Los movimientos bursátiles no son tan importantes como se piensa

9 de mayo, 2016 4
Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la historia del pensamiento económico y los ciclos económicos.
Inversión en compañías cotizadas. Interesado en la... [+ info]
37º en inB
37º en inB

Los movimientos bursátiles diarios y semanales generan una gran atención entre muchos operadores, pero la realidad es que las variaciones en los precios de horas, días o incluso semanas no son tan relevantes como para estar pendientes de ellos continuamente. Es falso que las cotizaciones reflejen una valoración de las empresas que cotizan con la información que tenemos a día de hoy, idea que proviene de la Teoría de los Mercados Eficientes. El motivo es muy simple, los precios que usted ve en bolsa no son resultado de la opinión de la mayoría de los participantes, sino de un grupo muy concreto.

La mayor parte de las acciones de una empresa no son intercambiadas a lo largo de mucho tiempo. Un buen ejemplo son las compañías con un accionista mayoritario como Inditex. Amancio Ortega posee más de la mitad de la compañía y, sin embargo, no mueve su participación en ningún momento, por lo que la opinión sobre su compañía no está siendo reflejada en las cotizaciones. Son los operadores en el margen, es decir, los últimos en comprar y vender los que hacen mover el precio arriba o abajo, y estos suelen ser una minoría en la capitalización total de las empresas. Es decir, influyen más en el precio a corto plazo los operadores de días y semanas que están constantemente rotando su cartera. Estos buscan movimientos pequeños, compran y venden, venden y compran, sus posiciones duran poco en el mercado. Ellos son los que dan forma a esos gráficos de semanas incluso a veces meses, sin que los grandes accionistas hayan dicho una sola palabra sobre la nueva información que ha llegado al mercado. Por supuesto que los inversores de largo plazo y grandes accionistas tienen su influencia en las cotizaciones, pero de forma mucho más indirecta y siendo visible solo con el transcurso de un tiempo significativo. Después de todo, cuando se realizan grandes compras para mantener de forma indefinida se están retirando acciones en circulación, afectando a los cruces de órdenes de compra y venta.

El objetivo de este artículo no es analizar quién está moviendo los precios ni cuál es la estructura de órdenes de compra y venta, sino poner en contexto qué significan los precios y los movimientos bursátiles para un inversor de largo plazo. Al ser las cotizaciones un producto de los intercambios de los últimos operadores en comprar y vender, las cotizaciones no pueden ser equivalentes a la valoración de mercado de una empresa. La prueba es que cuando una compañía adquiere otra, en muchas ocasiones debe pagar un precio significativamente mayor al que cotizaba la compañía adquirida, ya que no es lo mismo comprar el 100% de una empresa que unas pocas acciones. Resulta que cuando el comprador va al mercado, la mayoría de accionistas no están dispuestos a vender sus acciones al precio al que cotizaba en bolsa.

La teoría económica logró explicar por qué los diamantes eran más caros que el agua, aun siendo la segunda mucho más importante desde el punto de vista vital para los humanos. El motivo era que en los intercambios de mercado de agua y diamantes, los compradores y vendedores no deciden entre todo el agua o todos los diamantes, sino por una unidad más de cada bien a costa de una cantidad de dinero o de otros bienes. Ludwing von Mises lo explica bien en este extracto de La Acción Humana:

Solo después pudieron los economistas descubrir que la paradoja aparente era resultado de una errónea formulación del problema en cuestión. Las valoraciones y las elecciones que resultan en tasas de intercambio en el mercado no deciden entre oro y hierro. El hombre actuante no se encuentra en una posición en la que debe elegir entre todo el oro y todo el hierro. Elige en un momento y lugar definido y bajo condiciones definidas entre una cantidad estrictamente limitada de oro y una cantidad estrictamente limitada de hierro. Su decisión de elección entre 100 onzas de oro y 100 toneladas de hierro no depende en absoluto de la decisión que tomaría si se encontrara en la muy improbable situación de elegir entre todo el oro y todo el hierro. Lo que solo cuenta para su elección real es si bajo las condiciones existentes, la satisfacción directa e indirecta que le podrían brindar 100 onzas de oro es mayor o menor que la satisfacción directa e indirecta que podría derivar de las 100 toneladas de hierro.

Ludwing Von Mises - La Acción Humana Cap VII

En el mercado se da a menudo la paradoja de que los que más están opinando al realizar operaciones de compra y venta son los que menos tienen en cuenta los datos fundamentales de las compañías o del panorama económico. Es por eso, que el inversor debe mirar de reojo los precios y movimientos bursátiles, como algo casi anecdótico, y darle más importancia lo que sucede en el mundo real, a las compañías y a la economía. El precio de una compañía puede ir a ninguna parte durante dos años, pero de repente aparece un gigante con la intención de comprar la totalidad de la empresa, pagando una prima del 40% sobre el precio en bolsa. Esto es lo que verdaderamente nos interesa, la gran perspectiva. Es muy probable que la mayor parte de los operadores que han hecho trading con este valor durante dos años no tengan ni idea del negocio de la compañía, pero han estado generando movimientos arriba y abajo como si la situación de la empresa estuviese cambiando cada ahora y cada día. Sin embargo, el accionista mayoritario y el nuevo comprador conocen de cerca las cualidades especiales de este negocio, por lo que acuerdan un precio muy superior al que todos los operadores de corto plazo han estado intercambiado en el mercado.

Para el accionista de largo plazo, este último intercambio es el verdaderamente relevante, ya que se guía por la información del mundo real y los datos fundamentales, y no por los movimientos de los precios. Los datos de las empresas, financieros o cualitativos, son el faro de guía del inversor de largo plazo, mientras que los movimientos bursátiles pueden llegar a generar gran confusión de forma provisional. 

Cartera Value: Si está interesado en el análisis de compañías y artículos de este tipo, no dude en visitar la página de información de la Cartera Value.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
antiguo usuario
Hola Enrique, muy buen artículo. Es lo que quería decir Kostolany cuando hablaba del hombre que sacaba a pasear su perro....
Saludos
(Creo que en el primer párrafo "es falso las cotizaciones" te falta un "que")
09/05/2016 14:02
antiguo usuario
El Ibex , el Eurostoxx , etc. estan a niveles de hace 20 años, el Dax tan solo unos mil puntos de sus maximos de hace 20 años, la verdad es que el perro cuando se pone a dar vueltas....jajajaha
10/05/2016 13:31
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos