¿Es momento de posicionar una parte de las carteras en oro?

21 de febrero, 2014 1
Empresa de Asesoramiento Financiero inscrita con el nº 47 en la CNMV diseñando carteras de inversión respetando el perfil de riesgo del... [+ info]
Empresa de Asesoramiento Financiero inscrita con el nº... [+ info]

Hemos visto como hace unos días el precio del oro superaba la media de 200 sesiones impulsado por unos datos económicos débiles en EEUU, unido a la devaluación del peso argentino y la depreciación de otras divisas emergentes como la lira turca, el rand sudafricano, el real brasileño o el rublo ruso. El nerviosismo vivido durante esas sesiones ha servido de apoyo para impulsar el precio del oro, situándolo a día de hoy en 1.311 dólares la onza, lo que supone una revalorización cercana al 8% desde el 1 de enero de este año.

La debilidad del dólar, así como la reafirmación por parte de Janet Yelen, nueva presidenta de la Fed, de la política continuista de retirada de estímulos monetarios a razón de 10.000 millones de dólares mensuales y con tipos de interés bajos “por un tiempo considerable”, han impulsado los ETPs sobre el metal precioso observándose las mayores entradas netas en cinco meses.

Durante el año pasado la salida de estos ETPs, principalmente, han provocado una caída de la demanda del oro de un 15%. La vuelta del apetito por el riesgo ha inducido la mayor caída en 33 años, disminuyendo su valor un 28% durante el año 2013. El comienzo de retirada de estímulos monetarios, reduciendo las compras de bonos y la vuelta de las rentabilidades de la deuda pública de los activos refugio como el bund alemán o el treasury americano, han hecho perder atractivo al oro frente a este tipo de activos.

Ahora bien, en el corto plazo es probable que la  disminución de rentabilidades de renta fija en general (aunque hay activos que todavía pueden aportar valor), unido al aumento de la volatilidad en los mercados, sobre todo emergentes, están impulsando el precio del metal precioso. Una nueva corrección en los principales mercados bursátiles como la vivida hace unas semanas, haría  incrementar el nerviosismo de los inversores lo que posiblemente impulsaría de nuevo la onza de oro a niveles más altos.

En Aspain 11 creemos que hay varios factores de fondo que no deberían elevar al oro a una nueva senda alcista en el medio-largo plazo, como la baja inflación de los principales motores económicos mundiales, el incremento del poder adquisitivo del dólar por mejoras en el mercado laboral e inmobiliario en EEUU y una aceleración de la retirada de estímulos si lo anterior se corrobora. Estos factores, pueden incrementar la presión bajista sobre este activo refugio.

Por último no debemos olvidarnos del mayor comprador mundial de oro, China, seguido de la India. Una recuperación de la demanda del metal por parte de los gigantes asiáticos, podría paliar el efecto de la retirada de liquidez del el sistema financiero.


En conclusión, si un inversor quiere mantener una posición en oro en sus carteras, nos parece correcto, pero como parte de una diversificación global y con vistas al corto plazo o  pensando que puede haber correcciones fuertes si se desestabiliza la senda de la recuperación mundial.

Apoyamos los comentarios anteriores con el análisis técnico realizado por nuestro departamento de mercados:

Se marca el final de la tendencia bajista a final del año pasado, rebotando en 1180 y fortaleciendo este soporte. El rally puede llegar a los 1359 y continuar hasta los 1440. En caso de darse un golden cross (mm200 cruzada por mm40 y mm20) la tendencia alcista se fortalecería aún más. La tendencia está acompañada de la fuerza del mercado, con un RSI entorno a 60 y un MACD cercano a cero que no contradice la subida de precio.

fcbc691d14d0564d80509d61531f2794.jpg

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad