El dilema actual explicado con las bandas de Bollinger, o por qué mantengo exposición alcista

22 de febrero 0
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de formación, y he trabajado en BBVA (gestora de pensiones y gestión de activos de la... [+ info]
También conocido como Niko Garnier, soy actuario de... [+ info]
3º en inB
3º en inB

Los mercados se mueven mucho...y la mayoría de las veces no van a ninguna parte. Es pura emoción, pura excitación de corto plazo, reflejo de la psicología básica de masas que hay detrás. Las masas son simples, brutas, emocionales, instintivas. Una masa formada por muchos seres humanos tiene una personalidad muy diferente a la de cualquier individuo, y es mucho menos racional. Comprender esto es clave en los mercados.

Este miedo y emoción cambiante en función de si hoy hace sol o no (por usar un símil simplista y provocador), es lo que genera los movimientos de corto plazo, que se asemejan mucho al azar. Como analista técnico, siempre insisto en que un 90% de azar y un 10% “determinista”, significa que casi todo es azar y se trata de centrarse en ese 10% que puede tener cierta utilidad. Es por tanto compatible afirmar que a corto plazo casi todo es azar pero a la vez vigilar señales de corto plazo que nos ayuden a afinar el timing.

En definitiva, esta “volatilidad” de corto plazo es lo que desorienta y despista permanentemente a los inversores, sobre todo cuando un determinado inversor se encuentra inmerso de lleno en la psicología de masas, olvidando argumentos y narrativas racionales.

El dilema principal de los mercados es que casi siempre, un amago de movimiento al alza o a la baja, se quedará en nada. Será puro “ruido”. Y por lo tanto, lo rentable es ir en contra: vender cuando hay una subida relevante (en comparación con el rango de fluctuación del último mes por ejemplo), y comprar cuando hay una caída relevante (medida de la misma manera, por simplificar).

El dilema consiste en que ese “casi siempre” significa también que “a veces” los movimientos tienen continuidad. En ese momento, el que va en contra, se pilla los dedos y el daño puede ser muy grande. Luego vemos ejemplos y la situación actual.

Conviene recordar que las bolsas son los mercados más tendenciales que hay (por oposición a las divisas o las materias primas que son más cíclicas). Por lo tanto, la esencia de la bolsa son las tendencias, y el análisis técnico nos dice que el dinero se hace operando a favor de la tendencia. Los gráficos reflejan esa tendencia de la humanidad a crecer y expandirse (en todos los sentidos).

Ruido y tendencias.

Uniendo los dos conceptos de los que he hablado, tenemos que los mercados son tendenciales pero a la vez “aleatorios”. Y ahí radica el problema: para seguir tendencias, tenemos que ignorar el ruido de corto plazo. Esto significa que sabemos que la mayoría de los movimientos no van a ninguna parte, pero también sabemos que alguno de esos movimientos será el bueno, y ahí es cuando se hará dinero, después de una (eventualmente) larga espera.

Dicho esto, hay gente que se especializa en especular y operar siempre como si el mercado nunca fuera a ninguna parte: vender cuando hay sobrecompra y comprar cuando hay sobreventa. La CLAVE en esta operativa es el stop loss o cualquier otro método de controlar el riesgo para que el día que llegue el movimiento bueno no perdamos hasta la camisa. Las opciones son una buena forma de controlar ese riesgo.

Tenemos que elegir en definitiva si queremos especular “en lateral” o “buscando tendencias”. Mi criterio es claro: buscar tendencias, y tener claro que la tendencia por defecto, es la alcista.

Bandas de Bollinger.

Las bollinger bands son uno de esos pocos indicadores que por un lado me atraen, aunque nunca lo dibujo en los gráficos. Por un lado es interesante porque nos ofrece una visión clara y simple, basada en la campana de Gauss (función de distribución de probabilidad normal), sobre lo que “es probable” que haga el mercado. O sea, la “normalidad”. Pero por otro lado, esa normalidad está demostrado (ver Nassim Taleb por ejemplo) que no funciona en los mercados. Por lo tanto, la mayoría de las veces funciona, pero las veces que no funciona pueden tener un impacto brutal y decisivo en nuestra cartera.

Las bandas de bollinger “estándar” se construyen con una media móvil simple de 20 sesiones, y se calcula la volatilidad (desviación típica) de esas 20 últimas sesiones. La banda superior se obtiene sumando 2 desviaciones típicas (DT) a la media, y la banda inferior se obtiene restando 2 desviaciones típicas (DT) a la media. ¿Por qué se hace eso? Pues porque según las propiedades matemáticas de la famosa función de distribución de probabilidad normal, la probabilidad de que (en este caso) el precio se encuentre dentro del rango [media - 2 DT ; media + 2 DT] es del 95%. Es decir, el 95% del tiempo, el precio debería situarse DENTRO de las bandas de bollinger. En la práctica, sabemos que el mercado no cumple exactamente esa función de distribución “normal”, aunque se sigue asumiendo que sí lo hace, porque “casi siempre” lo cumple.

En el siguiente gráfico muestro la evolución del índice Euro Stoxx 50 en velas diarias desde mediados de 2016 hasta finales de 2017. Con los círculos rojos de fondo amarillo marco las zonas donde efectivamente, el precio cambió de dirección tras tocar o salirse de una banda de bollinger (he marcado las principales, no es exhaustivo). En los rectángulos de fondo rojo claro he marcado los fallos, es decir, las veces en las que el mercado ha dado un tirón. Como se aprecia, la mayoría de las veces el mercado amaga pero no va a ninguna parte. Pero observen por ejemplo el tirón de diciembre de 2016 cuando el mercado subió un 9%. Después vendrían dos tirones más, y la subida total terminaría siendo del 20% en 5 meses.

RVtMW_qdrwr2bXLDnH27vkTG04k0qPuR9I6kxjSfo9vuqeWYOOAjQlkbTP0mXnVSMn8cR9LGBAw1kriBh8L3jft77vQjvvFjxwZ1zwbB2vJDwSji1j8UDLBrQeT-gQsefBwr97Nk

Observemos ahora la situación actual. En el siguiente gráfico muestro la evolución del Euro Stoxx en 2018 y lo que llevamos de 2019. La mayoría de las señales son círculos amarillos. Hay algún rectángulo rojo, pero globalmente el año 2018 fue un año de muchos dientes de sierra incluso en la caída de la segunda mitad. Quizá por eso tenemos un poco olvidado que al final, siempre acaba llegando un “tirón”...y hace tiempo que ese “tirón” no es al alza. Fijaros que no es necesario plantear una reanudación tendencial fuerte de largo plazo. Una subida del 6-8% como dije en un post reciente sería en realidad una vuelta al rango de 2018, nada extraordinario. Para volver incluso a máximos de enero de 2018, el Euro Stoxx 50 debería subir un 12% desde los niveles actuales…

n9QTF9BudqOv5GD85ghdk2QQq7FmdQ6VPAZrAwygs1JXAOPPWI2CRqCjwVWzfl4ESbwrh4vwNUaG-sibnctM-v7UtHXy9bdZYYsy88MB7AKpgXw2IV2V1L6UsL2R1vpw7g4SDUsw

Conclusión.

Las bolsas europeas llevan laterales-bajistas desde abril-mayo de 2017. Antes de esta subida de finales de 2016 y principios de 2017, el Euro Stoxx había caído un 30% desde los máximos de 2015 hasta los mínimos de 2016. Y todavía está muy fresca en la memoria la crisis del euro en 2011-2012. Por lo tanto, tenemos bastante olvidado que las bolsas, de vez en cuando, "dan saltos". Y cuando hablamos de índices, la inercia de fondo es al alza, porque esos grandes índices están formados por las empresas líderes de la economía, porque la tendencia natural es la expansión y porque la inflación también empuja en mayor o menor medida los precios hacia arriba. Todo esto es discutible, si por ejemplo hablamos de demografía, pero eso sería para otro post. Lo cierto es que tenemos olvidado que a veces, los mercados “dan tirones”, y eso no es “algo extraño”: ASÍ FUNCIONAN LOS MERCADOS. Lo que llamamos tendencias son en realidad una sucesión de numerosos amagos que no van a ninguna parte, salpicados de algunos “saltos” o tirones fuertes. Cada cual debe elegir qué le interesa jugar: los amagos, o los tirones, pero teniendo muy clara la esencia del mercado, que es “amagar a menudo, y dar tirones cuando menos se espera”.

La pregunta en concreto ahora mismo es ésta: ¿crees que el tirón de las bolsas europeas, que están en zona de resistencias, es un nuevo y típico amago sin continuidad o se está produciendo un “salto”? Mi opinión es que tendría sentido plantear un salto (por varias razones aunque la más importante es que venimos de un pico de pánico a nivel de sentimiento y de un pico de malas noticias macro y micro en Europa, con amenaza de recesión). No sé si ésta será la buena, pero mi postura es que “por defecto”, hay que acompañar al mercado al alza, reduciendo exposición si vemos más riesgo y aumentándola a medida que la tendencia se va confirmando. En este caso, mantengo una exposición alcista moderada (a través de opciones), que ronda el 80%, precisando que la mitad de ese 80% se obtiene con CALLs compradas cuyo valor de mercado es del 2% de la cartera aproximadamente. Esto significa que tenemos una exposición del 40% “a mercado abierto” y otro 40% donde el peor riesgo en caso de “crack súbito” sería perder un 2% de la cartera. Como digo siempre, invertir no es cuestión de blanco o negro, sino de matices, de dosis, de ponderaciones. Eso es lo que en realidad marcará tu destino a largo plazo, y no el hecho de que te declares alcista o bajista, del madrid o del barsa, de derechas o de izquierdas, etc.

Pego a continuación el gráfico de más corto plazo en velas diarias con bandas de bollinger. La situación actual por ahora es de rectángulo con fondo rojo, a pesar de la sobrecompra y la zona de resistencias en la que nos encontramos. No tengo bola de cristal para saber si estamos en medio de un “salto”, y por lo tanto no puedo afirmar nada. Mi objetivo no es llegar a una conclusión "categórica" sobre lo que hará el mercado (aunque obviamente alguna idea sobre lo más probable sí que tengo que tener), sino llegar a una conclusión clara sobre lo que tengo que hacer yo. Y ahora mismo considero que tengo que mantener la exposición alcista, asumiendo el riesgo de giro. Prefiero el riesgo de corrección de corto plazo (diente de sierra) al riesgo de subida sin estar dentro.

lA_LRPxk7TVuGGJCBitDdo5G4gwq26cN8OnrcTxd2yF_svnDTE91eXU03vypqMOKODOJ27vRfm159Mjbn_wYQPs5pINh45Y1lMwKjod3ua5RL-aKcHjMAxlJlM_fBMeGd2o_JUI4

Servicio de Estrategias y Cartera de opciones: si estás interesado en la operativa con opciones, tanto a nivel especulativo como a nivel de cobertura de carteras de acciones y fondos, consulta aquí los detalles del servicio. Cualquier duda que tengas, no dudes en preguntarme.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad