Análisis de Alphabet/Google. Tercera parte: solvencia dinámica

13 de febrero Incluye: GOOG 0
Inversor fundamental dentro de los marcos de referencia del Value-Investing y de la Escuela Austriaca de Economía. Socio fundador de gradement.es
Inversor fundamental dentro de los marcos de referencia... [+ info]

TL;DR — Los fundamentales de Alphabet merecen un rotundo elogio. Solo podemos plantearle una objeción, su precio actual.

2e8174c953ed9842aaee6790e6366c350469e11e.jpg

Este es el tercer artículo de una serie en la que analizamos la conveniencia o no de invertir en Alphabet/Google. Estamos realizando el análisis desde un punto de vista fundamental, usando información proporcionada por Gradement. Aquí tiene un enlace a los dos artículos anteriores sobre la rentabilidad y la solvencia estática de Alphabet.

Ya comentamos en posts anteriores cómo, en el modelo económico-financiero, la solvencia se analiza desde dos puntos de vista. Vimos que la parte estática de dicho modelo se centra en el balance, dividiendo los activos y pasivos por categorías y analizando si cada categoría de activos está correctamente financiada. Vimos como cada categoría requiere de un tipo distinto de financiación. Una financiación incorrecta es un indicio de que la empresa puede tener, en un futuro, dificultad para devolver a tiempo sus deudas. Llegamos a la conclusión de que Alphabet cumple de sobra las tres condiciones para ser considerada solvente desde un punto de vista estático.

Toca ahora analizar la solvencia dinámica. El término dinámica hace referencia a que, a diferencia del modelo estático, que considera una imagen fija de la empresa en un momento determinado (el balance), aquí consideramos la empresa en funcionamiento y analizamos si durante su operativa diaria es capaz de generar recursos suficientes para atender a todos los compromisos de pagos a fecha de sus respectivos vencimiento.

Solvencia dinámica, lección 1ª

Para analizar la solvencia de una empresa desde el punto de vista dinámico hemos de comprobar si la empresa está generando o no fondos suficientes, con su actividad ordinaria durante el ejercicio, para atender a los compromisos de pago que tiene que hacer frente durante dicho ejercicio.

De manera sencilla, basta comprobar que:

determinados fondos generados > determinados compromisos de pago

Y decimos determinados porque no todos los fondos generados ni todos los compromisos de pago de la empresa afectan por igual a su solvencia dinámica. Veamos porqué.

Determinados orígenes de fondos para la empresa, como venta de activos, ampliaciones de capital o nuevo endeudamiento, aportan fondos a la empresa pero no de manera regular. No es posible aumentar capital, ni vender activos ni endeudarse de manera recurrente ni predecible. Por tanto el modelo, de manera conservadora, no considera estos fondos como válidos para afrontar los compromisos de pago regulares y períodicos de la empresa.

El modelo considera que, para afrontar compromisos de pago regulares, la empresa ha de recurrir a fondos que obtenga la empresa de manera también regular y mediante la realización de su actividad principal. Estos son los denominados flujos procedentes de operaciones ordinarias o flujos de explotación.

De la misma manera no todos los compromisos de pago son iguales. El modelo considera solo los compromisos de pago regulares fruto de la actividad ordinaria de la empresa. Una reducción de capital, amortización de deuda a largo plazo o compra de activos no corrientes no son pagos regulares por la actividad ordinaria de la empresa. Sí lo son el pago de la deuda a corto plazo, la financiación del activo corriente (principalmente existencias), y el pago de dividendos.

Todas estas consideraciones nos llevan a la siguiente definición del denominado coeficiente de solvencia dinámica:

      Flujos de operación - Financiación de activos corrientes
SD =  ---------------------------------------------------------   
           Amortización deuda a corto + dividendos

Consideraremos solvente la empresa siempre que dicho coeficiente sea mayor que uno. El ser mayor que uno nos estará indicando que los flujos de efectivo de explotación, una vez financiados los activos corrientes, son suficientes para hacer frente a la amortización financiera de la deuda a corto plazo y de un posible pago de dividendos.

Existe una segunda definición que excluye los dividendos, el coeficiente de solvencia mínimo:

              Flujos de operación - Financiación de activos corrientes
SD mínimo =   --------------------------------------------------------            
                           Amortización deuda a corto

Aquí no incluye el modelo los dividendos como compromisos de pago ordinario. Considera que la empresa, de verse en la necesidad, podrá siempre suspender el pago de dividendos para poder hacer frente al resto de pagos comprometidos. Esto será así o no dependiendo de la empresa. En determinados casos, la suspensión del dividendo puede llevar a caídas significativas del precio de la acción en bolsa.

¿Qué modelo usamos entonces, el estático o el dinámico?

Ambos. Un balance mal estructurado, es decir, que no cumpla las condiciones de solvencia estática, nos está indicando que, aunque se den las condiciones de solvencia dinámica en la actualidad, existen expectativas de que dejen de darse esas condiciones en un futuro. De la misma manera, si con un balance bien estructurado no estuviéramos generando fondos suficientes para hacer frente a los pagos comprometidos, entraremos en situación de insolvencia, aun cuando tengamos un balance de situación correctamente estructurado.

Ahora bien, puesto que la contabilidad permite más flexibilidad en la valoración de activos del balance que en los flujos de efectivo, siempre, aunque sea conveniente considerar ambos modelos en toda decisión de inversión, es conveniente también darle más peso decisorio a la solvencia dinámica que a la estática.

La solvencia dinámica de Alphabet

Una vez visto en qué consiste la solvencia dinámica, analicémosla para Alphabet. Puesto que no reparte dividendos ambos coeficientes de solvencia, SD y SD mínimo, coinciden. En la siguiente tabla listamos los valores del coeficiente de solvencia dinámica de Google de los últimos diez ejercicios contables. Recuerde que para considerar una empresa como solvente, el coeficiente debería ser mayor que 1. Y la empresa será tanto más solvente cuanto mayor sea el valor de dicho coeficiente.

COEFICIENTE DE SOLVENCIA DINÁMICA (SD)
2017-12-31 18.65
2016-12-31 5.23
2015-12-31 3.17
2014-12-31 3.09
2013-12-31 2.64
2012-12-31 2.76
2011-12-31 2.34
2010-12-31 2.72
2009-12-31 10.25
2008-12-31 15.49 

* Fuente Gradement.

Alphabet está generando en la actualidad 18.65 veces más recursos de los que necesita para hacer frente a sus compromisos de pago (6.55 veces de media en los últimos cinco periodos contables).

No hay por tanto ninguna duda de que Alphabet es una empresa solvente. Extremadamente solvente, tanto desde el punto de vista estático como dinámico. Muchísimo tendría que cambiar la situación de la empresa para ver un titular en prensa que mencione a Google entrando en concurso de acreedores.

Lo que queda por analizar

De momento todo perfecto. Hemos visto como Alphabet es extramadamente rentable y solvente, así que, podría pensar que por qué seguir leyendo más análisis de Google. Mejor corro a mi ordenador a poner ya una orden de compra de acciones de Alphabet. Reconsidérelo y espere paciente al último post porque, como suele ocurrir la mayoría del tiempo con las empresas extremadamente buenas, que el precio de sus acciones también resulta ser extremadamente caro.

Analizaremos el precio de la acción de Alphabet en el siguiente y último post de esta serie.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Nube de tags

Publicidad