Feliz 2014 y suerte, la necesitaremos

31 de diciembre, 2014 0
Economista de carrera, he desarrollado mi carrera profesional como analista financiero siendo durante muchos años el responsable de un equipo de... [+ info]
Economista de carrera, he desarrollado mi carrera... [+ info]

Los repasos de lo acontecido en un año recurren casi siempre más a lo cuantitativo que a lo cualitativo. Básicamente porque rebatir una cifra o un hecho contrastado con algo demostrable, resulta algo complicado pese a que muchas veces utilizamos la información de manera sesgada. Por eso, en mi último post del año no voy a entrar en los datos numéricos o estadísticos que componen la macro.

Es indudable que la batería de datos del último semestre ha sido favorable. Pero tampoco nos engañemos, nada ha sido excepcionalmente positivo como para tirar cohetes. Es muy probable que hayamos visto una ruptura en la tendencia negativa de algunos indicadores y estoy de acuerdo que algunos son lo suficientemente importantes como para poder hablar de posible inversión en la tendencia. De lo que reniego es de la idea de interpretar las cifras en clave plena de crecimiento, al menos del que necesita la economía española.

¿Por qué digo esto? Por los factores cualitativos que mencionaba. El FMI ha alabado las reformas llevadas a cabo y yo digo que, aun valorando algunas de las medidas, el plan de acción del Gobierno merece más un tirón de orejas que una palmada en la espalda. Dos años después del inicio de lo que iba a ser una profunda senda de cambio en la obesa estructura pública española, nos encontramos en que nada ha cambiado. Seguimos acumulando una espectacular capa de tejido graso que cada vez veo más difícil de eliminar. Por ejemplo, las “mareas blancas y verdes”, las de los sindicatos, seguirán sacando sus pancartas pero con la cara más colorada que nunca cuando comprueben la gravedad de la situación. Ya veremos si cambian su eslogan y si corean el verdadero sentido de la protesta que no es otro que la defensa de sus bien aposentados culos en la silla del que les paga.

El gasto público no se ha reducido. La estructura sigue sobredimensionada. El Estado ha elevado en más de 30 rúbricas impuestos y tasas y no ha conseguido frenar el déficit más que con maquillajes contables ni evitar que la deuda supere el 100% del valor de lo que se produce, incluido el gasto público. Esa herencia sigue siendo la de nuestras futuras generaciones y seguirá siendo tan aterradora como lo era antes. El problema es que se le añaden nuevos problemas como el de las pensiones, insostenibles a todas luces.

Volviendo a los detalles no cuantificables, el final de año es muy significativo. 2014 comenzará con un intervencionismo borrico en el mercado eléctrico que pone de manifiesto la brutal caída en cuestión de confianza a la que nos enfrentamos a una década vista. La inseguridad jurídica en este país es elevada, del calado de alguna república militar. Se han modificado esquemas retributivos reconocidos a través de reales decretos, injustos o no, pero tramitados de acuerdo a un marco legal. Eso ha saltado por los aires. Se ha intervenido en un mercado en el que infieren oferta y demanda en condiciones de supuesta libre concurrencia, mediante un decretazo sin igual. Sin respetar a los actores que en su momento aceptaron las reglas del juego, insisto, fueran o no las debidas.

España ha caído en ridículos importantes, como fue la candidatura olímpica de Madrid o el fracaso de Eurovegas. Uno por forzar lo imposible y el otro por vender la piel del toro, que no del oso, antes de torearlo. Vergüenza política. De acuerdo que tras bambalinas quedan las negociaciones, las mentiras, los pagos de favores y las traiciones, pero esos son factores que nunca salen a la luz y la realidad es la otra. La imagen de un país caído es muy importante y queda demostrado que salvo en lo deportivo, la bandera española no ondea alto.

A este país llegan inversores, si, pero no los necesarios, no los que apuestan por una economía y traen dinero fresco. No los que invierten, ni los que planifican a 20 años buscando retornos sostenibles. Vienen los inversores financieros, los Gates o Soros de turno, los fondos inmobiliarios, los private equity, que dicho sea de paso representan un interés que siempre he defendido, pero que capitalizan gran parte de la visión que se tiene de este país fuera como de mercadillo en liquidación. Todo ese capital, como ha ocurrido en cualquier crisis de la historia, es un dinero que entra, busca su rentabilidad, arriesga y se va. Nada queda, ni un empleo. Ese capital es bueno, y diría que necesario, pero mucho más si viene acompañado de capital productivo. 4.500 millones de euros es lo que aproximadamente ha entrado en el país en industria establecida. No se abre ninguna fuente de crecimiento, ni mencionar el I+D, el desarrollo del conocimiento… nada.

La imagen de desmembramiento es también importante. Hay una evidente fractura social producto de una lucha intestinal política que no tiene ningún tipo de solución. Las partes están tan enfrentadas y los intereses tan contrapuestos que no soy capaz de afirmar que el país vaya a seguir unido como hasta ahora en un plazo superior a diez años. Ese mal causado por la cesión de poder político al libre albedrio choca con un estereotipo de políticos corruptos. Hay cientos de causas abiertas por corrupción y los imputados y, aun más, los inculpados se cuentan con los dedos de una mano.

No es justo, lo sé, pero para un inversor foráneo la imagen es la de que tiene que arriesgar su capital en un país estructuralmente varado, de un fuerte intervencionismo público, retrasado en muchos aspectos básicos del desarrollo, que además tiene que lidiar con políticos cuya imagen no es limpia.

La visión que tengo para 2014 es la de que durante un tiempo nos moveremos a favor de la inercia de los datos. Pero que nadie se engañe, todos vivimos en la gran mentira que es hoy en día Europa coronada por su banco central. La fragmentación del continente es para mi más evidente que nunca, pues los países se dividen entre acreedores y deudores. Los países entregaron su soberanía monetaria y lo harán más en términos de regulación pero las deudas, los apalancamientos excesivos, la elefantiasis socialista que se empeña en defender esa versión trampeada del “estado del bienestar”, seguirán denominadas en una divisa que nadie controla.

Creo que los pasos se dieron en la buena dirección pero nos quedamos cortos, siguen siendo titubeantes y faltos de ritmo. Se confunde la regeneración necesaria con un mayor intervencionismo y control publico. Si la banca estuvo en el epicentro del mal, los poderes públicos en continuo contubernio histórico la defendieron y lo seguirán haciendo. No es una afirmación "quince-eme", es que desde la ruptura de las leyes del derecho romano que regían los contratos mas elementales así ha sido y por lo que estamos viendo, seguirá siendo. 

Mi falta de fe se sustenta en el hecho de que no veo nada que posibilite invertir la espiral en la que nos encontramos. ¿Esperanza en 2014? Muy tenue, me temo. Ojalá me equivoque y pueda reescribir sobre mis reflexiones.

Feliz año nuevo y mucha suerte, la necesitaremos

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad