Keynes por sí mismo

28 de junio 0
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
2º en inB
2º en inB

Estas notas están sacadas del "Keynes Betrayed" de Geoff Tily. Están referidas a la virulenta discusión dialéctica entre Keynes y sus intérpretes, entre los que destaca Hicks. Son citas de Keynes, posteriores a su libro (de ahí su interés), de artículos y de correspondencia. 


En ellas vemos las divergencias básicas que separan a Keynes de los neoclasicos, y del intento de fusión entre ambos bandos por sus seguidores. Las diferencias básicas son: 

  • La Falacia de la composición: el comportamiento individual correcto no lleva a una solución colectiva optima.
  • La incertidumbre. La incertidumbre, por definición no calculable como el riesgo, condiciona aleatoriamente las expectativas de los inversores. Pueden pasar largos periodos en que el pesimismo impida alcanzar una inversión de pleno empleo. 
  • La inversión es el componente del gasto más importante, pero más volátil, por la presencia de la incertidumbre sobre la valoración de la rentabilidad esperada. 
  • El tipo de interés no es producto del ahorro y la inversión. El tipo de interés es fruto de los cambios en la demanda de dinero. La incertidumbre, que afecta a la inversión, influye también en el deseo de atesorar liquidez. La caída de la inversión y el aumento de la demanda de liquidez responden a la misma causa. 
  • El dinero es un activo de reserva como cualquier otro activo, pero además tiene la cualidad de la liquidez absoluta. Su demanda es estable en tiempos "normales", pero no suele haber tiempos normales prolongados. Suele haber expansiones más allá de lo aconsejable en los que se forman deudas, y periodos prolongados de ajuste, en los que las deudas acumuladas y el pesimismo de las expectativas impiden volver al pleno empleo. 
  • Este carácter fluctuante de las expectativas hacen imposible construir modelos matemáticos con parámetros fijos. 

Leamos a Keynes.


Sobre las ciclos alcistas y bajistas:

Es de la naturaleza de los mercados de inversión organizados, bajo la influencia de compradores que ignoran en gran medida lo que están comprando y de los especuladores que están más preocupados por pronosticar el próximo cambio de sentimiento del mercado que por una estimación razonable del rendimiento futuro de los activos de capital. Cuando la desilusión cae sobre un mercado demasiado optimista y comprado en exceso, debe caer con una fuerza repentina e incluso catastrófica.

A medida que ocurran estos desarrollos financieros, el MEC (marginal efficienty of capital) se desplazará hacia una posición menos optimista. Las empresas sabrán que sus ingresos de las inversiones realizadas durante la fase de expansión no están cumpliendo con las expectativas que los llevaron a endeudarse en primer lugar. Reajustarán el MEC a una posición más realista. Al mismo tiempo, la falta de confianza en los mercados financieros hará que aumenten las preferencias de liquidez y las primas de riesgo, lo que conducirá a un fuerte aumento en la tasa de interés.

Sobre la importancia de las deudas contraídas sobre la deflación de la deuda:

La "fuerza" que hace que una economía que opera fuera de su equilibrio a largo plazo vuelva a ese equilibrio (o más bien lo recupere) es la deuda. El grado de endeudamiento es, entonces, una medida del exceso de la expansión, y evitará igualmente la recuperación automática en la forma prevista por la economía clásica.

Sobre la falacia de la composición:

Somos tradicionalmente partidarios del laissez-faire. No es cierto que las personas que actúan por separado en su propio interés económico siempre producen los mejores resultados. Es obvio que una sociedad individualista dejada en sí misma no funciona bien o incluso de manera tolerable. Aquí estoy de acuerdo con los laboristas. No difiero de ellos en cuanto a la conveniencia de la acción estatal en interés común, sino en cuanto a las formas que debe tomar dicha interferencia. Sus propuestas están desactualizadas y son contrarias a la naturaleza humana. Pero no es seguro ni correcto dejar las cosas en paz. Es nuestro deber pensar en controles sabios e interferencias viables. Ahora no hay parte de nuestro sistema económico que funcione tan mal como nuestros arreglos monetarios y crediticios; ninguno donde los resultados del mal trabajo son tan desastrosos socialmente; y ninguno donde sea más fácil proponer una solución científica. (OC XIX, Vol. I, págs. 158–9)

Sobre la política de inversión pública:

 Estoy a favor de una mixture de obras públicas, pero creo que a menos que socialice el país en un grado que es poco probable, llegará al final del programa de obras públicas, si no en un año, en dos años, y, por lo tanto, si no está preparado para reducir la tasa de interés y recuperar la empresa privada, cuando llegue al final del programa de obras públicas, se habrá disparado el interés y no estará mejor. Debería usar el programa de obras públicas para completar el interegnum [sic] mientras recibía menos interés. El programa de obras públicas en sí mismo aumentaría las ganancias comerciales y, por lo tanto, aliviaría a las personas de esa excepcional disposición a pedir prestado. Debería tener miedo de eso como único remedio. Debería temer que todo saliera bien, llegara a su fin, y luego deberíamos volver a donde estábamos a menos que decidiéramos una acción más definitiva. (Norman Wait Harris Memorial Foundation 1931, citado en Kent, 2004, p. 205)

Sobre su visión escéptica de la política monetaria como único instrumento:

Sin embargo, cualquiera que esté bien familiarizado con mis escritos será consciente de que no soy de los que creen que el ciclo económico puede controlarse únicamente mediante la manipulación de la tasa de interés a corto plazo, de lo que soy un gran crítico de Esta opinión, y que he prestado mucha atención a los métodos alternativos y complementarios para controlar la tasa de interés. Sin embargo, dado que los mitos una vez iniciados son persistentes, puede ser imprudente de mi parte permitir que esta representación de mi argumento pase sin corrección. Mis propuestas para el control del ciclo económico se basan en el control de la inversión. He explicado en detalle que las formas más efectivas de controlar la inversión varían según las circunstancias; y he sido el primero en señalar que pueden surgir circunstancias, y he surgido recientemente, cuando ni el control de la tasa de interés a corto plazo ni el control de la tasa a largo plazo serán efectivos, con el resultado de que la estimulación directa de la inversión por el gobierno es el medio necesario. (CW XI, pág. 435) 3

Divergencias con los principios neoclasicos y sus consecuencias:

Ahora, la escuela que cree en el autoajuste está, de hecho, asumiendo que la tasa de interés se ajusta más o menos automáticamente, para alentar la cantidad justa de producción de bienes de capital para mantener nuestros ingresos en el nivel máximo que nuestro Las energías y nuestra organización y nuestro conocimiento de cómo producir eficientemente son capaces de proporcionar. Esto es, sin embargo, pura suposición. No hay razón teórica para creer que sea verdad. . . . Los que están de mi lado, a quienes me he aventurado a describir como mitad correcta y mitad incorrecta, lo han percibido; y concluyen que el único remedio es que cambiemos la distribución de la riqueza y modifiquemos nuestros hábitos de tal manera que aumentemos nuestra propensión a gastar nuestros ingresos en el consumo actual. Estoy de acuerdo con ellos al pensar que esto sería un remedio. Pero no estoy de acuerdo con ellos cuando van más allá y argumentan que este es el único remedio. Porque existe una alternativa, a saber, aumentar la producción de bienes de capital mediante la reducción de la tasa de interés y de otras maneras. (CW XIII, pág. 490)

La importancia crucial de la incertidumbre en su teoría

 [N] uestro deseo de mantener el dinero como depósito de riqueza es un barómetro del grado de desconfianza de nuestros propios cálculos y convenciones sobre el futuro. Aunque este sentimiento sobre el dinero es convencional o instintivo, opera, por así decirlo, en un nivel más profundo de nuestra motivación. Se hace cargo en los momentos en que las convenciones más altas y más precarias se han debilitado. La posesión de dinero real calma nuestra inquietud; . . (CW XIV, p. 116) segundo, el impacto de la incertidumbre sobre la inversión: no es sorprendente que el volumen de inversión, así determinado, fluctúe ampliamente de vez en cuando. Porque depende de dos conjuntos de juicios sobre el futuro, ninguno de los cuales se basa en una base adecuada o segura: la propensión a atesorar y las opiniones sobre el rendimiento futuro de los activos de capital. (CW XIV, p. 118) Después de la discusión de la inversión, hace una declaración que es exactamente aplicable a Hicks:
Esto completa el primer capítulo del argumento, a saber, la responsabilidad de la escala de inversión de fluctuar por razones muy distintas (a) de aquellas que determinan la propensión a ahorrar de un ingreso dado y (b) de esas condiciones físicas de capacidad técnica para ayudar a la producción que generalmente se supone hasta ahora ser la principal influencia que gobierna la eficiencia marginal del capital. Si, por otro lado, nuestro conocimiento del futuro fuera calculable y no estuviera sujeto a cambios repentinos, podría justificarse suponer que la curva de preferencia de liquidez era estable y muy inelástica. (OC XIV, págs. 118–19)

Sobre la imprecisón inevitable de las expectativas

La tasa de interés y la eficiencia marginal del capital están particularmente preocupadas por el carácter indefinido de las expectativas reales; resumen el efecto sobre las decisiones de mercado de los hombres de todo tipo de dudas vagas y estados fluctuantes de confianza y coraje. Pertenecen, es decir, a una etapa de nuestra teoría en la que ya no asumimos un futuro definido y calculable. La teoría ortodoxa, por otro lado, se refiere a un mundo simplificado donde siempre hay pleno empleo, y donde se descartan dudas y fluctuaciones de la confianza.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos