Desplome en las empresas de consumo básico: ¿la burbuja que ha pinchado el bono al 3%?

2 de mayo, 2018 Incluye: SPX 0

Mientras los principales índices bursátiles continúan en fase lateral digiriendo las correcciones de los últimos meses, hay algunos sectores que se han visto particularmente penalizados. Uno de ellos es el de consumo básico (consumer staples, en inglés) en Estados Unidos. Este sector consiste en empresas dedicadas a la fabricación de productos básicos para el consumidor, como alimentos, bebidas, tabaco o artículos para el hogar. Estos productos generalmente gozan de una demanda estable y muy poco elástica, es decir, las personas no pueden o no quieren eliminarlos de su lista de la compra, independientemente de su situación financiera, a diferencia del consumo cíclico o discrecional. Algunas de las empresas estadounidenses de consumo básico son Procter & Gamble, Coca-Cola, Mondelez, Altria o Phillip Morris.  

El principal ETF que replica al sector de consumo básico es el Consumer Staples Select Sector SPDR Fund -XLP-, que contiene 34 compañías, como algunas de las recién mencionadas. Pese a ser considerado un sector “defensivo” y relativamente “seguro” (muy atractivo para los buscadores de dividendos), las caídas recientes del mercado se han cebado en él. Así, mientras que el XLP está en negativo más de un 10% en 2018, el S&P 500 apenas cae un 1%. Pero este underperformance viene de un poco más atrás, concretamente desde 2017, como se observa en el gráfico inferior:

84ea3d79248470805eee015aa7878ea64f256bf1.

(Fuente: Yahoo Finance)  

Recientemente fue muy llamativo el desplome del gigante tabacalero Philip Morris, que se dejó el pasado 19 de abril un 16% tras la publicación de unos resultados que decepcionaron a los inversores. En concreto, el crecimiento en el segmento de tabaco “calentado” (heated tobacco) se desaceleró, decepcionando las altas expectativas de crecimiento que se han depositado sobre este segmento. Ello también contagió a otro gigante del sector, Altria Group, que sufrió caídas del 6%. En parte por estas dos compañías, el XLP cedió ese día casi un 3%.  

Pero no sólo el segmento tabacalero ha protagonizado las caídas. La cotización del gigante Procter & Gamble también pasa por momentos difíciles, en mínimos de 52 semanas. La reacción del mercado a sus últimos resultados tampoco fue buena. La compañía señaló que los altos costes de las materias primas y del transporte fueron los causantes de un estrechamiento de los márgenes empresariales, y admitió que el crecimiento de las ventas ha sido un desafío en un entorno de mercado muy complicado.

c1ab30a676a6a5c9d519457eb6071290d3308f92.

(Fuente: inBestia). Nota: Philip Morris en azul, Procter & Gamble en rojo y Altria Group en naranja. No incluye dividendos.  

Si uno echa la vista atrás a los últimos 5 años, se observa cómo sólo Altria ha mantenido el tipo en este periodo, mientras que Philip Morris y P&G cotizan a niveles cerca de mínimos de 5 años sin incluir dividendos.

4e592caaca37c63bfbcb901f149142f8adab3748.

(Fuente: inBestia). Nota: Philip Morris en azul, Procter & Gamble en rojo y Altria Group en naranja. No incluye dividendos.  

Si incluimos dividendos, las rentabilidades mejoran sensiblemente dada la relativamente alta rentabilidad por dividendo de estos valores, pero aun así Procter & Gamble y Philip Morris continúan cerca de mínimos de 5 años y con rentabilidades acumuladas de apenas el 10%.

f4be912d21d88a8229f2f433814da945bf394d5e.

(Fuente: Elaboración propia con datos ajustados a splits e incluyendo dividendos, frecuencia mensual, de Yahoo Finanzas)  

Estas tres compañías representan aproximadamente el 25% del sector de consumo básico. El citado ETF acumula una caída de más del 10% desde comienzos de año, haciendo que sea con mucho margen el sector bursátil que está teniendo peor comportamiento a lo largo de este año. Más de un 75% de las empresas que forman el sector están en terreno negativo este año, encabezado por General Mills o Kraft Heinz que acumulan pérdidas en lo que llevamos de año incluso cercanas al 30%.  

¿A qué se debe este comportamiento tan malo de este sector, aparentemente tan estable? Robert Moskow, analista de Credit Suisse, señala que a muchas de estas empresas les esperan más problemas en los próximos meses. Y es que las exigentes valoraciones a las que ha cotizado este sector durante los últimos años han sido una anomalía causada por el periodo posterior a la Gran Recesión, básicamente por los extremadamente bajos tipos de interés que hicieron que los dividendos de estas compañías fueran muy atractivos. Pero en el momento en el que los tipos de interés repuntan con cierta fuerza, como ha ocurrido recientemente, estos sectores sufren severos correctivos. Algo similar ha sucedido en las utilities, caracterizadas también por su alta rentabilidad por dividendo.

En contraste, si echamos la vista atrás al periodo 1999-2000, el sector cotizaba con un descuento bastante sustancial, gracias a la subida de los tipos de interés y a la rotación de carteras hacia el sector tecnológico. Este mismo analista señala que en la actualidad el sector se enfrenta a retos similares (como la subida de tipos), con el añadido de que hoy estas empresas operan en un entorno de mayor competencia y con menores barreras de entrada para nuevos competidores, donde además las potenciales disrupciones son mayores.  

¿Por qué, entonces, en este entorno no podrían seguir reduciéndose las valoraciones de este segmento del mercado? El analista de Credit Suisse apunta que de acuerdo a un análisis histórico del PER del sector de consumo básico, éste podría fácilmente caer hasta llegar a contar con un descuento del 10-15% frente al S&P 500.  

¿Oportunidad de inversión “contrarian”?  

Pero… ¿quizás otros inversores podrían estar viendo estas caídas como una oportunidad “contrarian”? Los inversores están preocupados porque las compañías de este sector están perdiendo poder de fijación de precios ya que los consumidores encuentran un mayor número de alternativas y más baratas a las marcas comerciales. En este complicado entorno, la selección de valores es esencial, y aquellos inversores que busquen ganar dinero en el sector a largo plazo, deberían buscar aquellas compañías que vayan a ser capaces de mejorar sus márgenes brutos de beneficio en el futuro (el margen bruto de una compañía son las ventas menos el coste de los bienes o servicios dividido entre las ventas, sin tener en cuenta gastos generales ni gastos extraordinarios). Este indicador proporciona una buena idea de la salud de la actividad y posición competitiva de la compañía. Puede reflejar, por ejemplo, el daño que sufre al verse obligada a rebajar precios con intensidad.  

La situación ideal es que las ventas de la compañía crezcan y que su margen bruto se amplíe o no se reduzca. Entre las 27 compañías que forman parte del sector de consumos básicos del S&P 500, al menos dos de ellas mostraron aumento de las ventas trimestrales: Coca – Cola y Hershey Co. Y de entre las diez compañías cuyas ventas crecieron más sólo cuatro de ellas (Church & Dwight Co., Estée Lauder Cos., Brown-Forman Corp. y Costco Wholesale Corp.) han sido capaces de aumentar sus márgenes brutos. Estas compañías se sitúan entre las más grandes compañías del sector de consumo básico. En la lista que figura a continuación podemos ver las diez empresas del sector que han incrementado las ventas trimestrales al tiempo que han mejorado sus márgenes brutos.

15125486bb0333332b89fdcfb1e0e147132bf6da.

Aumentar las ventas al tiempo que se aumentan los precios no es tarea fácil en el entorno actual, ya que las nuevas tecnologías y prácticas comerciales ofrecen al consumidor más opciones.  

Ningún “screener” cuantitativo de acciones es perfecto, y será necesario un estudio minucioso de los componentes cualitativos del negocio (algo a lo que Enrique García, director de la Cartera Value, le dedicará tiempo en su nuevo Curso de Análisis Fundamental). Pero esta lista puede ser un lugar útil para comenzar su propia investigación si está buscando hacer una inversión a largo plazo en una empresa de consumo básico que esté mejorando sus resultados empresariales.  

Una de las lecciones de este episodio de volatilidad y fuerte corrección (inesperado para muchos) en el segmento de consumer staples es que los inversores debemos tener cuidado con las simplificaciones de la realidad. En este caso concreto, la aparente seguridad y estabilidad de ciertos valores, con su rentabilidad por dividendo, llevó a la gente a invertir en ellas en masa, empujados por el entorno de bajos tipos de interés. Eso impulsó al alza las valoraciones de estas compañías a niveles récord, causando lo que algunos han considerado como “la burbuja que los inversores menos se esperan”; no en acciones especulativas, sino en las que parecen más seguras y conservadoras. Las fuertes caídas que hemos visto en los últimos meses, no están haciendo otra cosa que ajustar a niveles más razonables unas valoraciones que alcanzaron niveles demasiado abultados para el crecimiento que ofrecen, sobre todo teniendo en cuenta la alternativa del Bono del Tesoro americano a 10 años ofreciendo un 3%.

Puedes consultar todos los artículos de este blog en el siguiente enlace: aquí

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad