La educación financiera, claves para ahorrar e invertir

23 de junio 0
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados, moderación y promociones. Información financiera ...salvajemente libre.
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados,... [+ info]
9º en inB
9º en inB

Conseguir ahorrar a final de mes, tal y como están las cosas actualmente, parece difícil. Pero no debe serlo si contamos con las herramientas adecuadas y sabemos cómo sacarle el máximo partido a nuestro dinero. El problema es que no muchas personas han podido acceder a una correcta educación financiera, y esto provoca que la gente no sepa qué hacer con lo que tiene.

Por eso, hoy queremos contarte la importancia de la formación financiera y cómo puede ayudarte a hacer crecer tus ahorros. Con estas claves tendrás un poco más claro cómo ahorrar, con qué elementos puedes trabajar y cuál será tu objetivo final. Así tendrás un control mucho mayor sobre tus finanzas.

197461c7caf0bde7a929ab42ae04b6e7a3238014.jpg

¿Qué es la educación financiera?

En términos generales, la educación financiera es la capacidad de comprender el funcionamiento de distintas herramientas y estrategias que tienen que ver con nuestro dinero. El objetivo principal es el de utilizar diferentes productos financieros que te permitan generar ingresos pasivos haciendo uso de tus ahorros previos.

A través de la formación y el asesoramiento de los expertos, podremos ejecutar estas estrategias a lo largo del tiempo para conseguir un capital mayor que proteja nuestro futuro y el de nuestra familia. Con la información adecuada y la guía de profesionales, pueden conseguirse grandes resultados sin necesidad de una inversión inicial muy fuerte.

Vamos a ver algunos conceptos muy sencillos que engloban esta educación financiera.

5 claves para mejorar la formación financiera

Destina parte de tu dinero al largo plazo

Uno de los primeros consejos que vamos a darte hoy es que te fijes siempre en el largo plazo. El tiempo es tu mayor aliado para conseguir que tus ahorros crezcan y puedas disfrutar de una mayor tranquilidad en el futuro, por lo que cuanto antes empieces mucho mejor.

Para ello, te recomendamos que abras un abanico con tres opciones: imprevistos, jubilación y gastos especiales. Ir sumando poco a poco pequeñas cantidades hará que consigas una buena cifra casi sin darte cuenta.

Por supuesto, no se trata de comprometer el presente, pero sí de pensar en guardar lo que no necesitas actualmente para que vaya funcionando de manera pasiva en tu beneficio.

No te conformes con cuentas corrientes

Tener el dinero a mano es una de las mayores ventajas de una cuenta corriente, pero no te servirá del todo si de verdad quieres mejorar tus ahorros y hacerlos crecer. Precisamente esta disponibilidad tan sencilla es la que te hará estar tentado constantemente de gastar algunos euros de más en tu próxima compra.

Existen cuentas destinadas por completo al ahorro, a las que no podrás acceder tan fácilmente y que te darán una pequeña rentabilidad para que tus fondos vayan creciendo poco a poco. Así, tendrás una herramienta perfecta para gestionar este dinero e incluso destinarlo, como antes mencionábamos, a diferentes posibilidades.

Mantén un buen colchón para imprevistos

Dentro de las tres vías de ahorro a largo plazo que antes hemos comentado, una de las más importantes es la de los imprevistos. Precisamente porque no podemos controlar cuándo nos ocurrirá uno, es importante que vayamos rellenando esa ‘hucha’ lo antes posible, y no tocarla a menos que verdaderamente sea una emergencia.

Lo recomendable es tener asegurada la capacidad de gasto de los próximos seis meses, o también puede calcularse el doble o el triple de tu salario. Si tienes esta protección, no tendrás que recurrir a ningún crédito (o a uno más pequeño) cuando haya que afrontar algo realmente grave.

No abuses del endeudamiento

Los pagos a plazos o las tarjetas de crédito pueden ser un terrible enemigo si no tenemos controlado nuestro gasto, y estaremos gastando mucho más de lo que verdaderamente podemos controlar. Además, habitualmente estas compras van asociadas a algún tipo de interés, que hará que nuestro dinero pierda su valor.

Ten en cuenta que la regla más común dice que no debes sobrepasar más del 35% de tus ingresos netos (tu salario y otros ingresos menos los gastos fijos) como límite de endeudamiento. Así, podrás tener una economía saneada y equilibrar tus gastos entre pagos mensuales, ahorro y gastos comunes del día a día.

Aprovecha las opciones de inversión

Por último, aunque todavía podríamos hablar mucho más sobre formación financiera, lo ideal sería destinar parte de tus ahorros al ingreso de intereses pasivos. Como ya hemos comentado anteriormente, podemos buscar diferentes métodos que nos ayuden a revalorizar estos ahorros para poder contar con mayor capital en el futuro.

Por ejemplo, los fondos indexados son una buena opción a la hora de buscar inversiones a largo plazo, ya que aprovecha la fórmula de interés compuesto a su favor. Por supuesto, comporta algún riesgo que debes conocer antes de lanzarte a invertir (al igual que en cualquier otro ámbito: bonos públicos, oro, bolsa, inmuebles…); por eso incidimos en la importancia de la educación financiera.

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos