Otras causas de inestabilidad financiera

22 de septiembre 0
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
4º en inB
4º en inB

Se habla constantemente de la deuda acumulada por las empresas, que conllevan a un apalancamiento cada vez mayor. Esto supone que, pese a que los balances estén nominalmente equilibrados, en un momento determinado los títulos que cubren dichas deudas pueden perder su valor, dejando a la interperie, como escollos gigantes, la deuda por su valor nominal. 

Esas deudas han hecho crecer la economía, sin duda, pues el crédito es tan eficaz que sólo su aceleración hace avanzar la producción. Pero también han hecho crecer la especulación: no han creado riqueza, sólo la han hecho cambiar de manos. Una desaceleración del nivel crédito se convierte en una recesión, o contracción del PIB, como vemos en este gráfico, que representa las variaciones en % del nivel crédito y empréstito del sector empresarial no financiero para EEUU. (Obsérvese que sólo en la crisis de 2008 alcanza una variación negativa). En todo caso, cada recesión (franjas grises) está precedida de una desaceleración de crédito. 

%255BUNSET%255D

El crédito, por lo tanto, si no es motor, al menos se puede decir que no hay crecimiento sin su aumento constante. Pero no todas las prácticas crediticias son recomendables. Como explica Timothy Taylor

“Desde la Gran Recesión, se han tomado una serie de medidas para asegurar que los bancos sean más seguros y más resistentes (mayores requerimientos de capital, pruebas de estrés, etc.). Pero el sistema financiero de EE. UU. Es mucho más grande que solo los bancos, y los problemas financieros pueden provenir de varias direcciones. ¿Qué pasa con los dos riesgos que Brainard menciona específicamente: deuda corporativa y préstamos apalancados? La prensa financiera tiene varios artículos recientes sobre el riesgo de que se produzca una burbuja de deuda corporativa: por ejemplo, lo que dice Steven Pearlstein en el Washington Post el 8 de junio: "Ahora, 12 años después, está sucediendo de nuevo. Esta vez, sin embargo, no son los hogares que utilizan deuda barata para sacar efectivo de sus hogares sobrevaluados. Más bien, son corporaciones gigantes que usan deuda barata y una ganancia inesperada de impuestos. Toman efectivo de sus balances y lo remiten a los accionistas en forma de mayores dividendos y, en particular, recompras de acciones. Como antes, las retiradas de efectivo están ayudando a llevar la deuda corporativa a niveles récord. Como antes, están añadiendo azúcar a corto plazo a una economía ya en auge. Y una vez más, están desviando capital de la inversión productiva a largo plazo para inflar aún más una burbuja financiera, esta vez en acciones y bonos corporativos, que cuando estalle, enviará la economía en otra recesión "... “... Las preocupaciones sobre los préstamos apalancados están presentes. Los problemas aquí también se relacionan con la deuda corporativa, pero en el mercado de préstamos, en lugar del mercado de bonos. En el caso de los préstamos apalancados, un grupo de bancos se reúne y hace un préstamo a una empresa. Luego, los bancos agrupan este préstamo (o un grupo de préstamos similares) en títulos financieros que luego son revendidos a inversionistas en todos los mercados financieros. Aquellos que recuerdan las experiencias de 2008, cuando las hipotecas de los préstamos hipotecarios de alto riesgo se empaquetaban y se vendían a instituciones financieras y de inversores de todo el mundo, verán algunos paralelos preocupantes... “... Para variar, describiré estos temas citando algunas observaciones de Robin Wigglesworth en el Financial Times (24 de agosto de 2018).Antes de la crisis financiera, alrededor de una cuarta parte del mercado de préstamos apalancados se denominaba" covenant-lite "; hoy se sitúa en casi el 80 por ciento, según Moody's. Casi dos tercios de todo el mercado ahora tiene una baja calificación crediticia de B2 o peor, por encima del 47 por ciento en 2006. En otras palabras, un mercado ya de por sí no deseado se ha deteriorado aún más ... Christina Padgett, vicepresidenta senior de Moody's, advirtió: "La combinación de políticas financieras agresivas, deterioro de los amortiguadores de deuda , y un mayor número de empresas menos solventes que acceden al mercado de préstamos institucionales está creando riesgos crediticios que prefiguran un ciclo de incumplimiento prolongado y significativo una vez que finaliza la actual expansión económica ". ... Los "vehículos de inversión especializados" conocidos como "obligaciones de préstamos garantizados" (CLO, del inglés “Collateralised Loans Obligations)) son los principales compradores de préstamos apalancados. La emisión de CLO llegó a $ 69 millardos en el primer semestre del año, lo que llevó a S & P a elevar su pronóstico anual a un récord de $ 130 millardos. son un número multiplicador de fondos mutuos y fondos cotizados (ETF) dedicados a préstamos apalancados. A comienzos de 2000 solo había 15 fondos de ese tipo. En vísperas de la crisis financiera, había menos de 90. Hoy en día, hay 272 fondos mutuos de préstamos diferentes, y otros ocho ETF que compran préstamos, según AllianceBernstein. Estos han absorbido más de $ 84 mil millones solo desde 2010. Esto parece un accidente esperando a suceder. Mientras que los CLO tienen el dinero de los inversores inmovilizados, los fondos mutuos y los ETF prometen a los inversores la capacidad de canjear cuando lo deseen, a pesar de que los préstamos subyacentes no se negocian raramente. Incluso el proceso de liquidación comercial lleva semanas. Por lo tanto, una caída del mercado de préstamos podría derivar en un "desajuste de liquidez" severo entre la inversión vehicles y sus activos subyacentes, que convierte una venta precipitada en un infierno ".

Bueno, como se ve en el gráfico, no sólo una caída, una simple desaceleración basta para provocar problemas serios. Si encima, detrás de este nivel de préstamos hay prácticas que nos recuerdan las subprimes de 2008, en que al final todos poseían esos entes que nadie sabía qué contenían, la amenaza no es ninguna broma. ¿Estamos ante una economía pontificia como la descrita por Minsky? Como preguntaba el otro día, ¿dónde está el Cisne Negro? 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad