Cómo aborda Fisher Investments España la volatilidad negativa

12 de agosto 2
Fisher Investments España cree que un buen asesoramiento financiero puede ayudar a los inversores a sentirse más seguros, cómodos y preparados... [+ info]
Fisher Investments España cree que un buen... [+ info]
9º en inB
9º en inB

La volatilidad negativa (es decir, las caídas bruscas del mercado a corto plazo) es un fenómeno frecuente incluso en los mejores años de la renta variable. Pero, según la experiencia de Fisher Investments España, este tipo de volatilidad suele desconcertar a los inversores. Cuando se producen episodios de volatilidad negativa, ¿qué deben hacer los inversores en renta variable, si es que deben hacer algo? Muy a menudo encontramos que la mejor respuesta es muy difícil: no hacer nada. Aunque es importante tener en cuenta el nivel de comodidad de cada inversor con respecto a las posibles caídas del mercado, conviene recordar que la volatilidad negativa suele ser pasajera y, para los inversores de largo plazo, reaccionar ante ella puede ser contraproducente.

Aunque la volatilidad negativa muy a menudo hace acto de presencia en los mercados, según nuestros análisis históricos no sigue ningún patrón, esto es, no tiene una relación estable con los titulares de las noticias que se publican y es impredecible. En el primer cuatrimestre de este año se produjeron disturbios en el Capitolio de los Estados Unidos, nuevas oleadas de covid en Europa, picos de inflación y se anunciaron propuestas de subidas de impuestos. Pero, a pesar de todo, los mercados no parecían muy preocupados, teniendo en cuenta que el número de oscilaciones a la baja del mercado mayores al 1 % durante ese periodo fue inferior a la media histórica del índice MSCI World (figura 1). En 2021, solo se produjeron siete caídas mayores al 1 % hasta el mes de abril. Ahora bien, los datos en base diaria solo se remontan a 1980 para este índice. Pero lo mismo ocurre si nos fijamos en el índice S&P 500 de Estados Unidos, expresado en dólares y durante los 93 años de historia de datos de precios diarios que existen (figura 2). Hasta el día 30 de abril, este índice solo había mostrado siete días de bajadas superiores al 1 % este año, de nuevo por debajo de la media histórica. Según los análisis de Fisher Investments España, esto no debería ser una sorpresa. Los principales acontecimientos pueden (o no) coincidir con días negativos a la baja. La volatilidad puede producirse por cualquier motivo o sin ninguna razón.

Figura 1. Frecuencia de rentabilidades diarias negativas registradas por el MSCI World

34df4d75c76d1d02df2a56bcd3084d89f70cc89e.png
Fuente: FactSet, a 11/5/2021. Rentabilidad sin reinversión de dividendos del índice MSCI World. Valores expresados en pesetas/euros, del 1/1/1980 al 30/4/2021.

Figura 2. Frecuencia de rentabilidades diarias negativas registradas por el S&P 500

66288edf4f9650351c334b472c7557dbe698a069.png
Fuente: Global Financial Data, Inc. y FactSet, a 11/5/2021. Rentabilidad sin reinversión de dividendos del S&P 500 del 3/1/1928 al 30/4/2021. Presentado en dólares estadounidenses. Las fluctuaciones entre el dólar estadounidense y la peseta/euro pueden influir en el rendimiento de la inversión al alza o a la baja.

En nuestra opinión, esto ilustra cómo los titulares, especialmente aquellos que se publican en todos los medios, no tienen un impacto preestablecido en el mercado. Esto no significa que no se produzca una volatilidad negativa cuando aparecen, pero creemos que ayuda a demostrar la capacidad de los mercados para ver más allá de los acontecimientos. Para nosotros, los precios de la renta variable se mueven sobre todo por las sorpresas que se producen, es decir, por la diferencia entre las expectativas y la realidad subyacente. Los temas ampliamente conocidos (como los acontecimientos cubiertos por la prensa) tienden a perder su capacidad de influir en la dirección de los mercados en el largo plazo. La pasividad de la renta variable en medio de un aluvión de titulares muy negativos no significa que los mercados ignoren las noticias. En nuestra opinión, lo que ocurre es que la renta variable ya ha descontado su potencial impacto en las cotizaciones y sus posibles consecuencias.

Lo que es seguro es que movimientos bruscos a la baja volverán en algún momento de forma totalmente imprevisible. Por lo tanto, ¿cómo deberían los inversores afrontar los futuros episodios de volatilidad negativa? En opinión de Fisher Investments España, se debe considerar la volatilidad como el precio que se ha de pagar para poder obtener las altas rentabilidades históricas que puede ofrecer la renta variable en el largo plazo. La tasa de crecimiento anual compuesto de las rentabilidades del índice MSCI World (la tasa anual necesaria para alcanzar su valor final desde el inicio) es del 10,6 % desde 1969. Esto incluye todos los días en que se ha producido volatilidad negativa. La volatilidad de los mercados de renta variable es simplemente un factor de riesgo en ambos sentidos. A lo largo del tiempo, esa elevada rentabilidad anualizada demuestra que lo bueno supera lo malo. No estamos diciendo que no haya buenas razones para salir de los mercados de renta variable en determinados momentos. Pero hacerlo apresuradamente como reacción a una fase de volatilidad suele ser un error que puede salir muy caro: podría perderse la volatilidad al alza que contribuye a la revalorización de la renta variable a largo plazo.

Es por esto por lo que pensamos que, en el mundo de la inversión, es necesario gestionar las emociones y armarse de valor antes y durante los periodos de volatilidad negativa. Aunque quizás sea difícil, creemos que es crucial evitar salir y volver a entrar en los mercados para minimizar la volatilidad negativa. Según nuestra experiencia, acertar de manera sistemática es imposible. En caso de que los mercados atraviesen un periodo turbulento, podría registrar pérdidas al vender tras una caída del mercado. Y si acto seguido los mercados vuelven a subir (lo que ocurre con frecuencia), tratar de volver a entrar puede suponer un desgaste tanto a nivel mental como a nivel financiero.

A la hora de diseñar una cartera de inversión, creemos que los inversores de largo plazo deben tener en cuenta su nivel de comodidad, o capacidad de aguante, con respecto a las grandes caídas que se pueden producir en los mercados. Sin embargo, según nuestra experiencia, no hay ningún camino que conduzca a una rentabilidad a largo plazo similar a la de la renta variable que esté libre de estos episodios de volatilidad. Por lo tanto, a nuestro juicio, es importante tener la mentalidad adecuada para afrontar dicha volatilidad cada vez que hace acto de presencia. Estos episodios no auguran necesariamente un funesto porvenir. Los días negativos no presagian más días negativos, ya que los movimientos pasados de los precios son retrospectivos y, por lo tanto, no predicen el futuro. Tampoco se requiere tomar ninguna acción drástica para tratar de evitarlos. En los mercados financieros, por paradójico que parezca, a veces hacer algo puede salir más caro que simplemente no hacer nada. 

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,   (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en calle Junta de Castilla y León, 8, 28660 Boadilla del Monte (Madrid), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327, y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con Sucursal en España, con el número 126.
El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments España y Fisher Investments Europe, y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal, ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No existe garantía alguna de que Fisher Investments España o Fisher Investments Europe sigan sosteniendo estas opiniones, que pueden cambiar en cualquier momento a partir de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información aquí contenida no pretende ser una recomendación o pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en este documento. Invertir en los mercados financieros implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. La rentabilidad pasada no garantiza ni indica los resultados futuros de manera fiable. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de ellas están sometidos a la fluctuación de los mercados financieros mundiales y de los tipos de cambio internacionales.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
"Los días negativos no presagian más días negativos, ya que los movimientos pasados de los precios son retrospectivos y, por lo tanto, no predicen el futuro." ...Y eso explica porque este magnifico articulo solo tiene unos pocos me gusta y comentarios... Esa realidad no le gusta a las legiones de seguidores de tendencia, momentum o como lo quieran llamar...
Personalmente no he aprendido nada útil de ellos y si de vosotros. Mil gracias una vez mas...
15/08/2021 10:15
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas