no se conforma es porque no quiere.
14/11/2022 12:17
En respuesta a Eugenio Lopez
La paradoja de España es que es y siempre a sido muy conservadora .. los inventos con gaseosa o que inventen los demás siempre lo han dicho los que tenían recursos y también intelectuales ...jajajs
14/11/2022 12:54
En respuesta a Eugenio Lopez
Vaya comentario. Has puesto a caer de un burro al país en un momento. Tristemente coincido en la mayoría de puntos. Comentaré por tanto algunas matizaciones. Todas las economías desarrolladas tienden a la terciarización, si bien en esta hay que apostar por el valor añadido.
Pienso que habría que fomentar la industria, pero de la mano del emprendimiento privado y sin poner tantas trabas la administración, aunque eso requiere capital humano, algo que flojea en nuestro país. Y minería hay, pero las trabas son importantes.
Por otra parte, hay estudios que relacionan automatización con mayor empleo, no debiendo confundir esto con la polarización del empleo, que si ocurre. En cualquier caso la tasa de paro es abrumadora, derivada de los pocos incentivos a trabajar y crear capital humano, que para suplirlo, recurrimos a la inmigración con casi 3 mill de parados. Inaudito.
Y de media los empleados públicos cobran más que los privados, pero también tienen, de media, mayor formación y mayor antigüedad. Los salarios privados son bajos derivado de un modelo económico que conduce a competir en precio presionando los salarios.
Indudablemente, en este escenario, el factor político importa, ver solo el corto plazo y el poder, buscando continuamente el voto, estanca el progreso del país. Y todo ello es muy dificil de cambiar. Hace algún tiempo escribí otra entrada que en cierto modo está relacionado con esto último e invito a leer a aquellos que e la hayan perdido: https://inbestia.com/analisis/la-democracia-en-espana
14/11/2022 17:48
"El buscar el voto por parte de los políticos estanca el pais "..
lo que yo creo es que nunca se ha buscado el consenso en cambiar el modelo económico del país .., pero por lo que sea a las altas esferas económicas del país nunca estuvieron por cambiar el modelo económico ..solo lo pueden cambiar los políticos si realmente fueran independientes mediantes consensos ..pero son como hombres de paja ,nunca fueron independientes y nunca se preocuparon del futuro del país ..hay que conservar lo que se tiene .. por eso este país es muy conservador sin ningún tipo de connotación política ,al final todo se enrancia se pudre y desaparece ...jajajs
14/11/2022 19:03
En respuesta a Pepe Mary Fer
No tengo tan claro esa influencia de las élites económicas en la política. En cualquier caso, creo que las calles están en manos dela izquierda, y eso no es desde luego conservador. Creo que más bien se trata de la manipulación de la ignorancia por la izquierda para a través de la oclocracia destruir la democracia.
15/11/2022 05:14
Tenemos a Amancio Ortega y me pregunto cómo es posible que un español sea de los más ricos del mundo ... entiendo que el mantra de pagar impuestos no le asustó como a la inmensa mayoría de las empresas medianas españolas que con tal de no pagar impuestos prefieren no crecer ...
Amancio los impuestos no le frenaron ...entiendo que somos un país de cagones ...jajajs
14/11/2022 19:20
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos