La mayor parte de lo que probablemente piensas sobre invertir es falso

25 de octubre, 2017 Incluye: SPX 2
Asesor de inversiones basado en Kansas, Estados Unidos. Cuenta con 15 años de experiencia en la industria, y escribe sobre temas financieros... [+ info]
Asesor de inversiones basado en Kansas, Estados Unidos.... [+ info]
28º en inB
28º en inB

Con los tipos de interés cercanos a los mínimos históricos, y los principales índices bursátiles que se sitúan cerca, si no en máximos históricos, la reticencia de muchas personas a invertir en acciones o bonos es fácilmente comprensible. Después de todo, parece axiomático que si las acciones están en máximos históricos, si inviertes ahora lo más probable es que vayas a quedar como el último imbécil que entró justo antes de que el el mercado se derrumbara. De manera similar, si los precios de los bonos y los tipos de interés se mueven a la inversa, comprar bonos cuando los tipos de interés están deprimidos significa que si los tipos de interés suben de forma sostenida, es probable que el dinero en bonos sufra una fuerte pérdida. Enfrentados a esas probabilidades percibidas, ¿se puede culpar a alguien por no querer invertir su dinero ganado con tanto esfuerzo?

Aunque tiene sentido desde la intuición no querer comprar acciones en máximos históricos ni bonos con tipos de interés cercanos a los mínimos históricos, la realidad de lo que esto podría significar para tu cartera es muy diferente. No hace mucho tiempo, mi amigo Ben Carlson analizó los resultados hipotéticos de alguien que comenzó a invertir a principios de la década de 1970, pero sólo compró en los grandes techos del mercado. “El peor market timer del mundo” habría invertido como figura en el siguiente cuadro:

qnjhBnWGtmD0YROUgrfT6Ru-Sap-V8_cJNtBkqYT

Mientras que este individuo hipotético sufrió caídas muy desagradables en sus inversiones, el hecho de que ahorrara diligentemente e invirtiera más capital periódicamente -por no mencionar que no vendiera ni una sola vez- significó que sus inversiones aumentaron a más de 1.1 millones de dólares al final del periodo de algo más de 40 años, según los cálculos de Ben. Aunque esta ilustración supone mucho acerca de la voluntad humana, la evidencia es bastante clara. Basta con considerar el gráfico de 40 años del Vanguard S&P 500 Index Fund, $VFIAX. Una inversión de $10,000 en agosto de 1976 sin compromisos de capital adicionales pero con dividendos reinvertidos terminó con un valor de $627,546 en septiembre (datos de Morningstar):

eH_0SyKI4splpjhgtHu1sHE9kKZRtIFoG7V6LArF

Mientras que las caídas de las zonas sombreadas en amarillo fueron experiencias dolorosas en el momento, las últimas tres caídas importantes del mercado que Ben trata (los datos para el $VFIAX se remontan a 1976, así que la caída de 1972 no está ilustrada) terminaron siendo pequeños baches si lo vemos con suficiente perspectiva.

Del mismo modo, los inversores no necesitan preocuparse por comprar bonos con tipos de interés tan bajos. Si bien es una regla de hierro de las finanzas que cuando los tipos de interés suban, los precios de los bonos existentes caerán, la matemática del aumento de los tipos de interés en realidad funciona, en el largo plazo, a favor de los tenedores de bonos porque la cartera de bonos generará mayores rendimientos acumulativos a medida que los bonos con vencimiento se reinvierten a tipos de interés más altos. Esto debería ser obvio, ya que la gran mayoría de los rendimientos de los bonos han venido, históricamente, de los intereses recibidos. El efecto del aumento de los tipos sobre los rendimientos acumulativos se demuestra adecuadamente en este gráfico del Wall Street Journal:

fjM1aTJMojyY4lKlA03zVw93zOuPVxEJMrbnVV4w

A continuación presentamos algunos otros ejemplos en finanzas de lo que muchos creen, pero que en realidad es falso.

Comprar acciones que cotizan en mínimos de 1 año (52 semanas) no es más inteligente que comprar acciones que cotizan en máximos de 1 año:

Al igual que los inversores que no quieren comprar acciones cuando los índices bursátiles están en máximos históricos, muchos inversores son extremadamente reacios a comprar acciones que cotizan en los máximos de 52 semanas. El pensamiento, por supuesto, es el mismo: si uno compra en la alta anual, él o ella simplemente se está poniendo a sí mismo para la decepción. Sin embargo, como señala el brillante equipo de investigación de Alpha Architect, esto ignora el factor cruciales del momentum, que en los términos más simples significa que las acciones que están subiendo tienden a seguir subiendo, y las acciones que están bajando tienden a seguir bajando. En el corto plazo lo técnico (es decir, la acción de precios) prevalece sobre las preocupaciones fundamentales (por ejemplo, la valoración de la empresa). El equipo de Alpha Architect resume el tema así:

Cuando las buenas noticias han hecho que el precio de las acciones se acerque o alcance un nuevo máximo de 52 semanas, los operadores se muestran reacios a ofertar el precio de las acciones más alto, incluso si la información lo justifica. La información eventualmente prevalece y los precios suben, resultando en una continuación de la tendencia. De manera similar, cuando las malas noticias empujan el precio de una acción lejos de su máximo de 52 semanas, los operadores inicialmente no están dispuestos a vender la acción a precios tan bajos como la información implica. La información finalmente prevalece y los precios caen.

Un mayor riesgo no significa necesariamente una mayor recompensa:

Otro mito que prevalece en los círculos financieros es que se necesitan niveles más altos de volatilidad y riesgo para generar mayores rendimientos globales. Si bien esto puede ser cierto desde una perspectiva macroeconómica en el sentido de que la renta variable, aunque mucho más volátil que los bonos, ofrece rendimientos más altos que los bonos (debido a algo conocido como la "prima de riesgo de la renta variable"), asumir más riesgo (tal como se define en la desviación estándar o la volatilidad) no siempre equivale a mayor recompensa.

De hecho, en el espacio de bonos de alto rendimiento (high-yield), lo opuesto ha sido cierto. En los más de 20 años observados, 'Jake' de EconomPic Data observó que los bonos con mayor riesgo de crédito (con ratings de CCC y por debajo) han dado en realidad rendimientos más bajos y con mayor volatilidad que sus contrapartes BB y B más solventes:

f8_ZU-yJjLWXDrX2ficWIUUgSywb9H8ogGhMUaU-

Esta relación percibida entre riesgo y recompensa en la renta variable no se ha mantenido bien comparando sector por sector. Como Daniel Sotiroff y yo destacamos el mes pasado, durante los últimos más de 40 años, sectores del mercado de valores con menor volatilidad han dado en realidad rendimientos más altos:

htMrTnh0tAxdd9uF9lGXHA7kBd-QeyVEfTJph-ep

Hay infinidad de otros ejemplos en finanzas de cosas que se cree que son verdaderas, pero en realidad no lo son. Como mínimo, no parecen estar confirmados en gran parte de los datos históricos. La lección aquí, por supuesto, es que cuando se trata de invertir, uno no debería actuar sólo por intuición, sino que debería confiar en los datos y la evidencia acumulada de muchos años para tomar decisiones informadas.

[Nota: Este artículo se publicó originalmente en inglés, en el blog de Fortune Financial Advisors. El lector puede seguir al autor en Twitter. Traducción realizada por la edición de inBestia]

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
antiguo usuario
Exacto. Muy bueno.
Comprar acciones que cotizan en mínimos de 1 año (52 semanas) no es más inteligente que comprar acciones que cotizan en máximos de 1 año.
Tomo nota. Porque me he pegado unos trompazos que pa mí se quean.
25/10/2017 13:40
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad