Las tres partes de la Gestión monetaria explicada en un plis-plas

15 de julio 0

Imaginemos que vamos a dedicar 10000 pavitos a la bendita bolsa.

Partimos de la base de que tenemos algo de ventaja y de que tenemos un bendito límite inicial por alguna parte,  y partimos de la base de que tenemos la disciplina para hacer lo que hay que hacer.

Aparece  una operación con un stop inicial del 15%.

Vale, primero, ¿Qué riesgo de cartera tenemos?, en este ejemplo del 10%.

¿Qué carallo es esto?, pues esto nos dice cuanto podemos perder aproximadamente, no será exacto al milímetro a la hora de la verdad, pero nos dice cuanto es nuestra pérdida máxima con todas las operaciones abiertas.

Al abrir una operación aumenta tu riesgo de cartera, en este ejemplo no puede pasar de un 10%. Por tanto a partir de ese momento no puedes abrir ninguna operación nueva hasta que liberes riesgo, el riesgo se libera cuando los stops suben.

Esto en el caso de que tengas tantas operaciones abiertas que llegues a ese 10% de riesgo máximo.

Aclarado esto, otro cuento, el riesgo por operación.

El riesgo por operación nos indica la máxima pérdida que nos puede dar una operación en toda nuestra cuenta.

Con 10000 pavitos el riesgo por operación no debería de bajar del 2%, con más dinero el riesgo por operación puede ser más bajo, y esto tiene una explicación que veremos más abajo.

Bien, rebobinemos, tenemos 10000 pavitos, riesgo de cartera INICIAL 10%, riesgo INICIAL por operación 2%.

No nos podemos quedar sólo con esto, necesitamos un tercer elemento, EL CONTROL SEMANAL DE NUESTRA CUENTA DE VALORES. Si se tienen varias, pues entonces hay que sumar semanalmente el valor de todas esas cuentas.

Si nuestra cuenta cae un –10% desde el máximo más alto, al finalizar una semana cualquiera, AUTOMÁTICAMENTE, a partir de entonces, Nuestro riesgo por cartera se reduce un 30% y lo mismo nuestro riesgo por operación.

Ejemplo:

Tenemos 10000 pavitos, la cosa funciona subimos a 11000 pavitos, ahora el tema va mal, ¿por qué?, no lo sé, tu sabrás (risiñas), el asunto es que ahora tu cuenta empieza a bajar, y descubres una semana que está en 9900 pavitos, ¡has bajado un 10% desde el máximo más alto de 11000 pavitos!,  por tanto a partir de ahora tu riesgo de cartera que inicialmente era del 10%, baja al 7% y el riesgo por operación pasa del 2% al 1,4%.

Si recuperas el nivel máximo anterior, los 11000 del ejemplo, entonces, tu riesgo  de cartera puede volver a subir al 10% y tu  riesgo de cartera puede regresar al punto anterior del 2%.

¿Y si todo sigue mal?, Si todo sigue mal y resulta que descubres que de tus 11000 de máximo ahora andas en  8800 (una caída del 20% desde el máximo más alto de tu cuenta/s de valores), pues tienes que volver a reducir un tercio tu riesgo de cartera y tu riesgo por operación, que pasaría del 7% al 4,90% y del 1,40% al 0,98% respectivamente.

Si recuperas los 9900 de nuevo tu riesgo de cartera sube al 7% y tu riesgo  por operación al 1,40%, si recuperas más y regresas a los 11000 pavitos, subes  los riesgos a los iniciales, 10% y 2% respectivamente.

¿Y si mi cuenta/s de valores cae otro 30% desde el máximo más alto, es decir en el ejemplo desde los máximos de 11000 iríamos a parar a 7700?

ENTONCES PARALO TODO PUESTO QUE ALGO ESTÁS HACIENDO BASTANTE MAL.

Entendido esta parte, ahora vamos con el día a día.

Rebobinamos, 10000 pavitos, riesgo de cartera INICIAL 10%, riesgo por operación INICIAL 2%.

Operación con ventaja a la vista, stop de un tamaño del 15%.

¿Cuánta pasta aproximadamente tengo que colocar?

Riesgo por operación  DIVIDIDO por el porcentaje del stop Y ESTO MULTIPLICADO POR EL CAPITAL  QUE TENEMOS EN ESE MOMENTO.

Es decir:

2  DIVIDIDO POR 15 = 0,1333333

0,1333333 MULTIPLICADO  por 10000 =  1333 euros y 33 céntimos es la cantidad que tenemos que colocar en esa operación.

Lógicamente te aproximas a esa cantidad, es raro que puedas colocar la cantidad exacta, cuanto más capital de faena, más te puedes aproximar a la cantidad.

Ahora tenemos un riesgo de cartera abierto del 2%, podemos tener hasta un 10%, así que buscamos operaciones, si las hay, hasta completar el riesgo de cartera del 10%.

A partir de ahí, sólo si baja el riesgo de cartera podemos abrir más operaciones.

Cada vez que suben los stops se libera riesgo, si esa liberación alcanza el riesgo por operación, en el ejemplo si seguimos con el riesgo inicial sería el 2%, pues buscamos otra operación.

Y así, hasta que ya no nos quede pasta que colocar, lo cual sería buena señal.

Buenuuuu, pues ya está, la gestión monetaria explicada en un plis plas.

Todo se reduce a controlar el Riesgo inicial de cartera, el riesgo inicial por operación y las caídas desde el máximo más alto de la cuenta o cuentas bolseras limoneras, para aplicar una reducción como la explicada arriba en caso de que caiga un porcentaje determinado.

Los porcentajes propuestos se puede tunear, pero el riesgo de cartera inicial más alto NUNCA debería sobrepasar el 15%.

La reducción del riesgo de cartera y por operación debería ser siempre de un tercio, se puede tunear el porcentaje de caída desde el máximo alcanzado por nuestra/s cuenta/s de valores, pero NUNCA se debería de sobrepasar el 15%.

Podemos decir que un riesgo inicial de cartera del 15% es algo bastante arriesgado, un 10% es algo moderado, tampoco demasiado y un 5% sería bastante conservador y con lo que tendrían que empezar las personas que todavía no controlan bien el tema bolsero.

El riesgo INICIAL  por operación, dado que si tu reduces un tercio el riesgo de cartera y por operación, si  tu cuenta bolsera cae un -10%, -20% , -30%, si el capital es igual o menor a 10000 euros NUNCA puede bajar del 2%.

Con hasta 20000 pavitos si que se puede tener un riesgo por operación INICIAL  de menos del 2%, NUNCA en este caso por debajo del 1%.

A más capital, más se puede reducir el riesgo por operación, puesto que las cantidades a invertir no serán excesivamente pequeñas si tenemos que pasar por el trance de reducir el riesgo un tercio por caer nuestra cuenta de valores primero un -10% desde sus máximos más altos, más tarde otra vez reducir un tercio por caer un --20%, y por tercera vez si vamos tan mal que nuestra cuenta de valores cae un -30%.

Buenuuu, creo que la explicación de la gestión monetaria, con sus tres elementos, se ha explicado más o menos en un plis plas y creo que es más o menos comprensible, todo se reduce a usar números y matemáticas de  los primeros años de la E:G:B:

 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos