Por qué lo tipos de interés negativos son perjudiciales

30 de agosto, 2016 15
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
5º en inB
5º en inB

Buena explicación de Yanis Varoufakis... (al que no estimo, precisamente), sobre el efecto contraproducente de los tipos de interés cero y negativos para la economía, incentivando, en vez de la ingestión real, la inversión financiera y las operaciones de buyback.

Imagine you are an entrepreneur with money in the bank, or have a bank eager to lend large sums to invest in your business. You spend sleepless nights wondering whether you should invest in a new product – that is, whether you should exploit your access to money to cause an array of others to work on your behalf. In our current Great Deflation, what worries you most is your customers’ future purchasing power and sentiment. Will they be able and willing to buy your new product at high enough prices and quantities?

Suppose that, sleep-deprived, you then switch on the radio or TV only to hear that US Federal Reserve Chair Janet Yellen and European Central Bank President Mario Draghi are considering reducing interest rates further. Will you rejoice at the prospect that your financing costs will fall? Will you be motivated to invest your own money now that it earns lower (perhaps even negative) interest?
No and no. Your reaction is most likely to be one of alarm: “Oh, my God! If Janet and Mario are considering another interest-rate cut, they must have good reason to believe that demand will remain low!” So you abandon your investment plan. “Better to borrow money at almost no cost,” you think, “and buy back a few more of my company’s shares, boost their price, earn more on the stock exchange, and bank the profits for the rainy days that are coming.”

And so it is that the price of money falls, even as the supply of it burgeons. Central bankers who never predicted the Great Deflation are now busily trying to find a way out with economic and econometric models that could never explain it, let alone point to solutions. Unwilling to question the political dogma that central banks must be apolitical, they refuse to think of money as more than a “thing.” And so they continue the search for a technocratic fix to a problem crying out for a philosophically astute political solution.

It’s a futile quest. Once the price of money (interest rates) hit zero, central banks tried buying mountains of public and private debt from commercial banks to give them an incentive to lend freely. The ECB went so far as to pay banks to lend to business while, at the same time, punishing them for not lending (via negative interest rates for excess reserves).

But bankers and businesses, viewing these measures as desperate responses to self-fulfilling deflationary expectations, went on an investment strike, while using the central-bank money to inflate the prices of their own assets (stocks, art, real estate, and so forth). This did nothing to defeat the Great Deflation; it only made the rich richer, an outcome that somehow reinforced central bankers’ belief in central bank independence.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 15 comentarios
interesante pero llama la atención que este tipo de personajes son los que exigen a los bancos centrales que les hagan el trabajo porque ellos se niegan a reformar, recortar gastos superfluos, déficit, reducir deuda, liberalizar, fomentar el comercio, la competencia, el mérito etc etc . Y como se niegan exigen políticas monetarias expansivas para que compensen los daños de sus políticas. Manda narices que un estatista furibundo como Varoufakis venga con esto ahora.

Conozco Grecia muuuy bien y si, que jeta tiene el individuo este. S2
30/08/2016 20:08
Glosas a la cita del Sr. Varufakis:

Glosa al párrafo primero > Como en la fábula del escorpión y la rana, Varufakis no puede evitar ser lo que es. Como tantos otros de la casta 'mainstream', él considera que la economía y la vida empresarial está dominada por las escalas orientadas a la producción de bienes y la prestación de servicios en un mundo en equilibrio (tendencialmente) perfecto. Para Varufakis ( y tantos otros 'mainstreamers') la Gran Depresión actual es la barrera que nos impide regresar al pasado (a ese claustro materno keynesiano: un lugar donde los exquisitos de la cosa económica pueden jugar a ser infalibles porque consumidores y contribuyentes les han estado pagando toda su fiesta tirando de la ley del embudo).
Varufakis pone el carro delante de los bueyes: ese empresario psicópata que espera engañar con el mayor precio posible a sus clientes o consumidores, ha fallado en lo principal: el precio no es lo que él considera que clientes y consumidores pueden soportar a partir de su particular escalado de costes + beneficio, sino que habrá de ser él quien se ajuste a aquel precio que clientes y consumidores deseen abonarle, y a partir de entonces buscarle las vueltas a su escalado de costes y beneficios. será él quien habrá de hacer un escalado de costes y beneficio a partir de lo que clientes y consumidores estén dispuestos a pagar. Si no le encaja a ese empresario Insomne, mejor que dedique sus sueños a todo aquello que sea ajeno al mercado en la época postkeynesiana: hoy día, la demanda manda (y la oferta en la que piensa Varufakis aún está a varios pueblos de distancia de donde se encuentra el mercado; para ejemplos > el precio del ebook o de los productos/servicios digitales comparados con los 'analógicos').
Nota: Revisar cómo resulta la optimización del valor (y del precio) del producto/servicio, a la luz de los postulados de la teoría marginalista.

(..continuará)
31/08/2016 09:34
Glosa al párrafo 2 > Me preocupa que haya gente con capacidad de influir a través de opinión publicada que considere que un empresario pierde el sueño cuando debate consigo mismo acerca de las alternativas de cómo invertir en su propio negocio; y desconozco todo sobre la capacidad de regocijo de un empresario que piensa que la pulsión sobre la oferta sea la palanca que activa la virtud del mercado.

Prescindiendo de ese tipo de empresario, sí que creo que -en general- una dulcificación de los costes de inversión es un motivo de alegría si tienes entre las manos un proyecto que pretende innovar (es decir, dar mayor y mejor servicio o producto al cliente o consumidor y darte de codazos por encontrar una mejor rama en el árbol); y entiendo que pudiera preocupar a todo aquel otro que considere que una reducción de los costes financieros sea una dulcificación de las barreras de entrada en su propio negocio (especialmente si este propio negocio se limita a ser uno cuyo índice de rentabilidad haya caído al propio de una empresa madura, o con un mercado semi-controlado, o simplemente un privilegiado por la reglamentación. A todos ellos la competencia que deriva de la creatividad les destrozará; abaratar los costes de entrada, significa permitir que la creación humana pueda detectar ineficacias en los competidores y se los llevará por delante si no merecen prestar el servicio u ofertar el producto).
Por lo tanto, no es Que sea motivo para entusiasmo desenfrenado y ciego, pero sí de cierto regocijo, ... siempre que sepas qué hacer con esa oportunidad que el mercado financiero te brinda.

Y ¿estará motivado a invertir su propio dinero? El empresario amigo por el que Varufakis pierde su tiempo escribiendo no, porque -sencillamente- es un mero arbitrista, un rent-seeker que sólo entiende las oportunidades dentro de un coto cerrado de caza y sólo siempre que pueda introducir controles y limitaciones que le aseguren la pieza que desea cazar. Por lo tanto, ese no; estaría demasiado preocupado de ver cómo se le adelgaza su cuota de rentabilidad y le estará hechando la culpa al cliente que se le va o al consumidor que no le llega: ninguno les baila el agua a sus modelos de negocio. Es un tipo de empresario que, como Hal Jackson (Ted Danson) en la película "Made in America" (1993, creo), le diría a Sarah (Woppy Godlberg) que resulta una gran idea "encerrar a los clientes an la tienda hasta que te compren algo..."

En el caso de otro tipo de empresario (ese que no suele ni fijarse en que Varufakis aún esté en actuvo, ni le importa), verá una oportunidad, ajustará su propio modelo o creará otro y, si fuese el caso, ¡naturalmente que habría apostado por su modelo innovador! o, si fuera el caso, habría recomprado sus propias acciones y las habría acumulado (incluso podría ser aconsejable que redujese su Capital para no concentrar excesos de inversión en un mismo proyecto y poder diversificar). Unos intereses bajos son una bicoca de oportuidad: si los puedes mantener en el periodo de tu ciclo de negocio, invierte; y si el periodo estimado de duración de esos intereses no se ajustan a tu ciclo de negocio, aprovéchalos para reducir tu endeudamiento (devuélvele capital al banco que ahora las pasa canutas, negociando una quita; o -al menos- reduce el servicio de la deuda. Se pueden hacer bastante más cosas que llorar porque los intereses sean cortos o negativos.

Nota: Los Varufakis que en el mundo hay sólo saben del mercado, cuando tienen un látigo en la mano derecha y un aro en la izquierda; ... ¿o era al revés?
Nota2: ¿Estará Varufakis persiguiendo acumular cargos en una entidad financiera Y por ello se dedica a hacer méritos?

(continuará...)
31/08/2016 16:17
En respuesta a Antonio Amusategui Batalla
Glosa al párrafo 3 > "demand will remain low", para los bienes y servicios que actualmente se ofrecen y al precio al que actualmente se ofrecen.
Quizás convendría investigar si hay otros precios (por ejemplo ¿quién dice que los precios de los inmuebles no pueden seguir bajando? O quién dice que no haya otros negocios que ahora se estén gestando con un. Escandallo de costes demasiado distinto de aquel al que Varufakis se ha acostumbrado a manejar.

Del resto se habló arriba a Glosa sobre párrafo 2.
(Continuará, estoy aprovechando las paradas del regreso de vacaciones)
31/08/2016 16:25
Glosa al párrafo 4 > 3 reflexiones:
1ª Que el precio del dinero no cae por lo dicho anteriormente; más bien el precio del dinero, como media de valor de otras cosas, cae si hay un exceso de dinero circulante, y por ello es más fácil de conseguir. Ahora bien, el precio del dinero como coste de oportunidad frente a otros 'dineros' (dinero como divisa), además de por lo anterior, también cae si la economía que respalda a dicho 'dinero' es de peor consideración que aquella otra (divisa, y economía respaldada por esa otra divisa) con la que compara. Y, añadiendo que, la economía con la que se compara no es sólo el esquema de funcionamiento del orden de intercambios entre privados adscritos a dicha divisa, sino también el modo cómo el responsable del Estado (o entramados de Estados) que supervisa dicha divisa y orden de intercambios, es de adicto al Endeudamiento. Conclusión: Varufakis pretende engañarnos con la premisa de la primera frase.

2ª Pudiera parecer que Varufakis funciona como lo hacen los relojes parados, que dan bien la hora dos veces al día, pero resulta que la oposición del BCE al endeudamiento excesivo, sí que aparece en las Actas del BCE (pero la memoria colectiva, especialmente si es interesada, es flaca). Por lo que la premisa de Varufakis es interesada (ad adgumentationem): ni siquiera es un reloj parado.
Además, lo que el llama Gran Deflación es tan 'de manual', que sorprenderse ahora es autoinculparse de memo, salvo que se trate de una argucia intelectual de un especialista en teoría de juegos, y.... (Anda, tú!,... si Varufakis dice que lo es!). Hubiera bastado con haberse creído de veras que Japón tenía un serio riesgo de deflación, dado que no se trataba para entonces de una predicción, porque datos había desde la década de los noventa del siglo pasado.
Nota: Confirmar si en psicología se llama transposición (artera) de la culpa a la acusación de Varufakis sobre que BCE debieran de haber previsto la G.D.; más bien los Gobiernos -y los(sus) medios afines- deberían de haberse dado por enterados, pero el virus "endeudamitis publicae" -que creo que transmiten un amplio espectro de garrapatas locales, si se deja que colonicen cualquier cuerpo sano- les impedía reconocerse enfermos: el primer requisito de cualquier curación.

3ª Varufakis o bien es poco riguroso a la hora de valorar los significados de 'dinero', o bien es de los que aconseja a la gente que hagan lo que dice, pero no lo que hace. S no recuerdo mal, eso era propio de hipócritas.

Nota general: el propio Varufakis utiliza modelos econométricos y soluciones tecnocráticas para que sus premisas ideológicas democráticas se antepongan a la libertad (ya se sabe: el dualismo entre igualitarismo y libertad). De hecho su diferencia con la articulación de estrategias para resolver la papeleta del exceso de endeudamiento público y de mutualización de la Deuda generada por el sistema financiero europeo y la expansión interventora del Estado del Bienestar (El BCE era sólo un tonto útil, después que se dejó conquistar por los Estados > ahora bien, No nos excandalicemos ¿qué otra cosa podrían hacer sus miembros, más que sacrificarse a sus amos?). Nadie, Varufakis incluido, tiene interés en simplemente decir: el Estado del Bienestar se hunde,... y salvo que saltemos del barco, nos arrastrará en su fracaso.

(Continuará..)
03/09/2016 12:44
Glosa al párrafo 5 > No entiendo muy bien esta preocupación de Varufakis Sobre las montañas de deuda. De hecho, que el tipo de interés llegue a cero puede ser, precisamente, una de las herramientas con las que se cuenta el Estado para mutualizar la deuda pública, ee cuyo incremento permanente, bajo la denominación de 'gastos público', tanto bien pondera Varufakis.
Y la conclusión de que por ello los bancos comerciales prestarían libremente (sin limitaciones) es fruto de su delirio conceptual. Ademas, el BCE no pagó a los bancos para que prestarán, sino para que compraran la Deuda Pública. Esa frase el propia de trileros. Aquí vendría a cuento eso que le dijo la sartén al cazo....
Lo mismo cabe decir de la última frase: el exceso de reservas y la habilitación de títulos de Deuda para funcionar como reserva es justo lo contrario de lo que pretende deducir Varufakis en ese balanceo de varas de medir. De hecho, el problema vendrá (justicia poética) si las recalificaciones de Deuda Pública (o Privada) por las Agencias de la cosa, se ponen de color hormiga. Y luego vendrán los Varufakis del mundo y dirán que el BCE es que no cuenta nada,....

Glosa al párrafo 6 > 2 reflexiones:
1ª La idea del principio del párrafo > "viewing these measures as desperate ... went on an investment strike.... to inflate the prices of their own...". Se me ocurren dos cosas: una ¿Cree Varufakis que hay activos refugio 'buenos' y activos refugio 'malos' en función de la naturaleza ideológica del subyacente?; otra ¿Hay expresión más panfletaria que la que ha utilizado para referirse a las preferencias de libre inversión? Pocos cuentos infantiles de miedo se expresarían mejor la utilidad de infundir una mezcla de temor y santa ira contra los 'malos inversores' y prepararnos para su conclusión, a saber, la segunda reflexión.
2ª "Did nothing to defeat.... made the rich richer..." En fin. dos cosas, de nuevo: opposite the vice of defeating the G.D., is the virtue of surrendering to it (and look and take a saved haven for your assets; Which one are the safers is a decision of your own"). Nota curiosa: si resulta que los inversores perversos están incrementando el precio de sus activos refugio de forma maliciosa, pero al mismo tiempo hacen nada para evitar la deflación que nos ahoga.... (Pregunta de trivial) ¿que pasará con el valor de sus activos burbujeantes cuando esa deflación que no se combate les alcance de lleno?.... Nota2: Varufakis, hijo, revisa lo que escribes, que nos metes en cada montaña rusa que marea. O sea: aclárate, que ni comes, ni dejas comer.
Y la segunda, sobre 'to make richer the rich' y la apelación a la envidia, coincido con la oportunidad de aplicar aquí el mantra de Burt Simpson: Boring!

Nota: la frase del final tiene "0" sentido para mí; debe de tratarse de un mensaje en la sombra.
03/09/2016 13:38
Coda: Agradezco muchísmo a Miguel que haya introducido este párrafo de Varufakis; me ha permitido repasar algunas cosas sobre Menger, Buchanam y Misses, y también sobre el arte del panfleto como uno de los estilos narrativos de ficción popular.
Nota: si alguien cree que ésto último va de coña, es que no ha entendido nada de lo que he escrito, y debería repetirse varias veces ante el espejo que es un Gil.
03/09/2016 13:44
Agradecido; has tenido los c...... de leertelo entero. Pero insisto, gracias a Miguel por hacer de catalizador; lo mío ha sido efecto -dirían los de Faemino y Cansado- de cierto desequilibrio quimiico en mi cerebro (nada por lo que sentirse orgulloso, por otra parte).
03/09/2016 19:28
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad