Por qué algo de renta fija puede seguir teniendo sentido en su cartera, en opinión de Fisher Investments España

14 de diciembre, 2021 1
Fisher Investments España cree que un buen asesoramiento financiero puede ayudar a los inversores a sentirse más seguros, cómodos y preparados... [+ info]
Fisher Investments España cree que un buen... [+ info]
10º en inB
10º en inB

A nivel mundial, las rentabilidades que ofrecen los títulos de deuda corporativa y soberana son históricamente bajos —incluso negativos en algunos países—, lo que perjudica la rentabilidad total que puede ofrecer la renta fija. Es más, Fisher Investments España ha observado que muchos comentaristas financieros advierten de que los tipos de interés están a punto de subir y, dado que los rendimientos y los precios de los títulos de deuda se mueven de forma inversa, eso significaría que los inversores obtendrían poco rentabilidad por asumir el riesgo de que los precios bajen. Esto hace que muchos comentaristas de las publicaciones que seguimos se pregunten: ¿Por qué tenerlos en cartera? En nuestra opinión, el objetivo principal de la renta fija en las carteras es reducir la volatilidad de estas para mitigar las oscilaciones de aquellos inversores que necesitan obtener flujo de caja. Sí, las rentabilidades actuales son minúsculas en la mayor parte de la renta fija del mundo desarrollado, pero creemos que la renta fija sigue manteniendo su capacidad para amortiguar la volatilidad a corto plazo, lo que constituye un argumento convincente para mantenerla si, debido a sus objetivos, sus necesidades o su tolerancia al riesgo, lo óptimo sea reducir las oscilaciones. 

3cbd3c9c9d4bcd900282cc8107df404ff901a679.jpg

Según la experiencia de Fisher Investments España, muchos piensan que la función principal de la renta fija es generar pagos de intereses que los inversores pueden utilizar para financiar el flujo de caja que necesitan. Pero creemos que esta forma de ver las cosas pasa por alto una ventaja real e importante de la renta fija: sus precios tienden a fluctuar menos que los de la renta variable a corto plazo, un aspecto de vital importancia que creemos que estos inversores deberían sopesar. Para un inversor cuyos objetivos financieros a largo plazo requieren una tasa de flujo de caja relativamente alta, una mezcla de renta variable y renta fija puede ser muy beneficiosa. Sí, los ingresos que obtenga la cartera —ya sean intereses o dividendos— pueden ayudar a financiar las retiradas de efectivo. Pero esta no es la única forma de obtener ingresos o flujos de caja cuando se requieren. La venta periódica de parte de los valores en cartera también puede lograr este objetivo, y Fisher Investments España considera que a menudo es la mejor manera de hacerlo.

Sin embargo, la rentabilidad de la renta variable puede variar mucho a corto plazo. Considérese lo siguiente: las rentabilidades más altas y más bajas obtenidas en 12 meses por una cartera de renta variable mundial desde 1950 son el 67,1 % y el -46,8 %, respectivamente (en dólares estadounidenses). Durante el mismo periodo, una cartera invertida íntegramente en deuda pública a nivel mundial habría obtenido una rentabilidad máxima del 38,4 % y una mínima del -16,5 %. Del mismo modo, en periodos de un mes desde 1950, la renta variable mundial ha registrado una rentabilidad media (al alza o a la baja) del 2,4 %, frente al 0,93 % de la renta fija. Dado que la renta fija presenta menores fluctuaciones en periodos cortos, la consideramos menos volátil. Esta menor volatilidad significa que tener una parte de la cartera en renta fija puede mitigar las oscilaciones y, por tanto, reduce la posibilidad de que un inversor que vende para financiar el flujo de caja que necesita lo haga tras una fuerte depreciación de su cartera. Esta es, en nuestra opinión, la principal función de los valores de renta fija en las carteras de inversión. 

Aun así, muchos de los comentaristas a los que seguimos sostienen que esto ya no será así, ya que asumen la tesis de que los bajos tipos de interés, en niveles récord, son una anomalía que irá desapareciendo rápidamente a medida que la economía sale de la pandemia y las autoridades monetarias revierten sus esfuerzos para estimular el crecimiento económico. Esto es correcto hasta cierto punto, pero creemos que un posicionamiento cuidadoso puede mitigar también este riesgo. Los instrumentos de renta fija tienen diferentes vencimientos, es decir, el tiempo que transcurre hasta que el título vence y devuelve el dinero a los inversores. En general, nuestros estudios demuestran que la deuda con vencimientos más largos está sujeta a mayores caídas de precios si las rentabilidades suben. Por lo tanto, si le preocupa la subida de los tipos de interés, puede ser útil mantener en cartera instrumentos de renta fija con vencimientos más cortos.

Ahora bien, en opinión de Fisher Investments España, no está claro que las grandes subidas de tipos estén a la vuelta de la esquina. Nuestros estudios muestran que los tipos de interés son sensibles a las expectativas de inflación (aumentos de precios de forma generalizada en toda la economía). Aunque muchos países han experimentado repuntes de la inflación en 2021, esperamos que estos sean temporales, ligados a las tensiones que han afectado a la oferta a medida que las economías de todo el mundo se reabrían a ritmos desiguales. La inflación estadounidense ilustra bien este punto, en nuestra opinión. El índice de precios al consumo (IPC) de EE. UU., un indicador de los precios en toda la economía, se disparó en primavera tanto en términos interanuales como intermensuales. Alcanzó un máximo del 5,4 % anual y del 0,9 % mensual en junio. Pero los indicadores interanuales estaban muy distorsionados por los precios extremadamente bajos de 2020, que sirven de denominador para el cálculo. Los fuertes aumentos de los precios de los coches usados, los alquileres de coches, los hoteles y las tarifas aéreas, que creemos que se produjeron a causa de la reapertura de la vida económica, inflaron los datos mensuales, en nuestra opinión. Estos factores se enfriaron en los meses siguientes, y el IPC se redujo al 0,3 % intermensual en agosto. Muchos países europeos están experimentando efectos similares, pero con retraso debido a la reapertura más tardía y gradual del viejo continente.

En nuestra opinión, ni siquiera los cambios en la política monetaria harán que los tipos se disparen, especialmente los títulos de renta fija a corto plazo. Aunque las autoridades monetarias podrían seguir reduciendo el ritmo de las compras de activos —e incluso interrumpirlas en algún momento—, esto es algo ampliamente conocido y anticipado, según nuestra lectura de las publicaciones financieras. Para nosotros, esto mitiga su posible impacto en el mercado, ya que reduce el factor sorpresa. Además, esas compras afectan sobre todo a los tipos de interés a largo plazo, no a los tipos a corto plazo, que son los que más afectarían a los títulos de deuda con un vencimiento más próximo. Éstos se verían más afectados por las subidas de los tipos de interés a un día, un cambio de política monetaria que, según las declaraciones de los funcionarios de las autoridades monetarias, es algo que no está cercano en el tiempo. 

En general, no, la rentabilidad de la renta fija no parece que vaya a ser espectacular, en nuestra opinión. Pero los instrumentos de renta fija aún pueden cumplir la función de mitigar la volatilidad, lo que Fisher Investments España considera que puede ser muy importante para satisfacer las necesidades de financiación previstas por muchos inversores de largo plazo.

No se pierda las últimas noticias y perspectivas de los mercados de Fisher Investments España:

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,   (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en calle Junta de Castilla y León, 8, 28660 Boadilla del Monte (Madrid), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327, y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con Sucursal en España, con el número 126.

El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments España y Fisher Investments Europe, y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal, ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No existe garantía alguna de que Fisher Investments España o Fisher Investments Europe sigan sosteniendo estas opiniones, que pueden cambiar en cualquier momento a partir de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información aquí contenida no pretende ser una recomendación o pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en este documento. Invertir en los mercados financieros implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. La rentabilidad pasada no garantiza ni indica los resultados futuros de manera fiable. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de ellas están sometidos a la fluctuación de los mercados financieros mundiales y de los tipos de cambio internacionales.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas