Fisher Investments España evalúa la supuesta capacidad de protección del oro

2 de noviembre 0
Fisher Investments España cree que un buen asesoramiento financiero puede ayudar a los inversores a sentirse más seguros, cómodos y preparados... [+ info]
Fisher Investments España cree que un buen... [+ info]
14º en inB
14º en inB

El oro ha subido en lo que va de año, mientras que la renta variable mundial ha caído. ¿Convierte esto al oro en un buen activo para diversificar las carteras? Fisher Investments España revisa muchas estrategias de inversión para evaluar qué activos pueden beneficiar a las carteras en una gran variedad de condiciones de mercado. Los analistas a los que seguimos señalan que las condiciones inflacionarias y las tensiones financieras hacen que el atractivo del oro como cobertura aumente, ya que cuando otros activos bajan, el oro se aprecia. Sin embargo, nuestros estudios revelan que el oro no ofrece esa protección de forma fiable.

Los analistas financieros a los que seguimos sugieren que la guerra y la inflación (aumento de los precios en toda la economía) favorecen al oro, y el rendimiento superior del oro en lo que va de año parece demostrar este argumento. Pero, si tenemos en cuenta únicamente el liderazgo del metal precioso este año, corremos el riesgo de pasar por alto algunos factores que, según nuestros análisis, convendría tener en consideración. Por ejemplo, cabe conocer el hecho de que añadir oro a las carteras introduce un riesgo de divisas. Dado que los mercados mundiales cotizan el oro en dólares estadounidenses, gran parte de la fortaleza de los precios del oro para los inversores europeos se deriva de la conversión de divisas. Para ilustrar cómo los efectos de las divisas enmascaran la debilidad relativa del oro, observemos cómo el oro ha caído un 5,0 % en dólares estadounidenses en lo que va de año hasta agosto, en comparación con su ganancia del 7,5 % en euros. Hasta ahora, el efecto divisa de este año ha beneficiado a los inversores en Europa, pero el análisis de Fisher Investments España sobre la historia del mercado demuestra que esto no siempre será así.

Los estudios de Fisher Investments España también revelan que, históricamente, el oro no ha sido una cobertura fiable contra la inflación ni contra las fases turbulentas del mercado. En los últimos 26 años, la eficacia del oro como protección contra la inflación ha sido bastante desigual. Desde 1996, el índice armonizado de precios al consumo, una amplia cesta de precios de toda la economía, ha subido en 237 meses hasta agosto de 2022. Sin embargo, el oro solo ha subido en 123 de esos meses, el 52,1 de las veces. Estadísticamente, el oro tiene una correlación de 0,02 con la inflación. El coeficiente de correlación es una medida estadística de la relación direccional entre dos variables. Una correlación de 1,00 significa que se mueven juntas cada mes y –1,00 exactamente lo contrario. La correlación cero, o casi cero, implica que no hay relación. Mientras tanto, el oro tampoco sube automáticamente durante los mercados bajistas (definidos típicamente como un descenso prolongado e impulsado por los fundamentales superior al 20 %). En los últimos siete mercados bajistas del MSCI World, el oro subió en tres de ellos. En nuestra opinión, la capacidad de cobertura del oro está muy sobrevalorada.

A largo plazo, los análisis de Fisher Investments España han demostrado el motivo por el que el oro no resulta fiable. La rentabilidad anualizada del oro del 9,0 % (la tasa anual necesaria para alcanzar su valor final desde su creación) no se compara favorablemente con la del 10,6 % de las acciones mundiales desde 1973, fecha en la que el estándar del oro bajó. El oro también presenta una mayor volatilidad. La desviación estándar del oro (el grado de fluctuación en torno a su rendimiento medio anual) es del 26,2 %, frente al 21,5 % de las acciones. Esto significa que, en un período de 12 meses, aproximadamente el 68 % de las observaciones sobre los rendimientos del oro se sitúan a más o menos 21,5 puntos porcentuales de su media anual, 4,7 puntos porcentuales más que las acciones. Por tanto, los rendimientos del oro no solo han sido históricamente más bajos, sino que también fluctúan más. Para los inversores que buscan un crecimiento a largo plazo que les ayude a financiar su jubilación, no consideramos que el oro se a una inversión aconsejable, ya que puede disminuir la probabilidad de alcanzar sus objetivos financieros.

Más allá del escaso rendimiento histórico que ha demostrado el oro , los estudios muestran que es propenso a grandes fluctuaciones que pueden durar años, o incluso décadas en algunas ocasiones. Si tomamos como referencia el dólar estadounidense, el precio estándar mundial de las materias primas, el oro se apreció en la década de 1970 en un contexto de alta inflación, lo que contribuyó a aumentar su reputación, antes de estancarse en las dos décadas. A partir de 2001, el oro subió, y el 21 de enero de 2008 consiguió superar finalmente su máximo del 21 de enero de 1980 –28 años después– y siguió alcanzando nuevas cotas hasta 2011, momento en el que se mantuvo por debajo de ese nivel hasta junio de 2020. Desde entonces, la volatilidad del oro ha sido elevada, pero actualmente está por debajo de su valor de mediados de 2020 (y del máximo de 2011). Por lo tanto, a menos que un inversor sea extremadamente hábil para determinar el momento exacto, captar la subida del precio del oro parece, en nuestra opinión, una tarea extremadamente difícil. Según la experiencia de Fisher Investments España, es probable que los inversores acaben invirtiendo en el oro en el momento erróneo de uno de sus ciclos de auge y caída.

Otro aspecto a tener en cuenta es por qué el rendimiento del oro tiende a ser inferior a largo plazo a la vez que oscila de manera imprevisible: este metal precioso es simplemente una mercancía, y su precio se mueve en función de la oferta y la demanda. Mientras que la oferta de oro puede ser limitada, la demanda puede variar mucho y depender más del sentimiento (el estado de ánimo de los compradores) que, de sus usos comerciales, lo que lo somete a mayores oscilaciones de precio y socava su atractivo como reserva de valor. Por otro lado, la renta variable ofrece a los inversores una participación en los beneficios de las empresas, la cual, según nuestras observaciones, generalmente aumenta con el tiempo y también de manera generalizada en los mercados de renta variable de todo el mundo. Dado que el oro no tiene ningún beneficio inherente o poder de fijación de precios, las acciones son, en nuestra opinión, una mejor cobertura contra la inflación a largo plazo.

Según el análisis de Fisher Investments España sobre el rendimiento histórico, no encontramos ninguna característica de cobertura que redunde en su posesión en una cartera de inversión.

No se pierda las últimas noticias y perspectivas de los mercados de Fisher Investments España:

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,  (“Fisher Investments España”). Fisher Investments Ireland Limited es una sociedad de responsabilidad limitada constituida en Irlanda que opera bajo la denominación de Fisher Investments Europe (""Fisher Investments Europe""). Fisher Investments Ireland Limited y su nombre comercial, Fisher Investments Europe, están inscritos en el Registro Mercantil de Irlanda con los números 623847 y 629724. Fisher Investments Europe está regulada por el Banco Central de Irlanda. El domicilio social de Fisher Investments Europe es 2 George’s Dock, 1st Floor, Dublin 1, D01 H2T6 Ireland. Fisher Investments Europe externaliza parcialmente diversos aspectos de las funciones cotidianas de asesoramiento de inversión, gestión de carteras y operaciones bursátiles a sus filiales. 

El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments Europe y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No se garantiza que Fisher Investments Europe siga sosteniendo estas opiniones, las cuales pueden cambiar en cualquier momento a la luz de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información que figura en el presente documento no pretende ser una recomendación o un pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en el presente documento.

-----

Fuente: FactSet, a 15/9/2022. Declaración basada en las rentabilidades con dividendos netos del índice MSCI World y del oro, euros por onza troy, del 31/12/2021 al 31/8/2022. 

Fuente: FactSet, a 15/9/2022. Oro, dólares estadounidenses y euros por onza troy, del 31/12/2021 al 31/8/2022.

Fuente: FactSet, a 15/9/2022. Declaración basada en la variación porcentual mensual del IPCA y del oro, en euros por onza troy, de enero de 1996 a agosto de 2022. 

Ibidem

Ibidem.

Fuente: FactSet, a 15/9/2022. Correlación entre la variación porcentual mensual del IPCA y la variación porcentual mensual del oro, euros por onza troy, de enero de 1996 a agosto de 2022. 

Fuente: FactSet, a 15/9/2022. Declaración basada en el rendimiento del índice MSCI World con dividendos netos y del oro, euros por onza troy, del 31/12/1972 al 31/8/2022.

Fuente: FactSet, a 15/9/2022. Rentabilidad del índice MSCI World con dividendos netos y del oro, euros por onza troy, del 31/12/1972 al 31/8/2022. 

Ibidem

Fuente: FactSet, a 15/9/2022. Oro, dólares estadounidenses por onza troy, del 31/12/1969 al 31/8/2022. 

Ibidem

Ibidem.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas