La opinión de Fisher Investments España acerca del auge de las recompras de acciones

2 de septiembre 2
Fisher Investments España cree que un buen asesoramiento financiero puede ayudar a los inversores a sentirse más seguros, cómodos y preparados... [+ info]
Fisher Investments España cree que un buen... [+ info]
9º en inB
9º en inB

¿Se avecina un boom de recompra de acciones? Muchos de los analistas que sigue Fisher Investments España sostienen que es probable que las empresas europeas que cotizan en bolsa y que tienen abundante capital en efectivo aumenten las recompras de sus propias acciones a medida que las economías se recuperan de las restricciones relacionadas con la covid. Algunos señalan que esta demanda adicional ayudará a que las cotizaciones europeas se disparen. Aunque pensamos que las recompras de acciones suelen ser un factor positivo, este es solamente uno de los muchos factores que influyen en el mercado y, en nuestra opinión, es uno relativamente pequeño. Instamos a los inversores a que no sobreestimen la influencia que las recompras de acciones tienen en la dirección del mercado. 

e989b9d81d6cff88a824e8f0c2cd6213fd46dc36.jpeg

Desde un punto de vista teórico, creemos que es lógico suponer que las recompras de acciones impulsan los mercados al alza. La razón, en nuestra opinión, estriba en que los precios de las acciones dependen principalmente de la oferta y la demanda. Cuando las empresas recompran sus propias acciones están retirándolas de la circulación y dejan de negociarse, lo que reduce la oferta disponible. La teoría económica básica sostiene que, si la demanda se mantiene constante, una menor oferta debería significar precios más altos. También significa que los beneficios futuros de la empresa se reparten entre una base de accionistas más pequeña, por lo que la participación de cada inversor en esos beneficios es más grande. Esto sugiere que el valor intrínseco de una acción sería algo mayor.

Por supuesto, la teoría no siempre coincide con la realidad, y la demanda de acciones de una empresa puede fluctuar por muchas razones, haciendo que la contracción de la oferta mediante recompras de acciones no sea suficiente para influir en los precios. Las empresas también pueden emitir nuevas acciones, incluso al mismo tiempo que recompran algunas. Pueden hacerlo para incrementar su capital o para recompensar a los empleados mediante planes de compensación basados en acciones. Aun así, por lo general, creemos que la presión a la baja de las recompras sobre la oferta global de acciones es un factor positivo para el mercado. Puede ser de ayuda para evitar que la oferta supere la demanda, una de las razones por las que los mercados alcistas pueden llegar a tambalearse, según nuestros análisis históricos. 

Dicho esto, aunque Fisher Investments España considera que las recompras son generalmente positivas, creemos que muchos les atribuyen demasiada capacidad de influencia en los movimientos del mercado. Actualmente, hemos visto que algunas estimaciones hablan de 150 000 millones de euros en recompras de acciones europeas en 2022. Esta cifra puede parecer enorme, pero, en nuestra opinión, solo representa el 1,5 % de los 10,1 billones de euros de demanda adicional marginal de los mercados en la Europa continental.

Los análisis históricos de Fisher Investments España también muestran que las recompras no garantizan la fortaleza del mercado de acciones. De todos los años desde el lanzamiento del euro en 1999 hasta 2019, los países de la Unión Europea (UE) fueron los que más gastaron en recompra de acciones en 2007. Ese año, la renta variable de la región rindió un 3,5 % en euros. ¿El año en que los países de la UE gastaron menos en recompras durante ese mismo periodo? 2009, cuando la renta variable de la UE se disparó un 32,7 % en euros. Del mismo modo, las recompras se dispararon un 62 % en 2018 frente a 2017. Sin embargo, este aumento de las recompras no parece que beneficiara a la renta variable de la UE, que anotó un 10,8 % en 2017, pero que declinó un 11,6 % en 2018. 

Aunque algunos índices y fondos de acciones centrados en la recompra de acciones pueden brindar sólidos rendimientos, creemos que los inversores se beneficiarían de entender lo que incluyen y lo que no. Tomemos, a modo de ejemplo, el índice MSCI Europe Buyback Yield, el cual se centra en las acciones de empresas europeas cuyo ratio de recompras —la relación entre el gasto en recompras de la empresa durante los últimos 12 meses y su capitalización de mercado (el valor total de todas sus acciones ordinarias), expresado en porcentaje— es de al menos el 0,1 %. Hasta el 31 de mayo de este año, ha registrado una rentabilidad del 139,9 % en la última década, situándose por encima del 101,2 % reportado por el índice MSCI Europe. Pero este índice, al igual que otros observados en nuestros análisis, no incluye todas las empresas con altos niveles de recompra de acciones. Por ejemplo, excluye a las cotizadas que utilizan las recompras simplemente para compensar la emisión de nuevas acciones. Por lo tanto, afirmar que las recompras en sí mismas conducen a un rendimiento superior de forma automática es, en nuestra opinión, una falacia. 

A nuestro juicio, una de las razones por las que las recompras no conducen automáticamente a la fortaleza del mercado de acciones es que, aunque pueden representar un uso eficaz del capital, no son la única forma en la que las empresas pueden utilizar el efectivo. Las empresas pueden utilizar el excedente de efectivo para pagar o aumentar los dividendos, que se envían directamente a los accionistas. Las empresas pueden destinar más dinero a investigación y desarrollo. También pueden mejorar o ampliar sus instalaciones o adquirir mejores equipos u otras empresas. Según nuestra experiencia, los inversores pueden considerar que todas o algunas de estas medidas son más o menos beneficiosas que las recompras en sí mismas. 

En nuestra opinión, las recompras pueden incluso representar un mal uso del efectivo si las acciones de la empresa cotizan a valores elevados. Creemos que una forma de evaluar esto es observando el rendimiento de los beneficios de una empresa, es decir, sus beneficios por acción divididos por el precio de la acción, expresado en porcentaje. Si el rendimiento de los beneficios es superior a los costes de endeudamiento de la empresa, la emisión de deuda para recomprar acciones mejoraría la rentabilidad. En caso contrario, diluiría la rentabilidad y creemos que la empresa puede tener mejores opciones para hacer uso de su efectivo. 

Aunque Fisher Investments España cree que el impacto de las recompras es menor de lo que muchos afirman, creemos que los actuales análisis sobre las recompras que se están publicando son un buen indicador del sentimiento actual. Cuando la renta variable se apreció durante gran parte de la década de 2010, muchos comentaristas argumentaron que las recompras eran un medio artificial de impulsar los precios de las acciones a expensas de los salarios de los trabajadores o de la inversión empresarial y que, mediante estas, se ocultaban los problemas subyacentes del mercado. Sin embargo, actualmente, gran parte del debate sobre las recompras es positivo. Los analistas que seguimos consideran que el aumento de las recompras de acciones es un signo positivo de la confianza de los ejecutivos de las empresas y una razón por la que la renta variable europea puede superar la de otras regiones. 

A nuestro entender, este cambio en el sentimiento relacionado con las recompras es indicativo de los elevados estados de ánimo que suelen observarse al final de los mercados alcistas (períodos prolongados marcados por la revalorización general de la renta variable). Aunque no creemos que esto anuncie un final inminente de la subida de la renta variable, sí pensamos que merece la pena que los inversores estén atentos al sobrecalentamiento del sentimiento y vigilen si el optimismo se ajusta a la realidad económica y bursátil. Nuestros análisis indican que los mercados alcistas suelen empezar a acercarse a su fin cuando el sentimiento ignora los fundamentales económicos y políticos.

En opinión de Fisher Investments España, el aumento de las recompras de acciones en Europa y en todo el mundo es una señal positiva. Sin embargo, creemos que los inversores deben mantener en perspectiva esta fuente adicional de demanda de acciones a medida que avanza el mercado alcista.

No se pierda las últimas noticias y perspectivas de los mercados de Fisher Investments España:

Facebook: https://www.facebook.com/Fishe...

Twitter: https://twitter.com/FisherInve...

LinkedIn: https://www.linkedin.com/compa...

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,   (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en calle Junta de Castilla y León, 8, 28660 Boadilla del Monte (Madrid), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327, y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con Sucursal en España, con el número 126.
El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments España y Fisher Investments Europe, y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal, ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No existe garantía alguna de que Fisher Investments España o Fisher Investments Europe sigan sosteniendo estas opiniones, que pueden cambiar en cualquier momento a partir de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información aquí contenida no pretende ser una recomendación o pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en este documento. Invertir en los mercados financieros implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. La rentabilidad pasada no garantiza ni indica los resultados futuros de manera fiable. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de ellas están sometidos a la fluctuación de los mercados financieros mundiales y de los tipos de cambio internacionales.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
Históricamente, como vosotros mismos decís, la recompra de acciones más que suponer una revalorización del mercado ha supuesto una bajada brusca posterior de estos. Tengo entendido que la recompra de acciones en EEUU está en máximos. Y si a ello se suma recompra de acciones en Europa lo que está adelantando es un fin del mercado alcista o al menos un periodo de bajadas más o menos fuertes. Yo tengo mi teoría de porque esto ocurre, pero lo importante es que para mí esto es un indicador que nos debe poner muy en alerta.
02/09/2021 23:32
Bueno, he visto que las recompras en EEUU no están en máximos pero se están recuperando a gran velocidad. Pensemos que aún queda mercado alcista.
02/09/2021 23:56
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas