Japón: el amanecer constante III

23 de diciembre, 2013 1
Empresa de Asesoramiento Financiero inscrita con el nº 47 en la CNMV diseñando carteras de inversión respetando el perfil de riesgo del... [+ info]
Empresa de Asesoramiento Financiero inscrita con el nº... [+ info]

La crisis de la deuda soberana europea también afectó a su actividad económica sobre todo vía exportaciones, aunque los efectos no han sido tan devastadores como la recesión derivada de la crisis financiera mundial. A ello hay que añadirle, los efectos de la catástrofe natural vivida a principios de año 2011 y la fortaleza del yen frente a sus principales cruces, aunque todo esto empieza a cambiar con el cambio de política monetaria del BoJ.

c4dc65f9316e8c903fda4f397d18afd7.jpg

En los últimos dos años, las autoridades del país del sol naciente con un perfil tradicionalmente conservador decidieron dar un cambio a su política a raíz de los malos resultados en 2011. Por tanto, el Banco Central de Japón (BOJ) después de mantener los tipos de interés prácticamente a 0% los dos últimos años, expandió su programa de adquisición de activos, iniciado en 2010, en 10 billones de yenes (aproximadamente 93.773 millones de euros). Este programa ha sido modificado y ampliado en 2013 con el fin de inyectar liquidez al sistema y depreciar su divisa para reactivar las exportaciones. Sin embargo, el objetivo principal es salir de la deflación en la que lleva inmerso el país los últimos 15 años. Por tanto, se puede decir que entra por fin en la guerra de divisas abierta por flexibilización monetaria con el fin de recuperar el crecimiento vía sector exterior, dejando de lado su particular temor por las medidas drásticas. En este contexto y en aras de abandonar la amenaza deflacionista, fijan el objetivo de inflación en el 1% para 2013 y en el 2% para 2014, aunque los analistas estiman que la inflación será de un 0,9% para 2014. Esta estrategia es arriesgada, pudiendo provocar una burbuja en los precios de los activos (rally del Nikkei el último año).

Cruce JPY frente a las principales divisas (EUR, USD y GBP)

45160e9d473947d1c9f36db5509159bd.jpg

En este último gráfico se aprecia el efecto de la flexibilización monetaria en la divisa japonesa, a pesar de que no ha sido inmediato.

A pesar de la mejora de los datos de consumo y vivienda, con su consiguiente revisión al alza del PIB de Japón en el 1T 2013, elevado 6 décimas su previsión de crecimiento para este año, en el 2T 2013 las cifras de PIB de Japón han sido algo decepcionantes, creciendo un 2,6% frente al 3,6% estimado y 3,8% anterior, sin duda debido a la corrección del cruce USD/JPY y al retraso en la implantación de las reformas estructurales y fiscales prometidas por Abe.

La ralentización de la zona asiática en el 3T ha lastrado la evolución de las exportaciones y el consumo doméstico interno, a pesar de ser el 4T consecutivo que la economía nipona crece. Se refleja una contracción importante del PIB desde el 1,9% esperado hasta el 1,1%, datos que no reflejan las medidas de estímulo del BoJ, así como la mejora de la situación estadounidense (segundo socio comercial) y la depreciación del Yen. También debemos tener en cuenta las consecuencias de la flexibilización económica, ya que la balanza comercial se sitúa en terreno negativo durante este año (a excepción de los meses de verano). La justificación se encuentra en el incremento de la dependencia energética y el petróleo que viene del extranjero tras el parón en la energía nuclear.

En cuanto a la deuda de Japón, Grecia a su lado parece un buen gestor, ya que su deuda sobre PIB sobrepasa el 230%. Si bien es cierto, buena parte de ella está en manos de sus ciudadanos (ver gráfico de la composición de la deuda), a muy bajo tipo de interés y respaldada por la consolidada posición de sus activos, por un férreo sistema financiero y una economía con una divisa de reserva internacional. No es probable que a corto plazo no pueda hacer frente a la deuda, pero a medio plazo es insostenible.

A pesar de ello, sigue siendo considerada como deuda-refugio de los inversores, al igual que la deuda estadounidense o alemana. Destacamos las últimas subastas de bonos han mejorado el interés anterior, por lo que la confianza inversora en la política monetaria nipona queda patente.

3868e8da92a4a3ace4cf033cc9157e6e.jpg

e1edb72cbc09dfb37c0daa73bd1bf454.jpg

La necesaria reforma fiscal está integrada dentro de las políticas definidas como “Abenomics” que están siendo impulsadas por el primer ministro japonés, Shinzo Abe, para paliar la deuda, por lo que el impuesto al consumo se incrementaría al 8% en 2014 y al 10% en 2015 (desde el 5%, junto a Canadá, el más bajo de la OCDE). Esta reforma, aprobada en 2012 y pospuesta hasta enero de 2014, aunque supondrá un freno al consumo privado, facilitará los créditos baratos a pesar de la magnitud de la deuda. Para acolchar este golpe, se ha aprobado un paquete de estímulos de 6 billones de yenes de manera proporcional al aumento del gasto público.

0a2ba5ffc2d5c1a51eb63a0bc08eaed5.jpg

Uno de los datos positivos más destacables fruto de la política del BoJ ha sido la evolución de la tasa de paro, que en junio de este año ha descendido a su nivel más bajo desde hace cinco años y medio, estableciéndose en un 3,9% desde el 4,1% del mes anterior. Desde entonces, dada la estacionalidad, repuntó hasta el 4,0%, aunque se prevé que la tendencia siga a la baja. Japón siempre se ha caracterizado por una tasa de desempleo oscilante entre el 2-3%  en los años 80 y 90, aunque desde el año 2000 empezó a aumentar como consecuencia de las crisis económicas que le hicieron perder competitividad.

452d042bb630da389b9d90606a44e737.jpg

Los objetivos de inflación, crecimiento y recuperación económica marcados por el gobierno japonés son ambiciosos y de largo plazo, vislumbrándose síntomas de recuperación que reafirman la atracción de los inversores. De este lado, recientemente se pronunció el Presidente del BoJ mostrando su optimismo de que los esfuerzos iban “por el camino correcto” ante el aumento de la inflación al 1,1% anual (0,9% esperado) según los últimos datos de finales de noviembre. En cuanto a los mercados financieros, nos gustaría comentar la evolución y tendencia de los dos índices bursátiles de mayor relevancia, Nikkei 225 y Topix Index (pequeñas compañías).

El Nikkei es el índice bursátil más popular del mercado japonés, compuesto por los 225 valores más líquidos (fue creado después de la Segunda Guerra Mundial en 1949). Como curiosidad, es el índice con la tendencia bajista más larga de la historia, desde 1989 que tocó su nivel más alto en los 38957 p.

9d029fd33ede4047a1e5e17e688b521a.jpg

Desde principios de este año, el Nikkei ha llegado a revalorizarse más de un 50% hasta los 16000 p, sufriendo una corrección marcada por la incertidumbre macroeconómica de los Bancos Centrales, en especial la FED y el BCE y la reducción de las previsiones de crecimiento para China, principal aliado comercial. En cuanto al TOPIX Index se compone del conjunto de compañías japonesas que cotizan en la Primera Sección del Tokyo Stock Exchange. En el último año, al igual que el Nikkei, se ha comportado igualmente alcista, indicativo del aumento de la producción y la facilidad del acceso a crédito en el país nipón. 

60a2a886ee7e51a9601e1813b1c91762.jpg

Un indicador crucial a la hora de evaluar la economía japonesa es el informe Tankan del consumidor elaborado a través de una encuesta realizada por el BOJ de forma trimestral. Este informe se basa en un recopilatorio de información empresarial con análisis coyuntural. El último informe del banco central reveló que en el 2T 2013 mejoró la confianza de las grandes empresas manufactureras hasta +14 (desde +12 anterior), al igual que el índice de confianza de los grandes fabricantes, lo que señaló que la economía se encuentra en la senda de la recuperación después de dos años marcados por el devastador tsunami y la desaceleración económica. Dentro de los principales índices de referencia del mercado japonés, destaca el efecto que ha tenido la fuerte depreciación del Yen, que ha provocado que parte del ahorro doméstico abandone los depósitos bancarios deflacionarios en dirección al mercado bursátil. Además, los márgenes de rentabilidad de las empresas japonesas aumentaron en el mercado doméstico ya que se incentiva el consumo ante la pérdida progresiva del valor de la divisa.

e2039460d38db6608cec03d59434d962.jpg

Después de esta evaluación de la economía japonesa más exhaustiva, la combinación de las políticas económicas, tanto monetarias como fiscales, otorgan razones para pensar que la recuperación de la bolsa japonesa es una realidad, puesto que parte de un nivel muy bajo y tiene todavía un amplio recorrido (empleo, inflación, PIB, industria, sector exterior…) sobretodo al haber visto los últimos datos de PIB con cinco trimestres consecutivos de crecimiento. Sin duda, con todo lo expuesto, hay razones para pensar que Japón será un mercado a tener en cuenta en 2014.

Departamento Análisis Macroeconómico

Aspain11 Asesores Financieros EAFI

www.aspain11.com

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Magnifico analisis de un pais luchador e innovador, que esta intentando salir de una crisis para volver a crecer,
Felicidades por esta serie de articulos, donde se da a conocer la historia y posible futuro del pueblo japones
23/12/2013 18:50
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad