El Cómo del Trading

9 de febrero 0
Es editor y responsable de la publicación TRADERS’ Magazine, en la que se incluyen artículos y entrevistas relevantes para el mundo financiero... [+ info]
Es editor y responsable de la publicación TRADERS’... [+ info]
61º en inB
61º en inB
c3b655808b54aef7a72675c2c55cc304dc85eafb.png

¿Por qué confunde la Psicología en el Trading?

¿Le había pasado alguna vez en el colegio, haber estudiado para quedarse aún más confuso después? Para algunas personas, el trading tiene este efecto. Cuanto más aprenden más confusos se sienten. La recomendación estándar entonces está bien intencionada y apela hasta cierto punto. “Sé disciplinado.” “Mantente centrado”. ¿Quién podría argumentar en contra? ¿Quién no quería cumplirlo? En cambio, la mayoría de los traders está en una lucha continua para cerrar el hueco entre lo que son y lo que quieren ser. Saben lo que quieren pero no llegan allí. ¿Qué hacer? En última instancia, la psicología en el trading nos tendría que ayudar en dos cosas: 1. Ayudar a identificar ámbitos problemáticos de nosotros mismos, que tienen un impacto negativo en nuestro trading. 2. Resolverlos.

Cuando pasamos tiempo “resolviendo” problemas que no son pertinentes para nuestro trading o implementando soluciones que no funcionan, nos confundimos. En cambio, habría que trabajar en soluciones que nos conviertan en un trader mejor. Y sentirse confuso definitivamente no es favorable en el trading. Teniendo esto en cuenta, ¿cómo averiguamos el mejor consejo y bloqueamos todo que nos confunde? Por qué los Consejos no son útiles en el Trading Habitualmente nos enfrontamos con algunos problemas cuando tratamos con consejos de la psicología del trading:

  1. El consejo ni aborda el problema. 
  2. Si lo hace, no funciona. 
  3. Si funciona, posiblemente funcione en general… pero no en su caso.

1. El consejo no aborda el problema.
Si no está satisfecho con los resultados de su trading o si está deseando alcanzar el próximo nivel, probablemente no se esperaría esto. Pero si lo consideramos detenidamente, la gran parte de la psicología en el trading entra en esta categoría. El razonamiento es muy simple: La mayor parte de “cuestiones psicológicos” no trata de psicología, sino de un trading malo. Por ejemplo, muchas veces traders novatos dicen que “no pueden aguantar la presión” cuando están perdiendo y por tanto entran en pánico y cierran la posición. Posteriormente concluyen que “tienen que trabajar en su psicología”. Sin embargo, no se trata de un problema psicológico aunque se sienten mal por haber sufrido una pérdida. Es más bien un problema de trading - si asumimos demasiado riesgo, nos asustamos con facilidad. Y si encima nuestro stop-loss está mal posicionado o nuestra gestión de riesgo es mala, acabaremos cerrando las posiciones en “puntos de preocupación” y no en los niveles correctos. Lo que necesita un trader en una situación como ésta, es volver a empezar con su sistema. Necesita pautas firmes para la gestión del riesgo y niveles de stop-loss predeterminados.

El acto de definir previamente los parámetros le quita la emoción al trade. Cuando enviamos una orden a los libros, la decisión está de cierto modo separada de la actualidad, que en cualquier momento podría volver a provocar pánico o la tentación de renunciar al trade. Luego, este trader tendría que bajar el riesgo que está asumiendo. Es obvio que reduciendo el riesgo que asume, uno manejará con mucha más facilidad las fluctuaciones inevitables en su cuenta.

Pero estaría menos inclinado hacia el pánico porque, emocionalmente hablando, estará en una situación mucho más cómoda. Para ponerlo en números: Si arriesgando el 3 por ciento de su capital en cualquier trade le hace palpitar el corazón y le produce malestar que dan paso a malas decisiones en el trading, cambie algo. Comience arriesgando solamente el uno por ciento. Solo con esto minimiza en seguida las posibilidades de unas pérdidas temporales terribles (“drawdown”). Si arriesga en cada trade un 4 por ciento de su capital, una serie de cinco pérdidas dejaría su cuenta con un veinte por ciento menos, que serían unas pérdidas punzantes.

Por el contrario, si arriesga solamente el uno por ciento de su capital, podría aguantar diez pérdidas consecutivas y todavía estaría OK. Controlar el riesgo es de máxima importancia – si entra en pánico o sencillamente se siente incómodo, asuma menos riesgo. El resultado de todo esto es que hablar de psicología en el trading no es una opción hasta que no haya pasado por todos los ejercicios con cada aspecto de su enfoque hacia el trading. 

Primero, uno tiene que saber lo que hay que hacer. Solamente cuando no puede apretar el gatillo o le resulta imposible adherirse a su estrategia del trading, podría empezar a pensar que es un asunto de psicología. Cualquier debate sobre psicología se tendrá que esperar hasta que se haya concluido un debate exhaustivo sobre el trading. Y tendrá que basarse en los fundamentos de un buen trading. Cualquier conversación sobre la psicología de trading que no proceda de un debate exhaustivo sobre el trading le confundirá más. 

A pesar de todos los ejercicios como “enfrontar los miedos” o “mantenerse centrado”, los resultados seguirán siendo malos si el trading es descuidado, nos confundirá y nos frustrará más. Si en un principio estamos contentos con los resultados pero queremos elevar nuestro trading a otro nivel, el trabajo psicológico de forma aislada no funciona. Más bien tendremos que enfocarnos en lo que ya estamos haciendo bien y clasificar las áreas en las que podemos mejorar. Y entonces el trabajo psicológico complementará nuestra labor.

2. Es el consejo que no funciona
Muchos de los consejos que recibimos son imprecisos y generalizados, en la misma línea que “Sé disciplinado”, “Concéntrate en un resultado positivo” y “Comprende los traumas de tu infancia y todo irá bien”. Son consejos que no funcionarán porque son muy simplistas. Falta la respuesta a la cuestión principal: “¿Cómo?” El motivo que nos hace acudir a la psicología de trading no es que porque no reconozcamos la necesidad de ser disciplinados o de implementar otros cambios. Más bien entendemos la necesidad de ser disciplinados e intentamos averiguar “cómo” serlo.

Si esforzarse fuera la solución, muchos de nosotros ya hubiéramos llegado a nuestros objetivos y hubiéramos superado la frustración desde hace tiempo. Lo que estamos buscando en este caso son pautas o instrucciones concretas, no escuchar elogios como la disciplina mejorará nuestro trading. La fuerza de voluntad casi nunca es suficiente, tendremos que saber cómo superar las barreras y resistencias que llevamos dentro y formar nuevos hábitos que nos ayudarán a conseguir nuestros objetivos. 

Otra consideración relacionada es que el “cómo” funcione. Cualquiera de los dos podría ser peor, un consejo conciso sin más explicaciones para ayudarle o un consejo concreto que no le ayuda a llegar donde quiere llegar. Use solamente herramientas que ya han mostrado su validez aunque sea en otro campo, como la Terapia Cognitiva Conductual (TCC) en el ámbito de las terapias o técnicas utilizadas en el deporte.

Necesitamos una solución a un problema o para enfocar una meta. Consejos sin la parte del “cómo” realmente acabarán frustrándonos porque nos mantendrán en la situación incómoda de saber lo que queremos y dónde tenemos que ir, pero nos sentiremos aún menos capaces de conseguirlo porque nos faltan las herramientas de alcanzarlo. Sin el “cómo“ estamos destinados a pasar dificultades para obtener resultados satisfactorios, causándonos mucha confusión. 


Si alguna vez ha mirado libros de autoayuda de cualquier ámbito, habrá visto que algunos ofrecen buenas ideas. El consejo podrá ser una reformulación de una idea previamente puesta a prueba, por ejemplo la fuerza de la visualización aplicada a la prosperidad de “Piense y hágase rico” de Napoleóna Hill.

Alternativamente podrá ser cualquier idea innovadora dentro de un campo que aún no ha sido explorado, piense en "Change or Die" de Alan Deutschman que trata de alcanzar cambios. De todas maneras, los libros mencionados no solo tuvieron éxito por las ideas que ofrecen, sino en gran parte porque proporcionan pasos muy específicos y procesables explicando "cómo" alcanzar ciertos objetivos. Explicar claramente el “cómo” es lo único que nos podrá hacer mover de una idea a un proceso real y tangible.

Este artículo ha sido escrito por Bruce BowerBruce es gestor de cartera de un hedge fund. Tiene un gran interés en los mercados, la psicología y el desarrollo personal. Además trabajó de hipnoterapeuta. -  en la revista TRADERS' ESPAÑA.

Para ver este artículo y todas las ediciones de la revista TRADERS' ESPAÑA podéis registraros GRATIS en ► http://www.traders-mag.es

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad