El estado actual de la economía española

9 de septiembre, 2013 6
Consultor, value investor y autor del libro El despertar de China (Madrid: IEE, 2013). Actualmente co-fundador y socio en Reliance... [+ info]
Consultor, value investor y autor del libro El despertar... [+ info]

El inicio del nuevo curso supone un momento perfecto para reflexionar sobre el estado de la economía e intentar dilucidar (aunque sea ciertamente muy poco científico) que podemos esperar los próximos meses. La gran cuestión es intentar saber dónde estamos. En este primer artículo en esta tribuna voy a mencionar únicamente los grandes bloques a tener en cuenta a la hora de hacer un análisis de coyuntura y resumir de forma muy breve los principales datos que configuran el cuadro macroeconómico de la economía española. En sucesivos artículos espero tratar in extenso las cuestiones principales.

Con respecto al crecimiento del PIB, el Banco de España espera una contracción de la economía española del 1,8 por cien en tasa interanual para 2013. La demanda externa ha tenido una recuperación vigorosa pero la caída del consumo doméstico (un 4,2% con respecto al mismo periodo del año anterior) aún arrastra el crecimiento del PIB a tasas negativas. El dato global aún es negativo. Sin embargo, en el análisis del bisturí podemos encontrar algunos síntomas positivos en un paciente que entro en la “UCI económica” a principios de 2008.

En primer lugar está la recuperación exponencial de las exportaciones netas, el componente más dinámico del PIB, y que se está configurando como el principal elemento de nuestra recuperación. La mejora de las exportaciones responde una mejora relativa de la competitividad de nuestra economía con respecto al resto de países de la zona Euro. En suma, desde 2008 España ha recuperado los 19 puntos porcentuales de competitividad (medida en costes laborales unitarios) que perdió durante el período de borrachera crediticia entre 1999 y el estallido de la crisis en 2008. Nuestras exportaciones han crecido más del doble, en términos relativos, que las de Francia e Italia para el mismo periodo. Así también hemos corregido la brecha en nuestra balanza comercial cuyos últimos datos también son positivos: 229 mil millones en exportaciones –subida considerable desde principios de 2010–, contra 249 mil millones en importaciones cuyo desarrollo se ha ido moderando también desde principios de 2010.

A parte del gran bloque de las exportaciones, síntoma claro de que hemos recuperado competitividad a nivel global, existen otros indicadores menores (o avanzados como dicen los economistas) que parecen señalar que la economía española podría estar entrando en una “zona de inflexión”, más que punto de inflexión, en feliz expresión de Juan María Nin, VP de La Caixa. Por ejemplo: la producción industrial que desde 2010 ha mantenido tasas de crecimiento positivas. Lo mismo con respecto a las inversiones en bienes de equipo, consumo de electricidad, venta de vehículos industriales, o el consumo de cemento o gasoil. Todos estos indicadores han invertido su tendencia negativa durante el primer semestre del año e invitan a un optimismo moderado.

Con respecto al indicador que más preocupa de nuestra economía –y seguramente también el menos creíble–, la tasa de paro, las cifras no son tan positivas. La tasa de paro se sitúa en un 26,2% lo que significa 1,2 puntos porcentuales más que en el 2T2012. Mal y ciertamente resulta difícil ver cómo ser reabsorberá el importante ajuste vía empleo que ha sufrido nuestra economía en los últimos 4 años. Los datos muestran como hemorragia está controlada. Otra cosa es ver cómo hacemos una transfusión de sangre al paciente en condiciones.

La nueva regulación laboral, que entro en vigor en 2012, ha provocado un aumento de la contratación parcial lo que en conjunto se ha traducido en una reducción muy importante de los costes laborales unitarios que en términos reales han bajado un 7% desde 2009. Es previsible que esta caída continúe en el próximo ejercicio lo que debería de facilitar la reabsorción de parte de estos trabajadores por parte de la economía productiva.

En cualquier caso, aun cuando remonte la economía y esto se traduzca en mayores niveles de empleo (principalmente gracias a las reformas, aunque inconclusas y poco ambiciosas en mi opinión), la creación de empleo en la economía no crecerá al mismo tampoco es razonable esperar que los niveles de paro bajen a niveles pre-crisis si no se dan otras circunstancias igualmente importantes a la reforma laboral. El paro irá disminuyendo a medida de que muchos agoten sus prestaciones a las que tienen derecho, mientras que culturalmente muchos tendrán que dar el salto cualitativo que supone dejar de buscar un empleo para empezar a ver como yo genero mi propia oportunidad lo que implica un cambio de paradigma y cultural siempre difíciles y lentos. Por ello son tan importantes las reformas (que tienen también que reformular el papel de sindicatos y patronales) y todas ellas, en cualquier caso, tienen que ir encaminadas a facilitar un entorno propicio para la actividad empresarial y económica.

Por último, está el análisis financiero de las cuentas públicas: el gran dolor de cabeza de España durante los últimos años que hace que hayamos aprendido al dedillo que es la prima de riesgo, en que consiste una zona monetaria óptima, y quién manda en la Unión Europea. En suma, nuestra deuda externa se ha estabilizado entorno al 160% del PIB. La escalada hasta estos niveles se dio entre 2002-2010, coincidiendo con la burbuja inmobiliaria, y se explica por el aumento descontrolado de nuestro déficit por cuenta corriente. La mejora en el superávit comercial, que mencionaba hace unos epígrafes, ha tenido ha tenido mucho que ver esta estabilización.

Cabe esperar que el gabinete –corrijo Merkel–, siga apostando por un régimen de austeridad visto que cuando se aprieta al deudor este acaba cumpliendo. Unos hemos cumplido más que otros, pero ahora no es motivo de entrar en discusiones sobre quién mato a quién que poco importa cuando todos están en el cementerio. En cualquier caso, el diferencial de deuda entre Alemania, representante de la “Europa de alta productividad”, y España, uno de los principales exponentes de la “Europa de baja productividad”, sigue anclado en los 3 puntos porcentuales de media y convergiendo. Con la reforma bancaria encauzada, enseguida que los nubarrones se despejen el diferencial debería de corregirse algo más y, en cualquier caso, estabilizarse.

Con todo lo anterior vemos que la situación de la economía española sigue siendo crítico, frágil, aunque mejora y en conjunto, presenta razones para un optimismo moderado. Rescato de nuevo el diagnóstico de Nin: estamos en una “zona”, que no punto, de inflexión y para que este consolide aún necesitamos ahondar en las reformas y bajar la presión fiscal al trabajo y al ahorro. Para ello necesitamos ingentes dosis de liderazgo, determinación y acierto político. Aquí es donde entra el otro gran talón de Aquiles para la recuperación económica que es la grave crisis de credibilidad y confianza que atraviese la política española que peor esta cuando más se la necesita.

En conclusión, y para que estos “brotes verdes” consoliden, el gran objetivo es dotar al país de una visión, es decir, de un proyecto en el largo plazo que resulte creíble y transmita ilusión y confianza a los diferentes agentes económicos. Esta visión no puede ser otra que trabajar para impulsar las reformas necesarias para establecer un marco institucional y regulatorio que facilite lo máximo posible la actividad económica y empresarial, premie el talento, la innovación, el ahorro y el trabajo para que en el siglo XXI, el siglo del paradigma de la economía del conocimiento del que tan solo hemos dado los primeros pasos, cada uno de nosotros pueda ofrecer en el mercado aquello que sabe hacer mejor, aquello en lo que es más competitivo.

El recetario para conseguir este objetivo tan global y rimbombante ya está inventado y es mi objetivo repasarlo desde esta tribuna. De entre las muchas reformas necesarias, destacan entre las principales: reforma del sistema fiscal para incentivar el trabajo y el ahorro y bajada generalizad de la presión fiscal, reducción del peso del sector público para reducir las cargas sobre la economía productiva, menos burocracia y trabas administrativas para facilitar el emprendimiento, una justicia rápida y eficaz con menos y mejores leyes, y una mayor seguridad jurídica para empresas y particulares. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 6 comentarios
Cabe esperar que el gabinete –corrijo Merkel–, siga apostando por un régimen de auste

Con perdón de austeridad nada de nada .

La reforma laboral esta muy bien y venderlo como la razón de la salida , es muy atrevido .

No solo lo digo yo lo dice Rallo por ejemplo .

La reforma laboral tiene un Problema y no pequeño

Recaudación ,a menor salario menores recaudaciones de IRPF y ha bajado bastante

A mas exportaciones , mas devoluciones del IVA y menores ingresos .

En Navarra media nuevos contratados 750 euros brutos ,
( mucho a tiempo parcial esta claro ) nuevos jubilados
cotización de 1450 euros .

La reforma laboral sin verdadero recorte en el gasto inútil .

No se si servirá .

Ejemplo delegación a BN .
España 180 personas .
Tokio 100, Estambul 70 .
Bajada de gastos y de impuestos y YA , sino el consumo colapsara .

un abrazo
10/09/2013 11:18
De acuerdo con parte de tus observaciones que las veo complementarias al dato macro.

Cuando he mencionado la reforma laboral, y creo que en el caso de España para mi era lo más importante, es que si efectivamente los datos arrojan que los costes laborales se han ajustado entre un 10-7% (en parte por más contratos temporales y por el abaratamiento del despido) la lectura positiva que cabe esperar es que esto haga aflorar (algo) de economía sumergida. Ayer, por ejemplo, la Caixa estimaba que la economía en B representa hasta un total de un millón de puestos, casi un 8% del PIB.

Sin duda la reforma laboral ha sido coja. Como todo lo demás. En España no se aborda la modernización del Estado y de las instituciones desde 1985. Lo que si es que creo que algo positivos debemos ser. A mi juicio para que se estabilice el mercado de trabajo aún faltan tres cosas: (1) simplificar contratos; (2) descentralizar la negociación colectiva (descuelgue de convenio libre); (3) repensar el papel de los sindicatos y las patronales (que debieran ser más independientes del Estado tanto finacieramente como políticamente).

Espero explicarme mejor en sucesivos artículos! Gracias por tu comentario. Saludos,
10/09/2013 17:23
Respecto a productividad y economía sumergida ,
la explicación es casi la misma .

no ha subido en porcentaje la economía sumergida porque la caída de la actividad constructora ha equlibrado las cifras totales .

Pero no es que no haya aumentado en otros sectores .

No tengo la percepción de que se haya reducido la economía sumergida en su conjunto ,y eso que en hostelería ha aflorado bastante .

Tu opinión es que es "gracias a las reformas"

Yo creo que es a pesar de las no reformas .

Nos queda muchísimo a nivel laboral , reducir de verdad el conglomerado publico , incluyendo miles de empresas publicas .

Ahí aflorara paro que tendrá que ser sustituido por empleo privado .

Incluso te diría por conocimiento, que las altísimas multas y decidas inspecciones laborales y las facilidades telemáticas , no todo tiene que ser persecucion ( muy importante) han aflorado mas empleo en hostelería que cualquier medida ,
laboral de ZP o de MR .

Un abrazo

10/09/2013 18:46
un pequeño apunte sobre el comentario:", nuestra deuda externa se ha estabilizado entorno al 160% del PIB. La escalada hasta estos niveles se dio entre 2002-2010, coincidiendo con la burbuja inmobiliaria". Si vamos a los datos vemos que la verdadera escalada de dicha deuda se produce a partir del año 2008. Los datos estan ahi, reales no manipulables. Entre los años 2002 y 2007 se mantuvo en niveles estables sin subir, solo a partir del año 2008 se disparo ese cohete que no hay quien lo pare. Un saludo
10/09/2013 11:38
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas