Sobre el "universo cojones".

16 de mayo 5
Treinta años de experiencia en los mercados y más de cincuenta como futbolista tipo Sarabia, Bernd Schuster o Xavi Hernández. Después de... [+ info]
Treinta años de experiencia en los mercados y más de... [+ info]
15º en inB
15º en inB

912894143a6341834e2c08242ea7f4969aebc934

Como recordarán Vds., Félix Baumgartner salto un día al vacío desde la estratosfera y en su caída hacia la tierra logró superar la velocidad del sonido por primera vez en la historia. Recordarán probablemente también que pudimos vivir en directo su punto de vista a través de las cámaras que en su traje llevaba incorporadas. "¡ Joder qúe cojones tiene el tío !", dije mientras mi hijo y yo veíamos como llevaba a cabo la última ronda de comprobaciones previa al salto.

Tiempo después fue una maniobra de Fernando Alonso la que me hizo vivir esa misma sensación. El piloto asturiano había entrado a boxes a cambiar ruedas con riesgo de que su perseguidor pudiera adelantarle si algo fallaba. El equipo estuvo perfecto en el cambio de neumáticos y Fernando arrancó raudo de nuevo. Avanzó por boxes respetando la velocidad de seguridad y fue abriendo gas por el carril de aceleración mientras por el espejo retrovisor se le iba apareciendo de nuevo el circuito y los coches en carrera que venían a toda velocidad. Un instante después ya estaba viendo como su perseguidor se agrandaba a la velocidad de la luz en la pequeña pantalla de su retrovisor. Sin inmutarse, Fernando continuó acelerando firme, seguro, sólido, alcanzando ya el final del carril de aceleración. En ese momento, como si de una madre que no desea ver discutir a sus hijos se tratara, pero a más de doscientos kilómetros por hora, la pista se abrió. Casi sin aliento, y durante unos instantes, vimos a los dos pilotos a la misma altura. Pero solo fue un espejismo. Fernando Alonso había ganado la posición, y cuando el guaje logra eso solo el coche puede dejarle en la estacada.

Saber como funciona y descubrir como funcionamos nos abre siempre nuevas perspectivas. Por ejemplo, hace que lleguemos a comprender en su magnitud aquello que de vez en cuando oíamos decir a nuestros abuelos: "el dinero y los cojones, para las ocasiones". S2.

Resultados de hoy:33733b66f641650668eac43959ac95e5b23caa33

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 5 comentarios
antiguo usuario
Me gusta el dinero y los cojones para las ocasiones, es muy profundo en la psicologia de los mercados,jajaja
16/05/2017 19:26
Por cierto, Pepe, que podemos apalancarnos hasta las orejas en un determinado momento por consejo de nuestro abuelo. Si al final va a resultar que somos muy tradicionales. Como la navidad, la bota de vino o la procesión del pueblo -)). S2.
17/05/2017 07:06
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad