Italia no ha hecho más que empezar...

2 de junio 4
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
4º en inB
4º en inB

Italia va a ser un problema peliagudo todo el verano, como nos explica Carmen Reinhart.Primero, a la deuda oficial del 130% del PIB hay que sumarle el saldo negativo que Italia tiene pendiente en el TARGET2 (sistema de compensación Europeo de impagos entre bancos, que al final van a cargo del Banco de Italia, o sea, del gobierno), lo que lleva la deuda a un 160% de PIB, como se ve en el bonito gráfico que nos ofrece. 

%255BUNSET%255D

Tal suma ya es un problema para ser absorbida por el deudor, por lo que la solución sólo puede pasar por una negociación, que nunca es fácil porque el acreedor quiere su dinero y el deudor quiere una quita lo más alta posible. 
El hecho de que dos tercios de la deuda esté en manos bancarias locales no es un consuelo, porque debilita su solvencia si la deuda empieza a venderse, como de hecho ha sucedido, y eso afecta a una banca ya de por sí endeble. Eso añade un problema de huída de capitales que ciertamente se agudizará con las locuras que ha promedio el gobierno, que según nos dice Jorge Alarcón, costarían 109-126 mm de euros, un 6-7% del PIB. 
Como dice Reinhart,

Cómo terminan tales episodios? El resultado más deseable -la resolución rápida que coloca a la fuente del contagio en un camino de crecimiento sostenible- parece improbable en el caso de Italia. Las renegociaciones de deuda significativas rara vez son rápidas: los acreedores quieren el reembolso, y los deudores quieren una quita. Como Christoph Trebesch y yo hemos documentado, las negociaciones rara vez lo hacen bien en el primer intento, o incluso en el tercero. Los acuerdos iniciales de reestructuración tienden a no alcanzar la magnitud necesaria para lograr la sostenibilidad de la deuda. Aún así, es difícil ver cómo se puede evitar por completo la reestructuración de la deuda de Italia. La alternativa, la dependencia exclusiva de un rescate, es tentadora, ya que puede calmar temporalmente a los mercados. Pero un rescate solo sería como dar una patada adelante a la lata vacía. El hecho de que los problemas de deuda de Grecia aún no se hayan resuelto debería servir como advertencia. En el escenario más leve, solo la deuda oficial de Italia, en manos de otros gobiernos u organizaciones internacionales, se reestructuraría, limitando de alguna manera las interrupciones en los mercados financieros. Sin embargo, la reestructuración de la deuda oficial puede no ser suficiente. A diferencia de Grecia (después de 2010), donde los acreedores oficiales tenían la mayor parte del saldo de la deuda, los residentes nacionales tienen la mayor parte de la deuda pública de Italia. Esto pone una prima en una estrategia que qlienta la fuga de capitales (que probablemente no se puede evitar del todo). En esta etapa, los responsables de las políticas deberían tratar de resolver los problemas de Italia que no generan riesgos y complicaciones adicionales. Pero hay pocas razones para esperar que lleguen al objetivo.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
En respuesta a Saulo Sasuan
hay que limitar por ley, en las constituciones, el poder del estado y demás AAPP. Debe limitarse el déficit, el nivel de deuda, la presión fiscal, poner un mínimo al ahorro bruto etc para evitar que políticos irresponsables, cortoplacistas, etc arruinen nuestros paises. Estado de bienestar si pero dentro de los límites de lo sostenible y viable. Gasto social? si pero nunca superior a lo que se recauda etc.
03/06/2018 06:24
olvidé añadir que en las crisis es inevitable tener déficit pero una vez en expansión debe ser obligatorio tener superávit para compensar dichos años de déficit. Hay que tener un objetivo de deuda PIB de por ej el 75% y cuando se rebase fruto de los excesos en las etapas de crisis, volver a él en las expansiones.
03/06/2018 06:27
antiguo usuario
Sin deuda no hay progreso y bienestar , el crédito a generao bienestar, si primero están las cosas de comer , de dónde viene la ruina ? De las cosas de comer ? O de ensoñaciones de grandezas de políticos y banqueros malos , todos sobre un papel blanco somos muy buenos pero y los contextos , contextos que no vale ser bueno , el contexto te envuelve y anula a todos , toca comprar puntos com , si no compras las acciones se desploman y te opan por dos duros,
Yo creo que los verdaderos dañinos son la avaricia desmedida de los inversores,
No es el estado del bienestar y la democracia , es la avaricia desmedida del inversor ,
Y los inversores luego echan la culpa a todo lo que se menea, jajaja
03/06/2018 08:49
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad