Hipotecas Inversas: Requisitos, cantidades y fiscalidad

5 de abril 0
Interesado en la ciencia en general y en la economía en particular. Escribo para poner mis ideas en orden. Futuro actuario, actualmente en... [+ info]
Interesado en la ciencia en general y en la economía en... [+ info]
74º en inB
74º en inB

La semana pasada comenzamos esta serie de tres artículos sobre las hipotecas inversas. Recordemos que una hipoteca inversa es un instrumento financiero, el cual nos permite obtener una renta a partir del valor de nuestra vivienda. En el artículo de hoy vamos a comenzar explicando quiénes pueden solicitarla, de qué factores dependerá la cantidad a recibir, y por último, su tratamiento fiscal .

Requisitos. ¿A quién se le puede conceder?

  • A personas mayores de 65 años.
  • A quienes acrediten un determinado grado de discapacidad igual o superior al 33% (independientemente de la edad).
  • A quien se encuentre en una situación de dependencia severa1 o de gran dependencia2 (independientemente de la edad).

Y por supuesto, el requisito indispensable para poder solicitar este producto es el de ser el propietario de la vivienda… (quizás estaba de más decirlo, pero por si acaso).

¿Qué cantidad de dinero se puede recibir?

El capital que la entidad financiera pondrá a nuestra disposición dependerá de la edad y esperanza de vida del titular, así como del valor del inmueble correctamente tasado.

En caso de suscribir la modalidad temporal, hay que tener en cuenta que existe una fecha límite pasada la cual se dejará de recibir la renta (una vez agotada la totalidad del capital prestado). Dicho plazo máximo viene previsto en el contrato, y hay que tenerlo bien presente por las consecuencias económicas que acarrea.

Si bien es cierto que con la modalidad de renta temporal la cantidad de dinero recibido periódicamente será mayor que en la modalidad vitalicia, a partir de la fecha estipulada en el contrato se dejarán de recibir abruptamente estos ingresos extras. Por ello, nuestro poder adquisitivo se vería mermado, produciéndose la reducción de nuestra renta de un día para otro.

Por el contrario, con la modalidad vitalicia, nos aseguraríamos el seguir recibiendo de manera ininterrumpida una cantidad de dinero fija durante toda nuestra vida.

Es importante tener presente que aunque no se reciban más fondos y que el capital no haya que devolverlo hasta el fallecimiento del último de los solicitantes o beneficiarios, la deuda seguirá generando intereses.

Otro punto interesante, es que existe la posibilidad de alquilar la vivienda que sirve como garantía de una hipoteca inversa. Eso sí, previo aviso a la entidad financiera. Por el contrario, se dificulta notablemente la posibilidad de venta del inmueble hipotecado: salvo que se sustituya la garantía de la hipoteca de manera suficiente, en caso de venta de la vivienda, la entidad financiera podría exigir la devolución anticipada del préstamo o crédito garantizado.

Tratamiento fiscal

Esta renta es neutral en el IRPF, pues las rentas recibidas por una hipoteca inversa no tributan como rendimiento. A la hora de formalizarla existen exenciones en los pagos de los documentos notariales del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, así como en el cálculo de los honorarios notariales y del registro.

Recapitulando: las cantidades recibidas por la renta de la hipoteca no estarían sujetas a tributación porque son disposiciones de un crédito. Pero atención, se deberá tributar en el caso de la renta vitalicia. Esto es, cuando se llegue a la fecha tope marcada en el contrato, tras agotarse el capital total del préstamo, comienza a cobrarse del seguro de renta vitalicia constituido junto con la hipoteca.

A partir de entonces, la renta deberá tributar como rendimiento del capital mobiliario en el IRPF. Quienes tengan 70 años o más deberán tributar con un tipo efectivo anual del 1'52% (resultado de aplicar el tipo correspondiente al 8% de la renta vitalicia, pues el 92% está exento), y en los casos de las edades comprendidas entre los 66 y los 69 años, un 3'8% (en este caso queda exento el 80% de la renta, sólo se tributa por el 20% de la misma). Aunque es de suponer, que lo habitual sea tener más de 70 años cuando se deje de recibir la renta procedente del préstamo.

Esto ha sido todo por hoy. La semana que viene terminaremos esta serie de tres artículos analizando los distintos tipos de hipotecas inversas, y presentaremos a su vez qué otras alternativas similares tenemos a nuestra disposición.

Un saludo y hasta entonces.

Notas:

1. Cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no quiere el apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.

2. Cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal (art. 26.1 de la Ley 39/2006, de dependencia).

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad